• Homo consciens

Las emisiones de metano - un gas mucho más potente que el CO2 aumentan peligrosamente


Fuente: The Conversation - Julio 2020

Los combustibles fósiles y la agricultura están impulsando una peligrosa aceleración de las emisiones de metano, a un ritmo que empujaría a las temperaturas mundiales en este siglo de 3 a 4°C.

Autores: Pep Canadell - Ann Stavert - Ben Poulter - Marielle Sauvois - Paul Krummel - Rob Jackson


Nuestros dos documentos publicados ofrecen un preocupante informe sobre el presupuesto mundial de metano, y exploran lo que significa para lograr el objetivo del Acuerdo de París de limitar el calentamiento a un nivel muy por debajo de 2℃.


La concentración de metano en la atmósfera alcanzó 1.875 partes por billón a finales de 2019, más de dos veces y media superior a los niveles preindustriales.



Una vez emitido, el metano permanece en la atmósfera durante unos nueve años - un período mucho más corto que el del dióxido de carbono. Sin embargo, su potencial de calentamiento global es 86 veces mayor que el del dióxido de carbono cuando se promedia a lo largo de 20 años y 28 veces mayor a lo largo de 100 años.


En Australia, las emisiones de metano de los combustibles fósiles están aumentando debido a la expansión de la industria del gas natural, mientras que las emisiones de la agricultura están disminuyendo.


Equilibrando el presupuesto mundial de metano

Produjimos un "presupuesto" de metano en el que rastreamos tanto las fuentes como los sumideros de metano. Las fuentes de metano incluyen actividades humanas como la agricultura y la quema de combustibles fósiles, así como fuentes naturales como los humedales. Los sumideros se refieren a la destrucción del metano en la atmósfera y los suelos.


Nuestros datos muestran que las emisiones de metano crecieron casi un 10% desde la década de 2000-2006 hasta el año más reciente del estudio, 2017.


El metano atmosférico está aumentando en unas 12 partes por billón cada año - una tasa consistente con un escenario modelado por el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático -IPCC- según el cual la Tierra se calienta 3-4℃ para el 2100.


Entre 2008 y 2017, el 60% de las emisiones de metano fueron provocadas por el hombre.


Estas incluyen, en orden de contribución


  • la agricultura y los desechos, en particular las emisiones de los animales rumiantes (ganado), el estiércol, los vertederos y el cultivo de arroz

  • la producción y el uso de combustibles fósiles, principalmente de la industria del petróleo y el gas, seguido de la minería del carbón

  • la quema de biomasa, de la quema de madera para calefacción, los incendios forestales y la quema de biocombustibles.


Las emisiones restantes (40%) provienen de fuentes naturales. En orden de contribución, éstas incluyen:


  • los humedales, principalmente en las regiones tropicales y las zonas frías del planeta como Siberia y Canadá

  • lagos y ríos

  • fuentes geológicas naturales en tierra y océanos como filtraciones de gasóleo y volcanes de lodo

  • fuentes más pequeñas como las diminutas termitas de las sabanas de África y Australia.


¿Y qué hay de los sumideros? Alrededor del 90% del metano es finalmente destruido, u oxidado, en la atmósfera inferior cuando reacciona con los radicales hidroxilo. El resto se destruye en la atmósfera superior y en los suelos.


El aumento de las concentraciones de metano en la atmósfera podría deberse, en parte, a la disminución de la tasa de destrucción del metano y al aumento de las emisiones. Sin embargo, nuestros hallazgos no sugieren que este sea el caso.


Las mediciones muestran que el metano se está acumulando en la atmósfera porque la actividad humana lo está produciendo a una tasa mucho más rápida que la que está siendo destruida.


La fuente del problema

Los mayores contribuyentes al aumento del metano fueron las regiones de latitudes tropicales, como el Brasil, el Asia meridional y el Asia sudoriental, seguidas de las de latitudes septentrionales y medias, como los Estados Unidos, Europa y China. (ver video de la NASA donde se ilustra la situación)


En Australia, la agricultura es la mayor fuente de metano. La ganadería es la causa predominante de las emisiones de este sector, que han disminuido lentamente con el tiempo.


La industria de los combustibles fósiles es el siguiente mayor contribuyente en Australia. En los últimos seis años, las emisiones de metano de este sector han aumentado debido a la expansión de la industria del gas natural, y a las emisiones "fugitivas" asociadas, es decir, las que se escapan o se liberan durante la producción y el transporte del gas.


Las emisiones tropicales estuvieron dominadas por el aumento del sector agrícola y de los desechos, mientras que las emisiones de las latitudes medias septentrionales procedieron en su mayoría de la quema de combustibles fósiles. Si se comparan las emisiones mundiales de 2000-2006 con las de 2017, tanto la agricultura como el uso de combustibles fósiles contribuyeron por igual al aumento de las emisiones.


Desde 2000, la minería del carbón es la que más ha contribuido al aumento de las emisiones de metano del sector de los combustibles fósiles. Sin embargo, el rápido crecimiento de la industria del gas natural hace que su contribución sea cada vez mayor.


Algunos científicos temen que el calentamiento global provoque el deshielo del permafrost rico en carbono (suelo del Ártico que está congelado todo el año), liberando grandes cantidades de metano.


Pero en las altas latitudes septentrionales, no encontramos ningún aumento en las emisiones de metano entre las dos últimas décadas. Hay varias explicaciones posibles para esto. Se necesitan mejores estudios terrestres, aéreos y satelitales para asegurar que las emisiones en esta vasta región no se pierdan.


Arreglar nuestras fugas de metano


Arreglar nuestras fugas de metano

En todo el mundo, considerables esfuerzos de investigación y desarrollo están buscando formas de reducir las emisiones de metano. También se están explorando métodos para eliminar el metano de la atmósfera.


Europa muestra lo que es posible. Allí, nuestras investigaciones muestran que las emisiones de metano han disminuido en las últimas dos décadas - en gran parte debido a la agricultura y a las políticas de residuos que condujeron a una mejor gestión del ganado, del estiércol y de los vertederos.


El ganado produce metano como parte de su proceso digestivo. Los aditivos y suplementos alimentarios pueden reducir estas emisiones del ganado rumiante. También se está investigando la cría selectiva de ganado de bajas emisiones.


La extracción, el procesamiento y el transporte de los combustibles fósiles contribuyen a generar importantes emisiones de metano. Pero los "superemisores", es decir, los yacimientos de petróleo y gas que liberan un gran volumen de metano, contribuyen de manera desproporcionada al problema.


Esta distribución sesgada presenta oportunidades. Hay tecnología disponible que permitiría a los superemisores reducir significativamente las emisiones de una manera muy rentable.


Es evidente que las actuales tendencias al alza de las emisiones de metano son incompatibles con el cumplimiento de los objetivos del acuerdo climático de París. Pero la corta vida útil del metano en la atmósfera significa que cualquier acción que se tome hoy traerá resultados en sólo nueve años. Esto proporciona una enorme oportunidad para la rápida mitigación del cambio climático.


#metano #emisores #combustiblesfosiles #ganado #alimentacion #basura #superemisores


MAS SOBRE EL TEMA: Metano y clima: 10 cosas que tenés que saber - aquí

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram

©2019 by crisis climática y ecológica. Proudly created with Wix.com