• Homo consciens

¿Estamos en un ensayo general?


'Peste en Roma', un lienzo de Jules Elie Delaunay. 'Peste en Roma', un lienzo de Jules Elie Delaunay. Museo de Orsay

Por Bruno Latour - 26 de marzo de 2020

Fuente; Critinq

La imprevista coincidencia entre un encierro general y el período de Cuaresma es muy bienvenida para aquellos a los que se les ha pedido, por solidaridad, que no hagan nada y se mantengan a distancia del frente de batalla. Este ayuno obligatorio, este Ramadán secular y republicano puede ser una buena oportunidad para que reflexionen sobre lo que es importante y lo que es irrelevante. . . . Es como si la intervención del virus pudiera servir de ensayo general para la próxima crisis, en la que la reorientación de las condiciones de vida se van a plantear como un reto para todos nosotros, así como todos los detalles de la existencia diaria que tendremos que aprender a resolver cuidadosamente. Estoy avanzando la hipótesis, como muchas otras, de que la crisis sanitaria nos prepara, induce, incita a prepararnos para el cambio climático. Esta hipótesis todavía necesita ser probada.

Lo que permite que las dos crisis ocurran en sucesión, es la repentina y dolorosa constatación de que la definición clásica de la sociedad - los seres humanos entre sí - no tiene sentido. El estado de la sociedad depende en todo momento de las asociaciones entre muchos actores, la mayoría de los cuales no tienen formas humanas. Esto es cierto en el caso de los microbios - como hemos sabido desde Pasteur - pero también en el de Internet, la ley, la organización de los hospitales, la logística del Estado, así como el clima. Y, por supuesto, a pesar de todo el ruido que rodea al "estado de guerra" contra el virus, no es más que un eslabón de una cadena en la que, la gestión de las existencias de máscaras o tests, la regulación de los derechos de propiedad, los hábitos cívicos, los gestos de solidaridad, cuentan exactamente igual para definir el grado de virulencia del agente infeccioso. Una vez que se tiene en cuenta toda la red de la que es un solo eslabón, el mismo virus no actúa de la misma manera en Taiwán, Singapur, Nueva York o París. La pandemia no es un fenómeno más "natural" que las hambrunas del pasado o la actual crisis climática. La sociedad hace tiempo que ha superado los estrechos límites de la esfera social. Dicho esto, no me queda claro que el paralelismo vaya mucho más allá. Después de todo, las crisis sanitarias no son nuevas, y la intervención estatal rápida y radical no parece ser muy innovadora hasta ahora. Sólo hay que ver el entusiasmo del Presidente Macron por asumir la figura de jefe de Estado que tan patéticamente le ha faltado hasta ahora. Mucho mejor que los atentados terroristas -que, después de todo, son sólo asunto policial- las pandemias despiertan en los dirigentes y en los que están en el poder una especie de sentido evidente de "protección" - "tenemos que protegeros" "tenéis que protegernos"- que recarga la autoridad del Estado y le permite exigir lo que, de otro modo, se enfrentaría con protestas. Pero este estado no es el estado del siglo XXI y del cambio ecológico; es el estado del siglo XIX y la llamada biopotencia. En palabras del difunto Alain Desrosières, es el estado de la estadística: la gestión de la población en una red territorial vista desde arriba y dirigida por el poder de los expertos[1]. Es exactamente lo que vemos resucitado hoy en día, con la única diferencia de que se reproduce de una nación a otra, hasta el punto de haberse convertido en mundial. La originalidad de la situación actual, me parece, es que al permanecer atrapados en casa mientras que fuera de ella sólo existe la extensión de los poderes policiales y el estruendo de las ambulancias, estamos jugando colectivamente una forma caricaturesca de la figura de la biopolítica que parece haber salido directamente de una conferencia de Michel Foucault. Incluyendo la aniquilación de los numerosos trabajadores invisibles obligados a trabajar para que otros puedan seguir escondiéndose en sus casas, sin mencionar a los migrantes que, por definición, no pueden ser recluidos en ninguna casa propia. Pero esta caricatura es precisamente la caricatura de un tiempo que ya no es el nuestro. Existe un enorme abismo entre el Estado que es capaz de decir "te protejo de la vida y la muerte", es decir, de la infección por un virus, cuyo rastro sólo conocen los científicos y cuyos efectos sólo pueden entenderse mediante la recopilación de estadísticas, y el Estado que se atrevería a decir "te protejo de la vida y la muerte, porque mantengo las condiciones de habitabilidad de todas las personas vivas de las que dependes". Piénsalo. Imagine que el Presidente Macron anunciara, en un tono a lo Churchill, un paquete de medidas para dejar las reservas de gas y petróleo bajo tierra, para detener la comercialización de pesticidas, para abolir el arado de las tierras y, con suprema audacia, prohibir los calentadores de exterior en las terrazas de los bares. Si el impuesto sobre el carbono desencadenó la revuelta de los chalecos amarillos, imagínense los disturbios que seguirían a tal anuncio, incendiarían el país. Sin embargo, la exigencia de proteger al pueblo francés por su propio bien y de la muerte está infinitamente más justificada en el caso de la crisis ecológica que en el caso de la crisis sanitaria, porque afecta literalmente a todo el mundo, no a unos pocos miles de personas, y no por un tiempo sino para siempre. Está claro que tal estado no existe, y quizás afortunadamente. Lo que es más preocupante es que no vemos cómo ese Estado prepararía el paso de una crisis a la siguiente. En la crisis sanitaria, la administración tiene el muy clásico papel educativo y su autoridad coincide perfectamente con las antiguas fronteras nacionales - el arcaísmo del repentino retorno a las fronteras europeas es una dolorosa prueba de ello. En el caso del cambio ecológico, la relación se invierte: es la administración la que debe aprender de un pueblo multiforme, a múltiples escalas, cuáles serán los territorios en los que la gente está tratando de sobrevivir de muchas maneras nuevas mientras busca escapar de la producción globalizada. El estado actual sería completamente incapaz de dictar medidas desde arriba. Si en la crisis sanitaria, son los valientes los que deben reaprender a lavarse las manos y toser en los codos como lo hacían en la escuela primaria, en el caso de la mutación ecológica, es el estado el que se encuentra en una situación de aprendizaje. Pero hay otra razón por la que la figura de la "guerra contra el virus" es tan injustificada: en la crisis sanitaria, puede ser cierto que los seres humanos en su conjunto están "luchando" contra los virus, incluso si los virus no tienen ningún interés en nosotros y van de garganta en garganta matándonos sin querer. La situación se invierte trágicamente en el cambio ecológico: esta vez, el patógeno cuya terrible virulencia ha cambiado las condiciones de vida de todos los habitantes del planeta no es en absoluto el virus, ¡es la humanidad! Pero esto no se aplica a todos los humanos, sólo a aquellos que nos hacen la guerra sin declararla. Para esta guerra, el Estado nacional está tan mal preparado, tan mal calibrado, tan mal diseñado como sea posible pensarlo, porque los frentes de batalla son múltiples y nos atraviesan a cada uno de nosotros. Es en este sentido que la "movilización general" contra el virus no demuestra de ninguna manera que estemos preparados para la próxima. No sólo los militares están, siempre, una guerra detrás. Pero finalmente, nunca se sabe; un tiempo de Cuaresma, ya sea secular o republicano, puede llevar a conversiones espectaculares. Por primera vez en años, mil millones de personas, atrapadas en casa, encuentran este lujo olvidado: tiempo para reflexionar y así discernir lo que habitual e innecesariamente les agita en todas las direcciones. Respetemos este largo, doloroso e inesperado ayuno.

#cuarentena #crisiclimatica #calentamientoglobal #coronavirus #crisisdelsistemaglobal

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram

©2019 by crisis climática y ecológica. Proudly created with Wix.com