• Homo consciens

La guía definitiva para estar un año sin hacer compras



Fuente: Forbes - Por Joshua Becker



Es fácil quedar atrapado en un ciclo de consumismo. Las comprar y salir de compras generan más compras y más salir de compras. Antes de que te des cuenta, tu búsqueda de vivir una vida con más sentido se ahoga con cosas.


Una posible solución es el Año sin Compra, también conocido como Año sin Gasto: un año dedicado a recortar las compras de más para reajustar tus hábitos de gasto.


Con el nuevo año acercándose, es el momento perfecto para pensar en adoptar el desafío de un año sin compras.


En este artículo, exploraremos los beneficios de un año sin compras, las reglas del desafío y la preparación necesaria. Se incluyen 8 ejemplos de personas que intentaron un año sin compras.


Beneficios de pasar un año sin comprar

  • Al gastar menos en artículos no esenciales, ahorrará dinero. En los ejemplos siguientes, muchos pudieron pagar la deuda durante su desafío de no gastar.

  • Ya sea que sus ahorros vayan a un banco o a una cuenta de jubilación, o si decide reasignar dinero para unas vacaciones o una experiencia significativa, el dinero ahorrado en compras se acumulará rápidamente.

  • El año de no compra pondrá sus hábitos de gasto y presupuesto bajo el microscopio, tanto durante el desafío como en el futuro.


Un año sin compras ayuda al medio ambiente

  • Cuando consumimos productos, ponemos una mayor demanda en la fabricación y la logística. Reduzca la cantidad de cosas que compra, y su hogar tendrá automáticamente una menor huella de carbono.

  • En pocas palabras, un año sin compras es bueno para el medio ambiente.

  • Un límite en los productos de cuidado personal, por ejemplo, puede persuadirlo de consumir lo que ya tiene antes de que se le "permita" comprar otro producto. Esto resulta en menos desperdicio y menos viajes a la tienda.


Reajustar las tendencias de consumo durante un año sin compras

  • Al igual que el ayuno (abstenerse de comer alimentos durante un tiempo determinado), un año sin compras ayudará a despejar la mente de las compras impulsivas y la tendencia automática a comprar o curiosear.

  • Ayunar de cualquier cosa reintroduce una mejor perspectiva.


Más tiempo para otras cosas

  • Como resultado de un año sin compras, aligerarás las cargas emocionales y tendrás más tiempo y energía para concentrarte en otras cosas.

  • Si quieres afrontar un año sin compras para ayudarte en tu viaje hacia el minimalismo, podrás pasar más tiempo haciendo un decluttering (en lugar de ir de compras). Se dedicará más tiempo a reevaluar las compras, lo que puede derivar en la reevaluación de los artículos que ya posee.

  • Además, vivir con menos permite un cambio de energía para que puedas contribuir a la misión que has elegido: lo que nos proporciona más satisfacción y felicidad.


Los beneficios de un año sin compras son ilimitados. Ahora, sobre cómo lograr este desafío.


Establezca su objetivo para su año de no compra

Como el minimalismo, las razones detrás de consumir y poseer menos son diferentes para cada uno. Su experiencia será muy diferente a la de los demás.


Para empezar, determina tus objetivos.


  • ¿Vas a gastar menos para ahorrar dinero?

  • ¿Está limitando las compras para detener el poder que tiene sobre ti el consumismo?

  • ¿Estás priorizando el uso de lo que ya tienes para reducir el desorden?

  • ¿O algo más?

Estos objetivos son muy diferentes. Algunos están enfocados financieramente. Otros son más emocionales.


Al nombrar tus metas primero, te ayudará a determinar tu lista de reglas de manera efectiva.


Las reglas de un año sin compras

A pesar de su nombre, "No-Comprar" no significa "no comprar nada". De hecho, las "reglas" deben ser usadas flexiblemente también. La experiencia es diferente para cada uno, porque depende de tus objetivos generales.


Para determinar tus reglas, primero escribe una lista de compras aprobadas. Estas pueden incluir cosas como:


  • Comida

  • Bienes consumibles

  • Artículos de reemplazo

  • Experiencias o vacaciones

  • Etc


Segundo, escribe una lista de cosas que te abstendrás de comprar. Algunos ejemplos:


  • Regalos

  • Ropa y decoración

  • Libros

  • Cursos en línea

  • Cenar fuera


Su lista de compras aprobadas puede incluir algunos artículos de la lista de "desaprobados", o viceversa. Establezca sus propias reglas, y tendrá un plan personalizado para sacar el máximo provecho de su experiencia.


Cómo prepararse para un año sin compras

Después de establecer sus metas y elegir las reglas que le ayudarán a alcanzarlas, hay algunas cosas que puede hacer para prepararse financiera, mental y físicamente.


Iniciar una lista de compras

Aunque te propongas no comprar nada, las cosas saldrán a la luz. Al documentar sus compras, podrá ver claramente donde su experimento necesitaba para tener en cuenta las excepciones.


Algunas cosas de las que querrás llevar la cuenta son:


  • La fecha de compra

  • Nombre de la tienda o proveedor en línea

  • Razón de la compra

  • Si esta compra rompió o no sus "reglas"...

  • Una hoja de cálculo o una lista escrita a mano estará bien.


Piensa en cómo pasarás tu tiempo

Un año sin compras requiere cierta preparación mental.


Uno de los beneficios de un año sin compras es que tendrás más tiempo para concentrarte en otros asuntos.


Si no estás preparado para tener más tiempo, será fácil caer en viejos hábitos de compra por aburrimiento. O bien, puedes caer en otros hábitos poco saludables.


¿Eliminará cosas de su casa? ¿Se centrará en la mejora de sí mismo? ¿Empezará un nuevo hobby? ¿Volverá a conectarse con viejos amigos?


Establecer metas para otras áreas de su vida le ayudará a mantenerse comprometido con su año sin compras.


Empiece en pequeño con un mes sin compras

No tienes que comprometerte a no hacer compras durante 365 días desde el principio.


Con cualquier nuevo hábito, lo mejor es ir con calma para ver el éxito.


El 2021 está a la vuelta de la esquina, pero eso no significa que tu año sin compras tenga que empezar el 1 de enero. Puedes empezar con un mes sin gastos, y luego empezar tu año sin compras cuando estés listo.


A continuación hay varios ejemplos de personas que aceptaron el reto de un año sin compras. Sus historias pueden ayudar a inspirarte para ver qué enfoque funcionará mejor.


8 Ejemplos de años sin compras

El Filósofo Feliz:

El Filósofo Feliz se dio cuenta en enero de 2018 de que los momentos importantes estaban siendo aplastados por el consumismo.


Para el blogger, el "experimento" se trata de deshacerse de una distracción más (ir de compras), de la incomodidad, del miedo. Se trata de hacer algo sólo para ver si puedo hacerlo. Se trata de consumir menos y tirar menos". Buscaba una vida simple y sin complicaciones.


Sus reglas para el año de no comprar incluían cosas como:


  • Los bienes de consumo como los bienes personales, los productos de la casa, y por supuesto la comida, se pueden comprar.

  • Comer en restaurantes está bien.

  • Priorizará el mantenimiento o la reparación de lo que ya posee.

  • Se permite el reemplazo de artículos, experiencias, viajes y reparaciones necesarias.

  • Regalos, tarjetas de felicitación, y cosas en general están prohibidas.

  • A su esposa no se le permite hacer compras por él.

  • A lo largo del año, El Filósofo Feliz hizo algunas compras necesarias, pero se rindió. Dijo que "aprendió lo que necesitaba saber" y decidió seguir adelante.


Aimee Rebecca: Un desafío de no comprar en el 2020

Aimee hizo muchos cambios personales, como leer libros de autoayuda, hacerse vegetariana, comprar menos y meditar. Sin embargo, admitió, "Todavía me siento atrapada en las arenas movedizas del consumismo", y decidió adoptar un año sin gastos para su Resolución de Año Nuevo 2020.


Sus reglas incluían restringir las compras normales de "cosas" como ropa, decoración y libros. Otros artículos estaban limitados, como comida para llevar, productos de belleza y bebidas alcohólicas.


A mitad del año, se dio cuenta de que había ahorrado mucho dinero y que había utilizado productos que ya tenía por un valor de cientos de dólares.


Hizo un importante descubrimiento: "Antes de salir a comprar algo, trata de pedirlo prestado o conseguirlo gratis primero". Así, artículos gratis y prestados estaban aprobados en el listado de Aimee.


Hasta ahora, su viaje no ha sido libre de compras, pero tiene la intención de seguir con su desafío de no comprar por el resto del 2020 y continuar implementando.


Lucia Gonzales Schuett

Lucia Gonzales Schuett compartió los detalles de su año sin comprar en el escenario de TEDx. Empezó porque vino de una infancia de abundancia, y luego se encontró en una carrera de moda rápida, y sabía que algo tenía que cambiar.


En 2018, decidió que sólo compraría comida en su año sin comprar.


Echaba de menos las compras como medio de entretenimiento. Echaba de menos el placer de abrir un nuevo producto por primera vez.


Sin embargo, encontró la alegría de reutilizar artículos viejos o aprovechar al máximo las muestras de productos gratuitos. Hacer decluttering y donar se convirtió en una actividad gratificante.


Cuando llegó el Viernes Negro, descubrió que no deseaba nada de lo que le anunciaban. Priorizó la reparación de ropa, zapatos y electrodomésticos, y pedir prestado artículos de vez en cuando a los vecinos.


El año en que Lucía no compró fue gratificante. Descubrió un nuevo espacio físico, y ahorró tiempo y dinero. Y lo más importante, reenfocó su energía hacia las cosas que realmente importan.


El Dr. McFrugal aceptó el desafío de no comprar

En respuesta al experimento de un año del Filósofo Feliz, el Dr. McFrugal se unió al desafío en 2019. Aunque él y su esposa ya eran frugales y minimalistas, sabían que podían mejorar.


¿Su razonamiento? "Nuestra motivación principal es reducir el consumo sin sentido, la destrucción y el desperdicio que nuestra economía lineal crea. Queremos inspirar a otros a ser más conscientes, a vivir de forma más sencilla, a contribuir a una economía más circular, a darse cuenta de los beneficios del minimalismo, a ser menos derrochadores y a consumir de forma más consciente". En esencia, queremos hacer del mundo un lugar mejor".


El Dr. McFrugal documentó cuidadosamente cada mes en su blog.A medida que el año avanzaba, notaba como lograba hacer decluttering y cómo se las arreglaban durante algunos meses sin comprar artículos para su recién nacido.


En su último post, el Dr. McFrugal dice: "En general, mi esposa y yo no compramos mucho. El desafío de no comprar nada no fue particularmente difícil para nosotros. La frugalidad y el ahorro de dinero es algo divertido (para nosotros)". Apreció el reto porque les hizo ser más conscientes de sus gastos.


El año sin gastos de Lara Joanna Jarvis cambió su vida

YouTuber Lara Joanna Jarvis compartió con sus suscriptores su viaje sin compra en 2019, y en su video habla de cómo la experiencia cambió su vida. Como resultado, Lara es ahora:


  • Libre económicamente,

  • Ahorrando para la casa de sus sueños,

  • En control de sus finanzas,

  • Consciente de su consumismo,

  • Consciente de su impacto en la sostenibilidad,

  • Más en sintonía con sus emociones, y es

  • Capaz de compartir sus nuevos conocimientos con sus hijos.


Hannah Louise Poston es una adicta a las compras en recuperación

Hannah Louise Poston es otra YouTuber que participó en un año sin compras en 2018. Como fanática del maquillaje de lujo y el cuidado de la piel, mucho cambió para ella durante este viaje personal:


  • Su sentido del valor: ahora presta atención a las repercusiones de los productos que compra.

  • Presupuestar: Presupuesta sus artículos favoritos en lugar de comprar sin pensar.

  • Finanzas: Hannah dejó de usar una tarjeta de crédito (y pagó la suya en el noveno mes de su año sin comprar).

  • Identidad: Su identidad se desprende de sus pertenencias y de su consumismo compulsivo, y está más en contacto con sus emociones.

  • Compras: Ya no compra con la frenética energía a la que estaba acostumbrada.

  • Su año sin compras le trajo satisfacción y auto-aceptación.

El Proyecto de Filosofía Personal tiene un sentido renovado de autoestima

YouTuber Cinzia Dubois recortó un montón de "cosas" en su año de no-compra de 2019. Incluso café para llevar y alcohol.


En su video resumen, dice: "Después de 12 meses, mi vida se ha transformado totalmente para mejor y todavía no puedo creer cómo este desafío casual se convirtió en una experiencia tan grande que cambió mi vida". No sólo he superado mi adicción a las compras, sino que he desarrollado una nueva y saludable relación con el dinero, el consumismo y la autoestima".



Un año sin compras siempre es exitoso

La experiencia de cada uno con un año sin compras es diferente.


Incluso si cree que ha fracasado, le insto a que lo reconsidere.


Como se indica en los ejemplos anteriores, un año sin compras puede:


  • Cambiar su relación con las compras.

  • Permitirte ser más consciente de tus elecciones.

  • Darle un sentido de crecimiento personal.

Como dijo Sal, "No lo veas como algo de éxito/fracaso. Sólo véanlo como una aventura, como un experimento, y atesoren el conocimiento que obtengan como resultado."


Únete al movimiento de no comprar

Hay un valor en la disciplina.


Participar en un desafío sin compra durante el tiempo que usted determine.


Puedes abstenerte de todo usando mis pautas:


  • Escoge la influencia de la que quieres ayunar. Aquí, esbozarás tus propias reglas y compras aprobadas para tu desafío de no comprar.

  • Elija un período de tiempo para su experiencia. Intenta un día, una semana, un mes o un año. La elección es suya.

  • Haz los arreglos. Prepárese adecuadamente para su desafío de no comprar.

  • Acepte la disciplina. Esperen que el comienzo sea difícil.

  • Encuentra el significado de la derrota. No te desanimes si te rindes durante tu experimento. Examine su fracaso, e inténtelo de nuevo.

  • Vuelva a entrar lentamente. Reintroduce las compras en tu vida deliberadamente. Tenga en cuenta el conocimiento que obtuvo durante su proceso.

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram

©2019 by crisis climática y ecológica. Proudly created with Wix.com