©2019 by crisis climática y ecológica. Proudly created with Wix.com

  • Homo consciens

Por qué necesitamos valorar más nuestros pasatiempos bajos en carbono



Fuente: The Guardian - Por Susanna Rustin - Febrero 2020

Remodelar nuestras vidas en torno a la creatividad y la participación facilitará la transición que la crisis climática exige


¿Nos damos cuenta la escala de la crisis climática sin paralizarnos por el miedo? Esta es una gran pregunta, con más de una respuesta. Pero creo que ayuda a reconocer la magnitud del desafío. Los escritores indios Arundhati Roy y Amitav Ghosh lo han expresado mejor. Roy utilizó la imagen de una montaña llena de valiosa bauxita para preguntarse si alguna vez podríamos preocuparnos lo suficiente por nuestro medio ambiente como para dejar recursos en el suelo. El año pasado explicó su creencia de que la respuesta va más allá de la política, ya que lo que se necesita es una "imaginación que ni la izquierda ni la derecha tienen". Para decidir cómo te las arreglarás sin" la riqueza derivada de los recursos minerales.


Las políticas como el "New Deal" ecológico, los avances hacia la descarbonización por parte de las corporaciones mundiales y las instituciones financieras también son bienvenidas, incluso si es probable que sean insuficientes y tardías.


Es evidente que ninguna de estas medidas es suficiente. Pero si los capitalistas, los políticos y los científicos no han encontrado hasta ahora las respuestas - y el movimiento mundial de masas de personas solicitado por Greta Thunberg y otros, a pesar de los recientes progresos, tampoco - ¿podrían las artes creativas proporcionar un medio para romper el estancamiento? Si la emergencia climática es vista como la consecuencia de un fallo de imaginación, entonces esto parece tener sentido.


La creatividad no es el coto exclusivo de los artistas y escritores. Pero si una de las dificultades a las que se enfrenta el ser humano, al tener que elegir entre el caos climático y la reducción drástica de las emisiones, es encontrar la manera de vivir en un universo paralelo al de consumo radicalmente reducido, entonces seguramente la creatividad puede ayudar.


No me refiero a describir la crisis en obras de teatro o películas o libros de desastres, aunque todos ellos son útiles. Tampoco quiero decir que los artistas tengan el deber de sugerir soluciones, aunque una próxima exposición en la Galería Hayward de Londres, Entre los árboles, parece una atractiva contribución a una conversación más amplia sobre la ecología. Quiero decir que todas aquellas personas y organizaciones que creen que la realización humana puede encontrarse en la expresión artística y la creatividad - en la fabricación de cosas, el canto, la música y la actuación - deberían abogar por un reordenamiento de la sociedad que ponga mucho más énfasis en tales oportunidades, en lugar de nuestros hábitos destructivos de viaje y consumo.


Es una idea que puede ser objeto de burlas, lo sé.


La gran mayoría de las personas en todo el mundo, así como millones en el Reino Unido, no tienen sus necesidades satisfechas, y mucho menos viven vidas de lujo de las que los viajes en avión y las compras semanales podrían ser eliminadas sin dolor y sustituidas, por ejemplo, por clases de baile. Sin embargo, abogar por una reorientación que se aleje de las medidas estrictamente económicas de los logros individuales y colectivos y se acerque a una concepción más amplia del florecimiento humano -una idea de la que fue pionero el economista indio Amartya Sen en el decenio de 1980- no es eludir la necesidad de una redistribución financiera. Tampoco es abandonar la tecnología en favor de fantasías de supervivencia.


Cuando tantos de los placeres que damos por sentado en Occidente, y que son deseados por miles de millones de personas que aún no los tienen, son tan intensivos en carbono, seguramente nos incumbe pensar muy bien en las cosas en las que nos dan alegría y sentido y que son menos exigentes en cuanto a energía y recursos.


La cultura no estará en la lista de todos. El deporte y un renovado enfoque en la familia y el cuidado son, también, algunas de las posibilidades. Pero al leer la estrategia de 10 años del Consejo de las Artes de Inglaterra, recientemente publicada, me animó su énfasis en la participación, es decir, la intención de que más gente "haga" cultura en lugar de estar en el público. Hablando personalmente, un futuro bajo en carbono se siente más manejable si me lo imagino como uno en el que hay más coros y carnavales (menos los desechos de plástico) - y castings para musicales en los salones de los pueblos.


#nuevoparadigma #servicios #bienestar #participacion #consumismo #

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram