• Homo consciens

Michel Maffesoli: "Ecosofía, una ecología para nuestro tiempo"




Fuente: Unidivers - por Hervé Colombet -Diciembre de 2017

Entrevista con Michel Maffesoli que publicó Ecosofía, una ecología para nuestro tiempo. Un libro exótico con una escritura barroca y un toque de sabiduría popular politeísta. Objetivo: reencantar al mundo! Del lado de Dionisio...



Michel Maffesoli, la ecosofía resuena por supuesto con la ecología. Entonces, ¿cuál es la línea divisoria que dibuja entre estos dos términos relacionados? ¿Y cuáles son los signos de esta ecosofía?


Michel Maffesoli - Por supuesto, las dos palabras están incuestionablemente relacionadas, aunque nunca hablo de ecosofismo, sino de ecosofía. Utilizo deliberadamente la palabra ecosofía en lugar de ecología para distinguirme de lo que la ecología se ha convertido en Francia, es decir, una ecología política, una corriente o incluso un partido político. Ahora, de lo que hablo es del orden de la cultura, de un ambiente de la época, del resurgimiento de la atención a nuestra naturaleza común. La diferencia entre la ecología y la ecosofía es que la primera habla del respeto del hombre por la naturaleza, mientras que me parece que debemos hablar de nuestra pertenencia a la naturaleza, la especie humana es una de las especies animales y por lo tanto no es externa a la naturaleza.


Son muchos los signos de esta ecosofía: los diversos movimientos de defensa de la fauna, la flora y los territorios, por supuesto, pero también la importancia que se da a lo local, al enraizamiento en un territorio.


El enraizamiento dinámico es el "corazón" de su trabajo. Con la Ecosofía, estamos justo ahí. Explíquenos esta propuesta.


Michel Maffesoli - Utilicé este hermoso oxímoron de arraigo dinámico en 1978 para "resumir" lo que hace a nuestra era postmoderna. Nuestra relación con el tiempo ha cambiado. Para la modernidad, teníamos que "ir más allá del pasado" para "proyectarnos" en el futuro, el Paraíso o el cielo en la tierra: la sociedad perfecta. Las generaciones más jóvenes buscan más bien las raíces, un pasado integrado en el presente (tradición), pero se niegan a quedarse quietos. Es esta intensidad del presente, que integra el pasado y es el grueso de su futuro, lo que yo llamo enraizamiento dinámico. Ni la flecha del tiempo de la modernidad, ni el círculo de la pre-modernidad, sino una espiral: recuperación del pasado, pero un ligero giro. No el mito del Progreso, sino una filosofía progresista!


Leyéndole, uno se queda impresionado por esta alternancia, este diálogo, entre las preocupaciones situacionistas, libertarias, anarquistas y los valores de orden, entre los adagios clásicos y las rupturas semánticas?


Michel Maffesoli - Los situacionistas dijeron: "Nuestras ideas están en la cabeza de todos. Esta es la tarea que siempre me he propuesto: decir lo que es y no lo que me gustaría ser o lo que debería ser. Pero la realidad es "compleja" (Edgar Morin) y esta complejidad es también lo que llamamos "contradictorio" (Gilbert Durand, Stéphane Lupasco), la coexistencia de opuestos. Pero hablamos de "armonía conflictiva": situacionista en el sentido de que lo que prevalece es lo que es, la situación; libertaria y anarquista en el sentido de que me parece que cada vez más se está estableciendo un "orden sin el Estado" (Elisée Reclus); es decir, un orden sin una autoridad superior. Orden, sí, claro, pero "el orden de las cosas", es decir, que hay leyes de la naturaleza y haber querido cambiarlas (progresismo) ha llevado a la devastación que conocemos.


En cuanto a mi uso de la cultura clásica, que está un poco desviada (rupturas semánticas), como habéis entendido, este es mi estilo, es decir, el corazón de mi trabajo.


Así que practica el oxímoron a voluntad, tanto en su pensamiento como en su escritura. Esta propensión a la alianza de los opuestos, a las discordias concordantes, a las conjunciones opuestas, como esta "trascendencia inmanente", parece firmar su obra. De la misma manera que constantemente cuestionas el significado y el origen de las palabras... ¿Un juego aparentemente juguetón?


Michel Maffesoli - El oxímoron es, creo, la figura estilística de nuestra posmodernidad. Trascendencia inmanente, sí, es decir, el retorno de una religiosidad, de una "sacralidad", de una relación con lo sagrado que pasa por la relación con los demás, con la comunidad, con las comunidades, con la naturaleza y no por los dogmas impuestos desde arriba, ya sea que este "desde arriba" sea Dios o el Estado.


En cuanto a mi amor por las palabras y sus etimologías, sólo sigo a algunos de mis maestros filósofos, Nietzsche, Heidegger. Pensar es tratar de encontrar las palabras más precisas para decir los tiempos y sus cambios. Mallarmé solía decir: "Dar un significado más puro a las palabras de la tribu".


La postmodernidad. Cuéntanos más sobre ello...


Michel Maffesoli - La postmodernidad es nuestra, ya que es nuestro tiempo. Siguiendo a Michel Foucault que habló de la epistémica, Thomas Kühn (paradigma), Gilbert Durand (cuenca semántica), pienso que cada "época" (tres o cuatro siglos) está determinada por un cierto número de grandes figuras, mitos, un imaginario. Hablar de posmodernidad, siguiendo a Jean-François Lyotard, es simplemente decir que nuestra época está en desacuerdo con el gran período de la modernidad, en el que el individualismo, el contrato social, el racionalismo y el cientificismo, el productivismo, se están afianzando. No se trata de una crítica a estas nociones, sino de la constatación de que están saturadas, de que la opinión pública ya no cree en ellas. Estas palabras ya no son relevantes para reflejar la atmósfera contemporánea. Seguimos luchando para captar los valores emergentes: la comunidad en lugar del individualismo, la pertenencia y la colaboración en lugar de la competencia, el secularismo sacral en lugar del racionalismo y el ateísmo, la búsqueda de la calidad en lugar del crecimiento frenético...


Tribu, nomadismo, ecosofía, reencanto del mundo, comuniones emocionales, momento eterno, son palabras con las que pretendo hacerme eco de nuestra posmodernidad. Siendo, por supuesto, que el fin de un mundo no es el fin del mundo. ¡Cada decadencia es un presagio de un Renacimiento!


Michel Maffesoli Écosophie, Edition du Cerf, enero, 2017, 254 p., 19


Biografía de Michel Maffesoli


Miembro del Instituto Universitario de Francia, profesor emérito de la Sorbona, administrador del CNRS, Michel Maffesoli es autor de numerosas obras marcadas por la preocupación por la "alteridad", entre las que destacan Le Temps des tribus (1988), Le Réenchantement du monde (2007), La Parole du silence (2016).


Los hilos conductores de su obra: hedonismo, tribalismo y nomadismo. El elemento central: la distinción entre Poder y Potencia. Su ambición: lograr una arqueología de la "posmodernidad".


Fue alumno de Gilbert Durand, uno de los maestros de las ciencias de la imaginación, siguiendo a Jung, donde los mitos, los sueños, las fantasías marcan el camino y enriquecen un inconsciente colectivo que necesita ser descifrado.


Michel Maffesoli es conocido por las orientaciones de su tesis sobre temas de vanguardia y a menudo peligrosos: reuniones tecno, cibercultura, sexualidades "desviadas", astrología?


Sus influencias son múltiples: Heráclito, Hölderlin y Heidegger. Aristóteles, Tomás de Aquino, Ángelus Silesius... Pero a decir verdad, la lista es larga.


#michelmaffesoli #ecosofia #posmodernidad #modernidad #paradigma #animalhumano #especie #enraizamiento #resacralizaciondelmundo

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram

©2019 by crisis climática y ecológica. Proudly created with Wix.com