• Homo consciens

Minimalismo renovado



Fuente: The Minimalists -Por Joshua Fields Millburn -Abril 2020 Esta pandemia está poniendo las cosas en perspectiva. Finalmente entendemos que una economía basada en el crecimiento exponencial no es una economía saludable, es una economía vulnerable. Si una economía se derrumba cuando la gente compra sólo lo esencial, entonces nunca fue tan fuerte como pretendíamos. En lo que respecta a la vida sencilla, el movimiento minimalista más reciente ganó popularidad en Internet tras el crack de 2008. La gente anhelaba una solución a su recién descubierto problema de deuda y sobreconsumo. Desafortunadamente, en los últimos doce años, una vez más nos hemos vuelto demasiado cómodos. Pero el enemigo no es sólo el consumismo; es el exceso de indulgencia, material o no. En medio del pánico de la pandemia, he notado que muchas personas se enfrentan a la pregunta que Ryan y yo hemos intentado responder durante la última década: ¿Qué es esencial? Por supuesto, la respuesta es muy individual. Demasiado a menudo, mezclamos lo esencial con lo no esencial y la basura. En nuestro libro electrónico gratuito, El libro de reglas minimalistas: 16 Reglas para vivir con menos, Ryan y yo delineamos las tres categorías con nuestra "Regla de no basura": Todo lo que tienes puede ser colocado en tres pilas. 1- Lo esencial. Pocas posesiones deben caer en este montón. Estas son las necesidades sin las que no podemos vivir: comida, refugio, ropa. Mientras que lo específico cambia para cada persona, la mayoría de nuestras necesidades son universales. 2- No esenciales. En un mundo ideal, la mayoría de las cosas que poseemos cabrían en este montón. Estos son los objetos que queremos en nuestras vidas porque añaden valor. Estrictamente hablando, no necesito un sofá, una estantería o una mesa de comedor en mi sala de estar, pero estos artículos mejoran, amplifican o aumentan mi experiencia de vida. 3- Basura. Tristemente, la mayoría de nuestras cosas pertenecen a este montón. Estos son los artefactos que nos gustan, o, más exactamente, que creemos que nos gustan, pero no sirven para nada ni nos traen alegría. El hogar americano promedio contiene una sobreabundancia de cosas, cientos de miles de artículos, y la mayoría es basura. Mientras que esta basura a menudo se disfraza como indispensable, en realidad se interpone en el camino de una vida que vale la pena vivir. La clave es deshacerse de la basura para hacer espacio a todo lo demás. En este momento, no sólo debemos deshacernos de la basura, sino que muchos de nosotros nos vemos obligados a privarnos temporalmente de lo no esencial, esas cosas que añaden valor a nuestras vidas en momentos regulares, pero que no son necesarias durante una crisis. Si podemos hacer esto, podemos descubrir lo que es verdaderamente esencial, y podemos eventualmente reintroducir lo no esencial lentamente, de manera que mejore y aumente nuestras vidas, pero no las llene de basura. Para complicar las cosas, lo "esencial" cambia a medida que nosotros cambiamos. Lo que era esencial hace cinco años puede que no lo sea ahora, y por eso debemos cuestionarnos, ajustarnos, dejarnos llevar continuamente. Esto es especialmente cierto hoy en día donde una semana se siente como un mes; un mes, toda una vida. Con la actual crisis financiera y una renovada búsqueda de sentido, nuestra sociedad se enfrentará a algunas realidades críticas en un futuro no muy lejano. Muchas nuevas normas se han establecido durante esta crisis, otras se formarán a su paso. Muchos de nosotros intentaremos aferrarnos al pasado, para "volver a la normalidad", pero eso es como luchar por tener el hielo en nuestras manos: una vez que se derrite, desaparece. Me han preguntado, "¿Cuándo va a cambiar esto?" Francamente, espero que no lo haga. "Dar la vuelta" presupone que volvemos al pasado, a una "normalidad" que no funcionaba para la mayoría de la gente, al menos no de forma significativa. Aunque no sé qué nos depara el futuro, espero que salgamos de esta incertidumbre con una nueva normalidad, una que se base en la intencionalidad y la comunidad, en lugar de en la "confianza del consumidor". Para llegar allí, debemos simplificar de nuevo.

Debemos despejar el desorden para encontrar el camino hacia adelante.

Debemos encontrar la esperanza más allá del horizonte. Hace poco tuve una conversación con uno de mis mentores, Karl Weidner, que me mostró los caracteres chinos de la palabra "crisis" -weiji- que significan "peligro" (wei) y "oportunidad" (ji), respectivamente. Si bien hay argumentos entre los lingüistas sobre si el carácter para ji significa en realidad "oportunidad", la analogía sigue siendo válida: existe una crisis en la intersección del peligro y la oportunidad. No cabe duda de que estamos en una crisis. Una mayor sensación de peligro persiste en el éter. Pero la oportunidad también está en el aire. Rodeados de peligro, tenemos la oportunidad de, como dice mi amigo Joshua Becker, "Usar estos días para reevaluar todo". Tal vez necesitábamos esto. No desperdiciemos esta oportunidad de reevaluar todo, de dejar ir, de empezar de nuevo. El mejor momento para simplificar fue durante la última década. El segundo mejor momento es ahora. P.D. Hablando de "minimalismo renovado", Netflix acaba de renovar nuestro contrato por Minimalismo: Un documental sobre las cosas importantes en 190 países de todo el mundo. Ahora es definitivamente un gran momento para volver a verlo.


#minimalismo #decrecimiento #significado #esencial #coronavirus #nuevoparadigma #cambioclimatico #crisisclimatica

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram

©2019 by crisis climática y ecológica. Proudly created with Wix.com