• Homo consciens

La contaminación oceánica hace que proliferen los virus y las algas tóxicas


Acumulación de algas en las costas de México producto de los fertilizantes que terminan en el mar

Fuente: Le Monde - Por Martine Valo - Annals of global health - Diciembre 2020


El estado de los océanos se está deteriorando. Un grupo de científicos lanza un nuevo llamamiento desde el jueves 3 de diciembre, dirigido a "los líderes de todos los países y ciudadanos del mundo entero". El contenido es fácil de resumir: es más que urgente dejar de contaminar el mundo marino, la salud humana, más globalmente toda la vida en la tierra y la preservación del planeta están en juego. Este mensaje de alerta concluye dos días de un simposio titulado La salud humana y el océano en un mundo cambiante.


El océano nos brinda un suministro esencial -y en algunas islas incluso único- de proteínas animales, una dieta saludable, un remedio para la depresión, nuevas moléculas para productos farmacéuticos, etc., también destacaron lo que tenemos que temer: Aumento del nivel del mar, tormentas más poderosas, acidificación y pérdida de oxígeno, colapso de las poblaciones de peces y de las especies invasoras: el cambio climático plantea muchas amenazas, pero el aumento del poder de los patógenos está directamente relacionado con el comportamiento de las sociedades humanas y su colosal producción de diversos tipos de contaminación.


La contaminación de los océanos está muy extendida, empeora y está mal controlada. Es una mezcla compleja de metales tóxicos, plásticos, productos químicos manufacturados, petróleo, desechos urbanos e industriales, pesticidas, fertilizantes, productos químicos farmacéuticos, escorrentías agrícolas y aguas residuales. Más del 80% proviene de fuentes terrestres.


La contaminación de los océanos tiene múltiples impactos en los ecosistemas marinos.

Estamos usando los océanos del planeta como un vertedero. Los residuos de las ciudades, la agricultura, la minería, otras industrias y las embarcaciones marinas se están vertiendo en los ecosistemas marinos causando un daño incalculable. A pesar de que cubren el 70% de la superficie del planeta y son una fuente crítica de alimentos, mitigación del clima, biodiversidad, empleo y bienes culturales, la contaminación de los océanos es una amenaza para la salud mundial ignorada que empeora día a día. A medida que los océanos se van, nosotros también lo hacemos, ya que nuestra salud y la de los océanos de la Tierra son inseparables.


Para entender los enormes desafíos que hemos creado, debemos primero entender cuán profundamente nuestras vidas descansan en la salud de los océanos del mundo. El informe describe los servicios de los ecosistemas que los océanos proporcionan: alimentos, medios de vida, beneficios culturales, medicamentos esenciales, mitigación del cambio climático y como base de la vida en la Tierra. Describe adecuadamente el poderoso impacto que el aumento de las emisiones de gases de efecto invernadero está teniendo en las temperaturas del mar, la acidificación de los océanos, las corrientes, las pautas meteorológicas, la biodiversidad marina, las poblaciones de peces y la salud de los corales. Expone los devastadores efectos a largo plazo de los metales pesados, los PCB y una serie de otros contaminantes, cuyo impacto sólo comprendemos parcialmente.


La brecha en nuestro conocimiento de los efectos que estas sustancias están teniendo en nuestra salud y el medio ambiente es enorme. Decenas de miles de productos químicos ya están en nuestro medio ambiente y los más de 1000 nuevos productos químicos son aprobados para su uso cada año. La abrumadora mayoría de estos no están completamente probados para su seguridad.


  • Los contaminantes basados en el petróleo reducen la fotosíntesis en los microorganismos marinos productores de oxígeno.

  • La absorción de dióxido de carbono causa la acidificación del océano.

  • La contaminación plástica amenaza a los mamíferos marinos, los peces y las aves marinas, y se descompone en partículas microplásticas y nanoplásticas que pueden penetrar en los tejidos de los organismos marinos y ser consumidas por los seres humanos.

  • La contaminación por metilmercurio y PCB en los mariscos puede dañar el cerebro en desarrollo de los niños.

  • La exposición de los adultos al metilmercurio aumenta los riesgos de enfermedades cardiovasculares y demencia.

  • Las sustancias químicas manufacturadas en los alimentos de origen marino -ftalatos, bisfenol A, retardantes de llama y sustancias químicas perfluoradas- pueden perturbar la señalización endocrina, reducir la fertilidad masculina, dañar y aumentar el riesgo de cáncer.

  • Las floraciones de algas nocivas (FAN) producen potentes toxinas que se acumulan en los peces y los mariscos y causan un grave deterioro neurológico y una rápida muerte.


La contaminación de los océanos puede prevenirse. La prevención de la contaminación de los océanos impulsa las economías, aumenta el turismo, ayuda a restablecer la pesca y mejora la salud y el bienestar de los seres humanos.



Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram

©2019 by crisis climática y ecológica. Proudly created with Wix.com