• Alejandro T

¿Podría el polen artificial hacer la vida más dulce para las abejas?


Abejas domésticas, a la entrada de una colmena

Fuente: The Guardian – Autor: Anna Turns - 28 de diciembre de 2020.

En invierno, hambrientas de polen y sin forraje / alimento natural, las colonias de abejas pueden desfallecer fácilmente. Pero los sustitutos nutritivos pueden ser la respuesta


Cuando los apicultores de los EE.UU. conducen millones de colmenas en camiones para polinizar los cultivos de almendras de California en enero, simplemente no hay suficiente comida para ellas hasta que los más de un millón de acres (400 mil hectáreas) de almendros empiecen a florecer a principios de la primavera.


La floreciente industria del almendro de California ha creado un vasto monocultivo, con poco forraje natural. Las abejas necesitan estar en el lugar para criar a sus crías antes de que el polen entre en temporada, obligando a los apicultores a usar sustitutos de polen para mantenerlas vivas hasta ese momento.


Interminables hileras de almendros en California que requieren del servicio de polinización de las abejas.


Después de estudiar las abejas melíferas utilizadas para polinizar los almendros durante muchos años, la profesora Geraldine Wright, bióloga de la Universidad de Oxford, se dio cuenta de que a menos que este sustituto de polen se adapte a las necesidades nutricionales específicas de una colonia de abejas, las colonias pueden fracasar por completo.


"Nadie había hecho un estudio realmente cuidadoso de la nutrición de las abejas y las cualidades del polen", dice Wright, que ha pasado la última década diseñando un nuevo alimento para abejas basado en su conocimiento de las complejidades de la dieta de las abejas.


Como polinizadoras, las abejas melíferas son fundamentales para los sistemas alimentarios y se consideran una especie domesticada. En ese sentido, Wright dice que necesitan su propio alimento a la medida.


Hasta ahora, los sustitutos del polen han sido "un poco inferiores", consistentes en una mezcla de harina, azúcar y grasa que "parece una masa de galletas triste", dice Wright. Las empresas de piensos para el ganado no han hecho grandes inversiones para producir el alimento perfecto para las abejas, tal vez porque las abejas son pequeñas y sólo representan una fracción de la cuota de mercado en comparación con las vacas, los cerdos y las ovejas.


Las abejas melíferas domésticas se enfrentan a problemas similares a los de cualquier animal de granja, como las enfermedades, pero esto se ve agravado por amenazas como el uso de plaguicidas, la crisis climática y la pérdida de hábitat. Más de una quinta parte de las colonias se perdieron durante el invierno de 2019-2020 debido a diversos factores, entre ellos los patógenos, los plaguicidas y la mala nutrición.


En el campo, las abejas melíferas recogen néctar que se transforma en miel y polen, y lo convierten en “pan de abeja” (bee bread o bee pollen) (una mezcla de polen de plantas y miel) que se puede almacenar en la colmena para su uso posterior. Pero con la disminución del forraje natural disponible, los apicultores tratan de mantener sus colonias utilizando alimentos que dependen menos del paisaje. Los apicultores pueden utilizar un sustituto del polen, tratar de encontrar otro forraje natural para sus abejas o comprar polen recolectado por las abejas en el extranjero, pero eso puede ser un vector de enfermedades.


Cuando se trata de domesticar a un animal, dice Wright, se quiere proporcionarle una fuente de alimento óptima: "En primavera puede ser más fácil para las abejas recolectar muchos tipos diferentes de polen, por lo que probablemente obtengan una buena mezcla de nutrientes, pero en otoño la comida está mucho más limitada a flores particulares y hay menos, por lo que la colonia tiene que adaptarse al cambiante paisaje nutricional".


En su laboratorio de investigación, Wright cría miles de abejas obreras de mayo a septiembre. Cuatro grandes incubadoras contienen cada una 100 cajas de plexiglás con condiciones estandarizadas. En cada caja, 40 abejas obreras de la misma edad reciben diferentes combinaciones de grasa y proteína para alimentarse. Esto se pesa regularmente para controlar qué alimentos seleccionan. Wright evalúa cuánto tiempo sobreviven para calcular las combinaciones óptimas de nutrientes y refinar su receta para el sustituto del polen.


Mientras que las abejas obreras prefieren los carbohidratos para alimentar su vuelo, las abejas nodrizas necesitan más grasa y proteínas para hacer la jalea real y alimentar a las larvas. La medida en que las abejas melíferas pueden desequilibrarse cuando cambian su dieta intriga a Wright, por lo que también está estudiando las mini colonias de abejas melíferas dentro de una casa de cristal cerrada para evaluar cómo los diferentes alimentos afectan a la producción de la cría.


La nutrición de las abejas es compleja y dinámica. Wright dice que las necesidades nutricionales pueden depender de la época del año o de la zona geográfica. "Estamos estudiando cómo las variaciones estacionales en la alimentación de las abejas podrían cambiar la biología de toda la colonia, además de estudiar las abejas de toda Europa y los Estados Unidos para explorar cómo la flora local afecta a su nutrición", dice.


Josette Lewis, directora científica del Consejo de Almendros de California, dice que los suplementos son "particularmente importantes durante los meses de invierno, cuando hay poco polen disponible en el paisaje", pero que los agricultores están trabajando para "mejorar la nutrición de las abejas mediante la plantación en las granjas de un hábitat para los polinizadores”.


Además de un alimento suplementario para las abejas, el equipo de Wright está desarrollando un sustituto de la miel. "La miel es un cultivo valioso, especialmente en el Reino Unido y Europa, pero cuando los apicultores le quitan la miel a las abejas en el verano para venderla, es necesario darles una fuente adicional de alimento azucarado". Dice que las abejas ponen mucho "de lo bueno" en la miel, que es densa en nutrientes, así que cuando se cosecha la miel, los apicultores están quitando un recurso nutricional de la colmena.


"Si podemos producir un alimento para las abejas que sea valioso pero menos costoso que la miel, entonces es económicamente sensato hacerlo", dice Wright.


Chris Hiatt, vicepresidente de la Asociación Americana de Productores de Miel, da la bienvenida a la innovadora comida para abejas de Wright, diciendo que es vital para mantener a las abejas sanas y reducir las pérdidas por enfermedades. "Si no alimentamos con 5-10 libras (2,2 – 4,5 kg) de polen cada invierno, perderíamos más del 40% del promedio nacional que tenemos ahora."


Una vez que obtenga la inversión, la nueva comida para abejas de Wright se comercializará a los apicultores de todo el mundo. Mientras que los agricultores de algunas regiones pueden tener abundante polen, los mercados potenciales incluyen Australia, así como las zonas de cultivo de arándanos y arándanos azules en América del Norte.


Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram