©2019 by crisis climática y ecológica. Proudly created with Wix.com

  • Homo consciens

Por el bien de la vida en la Tierra, debemos poner un límite a la riqueza.




No se trata sólo de los megaricos: el aumento del poder adquisitivo nos lleva a todos a infligir daños al medio ambiente. Es hora de un plan radical


Por George Monbiot - The Guardian, septiembre 2019


No es del todo cierto que detrás de cada gran fortuna hay un gran crimen. Los músicos y novelistas, por ejemplo, pueden llegar a ser extremadamente ricos dando placer a otras personas. Pero parece ser universalmente cierto que delante de toda gran fortuna hay un gran crimen. La inmensa riqueza se traduce automáticamente en inmensos impactos ambientales, independientemente de las intenciones de quienes la poseen. Los muy ricos, casi por definición, están cometiendo ecocidio.



Hace unas semanas recibí una carta de un trabajador de un aeropuerto privado británico. "Veo cosas que realmente no deberían estar sucediendo en 2019", escribió. Todos los días ve despegar del aeropuerto aviones Global 7000, Gulfstream G650 e incluso Boeing 737 con un solo pasajero, en su mayoría volando a Rusia y Estados Unidos. Los Boeing 737 privados, construidos para 174 pasajeros, se llenan en el aeropuerto con unos 25.000 litros de combustible. Eso es tanta energía fósil como la que un pequeño pueblo africano podría usar en un año.


¿Adónde van estos pasajeros solos? Tal vez a visitar una de sus superviviendas, construida y explotada a un coste medioambiental enorme, o para hacer un viaje en su superyate, que podría quemar 500 litros de gasóil en una hora, y que está construido y amueblado con materiales raros extraídos a expensas de hermosos lugares.


Quizás no debería sorprendernos saber que cuando Google convocó una reunión de ricos y famosos en el complejo turístico Verdura en Sicilia en julio para discutir el cambio climático, sus delegados llegaron en 114 jets privados y una flota de megayates, y condujeron alrededor de la isla en superdeportivos. Incluso cuando tienen buenas intenciones, los ultra ricos no pueden evitar destrozar el mundo viviente.


Una serie de trabajos de investigación muestran que el ingreso es, por lejos, el factor determinante más importante del impacto ambiental. No importa cuán verde creas que eres; si tienes dinero de sobra, lo gastas. La única forma de consumo que está clara y positivamente correlacionada con las buenas intenciones medioambientales es la dieta: la gente que se ve a sí misma como ecológica tiende a comer menos carne y más verduras orgánicas. Pero las actitudes tienen poco que ver con la cantidad de combustible para el transporte, la energía doméstica y otros materiales que se consumen. El dinero lo conquista todo.


Los efectos desastrosos del poder adquisitivo se ven agravados por el impacto psicológico de ser rico. Muchos estudios demuestran que cuanto más rico eres, menos puedes conectarte con otras personas. La riqueza suprime la empatía. Un documento revela que los conductores de coches caros tienen menos probabilidades de detenerse ante los peatones que los conductores de coches baratos. Otro reveló que los ricos eran menos capaces que los pobres de sentir compasión por los niños con cáncer. Aunque son desproporcionadamente responsables de nuestras crisis ambientales, los ricos serán los menos perjudicados y los últimos en verse afectados por el desastre planetario, mientras que los pobres son los primeros y los más perjudicados. Cuanto más rica es la gente, sugiere la investigación, menos probable es que ese conocimiento les preocupa.


Otra cuestión es que la riqueza limita las perspectivas incluso de las personas mejor intencionadas. Esta semana, Bill Gates argumentó en una entrevista con el Financial Times que deshacerse de las acciones)de los combustibles fósiles es una pérdida de tiempo. Sería mejor, afirmó, invertir dinero en nuevas tecnologías disruptivas con menores emisiones. Por supuesto que necesitamos nuevas tecnologías. Pero ha pasado por alto el punto crucial: al tratar de evitar la degradación del clima, lo que cuenta no es lo que se hace, sino lo que se deja de hacer. No importa cuántos paneles solares instale si no se apagan simultáneamente los quemadores de carbón y gas. A menos que las plantas de combustibles fósiles existentes se retiren antes del final de su vida útil y que se cancele toda exploración y desarrollo de nuevas reservas de combustibles fósiles, hay pocas posibilidades de evitar más de 1,5C de calentamiento global.


Pero esto requiere un cambio estructural, que implica tanto la intervención política como la innovación tecnológica: una maldición para los multimillonarios de Silicon Valley. Exige el reconocimiento de que el dinero no es una varita mágica que hace que todo lo malo desaparezca.


Mañana me uniré a la huelga climática mundial, en la que los adultos se unirán a los jóvenes cuyo llamado a la acción ha resonado en todo el mundo. Como trabajador autónomo, me he estado preguntando contra quién estoy haciendo paro. ¿Yo mismo? Sí, al menos un aspecto de mí mismo. Quizás lo más radical que podemos hacer ahora es limitar nuestras aspiraciones materiales. El supuesto sobre el que operan los gobiernos y los economistas es que todo el mundo se esfuerza por maximizar su riqueza. Si tenemos éxito en esta tarea, inevitablemente destruimos nuestros sistemas de soporte vital. Si los pobres vivieran como los ricos, y los ricos como los oligarcas, lo destruiríamos todo. La búsqueda continua de la riqueza en un mundo que ya tiene suficiente (aunque muy mal distribuido) es una fórmula para la miseria masiva.


Una huelga significativa en defensa del mundo vivo es, en parte, una huelga contra el deseo de aumentar nuestros ingresos y acumular riqueza: un deseo formado, más de lo que probablemente seamos conscientes, por las narrativas sociales y económicas dominantes. Me veo a mí mismohaciendo huelga para apoyar un concepto radical y perturbador: suficiente. Individual y colectivamente, es hora de decidir qué significa "suficiente" y cómo saber cuándo lo hemos conseguido.


Hay un nombre para este enfoque, acuñado por la filósofa belga Ingrid Robeyns: limitarismo. Robeyns argumenta que debería haber un límite superior a la cantidad de ingresos y riqueza que una persona puede acumular. Del mismo modo que reconocemos un umbral de pobreza, por debajo del cual nadie debería caer, deberíamos reconocer un umbral de riqueza, por encima del cual nadie debería subir. Esta llamada a la nivelación a la baja es quizás la idea más blasfema del discurso contemporáneo.


Pero sus argumentos son sólidos. El dinero excedente permite que algunas personas ejerzan un poder desmesurado sobre otras: en el lugar de trabajo, en la política y, sobre todo, en la captura, uso y destrucción de las riquezas naturales del planeta. Si todo el mundo ha de prosperar, no podemos sustentar a los ricos. Tampoco podemos permitirnos nuestras propias aspiraciones, que la cultura de la maximización de la riqueza fomenta.


La cruda verdad es que los ricos pueden vivir como lo hacen sólo porque otros son pobres: no hay espacio físico ni ecológico para que todos busquen el lujo privado. En su lugar, debemos esforzarnos por lograr la suficiencia privada, el lujo público. La vida en la Tierra depende de la moderación.


#georgemonbiot #injusticiaclimatica #ricos #pobres #limitarismo


Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram