• Homo consciens

Materiales usados para construir un generador de energía eólica


Fuente: Greenwashing Economy -


Una infografía titulada ′′ Climate Smart Mining ′′ (′′ Extracción minera inteligente para el clima ′′) publicada por el Banco Mundial nos da las cantidades de materiales necesarios para la construcción de una sola eólica de 3 megavatios y 150 metros de altura :

- 1 toneladas de concreto; - 335 toneladas de acero; - 4,7 toneladas de cobre; - 3 toneladas de aluminio; - 2 toneladas de tierras raras; - Otros materiales: zinc y molibdeno


No hace falta decirles que estos materiales no crecen en los árboles, por lo que habrá que dinamitar, romper y arrancar millones de toneladas de rocas de la costra terrestre para desplegar estas fabulosas nuevas energías presentadas como ′′ verdes ′′ y ′′ limpias ".

Además, el Banco Mundial precisa en una oración que la demanda de metales va a crecer significativamente, ya que la capacidad global de producción de electricidad eólica aumentará un 63 % para 2023. En cuanto al cobre, agrega que habrá que extraer tanto cobre en los próximos 25 años como en los últimos 5 años para responder a la demanda mundial, es decir, 550 millones de toneladas.



La energía eólica terrestre y su impacto

Los aerogeneradores en tierra son el tipo más antiguo y visible de turbina eólica, y su desarrollo sigue arruinando el campo y la vida de las poblaciones rurales. Estas máquinas tienen una media de 80 a 125 metros de altura y pesan hasta 300 toneladas. En el campo donde se instalan estos monstruos de acero y hormigón, las molestias se multiplican. Desde la instalación del parque eólico de Nozay, por ejemplo, "las vacas mueren y la gente enferma", informó el medio Reporterre en 2019.


En Estados Unidos, uno de los tres países, junto con China y Alemania, con mayor capacidad eólica instalada (en tierra y en el mar), la American Bird Conservancy informa de que la energía eólica mata al menos 500.000 aves cada año. Muchas aves son literalmente despedazadas por las aspas de los rotores de las turbinas eólicas. Si tenemos en cuenta los impactos indirectos (pérdida de hábitat, colisiones con las nuevas líneas eléctricas e infraestructuras instaladas para las centrales eólicas, etc.), esta cifra podría superar el millón. Las aves están desapareciendo a un ritmo alarmante en todos los países industrializados debido a múltiples causas (colisiones con edificios, coches y tendidos eléctricos, destrucción del hábitat, exterminio de insectos, depredación de gatos, etc.), ¿hace falta decir más? Los aerogeneradores también son un peligro para los murciélagos y, desde luego, para otras criaturas. Pero como los científicos a menudo descubren cuando es demasiado tarde para volver atrás.


La eólica marina y sus impactos

Más recientemente, la industria ha empezado a instalar turbinas eólicas en alta mar para aprovechar los vientos más estables y constantes de la costa. Su instalación y mantenimiento son mucho más caros debido a los costes de construcción, la conexión a la red y la intervención de técnicos que a menudo se realiza en helicóptero (las góndolas están equipadas con un helipuerto). La eólica marina se ha beneficiado de los buques autoelevadores desarrollados por la industria del petróleo y el gas para la instalación de plataformas petrolíferas en alta mar. Con sus muelles que descienden en el agua hasta el fondo del mar para levantar el casco fuera del agua, estos buques y sus enormes grúas pueden operar sin ser molestados por el oleaje.


La industria eólica marina, con sus máquinas que baten récords -los monstruos de 13-15 megavatios pronto podrían alcanzar o superar la altura de la Torre Eiffel (300 m)-, se convertirá casi con toda seguridad en un desastre medioambiental mundial si sigue creciendo. Al igual que los parques eólicos terrestres, las turbinas eólicas marinas suponen un peligro para las aves marinas y migratorias. Pero se sabe poco sobre el impacto a largo plazo de la energía eólica marina en los complejos ecosistemas oceánicos.


Los científicos han observado, por ejemplo, que el ruido de las perforaciones para los cimientos de las turbinas eólicas en alta mar ahuyenta a los mamíferos marinos. La electricidad que fluye por los cables submarinos podría perturbar a los tiburones y rayas que utilizan las corrientes electromagnéticas para orientarse y cazar a sus presas. Además, la ONG Sea Shepherd está haciendo campaña contra la instalación de 62 turbinas eólicas de más de 200 metros de altura en la bahía de Saint-Brieuc, en Bretaña.




Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram