• Homo consciens

Intenté creer que el capitalismo y el planeta pueden coexistir, pero he perdido la fe


Fuente: The Conversation - Por Samuel Alexander - 21 febrero 2020

Investigador del Instituto de Sociedad Sostenible de Melbourne, Universidad de Melbourne



Como ha confirmado esta semana la Comisión de Productividad, la economía australiana lleva 28 años seguidos de crecimiento ininterrumpido. En concreto, nuestra producción de bienes y servicios creció el pasado ejercicio un 2%. Evidentemente, los economistas consideran que el crecimiento de la economía nacional es una buena noticia, pero ¿qué le hace a la Tierra?


El capitalismo exige un crecimiento económico ilimitado, pero las investigaciones demuestran que esa trayectoria es incompatible con un planeta finito.


Si el capitalismo sigue siendo el sistema económico dominante en 2050, las tendencias actuales sugieren que nuestros ecosistemas planetarios estarán, en el mejor de los casos, al borde del colapso (y aquí). Los incendios forestales serán cada vez más monstruosos y la vida salvaje seguirá siendo aniquilada.


Como mi investigación ha tratado de demostrar, una respuesta adecuada al cambio climático, y a la crisis medioambiental en general, requerirá la creación de una sociedad post-capitalista que opere dentro de los límites ecológicos de la Tierra.


Esto no será fácil: será lo más difícil que haya intentado hacer nuestra especie. No digo que el capitalismo no haya producido beneficios para la sociedad (aunque esos beneficios se distribuyan de forma muy desigual dentro de las naciones y entre ellas).


Y, por supuesto, algunas personas pensarán que incluso hablar de esta perspectiva es ingenuo, o ridículo. Pero ya es hora de hablar de ello.


¿Qué es el crecimiento?

El crecimiento económico suele referirse al producto interior bruto (PIB), es decir, al valor monetario de los bienes y servicios producidos en una economía. Históricamente, y en todo el mundo, el PIB y el impacto medioambiental han estado estrechamente relacionados.


El capitalismo necesita crecimiento. Las empresas deben perseguir los beneficios para seguir siendo viables y los gobiernos quieren el crecimiento porque una mayor base fiscal significa más capacidad para financiar los servicios públicos. Y si algún gobierno intentara frenar o detener el crecimiento por motivos medioambientales, las poderosas fuerzas económicas del capitalismo ofrecerían una feroz resistencia, y algunas empresas podrían amenazar con abandonar el país.


¿Qué pasa con el "crecimiento verde"?

La mayoría de los economistas y políticos de la corriente dominante aceptan los datos científicos sobre el grave estado del planeta, pero no son muchos los que piensan que el capitalismo es el problema. En su lugar, la respuesta dominante a la crisis ecológica es reclamar un "crecimiento verde".


Esta teoría implica producir cada vez más bienes y servicios, pero con menos recursos e impactos. Así, una empresa podría diseñar sus productos para que tuvieran menos impacto ambiental, o un producto al final de su vida útil podría ser reutilizado, lo que a veces se denomina "economía circular".


Si toda nuestra economía produjera y consumiera bienes y servicios de esta manera, no tendríamos que abandonar la economía de crecimiento inherente al capitalismo. En su lugar, simplemente "desvincularíamos" el crecimiento económico del impacto medioambiental.


La teoría del crecimiento verde tiene varios problemas importantes. En primer lugar, no se está produciendo a escala mundial, y en los casos en los que se está produciendo de forma limitada dentro de las naciones, el cambio no es lo suficientemente rápido o profundo como para evitar un cambio climático peligroso.


En segundo lugar, el grado de "desacoplamiento" necesario es simplemente demasiado grande. La contabilidad de la huella ecológica muestra que necesitamos 1,75 planetas para mantener la actividad económica actual en el futuro, y sin embargo todas las naciones buscan más crecimiento y un nivel de vida material cada vez mayor.


Intentar reformar el capitalismo -con un impuesto sobre el carbono por aquí y algo de redistribución por allá- podría contribuir a reducir el daño medioambiental y a avanzar en la justicia social.


Pero la fe en el dios del crecimiento hace que todo esto se deshaga. La agenda de desarrollo de las Naciones Unidas parte de la base de que el "crecimiento económico sostenido" es la mejor manera de aliviar la pobreza en el mundo - un objetivo noble y necesario. Pero no es posible globalizar el nivel de vida que tenemos y mantenerlo dentro de los límites de seguridad del planeta. Necesitamos el decrecimiento, lo que significa una contracción planificada de la demanda de energía y recursos.


Un reparto justo

Hagamos cuentas. Si todos los humanos vivieran como los australianos, necesitaríamos más de cuatro planetas para mantenernos. La población de la Tierra alcanzará los 9.700 millones de habitantes en 2050. Nuestros niveles actuales de consumo no cuadran.


Algo parecido a un reparto justo podría implicar que las naciones desarrolladas redujeran la demanda de energía y recursos en un 50% o incluso en un 75% o más. Esto supondría superar los estilos de vida consumistas, adoptar niveles de vida materiales mucho más modestos pero suficientes, y crear nuevos modos de producción y distribución poscapitalistas que tuvieran como objetivo satisfacer las necesidades básicas de todos, no el crecimiento ilimitado.


La "reducción" del consumo material puede comenzar a nivel individual cuando sea posible. Pero, en términos más generales, debemos crear economías locales y compartidas que no dependan de las cadenas de distribución globalizadas y alimentadas por los combustibles fósiles.



Será necesario un conjunto de movimientos sociales para convencer a los políticos de que adopten un cambio sistémico.


Las huelgas estudiantiles mundiales y las protestas de la Rebelión de la Extinción fueron un buen comienzo. Con el tiempo, podrían crear un impulso público generalizado a favor de una economía alternativa, posterior al crecimiento.


En última instancia, serán necesarias invenciones estructurales y políticas. Esto incluye cambios en la gobernanza de la tierra para facilitar la vida sostenible. Y tenemos que empezar a mantener conversaciones difíciles pero compasivas sobre el crecimiento de la población.


Trascender el capitalismo

No estoy sugiriendo que adoptemos un socialismo de estado centralizado al estilo soviético. Después de todo, una economía socialista que busque el crecimiento sin límites es tan insostenible como el capitalismo de crecimiento. Debemos ampliar nuestra imaginación y explorar alternativas.


No tengo todas las respuestas, y creo que los movimientos poscapitalistas, ahora y en el futuro, probablemente fracasarán. Pero si no reconocemos que el fetiche del crecimiento inherente al capitalismo es el problema central, no podemos formular una respuesta coherente.




Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram