• Homo consciens

"Las otras batallas no tienen sentido si se pierde esta"





Fuente: Liberation - Por Laure Equy y Coralie Schaub, Octubre 2018


Aurélien Barrau, astrofísico y filósofo, ha revolucionado las redes sociales francesas con un lúcido y sorprendente discurso sobre el calentamiento global y la responsabilidad de la humanidad por su propia destrucción.


A principios de septiembre, Aurélien Barrau, 45 años, astrofísico de la Universidad de Grenoble-Alpes, junto con la actriz Juliette Binoche (ver al pie de página), lanzó un llamamiento a una acción política "firme e inmediata" contra el cambio climático, firmado por 200 personalidades y publicado en la portada de Le Monde. Unos días más tarde, como invitado al festival Climax en el Ecosistema de Darwin en Burdeos, hizo un discurso claro y contundente que encendió las redes sociales - visto casi 4 millones de veces en Facebook. Habiéndose convertido en una figura mediática a pesar de sí mismo, ahora quiere "volver a su investigación".


No eres ni climatólogo ni especialista en biodiversidad. ¿Qué te llevó a dar la alarma sobre la ecología?

No tengo ninguna experiencia particular en este campo y no oculto esta ignorancia. Es un grito de alarma como ciudadano, como un ser vivo. Pero como científico, sé dos cosas: primero, que el crecimiento exponencial en un mundo finito es imposible a largo plazo, y segundo, que aunque las predicciones climáticas pueden haber sido algo aleatorias, ahora son extremadamente fiables. Ahora es imposible ser climatológicamente escéptico.


Hablas del "choque del sistema planetario", de la "atrofia de los espacios vitales". Incluso "el fin del mundo"...

Como astrofísico, puedo confirmar que la Tierra seguirá girando alrededor del Sol. Así que la expresión parece exagerada. Pero, ¿qué tiene de especial nuestro mundo? Es esta riqueza de la vida, este sutil y frágil equilibrio obtenido después de millones de años de evolución. Si nuestro planeta se despoblara a sí mismo de la mayoría de los vivos, ¿cómo podría seguir siendo milagroso, maravilloso, mágico? ¿En qué sentido merecería todavía ser salvado? Por eso creo que podemos hablar del posible fin del mundo.


Su observación coincide con la del Secretario General de las Naciones Unidas, António Guterres, según el cual el mundo tiene dos años para actuar contra el cambio climático a menos que éste tenga "consecuencias desastrosas". ¿No es ya demasiado tarde?

Es demasiado tarde para que no pase nada grave. Ya podemos ver esto: el 60% de las poblaciones de vertebrados han desaparecido en cuarenta años. Europa ha perdido más de 400 millones de aves y el 80% de los insectos voladores en 30 años. Y a nivel humano, ya estamos empezando a observar el cambio climático y las pandemias. El desastre ya está ocurriendo. En este sentido, es cierto, es demasiado tarde. Pero podría ser mucho peor. En un sistema tan complejo como la Tierra, hay etapas. Lo que la ONU está enfatizando es que si no hacemos algo drástico en unos pocos años, pasaremos una meseta. Entonces, aunque seamos ejemplares, llevará una enorme cantidad de tiempo invertir la tendencia.


Macron, como la mayoría de los líderes políticos, sigue queriendo reconciliar la ecología y el capitalismo. ¿Es eso posible?

No importa lo que digamos, estamos atascados. Si respondemos que sí, los altermundistas (los que sin rechazar la globalización la quieren regular) no nos escucharán más. Si decimos que no, los más conservadores, que quieren hacer un esfuerzo pero sin cuestionar los fundamentos del sistema, tampoco escuchan. No podemos permitirnos ser demasiado restrictivos. Todo el mundo está de acuerdo en que no debemos enviar la vida al precipicio. Otras peleas no tienen sentido si esta se pierde. Empecemos con la acción: baja pronunciada de las emisiones de CO2 y dejar de invadir las áreas naturales. Y entonces veremos qué sistema político puede hacerlo eficazmente! La verdadera pregunta es: ¿seremos capaces de defender nuestro presupuesto económico dentro de cincuenta años? No. Aunque seas ultraliberal, nunca podrás defender tu presupuesto en cincuenta años.


¿Cómo sería un cambio radical de modelo?

Si seguimos atrapados por los indicadores del viejo mundo, como la tasa de crecimiento, inevitablemente tendremos la impresión de que estamos retrocediendo. El drástico cambio que tenemos que hacer puede ser percibido, al principio, como una pérdida de comodidad o libertad. Pero es una ilusión, son estos indicadores escleróticos los que están sesgados porque provienen de un sistema que está en un punto muerto. Debemos redefinir nuestra relación con los seres vivos, con la Tierra, y prever un declive económico que sea al mismo tiempo un crecimiento intelectual, cultural, ecológico y humanístico. La mejora de la calidad de vida, la apertura de posibilidades, la contención de la muerte de las especies, el reparto tranquilo de la riqueza, deberían, con mejores indicadores, aparecer como un verdadero crecimiento! Incluso si se reduce la producción de ciertos objetos técnicos.


Desde su petición, ¿ha sido contactado por líderes políticos?

Sí, y estas conversaciones me han conmovido. Estas personas me dijeron que eran conscientes del problema pero que no podían cambiar las cosas. Veo dos razones para esta impotencia. La primera es la de los lobbys, todo el mundo lo sabe. Nuestros líderes tendrán que atreverse a enfadarse, a ser valientes, a enfrentarse a las grandes potencias. Creo que hay otra razón más sutil: como ninguno de nuestros líderes fue elegido en una agenda ambiental, no se sienten legítimados para implementarla. Tiene que haber una sacudida ciudadana. Hagamos el esfuerzo de decir, a todos nosotros, izquierda o derecha, liberales o marxistas: "Ya no votaremos por un candidato cuyo proyecto ecológico no sea claro, asumido y absolutamente prioritario".

Usted está abogando por medidas fuertes, incluso si eso significa restringir nuestras libertades. ¿Qué tienes en mente?

He visto que causa tensión. ¡No vamos a introducir el ecofascismo o el estalinismo verde! Nadie quiere eso. Pero no debemos mentirnos a nosotros mismos: si consumimos menos, habrá un pequeño impacto en un cierto tipo de comodidad. Por el momento, tres coches acaban de pasar, con una sola persona en cada uno. No es cuestión de prohibirlo, pero tiene que volverse raro. Un billete de avión suele costar menos que un billete de tren, es incomprensible. A veces se responde que la libertad no es negociable. Es una tontería, toda nuestra vida está condicionada por la privación de libertad: afortunadamente no soy libre de agredir a un transeúnte, de no pagar mis impuestos o de no enviar a mis hijos a la escuela. Hay muchas cosas que están prohibidas u obligadas, por el bien común. ¿No deberíamos considerar el planeta - la vida - como un bien común? Dentro de unos años, habrá olas de calor que harán imposible salir de la casa. El cuerpo no puede permanecer a 55°C por mucho tiempo. El calentamiento nos privará de la libertad de salir, ¡eso no es nada! Debemos imponernos pequeñas restricciones para evitar un desastre que, en última instancia, será mucho más liberador.


También te preocupa la desaparición de los espacios vitales. ¿Esto requiere medidas coercitivas?

Es cierto que no deberíamos hablar sólo del clima. Hoy en día, la principal causa de la extinción de las especies es la desaparición de los espacios vitales, la extracción excesiva y la contaminación. El expansionismo humano ya no es posible. Por supuesto, no quiero que la gente renuncie a una vivienda decente. Sólo hará falta compartir un poco más: no nos las arreglaremos sin una distribución de la riqueza, los recursos y el espacio vital. Además, algunos países otorgan derechos sobre los ríos o los bosques, que se convierten en "personalidades jurídicas". Se podrían otorgar derechos a los objetos naturales - parques regionales, montañas, poblaciones animales - que tendrían representantes. ¡Damos derechos a las empresas! Esto no es inviable: cuando Kennedy dijo que iríamos a la luna, fue una locura; siete años después, estábamos allí. La única pregunta es si queremos hacerlo.


Se dice que un país no puede transformarse individualmente dentro de una economía globalizada ...

Este argumento es inadmisible. Estamos enseñando a nuestros hijos que la irresponsabilidad de los amigos no es una excusa... Para ser concretos, el plazo importante no es la entrega del informe del IPCC [Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático], cuyas conclusiones serán catastróficas. Tampoco lo hará el COP 24, que no podrá hacer nada por culpa de Trump. Pero la próxima cumbre europea: Macron y Merkel tendrán poder de decisión y podría abrir un gigantesco cambio ecológico en el eje europeo-africano. Ya no hablaríamos de un país sino de dos continentes, ya no sería anecdótico.


Aunque la preocupación ecológica está infundiendo en la opinión pública, ¿cree que está lista para renunciar a su forma de vida?

No estoy seguro... Parece que estamos eligiendo el colapso. Pero todavía creo en el juego de la vida. Cuando los dinosaurios fueron impactados por el meteorito, no había nada que pudieran hacer al respecto. Nosotros somos los que tenemos el control. Algunos creen que habrá un milagro tecnológico en el último minuto. Eso no es razonable. Y aunque nos mudáramos a Marte, ¡habría muy pocos felices! Por otro lado, creo en un milagro ético: todos sabemos, en el fondo, que la situación es una locura. Negamos la vida misma. La inacción sería imperdonable: tenemos toda la información.


Tu discurso en el festival Climax tuvo un fuerte eco. Pero quieres volver a tu investigación. ¿No tienes la responsabilidad de hablar por esta causa?

Lo que te acabo de decir no es nada nuevo. Si te hubiera hablado de astrofísica, te habría enseñado algunas cosas, pero no dije nada muy original. Es mejor que me retire, primero que nada porque tengo una vida, un trabajo. No debes "despegarte" de este tema: ¡no importa si es un tipo de pelo largo con pulseras en la muñeca quien se acerca! Personas mucho más competentes están trabajando en estos temas, tienen soluciones "llave en mano" y con costos. Ellos son los que deberían tener la palabra. Por una razón que no entiendo, mi mensaje ha sido escuchado. ¡Eso es algo bueno! Ahora me gustaría que el pasaje se mantuviera, pero que el contrabandista desapareciera.


Laure Equy , Coralie Schaub foto Pablo Chignard (Hans Lucas)


#cambioclimatico #calentamientoglobal #decrecimiento #colapso #biodiversidad #accionpolitica

"El mayor desafío en la historia de la humanidad": el llamado de 200 personalidades para salvar el planeta


Pocos días después de la dimisión de Nicolas Hulot (NT. el que era el Ministro de Ecología francés), hacemos este llamamiento: ante el mayor desafío de la historia de la humanidad, el poder político debe actuar con firmeza e inmediatamente. Es hora de ponerse serio.


Estamos viviendo un cataclismo planetario. Calentamiento global, reducción drástica del espacio vital, colapso de la biodiversidad, profunda contaminación del suelo, el agua y el aire, rápida deforestación: todos los indicadores son alarmantes. Al ritmo actual, en unas pocas décadas, no quedará casi nada. Los humanos y la mayoría de las especies vivas están en una situación crítica.


No es demasiado tarde para evitar lo peor

Es demasiado tarde para que no pase nada: el colapso está en marcha. La sexta extinción masiva está ocurriendo a una velocidad sin precedentes. Pero no es demasiado tarde para evitar lo peor.


Por lo tanto, consideramos que cualquier acción política que no haga de la lucha contra este cataclismo su prioridad concreta, anunciada y asumida, ya no sería creíble.


Consideramos que un gobierno que no hace el rescate de lo que todavía puede ser su objetivo primario y reivindicado no puede ser tomado en serio.


Proponemos la elección de la política - lejos de los grupos de presión - y las medidas potencialmente impopulares que resultarán.


Es una cuestión de supervivencia. No puede, en esencia, ser considerado como secundaria.


Hay muchas, muchas otras luchas legítimas. Pero si ésta se pierde, ninguna de las otras podrá ser luchada.


Firmas:

Isabelle Adjani, actriz; Laure Adler, periodista; Pedro Almodóvar, cineasta; Laurie Anderson, artista; Charles Aznavour, cantante; Santiago Amigorena, escritor; Pierre Arditi, actor; Niels Arestrup, actor ; Ariane Ascaride, actriz; Olivier Assayas, cineasta; Yvan Attal, actor, cineasta; Josiane Balasko, actriz; Aurélien Barrau, astrofísico (Instituto Universitario de Francia); Nathalie Baye, actriz; Emmanuelle Béart, actriz; Xavier Beauvois, cineasta; Alain Benoit, físico (Academia de Ciencias); Jane Birkin, cantante, actriz; Juliette Binoche, actriz; Benjamin Biolay, cantante; Dominique Blanc, actriz; Gilles Boeuf, biólogo; Mathieu Boogaerts, cantante; John Boorman, cineasta; Romane Bohringer, actriz; Carole Bouquet, actriz; Stéphane Braunschweig, director; Zabou Breitman, actriz, director; Nicolas Briançon, actor, director; Irina Brook, directora; Valeria Bruni Tedeschi, actriz, cineasta; Florence Burgat, filósofa; Gabriel Byrne, actor; Cali, cantante; Sophie Calle, artista; Jane Campion, cineasta; Isabelle Carré, actriz; Emmanuel Carrère, escritor; Anne Carson, escritora y profesora; Michel Cassé, astrofísico; Laetitia Casta, actriz; Bernard Castaing, físico (Academia de Ciencias); Antoine de Caunes, periodista, cineasta; Alain Chamfort, cantante; Boris Charmatz, coreógrafo; Christiane Chauviré, filósofa; Jeanne Cherhal, cantante; François Civil, actor; Hélène Cixous, escritora; Isabel Coixet, cineasta; Françoise Combes, astrofísica (Collège de France); François Cluzet, actor; Gregory Colbert, fotógrafo, cineasta; Bradley Cooper, actor; Brady Corbet, actor; Béatrice Copper-Royer, psicóloga; Marion Cotillard, actriz; Denis Couvet, ecologista; Camille Cottin, actriz; Clotilde Courau, actriz; Franck Courchamp, ecologista (Academia Europea de Ciencias); Nicole Croisille, cantante; David Cronenberg, cineasta; Alfonso Cuaro, cineasta; Willem Dafoe, actor; Philippe Decouflé, coreógrafo; Sébastien Delage, músico; Vincent Delerm, cantante; Alain Delon, actor; Catherine Deneuve, actriz; Claire Denis, cineasta; Philippe Descola, antropólogo (Collège de France); Alexandre Desplat, compositor; Manu Dibango, músico; Hervé Dole, astrofísico (Institut universitaire de France); Valérie Dréville, actriz; Diane Dufresne, cantante; Sandrine Dumas, actriz, directora; Romain Duris, actor; Lars Eidinger, actor; Marianne Faithfull, cantante; Pierre Fayet, físico (Academia de Ciencias); Ralph Fiennes, actor; Frah (Shaka Ponk), cantante; Cécile de France, actriz; Stéphane Freiss, actor; Thierry Frémaux, director de festivales; Jean-Michel Frodon, crítico, profesor; Marie-Agnès Gillot, primera bailarina; Pierre-Henri Gouyon, biólogo; Julien Grain, astrofísico; Anouk Grinberg, actriz; Mikhail Gromov, matemático (Academia de Ciencias); Sylvie Guillem, primera bailarina; Arthur H, cantante; Ethan Hawke, actor; Christopher Hampton, guionista; Nora Hamzawi, actriz; Ivo Van Hove, director; Isabelle Huppert, actriz; Agnès Jaoui, actriz, cineasta; Michel Jonasz, cantante; Camelia Jordana, cantante; Jean Jouzel, climatólogo (Academia de Ciencias); Juliette, cantante; Anish Kapoor, escultor, pintor; Mathieu Kassovitz, actor; Angélique Kidjo, cantante; Cédric Klapisch, cineasta; Thierry Klifa, cineasta; Panos H. Koutras, cineasta; Lou de Laâge, actriz; Ludovic Lagarde, director; Laurent Lafitte, actor; Laurent Lamarca, cantante; Maxence Laperouse, actor; Camille Laurens, escritor; Bernard Lavilliers, cantante; Sandra Lavorel, ecologista (Academia de Ciencias); Jude Law, actor; Patrice Leconte, cineasta; Roland Lehoucq, astrofísico; Gérard Lefort, periodista; Nolwenn Leroy, cantante; Peter Lindbergh, fotógrafo; Louane, cantante; Luce, cantante; Ibrahim Maalouf, músico; Vincent Macaigne, director, actor; Benoît Magimel, actor; Yvon Le Maho, ecologista (Academia de Ciencias); Andreï Makine, escritor de la Academia Francesa; Abd al Malik, rapero; Sophie Marceau, actriz; Virginie Maris, filósofa; André Markowicz, traductor; Nicolas Martin, periodista; Vincent Message, escritor; Wajdi Mouawad, director; Nana Mouskouri, cantante; Jean-Luc Nancy, filósofo; Arthur Nauzyciel, director; Safy Nebbou, cineasta; Pierre Niney, actor; Helena Noguerra, cantante; Claude Nuridsany, cineasta; Michael Ondaatje, escritor; Thomas Ostermeier, director; Clive Owen, actor; Corine Pelluchon, filósofa; Laurent Pelly, director; Raphaël Personnaz, actor; Dominique Pitoiset, director; Denis Podalydès, actor; Pomme, cantante; Martin Provost, director de cine; Olivier Py, director; Susheela Raman, cantante; Charlotte Rampling, actriz; Raphaël, cantante; Régine, cantante.

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram

©2019 by crisis climática y ecológica. Proudly created with Wix.com