• Alejandro T

Nuestro mundo está muriendo porque no valoramos el des-hacer cosas

Fuente: Autora: Caitlin Johnstone - 23 de Julio de 2021.


Hablo mucho de cómo estamos destruyendo nuestro medio ambiente con un sistema global en el que el comportamiento humano está impulsado por la búsqueda de beneficios, de cómo la estructura de poder que domina ese sistema lo hace mediante la violencia, la explotación, la opresión y la amenaza de guerra nuclear, y de cómo todos vamos a morir si no cambiamos este sistema.





Cada vez que digo esto, me encuentro con un grupo de cultistas del capitalismo repitiendo "Simplemente no entiendes la economía, hermano", que es la línea que han sido entrenados para decir a cualquiera que vean criticando el capitalismo. Es una tontería por varias razones, entre ellas el hecho de que nadie que regurgite esa frase entiende de economía, y el hecho de que la comprensión de la economía no tiene nada que ver con la muerte del ecosistema del que depende nuestra especie para sobrevivir.


La afirmación de que cualquiera que se oponga al capitalismo "simplemente no entiende de economía" se basa en la noción de que el capitalismo sin restricciones es la mejor manera de que una civilización alcance el crecimiento económico, lo cual es posiblemente cierto; gobiernos como el de China vieron cómo sus economías explotaban cuando empezaron a implementar elementos del capitalismo por razones pragmáticas. Si quieres crear un montón de cosas y generar una tremenda cantidad de riqueza, una buena manera de hacerlo es dar a la clase capitalista la protección del Estado para que puedan rastrillar miles de millones de dólares explotando al proletariado mundial sin ser guillotinados.


El problema es que eso sólo parece un punto válido si el crecimiento económico es el único valor por el que se juzga el éxito de un sistema. Si se valora la calidad de vida, la felicidad general, la salud, el promedio de vida, la educación, la eliminación de la pobreza, la falta de vivienda y el hambre, y muchas otras métricas posibles, las naciones como Estados Unidos están lejos de ser ideales. Si valoras evitar el colapso climático, entonces la única manera de pensar que el capitalismo es la respuesta es abrazar con fe ciega la creencia de que el mundo será salvado por codiciosos oligarcas tecnócratas rompe-sindicatos que sólo quieren hacer más cosas y enviarnos a todos al espacio.


Esto tampoco quiere decir que el socialismo en sí mismo tenga todas las respuestas en este frente. Las naciones que han intentado el socialismo no han tenido históricamente los mejores historiales medioambientales, e incluso una hipotética sociedad socialista ideal en la que los trabajadores fueran dueños de todos los medios de producción no estaría intrínsecamente disuadida de destruir el medio ambiente para obtener beneficios.


Lo que necesitamos, si queremos alejarnos del camino de la extinción y empezar a trabajar en colaboración con nuestro ecosistema, es una sociedad que valore el des-hacer de las cosas.


Desde los albores de la civilización, la humanidad ha valorado el logro, la conquista, la invención, la creación; ha valorado el hacer cosas, y no ha valorado el deshacer cosas. Crear un nuevo tipo de máquina te dará fama y fortuna y hará que tu nombre aparezca en los libros de historia, mientras que averiguar cómo limpiar toda la contaminación causada por la fabricación y el funcionamiento de esa máquina no lo hará. Descubrir una nueva forma de matar a miles de personas a la vez te hará rico, mientras que optar por sentarse en ese invento en lugar de desatar ese horror sobre el mundo no lo hará. Cortar un árbol para hacer palillos te hará ganar dinero, mientras que dejarlo crecer para las generaciones futuras no lo hará.

Latour: ¿Qué medidas se pueden pensar para evitar el regreso del modelo precrisis? - aquí

Curiosamente, esta disparidad es paralela a la desigualdad en los roles tradicionales de género a lo largo de los tiempos. Mientras que las sociedades de cazadores-recolectores eran en gran medida igualitarias, tras la invención de la agricultura, hace unos doce mil años, las mujeres pasaron a ser consideradas en general como ciudadanas de segunda clase porque no podían realizar trabajos de campo ni conquistar otras tribus para obtener sus tierras. Desde entonces, las mujeres han tenido muy poca participación en la construcción de nuestra sociedad y de sus sistemas de valores, y por eso el trabajo que tradicionalmente realizan - limpiar, cuidar, conservar, resolver conflictos y construir comunidad - no ha sido recompensado con dinero o estima en comparación con el trabajo tradicional de los hombres. El hacer y el fabricar se valoran, el deshacer y el deshacer no. El auge del capitalismo echó gasolina a esta dinámica.


La mayoría de las madres te dirán que es un trabajo bastante ingrato comparado con la cantidad de trabajo que le dedicas desde que te levantas por la mañana hasta que te acuestas por la noche. Dado que gran parte de su trabajo consiste en hacer desaparecer cosas -pañales sucios, ropa sucia, suelos desordenados, platos en el fregadero, lágrimas, rabietas-, las personas condicionadas por una sociedad que durante milenios sólo ha valorado el hacer y el hacer, tienden a verlo cuando ese trabajo no se hace. Su atención pasa por encima todo lo que no se ha hecho en todo el día; no se paga, no se recompensa y, en la mayoría de los casos, ni siquiera se aprecia.


Del mismo modo, y por la misma razón, la atención de la gente tiende a pasar por encima de las soluciones obvias a la trayectoria ecocida que ha seguido nuestra especie. Debido a que miles de años de condicionamiento nos han entrenado para valorar el hacer cosas y fabricarlas y obtener beneficios, nuestra atención pasa por alto la sencilla solución que tenemos delante de nuestras narices: hacer menos cosas y dejar de fabricarlas y dejar de buscar beneficios a expensas de las generaciones futuras.


Por eso la gente que está despierta a lo que ocurre en nuestro mundo se siente tan a menudo desesperada y abatida, y por eso la cita "es más fácil imaginar el fin del mundo que imaginar el fin del capitalismo" resuena con tantos. Como vivimos en una sociedad que no tiene un marco ni una infraestructura conceptual para valorar la desaparición de las cosas, y como hacer cosas y obtener beneficios no tiene respuesta para nuestra situación, las soluciones parecen imposibles.


Pero las soluciones no son imposibles. Sólo que no implican convertir a los millonarios en multimillonarios y a los multimillonarios en trillonarios.


Limpiar este desastre llevará mucho trabajo y costará mucho, y la recompensa de esa inversión no será que nadie se haga rico ni que ninguna estructura de poder se asegure una ventaja geoestratégica, sino que será un futuro para nuestros hijos y nietos. Los océanos, por ejemplo, son uno de los mayores sumideros de carbono de nuestro planeta, y su capacidad para funcionar como tal está siendo ahogada por los plásticos en el agua. Sacar ese plástico de ahí de forma respetuosa con el medio ambiente no generará beneficios como la tala de un bosque o la perforación de un yacimiento petrolífero, así que si lo dejamos en manos de los capitanes de la industria no se hará nada al respecto. El capitalismo no ofrece ningún incentivo para hacerlo.


Acabar con el crecimiento por sí mismo, producir menos, consumir menos, pagar a la gente para que se quede en casa en lugar de desplazarse a trabajos inútiles; todo esto ayudaría al ecosistema mucho más que producir una nueva batería hecha de materiales extraídos mediante minería a cielo abierto . Pero no hay beneficios, así que se pasan por alto como soluciones viables. Sólo vas a buscar soluciones a los problemas a través del túnel de la realidad por el que has sido condicionado a mirar. Durante miles de años, la civilización humana ha valorado la fabricación de más cosas y ha devaluado el deshacerlas, cuando esto último es lo que necesitamos ahora mismo.


Un coste oculto es la enfermedad mental. Para manipular a la gente para que compre cosas que no necesita con dinero que no tiene para evitar que el capitalismo se derrumbe, hay que mantener un bombardeo incesante de propaganda consumista que induce al trauma. Todos sufrimos diversos trastornos mentales, desde los más sutiles hasta los más extremos, como resultado de este incesante ataque de lavado de cerebro. Algunos de estos trastornos son tan frecuentes que la gente los asume como normales. Todo, desde los trastornos alimentarios y la obesidad, hasta el acaparamiento y la adicción a las compras, puede remontarse a la publicidad que hace sonar constante y repetidamente nuestras campanas pavlovianas, al tiempo que nos recuerda constantemente que no somos perfectos, ni completos, ni dignos de amor (pero tal vez, si compras esto, lo serás).


Muchos lectores atestiguarán que no hace falta haber avanzado tanto en el camino del despertar, para empezar a ser realmente sensible a la violencia psicológica de la publicidad televisiva. Una pausa publicitaria en la televisión se convierte de repente en algo físicamente repelente. En el futuro miraremos hacia atrás para ver lo coercitiva y no consentida que es la publicidad a gran escala y sacudiremos la cabeza asombrados de que se haya permitido que exista. Por supuesto, para entonces, la publicidad apenas funcionará porque habrá demasiada gente despierta para manipularla en masa.


Manifiesto contra el sistema publicitario - aquí

Pero por ahora, nos manipulan por millones para que consumamos cantidades masivas de productos que no son buenos para nosotros, que no nos sirven, o que son una cosa más que apenas usaremos pero para la que necesitamos encontrar espacio en el armario. Acabar con la publicidad permitiría reconstruir tanta salud en nuestras mentes y reduciría el consumo de materiales de forma drástica; pero acabar con la publicidad significaría acabar con el capitalismo. Son inseparables. Ahora tenemos las herramientas para encontrar todo lo que necesitamos a través del boca a boca, pero el capitalismo requiere un crecimiento infinito. Incluso el propietario de una tienda familiar siente la presión de crecer para mantener el flujo de caja y cubrir los crecientes gastos generales.

La publicidad fuente importante de insatisfacción humana - aquí

El crecimiento está incorporado al capitalismo, y ahora mismo lo que más necesitamos es relajarnos. Hacer menos, ser menos, competir menos, esperar menos de nosotros mismos y de los demás, producir menos, consumir menos, viajar menos; pero tomar más siestas, ser más amables, ser más gentiles con nosotros mismos y con los demás, reír más, llorar más, sentir más y regenerar toda la energía que nos ha robado una carrera de ratas que nunca íbamos a ganar de todos modos.


Sólo cuando tengamos sistemas que hagan esto posible encontraremos la energía para empezar a limpiar nuestro mundo y empezar a vivir en armonía e integridad con el propio ecosistema del que somos intrínsecamente parte.



Entradas Recientes

Ver todo

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram