• Homo consciens

Los problemas del "crecimiento verde o ecológico"



Fuente: The Conversation - Por Christine Corlet Walker

Candidata al doctorado en Economía Ecológica, Universidad de Surrey

La evidencia sugiere que las posibilidades de alcanzar el objetivo de calentamiento de 1.5ᵒC junto con el crecimiento económico continuado son, en el mejor de los casos, muy poco probables. ¿Podemos realmente tomar este riesgo?



Puede que se lo haya perdido, pero un informe reciente declaró que la principal estrategia de los líderes mundiales para abordar el cambio climático no funcionará. Se llama crecimiento verde, y es favorecido por algunas de las organizaciones más grandes e influyentes del mundo, incluyendo las Naciones Unidas y el Banco Mundial.


El crecimiento verde es un término vago con muchas definiciones, pero en términos generales, es la idea de que la sociedad puede reducir sus impactos ambientales y recortar sus emisiones, incluso mientras la economía sigue creciendo y la cantidad de cosas que se producen y consumen aumenta.


Esto se lograría mejorando la eficiencia de los procesos de producción y fabricación, haciendo la transición a fuentes de energía más limpias y desarrollando nuevas tecnologías para hacer frente a la contaminación que genera la actividad económica. Mejor aún, se argumenta, todo esto podría hacerse con la suficiente rapidez para cumplir el objetivo del Acuerdo de París de mantener el calentamiento global por debajo de 1.5ᵒC.


Arreglar la crisis climática sin tener que comprometer el crecimiento económico suena atractivo. Pero el informe Desacople Desacreditado se hace eco de la labor de destacados académicos al constatar que no hay pruebas de que las sociedades hayan logrado alguna vez disociar el crecimiento económico de las emisiones a esta escala en el pasado, y pocas pruebas de que tengan la capacidad de lograrlo en el futuro.


No es sorprendente que, históricamente, las emisiones mundiales de carbono hayan aumentado a medida que las economías han crecido. Los procesos que producen los bienes y servicios que todos consumimos utilizan materias primas como insumos y generan contaminación, emisiones de carbono y desechos.


Figura: GDP= Producto Interno Bruto - EC= Consumo de energía y CE= Emisiones de carbono.

Fuente: Modeling the global relationships among economic growth, energy consumption and CO2 emissions


Hacer que estos procesos sean más eficientes y cambiar los combustibles fósiles por renovables puede, y ha, reducido las emisiones medias que vienen con cada dólar adicional de crecimiento económico. Esto se conoce como "desacoplamiento relativo", porque cada dólar de nuevo crecimiento económico tiene menos emisiones asociadas, en relación con cada dólar de crecimiento pasado. Pero las emisiones siguen aumentando en términos absolutos porque la economía sigue creciendo.


Dado que es la cantidad total de carbono en la atmósfera lo que importa en la carrera contra el cambio climático, necesitamos contrastar esta idea de "desacoplamiento relativo" con el concepto más fuerte de "desacoplamiento absoluto". El desacoplamiento absoluto significa que, incluso cuando la economía crece, las emisiones totales de carbono disminuyen año tras año.


Teniendo en cuenta esta distinción, la pregunta es: ¿es posible la desvinculación absoluta del crecimiento económico de las emisiones de carbono? ¿Y puede hacerse con la suficiente rapidez para evitar un cambio climático catastrófico?


La escala del desafío

Según el IPCC, hay una probabilidad del 66% de que el mundo pueda permanecer bajo el objetivo del Acuerdo de París de 1,5°C de calentamiento si no emitimos más de 420.000 millones de toneladas adicionales de carbono a la atmósfera, a partir de principios de 2018.


Los humanos actualmente emiten alrededor de 37.000 millones de toneladas de carbono cada año, y ese número sigue creciendo. Incluso las proyecciones más generosas sugieren que si las emisiones continúan a este ritmo, el presupuesto de carbono se agotará en menos de 20 años.


La tasa de descarbonización que se necesita es enorme, y muy superior a todo lo que se ha visto anteriormente. El crecimiento económico hace que este desafío sea aún más difícil, ya que los beneficios de la descarbonización pueden verse superados por los aumentos de la producción y el consumo. Pero los defensores del crecimiento verde insisten en que es posible.


El Informe Especial del IPCC, publicado en octubre de 2018, ofrece 90 escenarios que serían consistentes con la limitación del calentamiento a 1,5°C, al tiempo que se continúa con el crecimiento económico. Hasta ahora, todo bien. Pero casi todos y cada uno de estos escenarios se basan en una tecnología de emisiones negativas llamada Bioenergía de Captura y Almacenamiento de Carbono (BECCS) que no ha sido probada a gran escala.


La BECSS implica el cultivo de grandes plantaciones de árboles, que extraen el carbono de la atmósfera, para luego cosecharlo y quemarlo para generar energía. Las emisiones CO₂ de este proceso se almacenan luego bajo tierra. Para limitar el calentamiento a 1,5°C, esta tecnología necesitaría absorber entre 3 y 7 mil millones de toneladas de carbono de la atmósfera cada año. Eso es al menos 2.000 veces más de lo que es capaz de hacer actualmente.


Para poder absorber esa cantidad de carbono, sería necesario cubrir con plantaciones de árboles una superficie dos o tres veces mayor que la de la India. Piense en la dificultad de adquirir esa cantidad de tierra, la presión que ejercería sobre otros usos de la tierra, como la producción de alimentos, y cuánto hábitat natural podría eliminar.


Nadie puede decir que estas hazañas son categóricamente imposibles. Pero la evidencia sugiere que las posibilidades de alcanzar el objetivo de calentamiento de 1.5ᵒC junto con el crecimiento económico continuado son, en el mejor de los casos, muy poco probables. ¿Podemos realmente tomar este riesgo - confiar en tecnologías no probadas para rescatarnos de la amenaza del cambio climático? Dadas las consecuencias de hacer la apuesta incorrectamente, seguramente la respuesta es no.


¿Dónde nos deja esto?

Las propuestas de crecimiento ecológico que dependen únicamente de la tecnología para resolver la crisis climática se basan en una idea errónea. Esto es, que los límites de los sistemas físicos del mundo son flexibles, pero la estructura de sus economías no lo son. Esto parece totalmente al revés y más un reflejo de la importancia de la política y el poder para determinar qué soluciones se consideran viables, que cualquier reflejo de la realidad.


Así que la sociedad debería preguntarse, ¿están estas instituciones mundiales promoviendo el crecimiento ecológico porque creen que es la forma más prometedora de evitar el colapso climático? ¿O es porque creen que simplemente no es políticamente factible hablar de las alternativas?


Si podemos ser optimistas acerca de la capacidad de la humanidad para desarrollar nuevas tecnologías fantásticas para doblar y superar los límites de la naturaleza, ¿no podemos prestar ese mismo optimismo al desarrollo de nuevas estructuras económicas? Nuestro objetivo en el siglo XXI debería ser la creación de economías que permitan a las personas prosperar, incluso cuando no crecen.


#crecimiento #decrecimiento #desacople #emisiones #energia #crecimientoverde #cambioclimatico #crisisclimatica #crisisecologica


Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram

©2019 by crisis climática y ecológica. Proudly created with Wix.com