• Homo consciens

La tierra en el Ártico ruso estalla "como una botella de champán



Fuente: New York Times - Por Andrew E. Kramer y Siberian Times - Por Anna Liesowska - Septiembre 2020

Se cree que son causados por la acumulación de gas metano en bolsas de permafrost en proceso de descongelamiento bajo la superficie



Un fenómeno natural observado por primera vez por los científicos hace apenas seis años y que ahora se repite con una frecuencia alarmante en Siberia está causando que el suelo explote espontáneamente y con una fuerza tremenda, dejando cráteres de hasta 100 pies de profundidad.


Cuando Yevgeny Chuvilin, geólogo del Instituto de Ciencia y Tecnología de Skolkovo con sede en Moscú, llegó este verano al borde del último lugar de la explosión, llamado Cráter 17, se impresionó. La fosa se sumió en la oscuridad, rodeada por la tundra plana y sin rasgos. Mientras el Sr. Chuvilin miraba hacia adentro, dijo, trozos de tierra y hielo ocasionalmente se desprendían del permafrost de la pared del cráter y caían al interior.


"Hacía ruidos. Era como algo vivo", dijo el Sr. Chuvilin.


Aunque inicialmente era un misterio, los científicos han establecido que los cráteres que aparecen en el extremo norte de Siberia occidental son causados por gases subterráneos, y la reciente ráfaga de explosiones está posiblemente relacionada con el calentamiento global, dijo el Sr. Chuvilin.


Desde que se encontró el primer sitio en 2014, los geólogos rusos han localizado 16 más en las penínsulas de Yamal y Gydansk, dos delgados dedos de tierra que se extienden hasta el Océano Ártico.


El Sr. Chuvilin dijo que las condiciones que causaron las explosiones, que todavía no se comprenden plenamente, son probablemente específicas de la geología de la zona, ya que no han aparecido cráteres similares en otros lugares de Siberia o en zonas de permafrost en el Canadá y Alaska que también se ven afectadas por el calentamiento global.


Las explosiones se producen bajo pequeñas colinas o mogotes en la tundra, donde el gas de la materia orgánica en descomposición queda atrapado bajo tierra.


Contenidos bajo una capa de hielo por encima y de permafrost por todas partes, el gas crea una presión que eleva el suelo subyacente. Las explosiones ocurren cuando la presión aumenta o la capa de hielo se descongela y se rompe repentinamente.


De dónde viene el gas es un tema de debate, dijo el Sr. Chuvilin, uno de los principales expertos de Rusia en permafrost, la capa congelada de suelo, hielo, plantas prehistóricas y el ocasional mamut congelado que cubre el 67 por ciento de la superficie terrestre de Rusia. El permafrost también se extiende bajo el Océano Ártico en algún lugar.


La pérdida del permafrost ha transformado el terreno en Yakutia, Rusia, dejando una estela de obstáculos de mogotes y cráteres causados por el cambio de temperaturas bajo tierra.


"En Rusia tenemos mucha experiencia en el estudio del permafrost", dijo el Sr. Chuvilin, que se graduó en el Departamento de Permafrost de la Universidad Estatal de Moscú, una de las pocas universidades que tienen esa especialidad.


De esta hielera del Ártico, trozos o incluso enteros de mamuts congelados, bueyes almizcleros, rinocerontes lanudos, caballos prehistóricos, lobos y otras bestias antiguas salen de las orillas de los ríos. Pero el Sr. Chuvilin dijo que no encontró partes de animales en el campo de escombros de barro congelado que las explosiones arrojaron.


Los estratos de suelo perpetuamente congelado suelen tener unos pocos cientos de metros de profundidad, pero bajan casi una milla en algunos lugares de Siberia. Cada verano, una porción cerca de la superficie, conocida como la capa activa, se descongela.


Con los veranos más cálidos, la capa activa se profundiza, potencialmente derritiendo y debilitando el hielo sobre los depósitos de gas.


Los gases que causan las explosiones, dijo el Sr. Chuvilin, pueden haberse acumulado a su presión actual hace decenas o cientos de miles de años, ya que los componentes orgánicos del permafrost se descompusieron parcialmente, antes de congelarse.


Otra posibilidad es que el metano atrapado en las capas más profundas del permafrost en una forma cristalina, parecida al hielo, conocida como hidratos de metano, esté volviendo a su estado gaseoso, posiblemente debido a los efectos del calentamiento global. En esta teoría, el aumento de la presión en lugar del deshielo en la superficie está causando que las bolsas de gas se revienten.


"Se dispara como una botella de champán", dijo el Sr. Chuvilin.


La más reciente explosión, en el sitio del cráter 17 en la península de Yamal, fue una de las más dramáticas.


Un pastor de renos estaba lo suficientemente cerca como para escuchar la explosión, pero salió ileso. La expedición científica rusa llegó en helicóptero un mes más tarde, en agosto. El cráter tenía al menos 30 metros de profundidad.


Aunque el gobierno ruso está fomentando el petróleo, el gas natural y las empresas mineras en el extremo norte, la zona sigue estando demasiado poco poblada para que las explosiones supongan un gran riesgo, dijo el Sr. Chuvilin.


Las comunidades de pastores de renos habían transmitido relatos de tales erupciones antes de 2014, dijo el Sr. Chuvilin, pero los científicos soviéticos y posteriormente los rusos no habían documentado ningún caso en años anteriores. Es probable que hayan sido casos poco frecuentes hasta hace poco. El calentamiento global está calentando el Ártico más rápidamente que el resto de la Tierra.


"El permafrost no es en realidad muy permanente, y nunca lo fue", dijo el Sr. Chuvilin.


A un año o dos de entrar en erupción, los cráteres se llenan de agua y no parecen más sospechosos que los pequeños lagos.


Fuente Siberian Times - Septiembre 2020

Hay 17 embudos identificados de los llamados "montículos" registrados en las penínsulas de Yamal y Gydan desde que el primer "cráter" conocido como C1 comenzó la historia de las observaciones en el verano de 2014.


Se cree que son causados por la acumulación de gas metano en bolsas de permafrost en proceso de descongelamiento bajo la superficie; estas formaciones hinchadas parecidas al pingo entonces hacen erupción con gas soplando desde gruesas capas de suelo, disparando trozos de hielo y suelo de hasta 150 metros cúbicos como ocurrió en 2017 cuando el pingo de Seyakha entró en erupción.


Qué es un Pingo - Wikipedia

Un pingo es un accidente geográfico que consiste en una colina con forma de pequeña protuberancia en el terreno, típico del relieve periglaciar de las regiones polares, que puede alcanzar alturas de hasta 70 metros y de hasta 2 kilómetros de diámetro. El término proviene de la palabra inuit para cerro pequeño. En Siberia, los pingos son conocidos como bulganniakh, término del idioma yakuto.

Los pingos pueden formarse solamente en un entorno con permafrost. Su formación se debe a la congelación de las aguas subterráneas. Se forma así en el subsuelo una cúpula de hielo que levanta y bombea una capa de suelo de unos metros de espesor, la que sufre de este modo un estiramiento que la divide, iniciándose con esa fragmentación el desmantelamiento relativamente rápido del pingo. Su huella subsistirá en el suelo en forma de laguna de unos metros a varios hectómetros de diámetro, siendo su altura dos o tres veces menor.

El más reciente, el número 17 en la lista de científicos rusos, el "cráter", apareció a principios de este verano en un lugar no revelado de la península de Yamal.


Actualmente tiene 31 metros (102 pies) de profundidad, aunque los científicos creen que tenía unos 40 metros (131 pies) de profundidad en el momento de la erupción, con el fondo del cráter rápidamente cubierto por el suelo en colapso.


Estaba en nuestra base de datos como uno de los 7.185 montículos de permafrost en la península de Yamal y Gydan.


El profesor Vasily Bogoyavlensky, que ha regresado recientemente de una importante expedición científica para estudiar el montículo recientemente erupcionado, dijo que entre el 5% y el 6% de ellos son realmente peligrosos.


El "cráter" de la nueva península de Yamal fue registrado en el verano de 2020. El proceso de formación y explosión de estos montículos está ahora mayormente claro para la ciencia, con los investigadores centrándose en cómo distinguir los montículos peligrosos de los no explosivos, y, lo más importante, en cómo prevenir futuras erupciones.


La enorme base de datos de pingos se está compilando gracias al monitoreo satelital y a las expediciones regulares de helicópteros.


Actualmente, varias zonas del Ártico, a saber, la zona de Seyakha, la zona de North-Tambey, el campo de South-Tambey cerca del pueblo de Sabetta y el campo de gas de West-Seyakha, están en la lista de "los sitios más peligrosos" con la mayor concentración de los montículos de tipo pingo.


Se pueden abrir con el gas que se bombea. Debe hacerse con mucho cuidado, es el trabajo de los zapadores, ya que estos fenómenos pueden ser llamados "minas de gas", dijo el Dr. Bogoyavlensky al Siberian Times.


En el cráter de Seyakha, una mujer local quedó fascinada con el abultado montículo y lo visitó diariamente, dijo. Pero el día de la explosión sintió un temblor, lo describió como si la tierra estuviera respirando. Salió rápidamente del lugar justo a tiempo antes de que explotara. Si hubiera mostrado más curiosidad, habría muerto por esta explosión y tendríamos la primera víctima".


Al menos tres de las erupciones registradas tuvieron testigos, que informaron haber visto la ignición. Se trataba de las erupciones del cráter Antipayuta (C3), el cráter Seyakha (C11) y el cráter Yerkuta (C12).


"Creemos que la ignición fue causada por descargas electrostáticas, lo que aumenta el peligro de los montículos", dijo Vasily Bogoyavlensky.


Según el profesor Bogoyavlensky y su equipo, los montículos explosivos descritos como "rasgos parecidos a los de los pingos" pero difieren de los clásicos pingos o bulgunnyakhs. Los pingos suelen formarse en las depresiones de lagos secos (khasyrei) y tienen un núcleo de hielo que se expande y los hace crecer.



En la formación de los rasgos parecidos al pingo en el norte de Siberia, el metano migra desde las capas más profundas a través de fallas sub-verticales en las zonas descongeladas (criopegs) para llenar una cavidad formada en el permafrost.


Por lo general, tales cavidades están cubiertas por un sello de permafrost de 7 a 9 metros de espesor.


El volumen de la cámara aumenta bajo la creciente presión del gas y eventualmente vuela el sello con enormes trozos de roca y suelo congelados lanzados hasta 900 metros del epicentro.


Tales montículos crecen más rápido que los pingos "clásicos".


Por ejemplo, el rasgo parecido al pingo de Seyakha (C11) se desarrolló en aproximadamente tres años y medio, con una tasa media de crecimiento de más de 80 cm al año. Esta tasa es más de tres veces mayor que la del Pingo de la Ribera (Canadá), y que la de otros pingos del norte de Canadá.


En algunos casos, la emisión de gas continúa mucho tiempo después de las erupciones, como se registró en los "cráteres" de Bovanenkovo, Antipayuta, Seyakha y el lago Otkrytie.


#cráteres #artico #permafrost #crisisclimática #calentamientoglobal #metano

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram

©2019 by crisis climática y ecológica. Proudly created with Wix.com