• Homo consciens

Lo local es nuestro futuro: Pasos hacia una economía de la felicidad



Reseña del libro de Helena Norberg-Hodge

Fuente: Ohvec - Por Frank Grant - 3 de agosto de 2019



Helena Norbert-Hodge (NH), ganadora del Premio de la Paz del Gobierno y del Premio Arthur Morgan (que se otorga a quienes se comprometen a trabajar por la comunidad, la democracia, el espíritu empresarial y el carácter individual), es una pionera del movimiento de localización. Su tesis es sencilla: para volver a una vida en la que la felicidad, la paz y la alegría, en lugar de la depresión, la alienación y el aislamiento, sean primordiales en la vida de las personas, hay que acabar con la globalización.


En 1975, antes de que la globalización llegara a Ladakh, o Pequeño Tíbet, Helena, una lingüista, se trasladó allí. Se encontró con personas que no eran ricas, pero sí felices, seguras, libres, alegres y pacíficas. Sus necesidades se satisfacían casi en su totalidad a través de la interfaz negocio local-consumidor local, así como a través de la acomodación política. En una década, fue testigo de los profundos cambios provocados por la globalización económica: unos pocos se volvieron ricos y poderosos, otros pobres y sin derechos, y la consiguiente desigualdad provocó altos niveles de ansiedad y depresión, así como violencia física.


Norbert-Hodge considera que los últimos 40 años de aumento de la globalización económica se han cobrado un precio dramático en el bienestar de la humanidad a cambio de un beneficio extraordinario para las corporaciones y las empresas. (La película de 1987 Wall Street es un ejemplo visual de cómo funciona la codicia). Como ejemplo, señala que la riqueza de las ocho personas más ricas del planeta supera la de cuatro mil millones de personas, casi la mitad de la población mundial.


Cada vez más, y especialmente con el aumento del caos climático, lo más grande no se ve como algo mejor, y la alta tecnología no se ve como un aumento de la calidad de vida. sino como la causa de trabajar más con menos satisfacción (y compensación), lo que lleva a un aumento de la angustia, el aislamiento y la culpa por no sentirnos felices ante nuestro supuesto "progreso".


La globalización económica, es decir, el libre comercio basado en la desregulación de los bancos y las empresas, tiene muchas consecuencias, entre ellas un aumento de las emisiones de CO2 que no se contabilizan en la contabilidad del carbono de un país (por lo tanto, las emisiones son mayores que las declaradas).


El desarrollo de un mercado mundial único ha conducido no sólo a un gran aumento de la riqueza y los beneficios para unos pocos, sino también a un aumento de la contaminación, una disminución de la tasa de impuestos de sociedades y de los ingresos, y una relajación de la aplicación de las normas laborales. Los trabajadores y los municipios sufren por ello.



Norbert-Hodge pone como ejemplo la reciente expansión de Amazon: para ganar puestos de trabajo en Amazon, Arlington, Virginia, ha prometido unos 5.000 millones de dólares en incentivos. Sin embargo, en general, esta empresa ha costado 150.000 puestos de trabajo más de los que ha creado. Si usas Amazon, ¿estás apoyando la falta de empleo? Piénsalo.


Sólo en Estados Unidos se dan miles de millones de dólares en incentivos para atraer a las empresas, incluyendo terrenos gratuitos, ayudas a las infraestructuras, incentivos fiscales y financiación a bajo coste. Y, muchas de las empresas que obtienen estos beneficios pagan cero dólares en impuestos cada año. Es una obviedad que Warren Buffet, director general de Berkshire Hathaway, paga menos impuestos que su secretaria.


Norbert-Hodge señala que el comercio internacional ha crecido 27 veces entre 1950 y 2016, lo que ha supuesto la transferencia de una enorme riqueza: de las 100 mayores economías del mundo, 69 eran corporaciones. El PIB de Shell es mayor que el de 138 países, y Shell recibe miles de millones de dólares cada año en subvenciones y recortes fiscales.


Se calcula que el TLCAN ha costado cerca de 630.000 puestos de trabajo desde su creación en 1964 hasta 2013, a pesar de que se promociona como creador de empleo. ¿Quién se beneficia del TLCAN? Las empresas, no las personas. Y las empresas siguen cosechando beneficios del pacto de solución de diferencias entre inversores y Estados (ISDS), que les permite demandar a los gobiernos cuando sus beneficios se ven amenazados.


Recientemente, por ejemplo, Philip Morris demandó al gobierno australiano por su decisión de colocar imágenes gráficas de los efectos de los fumadores en los paquetes de cigarrillos, y ganó. La salud disminuye, los beneficios aumentan. El camino de la "globalización".


Norbert-Hodge cita ejemplos de comercio "redundante" y prácticas comerciales innecesarias: en Suecia las patatas vuelan a Italia para ser lavadas antes de volver a Suecia para su venta; el bacalao de Noruega para venderlo; se filetea en China antes de ser devuelto a Noruega para su venta; la madera de un país se exporta al mismo tiempo que se importa madera de otro país. Y, en EE,UU se exporta carne, patatas y otros productos mientras se importan productos similares. Todos los kilómetros que deben recorrer los alimentos antes de que el consumidor pueda comprarlos aumenta los costes de transporte (y

y las emisiones), y aumenta el uso de aditivos químicos y conservantes para evitar que se estropeen en el camino.


El coste humano de la globalización económica viene con un aumento del miedo (inseguridad laboral), el fundamentalismo (adhesión extrema a los principios del libre mercado a pesar de la evidencia), la inestabilidad política (debido a la incapacidad de los gobiernos insolventes para proporcionar servicios básicos), y un aumento de la influencia de los demagogos para manipular la opinión pública, porque la gente sin esperanza para su futuro apoyará a cualquiera que prometa esperanza, a pesar de la capacidad o la voluntad de entregarla o no.


Entonces, si el mantra es "No más 'más, más, más'", ¿qué ocupa su lugar? El movimiento para aumentar el comercio a nivel local tanto como sea posible es la respuesta de Norbert-Hodge. La investigación sobre los movimientos de localización sugieren que cuando la agricultura no está tan especializada como para proporcionar sólo un solo cultivo a expensas de la biodiversidad, como hacen las grandes empresas agrícolas, aumentan los suministros de alimentos diversos de alimentos, disminuye el uso de productos químicos y de maquinaria que consume energía (reduciendo las de gases de efecto invernadero), disminuye la necesidad de envases protectores, aumenta la distribución de la riqueza y aumenta la comunicación cara a cara entre consumidor y productor.


Esto último puede conducir a una mejor relación médico-paciente y a una relación más estrecha entre profesores y alumnos. Norbert-Hodge llama a esto el efecto "multiplicador de soluciones" de la localización.


Un cambio de tal envergadura conlleva un impulso tanto popular como político. Un nuevo debate tendrá que tener lugar, preguntándose "¿crecimiento para quién a costa de qué?". El nuevo objetivo del comercio pasará de aumentar las ganancias del PIB y los beneficios de unos pocos ricos, a proporcionar mercados para los excedentes de producción y para obtener bienes que no se producen en el país. Existen formas

de hacerlo: el "Mandato Comercial Alternativo" es una de ellas, que permite a los países, regiones y comunidades regular la producción, la distribución y el consumo de bienes y servicios, al tiempo que al mismo tiempo, responsabilizar a las empresas de los impactos ambientales negativos de sus operaciones.


Norberg-Hodge termina su esperanzador libro con la transcripción de una conversación con Wendell Berry, distinguido autor, defensor de la agricultura y ecologista. Juntos profundizan en el debate sobre la agricultura local, la producción y la defensa del medio ambiente. En la conversación se habla de la necesidad de domar una sociedad industrial que "ha hecho subir el precio del trabajo humano y ha bajado artificialmente el precio

de la energía y la tecnología, mientras arroja a más personas al montón de basura".

Entradas Recientes

Ver todo

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram