• Homo consciens

O detenemos la destrucción de la naturaleza o sufriremos pandemias peores


Fuente: IPBES - 27 de abril de 2020

Sólo una especie es responsable del coronavirus - los humanos - dicen los principales expertos en vida silvestre del mundo

"Las medidas económicas de estímulo por el coronavirus deben salvar vidas, proteger los medios de vida y salvaguardar la naturaleza para reducir el riesgo de futuras pandemias" - Artículo de expertos invitados del IPBES: Profesores Josef Settele, Sandra Díaz y Eduardo Brondizio[1] y el Dr. Peter Daszak[2]

Hay una sola especie que es responsable de la pandemia de COVID-19: nosotros. Al igual que las crisis del clima y la biodiversidad, las recientes pandemias son una consecuencia directa de la actividad humana, en particular de nuestros sistemas financieros y económicos mundiales, basados en un paradigma limitado que premia el crecimiento económico a cualquier precio. Tenemos una pequeña oportunidad, al superar los desafíos de la crisis actual, para evitar sembrar las semillas de las futuras. Enfermedades como la COVID-19 son causadas por microorganismos que infectan nuestros cuerpos, y más del 70% de todas las enfermedades emergentes que afectan a las personas se originan en la fauna silvestre y los animales domésticos. Las pandemias, sin embargo, son causadas por actividades que ponen en contacto directo a un número cada vez mayor de personas y a menudo entran en conflicto con los animales que portan estos patógenos. La deforestación desenfrenada, la expansión incontrolada de la agricultura, la agricultura intensiva, la minería y el desarrollo de infraestructuras, así como la explotación de especies silvestres han creado una "tormenta perfecta" para el derrame de enfermedades de la fauna silvestre a las personas. Esto ocurre a menudo en las zonas donde viven las comunidades más vulnerables a las enfermedades infecciosas. Nuestras acciones han impactado significativamente más de tres cuartos de la superficie terrestre, han destruido más del 85% de los humedales y han dedicado más de un tercio de toda la tierra y casi el 75% del agua dulce disponible a los cultivos y a la producción ganadera. Si a esto se añade el comercio no regulado de animales salvajes y el crecimiento explosivo del transporte aéreo mundial, se hace evidente cómo un virus que antes circulaba inofensivamente entre una especie de murciélagos en el sudeste asiático ha infectado ahora a casi 3 millones de personas, ha provocado un sufrimiento humano incalculable y ha detenido las economías y sociedades de todo el mundo. Esta es la mano humana en la emergencia de una pandemia. Sin embargo, esto puede ser sólo el comienzo. Aunque las enfermedades entre animales y humanos ya causan aproximadamente 700.000 muertes cada año, el potencial de futuras pandemias es enorme. Se cree que hasta 1,7 millones de virus no identificados del tipo que se sabe que infectan a las personas todavía existen en mamíferos y aves acuáticas. Cualquiera de ellos podría ser la próxima "Enfermedad X", potencialmente más perturbadora y letal que COVID-19. Es probable que las futuras pandemias ocurran con mayor frecuencia, se propaguen con mayor rapidez, tengan un mayor impacto económico y maten a más personas si no somos extremadamente cuidadosos con los posibles impactos de las decisiones que tomemos hoy. De manera más inmediata necesitamos asegurarnos de que las medidas que se están adoptando para reducir los impactos de la pandemia actual no amplifiquen por sí mismas los riesgos de futuros brotes y crisis. Hay tres consideraciones importantes que deberían ser fundamentales para los planes multimillonarios de recuperación y estímulo económico que ya se están aplicando. En primer lugar, debemos asegurar el fortalecimiento y la aplicación de las reglamentaciones ambientales, y sólo fomentar paquetes de estímulo que ofrezcan incentivos para actividades más sostenibles y positivas para la naturaleza. En este momento puede ser políticamente conveniente relajar las normas ambientales y apuntalar industrias como la agricultura intensiva, el transporte a larga distancia como las líneas aéreas y los sectores energéticos dependientes de los combustibles fósiles, pero hacerlo sin exigir un cambio urgente y fundamental, básicamente subvenciona la aparición de futuras pandemias. En segundo lugar, deberíamos adoptar un enfoque de "Una Salud" en todos los niveles de la toma de decisiones -desde el mundial hasta el más local- reconociendo las complejas interconexiones entre la salud de las personas, los animales, las plantas y nuestro medio ambiente compartido. Los departamentos forestales, por ejemplo, suelen establecer políticas relacionadas con la deforestación, y los beneficios se destinan en gran medida al sector privado, pero son los sistemas de salud pública y las comunidades locales los que a menudo pagan el precio de los brotes de enfermedades resultantes. Un enfoque de "Una salud" garantizaría la adopción de mejores decisiones que tengan en cuenta los costos y las consecuencias a largo plazo de las medidas de desarrollo, tanto para las personas como para la naturaleza. En tercer lugar, tenemos que financiar y dotar de recursos adecuados a los sistemas de salud e incentivar el cambio de comportamiento en la primera línea del riesgo de pandemia. Esto significa movilizar la financiación internacional para crear capacidad sanitaria en los focos de enfermedades emergentes, como clínicas; programas de vigilancia, especialmente en asociación con los pueblos indígenas y las comunidades locales; encuestas sobre el riesgo de comportamiento; y programas de intervención específicos. También supone ofrecer alternativas viables y sostenibles a las actividades económicas de alto riesgo y proteger la salud de los más vulnerables. No se trata de un simple altruismo, sino de una inversión vital en interés de todos para prevenir futuros brotes mundiales. Tal vez lo más importante que necesitamos sea un cambio transformador -el tipo de cambio que se puso de relieve el año pasado en el Informe de Evaluación Mundial del IPBES (el que determinó que un millón de especies de plantas y animales están en peligro de extinción en los próximos decenios): una reorganización fundamental a nivel de todo el sistema a través de factores tecnológicos, económicos y sociales, incluidos paradigmas, objetivos y valores, que promueva responsabilidades sociales y ambientales en todos los sectores. Por muy desalentador y costoso que esto pueda parecer, palidece en comparación con el precio que ya estamos pagando. La respuesta a la crisis de COVID-19 exige que todos nosotros nos enfrentemos a los intereses creados que se oponen al cambio transformador, y que pongamos fin a las "prácticas habituales". Podemos reconstruir mejor y salir de la crisis actual más fuertes y resistentes que nunca, pero hacerlo significa elegir políticas y medidas que protejan la naturaleza, para que ésta pueda ayudar a protegernos. Nota: El artículo anterior no es un producto formal del IPBES - sino de los cuatro autores que son destacados expertos mundiales por derecho propio - basado en los resultados de los Informes de Evaluación del IPBES aprobados. Actualmente se está trabajando en tres evaluaciones del IPBES que guardan relación directa con la crisis actual y las futuras pandemias: una evaluación sobre el uso sostenible de las especies silvestres; otra sobre las especies exóticas invasoras, y otra sobre las diferentes formas de entender los valores plurales de la naturaleza. También se acaba de iniciar la labor de delimitación del alcance de una nueva evaluación de los nexos del IPBES sobre las interrelaciones entre la diversidad biológica, el agua, los alimentos y la salud en el contexto del cambio climático. #ipbes #biodiversidad #coronavirus #crisissistemica #crecimiento #paradigma #pandemia #cambioclimatico #extincion

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram

©2019 by crisis climática y ecológica. Proudly created with Wix.com