• Homo consciens

La plantación de árboles no es una solución sencilla


Fuente: American Academy of Arts and Sciencies - AAAS - Sciencemag.org - Mayo 2020 Autores: Karen D. Holl1, Pedro H. S. Brancalion2

Para que se den los beneficios potenciales del aumento de la cubierta arbórea, es esencial que los proyectos de plantación de árboles incluyan el establecimiento de metas minuciosas, la participación de la comunidad, la planificación y la ejecución, y que la escala de tiempo para el mantenimiento y la vigilancia sea suficiente.


Una plétora de artículos sugieren que la plantación de árboles puede ayudar a superar una serie de problemas ambientales, incluyendo el cambio climático, la escasez de agua y la sexta extinción en masa (1-3). Los líderes empresariales y los políticos se han subido al carro de la plantación de árboles, y numerosas organizaciones sin ánimo de lucro y gobiernos de todo el mundo han puesto en marcha iniciativas para plantar miles de millones o incluso billones de árboles por una serie de razones sociales, ecológicas y estéticas. Los proyectos de plantación de árboles bien planificados son un componente importante de los esfuerzos mundiales para mejorar el bienestar ecológico y humano. Pero la plantación de árboles se vuelve problemática cuando se promueve como una simple solución de bala de plata y eclipsa otras acciones que tienen un mayor potencial para abordar los impulsores de problemas ambientales específicos, como la adopción de medidas audaces y rápidas para reducir la deforestación y las emisiones de gases de efecto invernadero. Estos ambiciosos esfuerzos de plantación de árboles (ejemplos en el cuadro suplementario S1) son en su mayoría bien intencionados y tienen numerosos beneficios potenciales, como la conservación de la biodiversidad, la mejora de la calidad del agua, la provisión de sombra en las zonas urbanas y el secuestro de carbono (1, 3). No obstante, la obsesión generalizada por plantar árboles puede tener consecuencias negativas, que dependen en gran medida de la forma y el lugar en que se planten los árboles (véase el cuadro). Por ejemplo, mientras que la plantación de árboles suele aumentar la diversidad floral y faunística, la plantación de árboles en praderas y sabanas históricas puede perjudicar a los ecosistemas y especies autóctonos (4). Asimismo, a menudo se sugiere que los árboles son una importante fuente de ingresos para los pequeños propietarios, pero pueden aumentar la desigualdad social y despojar a la población local de la tierra si los gobiernos y los inversores externos imponen programas de plantación de árboles sin la participación de los interesados (5). En repetidas ocasiones, los proyectos de reforestación de arriba abajo han fracasado porque los árboles plantados no se mantienen, los agricultores utilizan la tierra para el pastoreo del ganado o la tierra se vuelve a talar. El programa de plantación masiva de árboles Grainfor-Green del gobierno chino, que costó unos 66.000 millones de dólares, ilustra varias de estas compensaciones. Se atribuye al programa el aumento de la cubierta arbórea en un 32% y la reducción de la erosión del suelo en un 45% en el suroeste de China en un período de 10 a 15 años (6). Pero como muchos programas de reforestación a gran escala, la mayor parte de la nueva cubierta arbórea está compuesta por una o unas pocas especies no nativas que tienen una biodiversidad mucho menor que los bosques nativos (6). Además, la plantación de árboles a gran escala en la meseta semiárida de Loess en el centro de China ha reducido la escorrentía de los ríos y, a su vez, la cantidad de agua disponible para las actividades humanas, debido a la gran cantidad de agua absorbida por los árboles de rápido crecimiento (7). La mayoría de los árboles para este programa se plantaron en antiguas tierras agrícolas, lo que dio lugar a una disminución del 24% de las tierras de cultivo. Durante el mismo período, la cubierta forestal autóctona disminuyó en un 7% (6). Esto ilustra una importante preocupación general sobre la plantación de árboles, que es el desplazamiento de la agricultura de la tierra que se está reforestando a las zonas ocupadas por bosques nativos, lo que da lugar a una mayor deforestación (8). Los proyectos de reforestación pueden ser un componente importante para garantizar el bienestar del planeta en los próximos decenios, pero sólo si se adaptan al contexto socioeconómico local y tienen en cuenta las posibles compensaciones. Para lograr los resultados deseados, los esfuerzos de plantación de árboles deben integrarse como una pieza de un enfoque multifacético para abordar problemas ambientales complejos; deben planificarse cuidadosamente para considerar dónde y cómo realizar con mayor eficacia los objetivos específicos del proyecto; y deben incluir un compromiso a largo plazo con la protección, la gestión y la financiación de las tierras. La primera prioridad para aumentar el número total de árboles en el planeta debe ser reducir la rápida tasa actual de deforestación y degradación de los bosques en muchas zonas del mundo. La respuesta inmediata de las naciones del G7a los incendios del Amazonas de 2019 fue ofrecer financiación para reforestar esas zonas, en lugar de abordar las cuestiones fundamentales de la aplicación de las leyes, la protección de las tierras de los pueblos indígenas y el ofrecimiento de incentivos a los propietarios de tierras para mantener la cubierta forestal. La suposición simplista de que la plantación de árboles puede compensar inmediatamente la tala de un bosque intacto no es infrecuente. No obstante, un gran número de publicaciones muestra que incluso los proyectos de restauración mejor planificados rara vez recuperan plenamente la diversidad biológica de los bosques intactos, debido a la falta de fuentes de flora y fauna dependientes de los bosques en los paisajes deforestados, así como a las condiciones abióticas degradadas resultantes de las actividades antropogénicas (9). La plantación de árboles no sustituye a la adopción de medidas rápidas y drásticas para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. Ciertamente, plantar árboles en tierras anteriormente boscosas es una de las mejores opciones para compensar una parte de las emisiones antropogénicas de carbono, pero el aumento de la cubierta arbórea mundial sólo constituirá una fracción de las reducciones de carbono necesarias para mantener el aumento de la temperatura por debajo de 1,5° a 2°C (4). Las estimaciones del secuestro potencial de carbono del aumento de la cubierta arbórea varían más de 10 veces, dependiendo de los supuestos sobre la tasa de absorción de carbono, la cantidad de tierra considerada apropiada para la reforestación y el tiempo que esos árboles permanecen en la tierra (2, 3, 10). Además, sigue habiendo mucha incertidumbre sobre cuánto carbono secuestrarán los árboles en el futuro, dado que el aumento de las sequías y las temperaturas debido al cambio climático puede provocar una importante mortalidad de los árboles, ya sea directa o indirectamente por los bucles de retroalimentación que implican los incendios y los brotes de insectos (11). A la inversa, algunas zonas de gran latitud que no eran aptas para los árboles pueden llegar a ser favorables en el futuro. Contraste de los resultados de la plantación de árboles Los esfuerzos de plantación de árboles pueden tener resultados ecológicos y sociales tanto negativos como positivos, dependiendo de si se evalúan rigurosamente los pros y los contras de las diferentes alternativas en cada lugar, y los proyectos se planifican exhaustivamente en consulta con todos los interesados.


Para maximizar los beneficios de la plantación de árboles es necesario equilibrar múltiples objetivos ecológicos y sociales para dar prioridad a los lugares en que se puede aumentar la cubierta arbórea a nivel regional y mundial. En algunos mapas mundiales se estima la superficie de tierra potencial para la reforestación sin tener en cuenta que las personas necesitan lugares para vivir, producir alimentos y extraer recursos naturales (12). La reforestación en gran escala puede ser factible en algunas zonas, en particular en las de propiedad pública, pero la reforestación se producirá sobre todo en paisajes de usos múltiples. Varios estudios recientes sugieren que el hecho de dar prioridad a la restauración de los bosques sobre la base de criterios como el uso anterior de la tierra, el potencial de regeneración natural del bosque, el valor de conservación y el costo de oportunidad de otros usos de la tierra, puede aumentar la viabilidad y mejorar el éxito de la reforestación (13). Por ejemplo, la elección de lugares apropiados para la plantación de árboles en el bioma del Bosque Atlántico brasileño puede triplicar los beneficios de la conservación y reducir a la mitad los costos (14). Es más probable que la planificación en gran escala dé lugar a proyectos de reforestación satisfactorios a largo plazo y prevenga la deforestación en otros lugares. Sin embargo, el reconocimiento de usos de la tierra que compiten entre sí significa que la superficie real de tierra factible para la reforestación es mucho menor que la cantidad propuesta por algunos ambiciosos mapas mundiales de reforestación y compromisos nacionales (12). Para que la plantación de árboles tenga éxito es necesario que se planifique cuidadosamente a nivel de proyecto, lo que se comienza trabajando con todos los interesados para determinar claramente los objetivos del proyecto. La gente planta árboles por muchas razones diferentes, como la restauración de los bosques, el secuestro de carbono, la obtención de ingresos por la recolección de madera o la mejora de la calidad del agua. Con un solo proyecto de plantación de árboles se pueden alcanzar múltiples objetivos, pero rara vez es posible maximizarlos todos simultáneamente, porque los objetivos a menudo entran en conflicto, y el hecho de dar prioridad a un objetivo puede dar lugar a otros resultados no deseados. La claridad de las metas es fundamental para poder evaluar si el proyecto tuvo éxito y para seleccionar la forma más eficaz en función de los costos de aumentar el número de árboles. Por ejemplo, si el objetivo principal de un proyecto es restaurar el hábitat históricamente boscoso, el simple hecho de permitir que el bosque vuelva a crecer naturalmente suele dar lugar al establecimiento de más árboles a un costo mucho menor que el de plantar árboles activamente, en particular en lugares con fuentes de semillas cercanas y un uso menos intensivo de la tierra anterior. En cambio, si el objetivo es proporcionar a los propietarios de tierras árboles frutales o especies con madera valiosa, entonces las plantaciones de especies no autóctonas pueden ser el enfoque más adecuado. Antes de la ejecución del proyecto deben abordarse muchas cuestiones adicionales, como las posibles consecuencias imprevistas de la plantación de árboles, qué especies plantar, cómo se compensará a los propietarios de las tierras por la pérdida de ingresos y quién es responsable de mantener los árboles a largo plazo. En la mayoría de los proyectos se establecen objetivos de cuántos árboles plantar (cuadro S1), en lugar de cuántos sobreviven a lo largo del tiempo o, lo que es más importante, si se logran los beneficios deseados. En cambio, la mayoría de los objetivos de plantación de árboles, como el secuestro de carbono y el suministro de productos forestales madereros y no madereros a los propietarios de tierras, requieren decenios para su consecución. Esta visión a corto plazo ha dado lugar a grandes gastos en los esfuerzos de plantación de árboles que han fracasado. Por ejemplo, se gastaron aproximadamente 13 millones de dólares en la plantación de manglares en Sri Lanka tras el tsunami del Océano Índico en 2004, pero la vigilancia de 23 sitios de plantación de restauración cinco o más años después reveló que más del 75% de los sitios tenían una supervivencia de los árboles inferior al 10% debido a la mala planificación de los proyectos y a la falta de mantenimiento de las plántulas (15). Por lo tanto, para que los proyectos de plantación de árboles tengan éxito es necesario un compromiso plurianual para mantener los árboles, vigilar si se han alcanzado los objetivos del proyecto y proporcionar financiación para la adopción de medidas correctivas en caso de que no sea así. El uso de este enfoque de ordenación adaptativa ciertamente aumentará el precio de la plantación de árboles, pero es un dinero mejor gastado que la simple plantación de árboles que en su mayoría no sobreviven. Para que se den los beneficios potenciales del aumento de la cubierta arbórea, es esencial que los proyectos de plantación de árboles incluyan el establecimiento de metas minuciosas, la participación de la comunidad, la planificación y la ejecución, y que la escala de tiempo para el mantenimiento y la vigilancia sea suficiente. De lo contrario, es probable que la gran cantidad de energía humana y recursos financieros invertidos en la plantación de árboles se desperdicien y tengan consecuencias indeseables, socavando así el potencial de esta actividad para obtener los beneficios ambientales previstos que son sumamente necesarios para los seres humanos y la naturaleza en esta época de rápidos cambios mundiales. Materiales complementarios aquí


Referencias y Notas

1 -W. D. Newmark et al , Proc. Natl. Acad. Sci. U.S.A. 114, 9635 (2017).

Abstract/FREE Full TextGoogle Scholar


2 -J.-F. Bastin et al ., Science 365, 76 (2019). Abstract/FREE Full TextGoogle Scholar


3 -B. W. Griscom et al ., Proc. Natl. Acad. Sci. U.S.A. 114, 11645 (2017). Abstract/FREE Full TextGoogle Scholar


4 -J. W. Veldman et al ., Science 366, eaay7976 (2019). Abstract/FREE Full TextGoogle Scholar


5 -A. Scheidel, C. Work , Land Use Policy 77, 9 (2018). Google Scholar


6 -F. Hua et al ., Biol. Conserv. 222, 113 (2018). Google Scholar


7 -X. Feng et al ., Nat. Clim. Chang. 6, 1019 (2016). Google Scholar


8 -P. Meyfroidt et al ., Proc. Natl. Acad. Sci. U.S.A. 107, 20917 (2010). Abstract/FREE Full TextGoogle Scholar


9 -M. Curran et al., Ecol. Appl. 24, 617 (2014). Google Scholar


10 -S. Fuss et al., Environ. Res. Lett. 13, 063002 (2018). Google Scholar


11 -W. R. L. Anderegg et al ., Nat. Clim. Chang. 3, 30 (2013). Google Scholar


12 -R. Delzeit 1, Science 366, 316 (2019). FREE Full TextGoogle Scholar


13 -P. H. S. Brancalion et al ., Sci. Adv. 5, eaav3223 (2019). FREE Full TextGoogle Scholar


14 -B. B. N. Strassburg et al ., Nat. Ecol. Evol. 3, 62 (2019). Google Scholar


K. A. S. Kodikara et al ., Restor. Ecol. 25, 705 (2017). Google Scholar


#cambioclimatico #plantacion #reforestacion #secuestroco2 #crisisclimatica #rewilding

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram

©2019 by crisis climática y ecológica. Proudly created with Wix.com