• Homo consciens

Escraches a los agricultores en Francia: "agribashing"



Editorial del Diario LE MONDE - Se está dando en Francia, pero va extenderse en el mundo a medida que el cambio climático tome un lugar central, el fenómeno del "agribashing" que podría traducirse como un "escrache a la agricultura". Cada vez más los agricultores son foco de los insultos y ataques publicados por activistas en los redes sociales o de incursiones violentas a las granjas por el bienestar animal. Por este motivo los agricultores franceses hicieron piquetes el 24 de octubre.¿Cómo resolvemos el encuentro de dos visiones del mundo?



Editorial de Le Monde Noviembre 2019-


Agricultura: crisis existencial


En noviembre de 2018, el movimiento de los "chalecos amarillos" reveló el malestar de una Francia que se sentía relegada. Mostró la enorme brecha que se ha ampliado entre las metrópolis en línea con la globalización y el resto del territorio compuesto por pequeñas ciudades y grandes aldeas donde, para toda una franja de la población, llegar a fin de mes es un reto. Un año después, la situación en el mundo neorural sigue siendo explosiva.


Esta vez, son los agricultores los que se están desmoronando. Se sienten no queridos, desafiados en su papel fundamental de alimentar a la nación. Cuanto más progresa la causa ecológica, más se les llama "contaminadores", "envenenadores", "mercaderes de la muerte". La propagación de pesticidas se está convirtiendo en un tema permanente de conflicto que los alcaldes están tratando de manejar lo mejor que pueden; la defensa de la condición de los animales da lugar a incursiones a veces violentas en las granjas, llevadas a cabo por activistas comunitarios ultra-determinados.


La convivencia con los habitantes de las ciudades que van a recargar sus baterías al campo durante un fin de semana o a vivir allí durante todo el año está resultando cada vez más difícil. A alguno le molesta el canto del gallo, a otro las campanas de las vacas que pastan cerca de su casa. Los casos se multiplican.


Cientos de suicidios

En protesta contra este "agribashing", la Federación Nacional de Sindicatos de Campesinos y Jóvenes Campesinos organizó manifestaciones frente a las prefecturas el 24 de octubre, sin convencerlos realmente: fueron inmediatamente sospechosos de inflar el número de ataques para que nada cambiara, para que la agricultura intensiva continuara porque algunas personas todavía viven muy bien de ella.


En la historia de Francia, dominada durante mucho tiempo por el peso del campesinado, este paréntesis no tiene precedentes. Es como si, en las últimas tres generaciones, se hubiera roto un hilo, que ya no se reconociera el papel beneficioso de los agricultores. En la posguerra, fueron reyes, responsables de producir más para garantizar la autosuficiencia de Francia. Y, de hecho, han contribuido significativamente a aumentar la esperanza de vida de la población.


Pero hoy, sin embargo, el modelo productivista está totalmente cuestionado. Queremos que produzcan menos y mejor, que no utilicen plaguicidas, que garanticen la salud de los consumidores, que protejan la biodiversidad en un entorno en el que los precios ya no están garantizados y en el que muchos agricultores, aplastados por la deuda, son incapaces de proyectarse hacia el futuro. En 2015 se registraron 605 suicidios. En Au nom de la terre, el director Edouard Bergeon relata la tragedia causada por esta agricultura industrial que ha escapado a la atención de los principales actores. La película atrajo a casi 1,5 millones de espectadores.


Se está produciendo una mutación: el 20% de las explotaciones se han pasado a la agricultura ecológica y se están produciendo cortocircuitos. Los ambientalistas consideran que el movimiento es demasiado lento: tienen razón. Pero no es acusando a los agricultores que la causa avanzará significativamente. La crisis que viven no es sólo económica, sino existencial: en 1946, los campesinos representaban el 35% de la población activa. Hoy en día, su participación ha caído al 2%. Aunque todavía poseen el 53% de la tierra, sólo pesan el 19% en el mundo rural. El reto no es hacer la guerra contra ellos, sino reforzarlos en el cambio en curso.


#agricultura #ecologismo #escraches #pesticidas

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram

©2019 by crisis climática y ecológica. Proudly created with Wix.com