• Homo consciens

Riesgos e impactos climáticos para los próximos 20 a 30 años por Chathman House


Zhengzhou, provincia china de Henan, 2021

Septiembre 2021

Fuente: Esta es una síntesis del informe producido por Chathman House, que es considerada como una de las organizaciones más importantes del mundo en el ámbito de los asuntos internacionales. Fue fundada en 1920, también conocida como el Instituto Real de Asuntos Internacionales, es una organización no gubernamental, sin ánimo de lucro, con sede en Londres, cuya misión es analizar y promover la comprensión de los principales asuntos internacionales y asuntos de actualidad. ​Puede leer el informe completo en español aquí (¡vale la pena!).


Nosotros hicimos una síntesis entre la versión en español -más sintética- y la versión en inglés (sobre todo en lo que tiene que ver con los efectos sistémicos en cascada)


El documento informativo resume los riesgos e impactos climáticos asociados a la actual trayectoria de emisiones globales y a las contribuciones determinadas a nivel nacional -CDN- existentes (que representan los compromisos asumidos por los países para la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) y la adaptación al cambio climático, de acuerdo con la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático). Los riesgos se centran en los próximos 20 a 30 años.

Emisiones actuales y trayectorias de la temperatura

  • Los esfuerzos mundiales para reducir las emisiones de CO2 están muy lejos de su objetivo. Las actuales contribuciones determinadas a nivel nacional (CDN) indican una reducción del 1 % de las emisiones para 2030, en comparación con 2010.

  • Cualquier recaída o estancamiento en las políticas de reducción de emisiones podría llevar a un caso plausible de 7°C de calentamiento a finales de siglo (10% de probabilidad).

  • Si la ambición de las políticas, el uso de tecnologías con bajo contenido de carbono y las inversiones siguen las tendencias actuales, la estimación central sería un calentamiento de 2,7 °C para finales de siglo, en relación con los niveles preindustriales, pero hay un 10 % de posibilidades de que el calentamiento sea de 3,5 °C.

  • Estas proyecciones suponen que los países cumplirán sus CDN; si no lo logran, existe una gran probabilidad de que se produzcan aumentos extremos de la temperatura. Por lo tanto, no hay que descartar un aumento de la temperatura global superior a 5 °C.


Acuerdo de Paris

  • Si las emisiones siguen la trayectoria que indican las actuales CDN, existe menos de un 5 % de probabilidad de mantener las temperaturas muy por debajo de los 2 °C, en relación con los niveles preindustriales, y menos de un 1 % de probabilidad de alcanzar el objetivo de 1,5 °C del Acuerdo de París.


Compromisos de emisiones netas cero

  • En la actualidad, muchos países se centran en los compromisos de emisiones netas cero, asumiendo implícitamente que estos objetivos evitarán el cambio climático. Sin embargo, los compromisos de emisiones netas cero carecen de detalles políticos y de mecanismos de aplicación, además de que la brecha entre los objetivos y el presupuesto global de carbono crece cada año. A menos que las CDN aumenten de manera drástica y se revisen las políticas y los mecanismos de aplicación como corresponde, muchos de los impactos descritos en este documento se mantendrán para 2040 y serán tan graves que superarán los límites de adaptación de los países

Efectos en cascada

  • Se espera que los impactos climáticos en cascada causen mayores tasas de mortalidad, impulsen la inestabilidad política y una mayor inseguridad nacional, y alimenten los conflictos regionales e internacionales. Durante un ejercicio de consulta de expertos realizado como parte de la investigación para este documento, los riesgos en cascada que los participantes identificaron como más preocupantes fueron las interconexiones entre los cambios en los patrones climáticos, que resultan en cambios en los ecosistemas y el aumento de plagas y enfermedades. En combinación con las olas de calor y la sequía, estos impactos probablemente provocarán una pérdida de cosechas sin precedentes, inseguridad alimentaria y migración. A su vez, es probable que todo ello provoque un aumento de las enfermedades infecciosas, y un bucle de retroalimentación negativa que agrave cada impacto.



Enfoque del riesgo climático

Este documento informativo resume los riesgos e impactos climáticos asociados a la actual trayectoria de emisiones globales y a las CDN existentes. Las descripciones que realizamos de estos riesgos se centran en los próximos 20 a 30 años para destacar la necesidad urgente de adoptar medidas que reduzcan las emisiones y evitar así estos riesgos. También se describen los impactos a largo plazo en relación con las inundaciones y el aumento del nivel del mar.


Riesgos


¿Qué es lo que ya está ocurriendo?

A nivel mundial, la mortalidad relacionada con el calor ha aumentado en casi un 54 % en los mayores de 65 años durante las últimas dos décadas, alcanzando 296.000 muertes en 2018. Europa: 104.000 muertes China: 62.000 muertes India: 31.000 muertes


¿Qué tan peor será?

  • 3.900 millones de personas expuestas a fuertes olas de calor en 2040

  • 400 millones de personas no podrán trabajar y

  • 10 millones morirán al año


Figura: Cambio de temperatura y exposición al umbral de supervivencia y de capacidad de trabajo



¿Qué es lo que ya está ocurriendo?

En los últimos años, las sequías y las olas de calor a nivel regional han causado pérdidas de entre el 20 % y el 50 % de las cosechas.

¿Qué tan peor será?

  • Para satisfacer la demanda mundial, la agricultura tendrá que producir casi un 50 % más de alimentos para 2050, pero el rendimiento podría disminuir un 30 % si no se reducen las emisiones de manera drástica

  • Para 2040, el porcentaje de las tierras de cultivo del mundo que se verá afectado por una grave sequía, similar a la que se registró en Europa Central en 2018 (con una reducción del 50 % del rendimiento), aumentará probablemente hasta el 32 % cada año, más de tres veces el promedio histórico.

  • El trigo y el arroz representan en conjunto el 37 % de la ingesta calórica media mundial. En 2050, es probable que más del 35 % de las tierras cultivadas en todo el mundo para ambas cosechas se vean expuestas a temporadas de calor perjudiciales cada año, lo que reducirá su rendimiento. Probablemente, Asia Meridional será la más afectada, ya que más del 60 % del trigo de invierno y de primavera, y del arroz estarán expuestos a las temporadas de calor perjudiciales.

  • Existe un 50 % de probabilidades de que ocurra una pérdida de cosechas simultánea en la década de 2040.

  • En la década de 2040, la probabilidad de una pérdida de rendimiento del 10% o más en los cuatro principales países productores de maíz (EE.UU., China, Brasil y Argentina) se eleva a entre el 40% y el 70%. Estos países representan actualmente el 87% de las exportaciones mundiales de maíz. En la actualidad, la probabilidad de que esto ocurra es casi nula, pero para la década del 2040-2050, el riesgo aumenta hasta casi el 50 %.



¿Qué es lo que ya está ocurriendo?

  • Más del doble de la superficie terrestre del planeta se vio afectada por la sequía en 2019, en comparación con la referencia histórica.


¿Qué tan peor será?

  • Para el 2040, es probable que casi 700 millones de personas estén expuestas cada año a graves y prolongadas sequías de al menos seis meses. La gravedad y la duración de estas futuras sequías son al menos tan graves como la primera oleada (1934) de la sequía dust bowl (el cuenco de polvo) del Medio oeste de EE. UU. en la década de 1930.






Inestabilidad y puntos de inflexión

  • Los cambios abruptos, también llamados puntos de inflexión, son difíciles de caracterizar y predecir. Existe una creciente preocupación por la posibilidad de que los modelos climáticos subestimen la influencia de los puntos de inflexión. Prueba de esto es el derretimiento del permafrost del Ártico, que genera la liberación de metano.

  • Si los puntos de inflexión se alcanzan a temperaturas más bajas, es probable que los impactos descritos en las secciones anteriores sean una subestimación, ya que ocurrirán con mayor probabilidad y antes de lo previsto. Además, la gravedad y la frecuencia de los impactos serán mucho más extremas, lo que a su vez reducirá en gran medida la capacidad de adaptación de todas las sociedades del mundo, y empeorarán los impactos.

  • Las temperaturas globales pueden aumentar de manera significativa más allá de las que se indican en las secciones anteriores. La concentración actual de CO2 en la atmósfera es de casi 420 partes por millón. Hace unos 50 millones de años, el CO2 superaba las 1.000 partes por millón en la atmósfera, mientras que la temperatura media global de la superficie era de 9 °C a 14 °C.


Estos son algunos ejemplos de puntos de inflexión:

Desintegración de la capa de hielo de Groenlandia y la Antártida Occidental: el derretimiento del hielo reduce la reflexión de la luz solar hacia el espacio, lo que provoca un calentamiento acelerado y un aumento del nivel del mar.

Pérdida de permafrost: aumento brusco de las emisiones de CO2 y metano por descongelación de suelos congelados ricos en carbono. El metano es un gas de efecto invernadero más potente que el CO2, lo que provoca un calentamiento acelerado.

Interrupción de la circulación meridional de retorno del Atlántico: causada por una mayor afluencia de agua dulce en el Atlántico Norte, lo que reduce la capacidad de los océanos para dispersar el calor por todo el planeta.

Alteración de los bosques boreales: muerte de los bosques boreales, que podría convertir algunas regiones en fuentes de carbono a medida que las plagas y los incendios forestales crean perturbaciones a gran escala.

Muerte de la selva amazónica: un cambio hacia la sabana, lo que provoca una gran liberación de CO2 .


Las capas de hielo son cruciales para la estabilidad del sistema climático en su conjunto, y ya corren el riesgo de transgredir sus umbrales de temperatura dentro del rango de 1,5 °C a 2 °C que se estableció en el Acuerdo de París. En los últimos tiempos se ha identificado un efecto dominó entre varios puntos de inflexión, lo que podría causar respuestas abruptas no lineales. Se han identificado cascadas de puntos de inflexión (dos o más puntos de inflexión que se inician para un determinado nivel de temperatura) en más del 60 % de las simulaciones, en las que el desencadenante inicial es probablemente el derretimiento de la capa de hielo polar, mientras que la circulación meridional de retorno del Atlántico actúa como mediadora al transmitir las cascadas.


Riesgos con efectos en cascada: Consecuencias económicas y de seguridad nacional e internacional


Los riesgos sistémicos surgen como consecuencia de los impactos directos, en forma de cadena o cascada de impactos, que se acumulan para producir impactos aún más graves en las personas y las sociedades. Debido a su naturaleza compleja, no es posible cuantificar la probabilidad y la gravedad de los riesgos sistémicos. Por el contrario, 70 expertos de una amplia gama de disciplinas contribuyeron a un ejercicio para identificar las principales dinámicas de riesgo sistémico y los impactos más preocupantes para los científicos expertos en el clima y los expertos en riesgos del sector, ya que podrían ocurrir a medida que los impactos directos aumentan en la prevalencia. Sus opiniones se plasman en los seis diagramas y en las descripciones asociadas que se incluyen en el documento para los asesores gubernamentales encargados de las sesiones informativas.


Este gráfico resume los riesgos con efectos en cascada en detalle. La misma figura resume también las seis cascadas de riesgo detalladas de las secciones siguientes:


  • Seguridad nacional e internacional

  • Perturbaciones económicas y comerciales

  • Presiones migratorias

  • Seguridad alimentaria

  • Crisis sanitarias

  • Seguridad energética



  • Los impactos climáticos con efectos en cascada pueden provocar mayores índices de mortalidad, impulsar la inestabilidad política y una mayor inseguridad nacional, y alimentar los conflictos regionales e internacionales.

  • El riesgo con efectos en cascada que más preocupa a los expertos participantes son las interconexiones entre los cambios en los patrones climáticos, que provocan cambios en los ecosistemas, y el aumento de las plagas y enfermedades, que sumados a las olas de calor y la sequía probablemente impulsarán niveles sin precedentes de pérdida de cultivos, inseguridad alimentaria y migración.

  • Además, es probable que todo esto cause un aumento de las enfermedades infecciosas y un ciclo de retroalimentación negativa que agrave cada uno de estos impactos.

  • Los fenómenos meteorológicos extremos suelen iniciar impactos agravados con efectos en cascada a través de las fronteras e interrumpen las cadenas de suministro mundiales. La Sociedad Meteorológica Americana ha descubierto una relación sustancial entre el cambio climático y los fenómenos meteorológicos extremos en el 70 % de los casos estudiados (146 hallazgos de investigación) entre 2011 y 2018.

Vulnerabilidades que median en los riesgos en cascada

Las vulnerabilidades que preocupan a los expertos y que probablemente mediarán en las cascadas de riesgo pueden considerarse en dos grupos distintos: las relativas a los sistemas naturales y las asociadas a los sistemas humanos o sociales. En las seis categorías, las vulnerabilidades que más preocupan a los expertos que participaron en el ejercicio son las siguientes


1 .Fragilidad del sistema alimentario y falta de medidas y planes de adaptación

  • Sistemas naturales y ecosistemas al límite de su capacidad

  • Falta de medidas para hacer frente a las nuevas plagas y enfermedades que surgen en la intersección de las sociedades humanas y los ecosistemas cambiantes

  • Dependencia de la demografía vulnerable de los países en desarrollo de la producción de alimentos (en particular de los pequeños agricultores) para sus ingresos primarios, y falta de opciones alternativas de subsistencia

  • Falta de suficientes redes de seguridad social y cohesión social

  • Economías no diversificadas, fragilidad de los mercados y falta de planes de continuidad empresarial

  • Envejecimiento de la población y concentración de la misma en zonas geográficas.

  • Pobreza extrema y distribución desigual de la riqueza y los recursos

  • Infraestructuras frágiles, sistemas nacionales centralizados de suministro de energía y agua, y sistemas sanitarios deficientes

  • Mala gobernanza y debilidad de las instituciones, sobre todo en lo que respecta a las medidas de apoyo a la migración segura de las poblaciones vulnerables

  • Tensiones regionales preexistentes

  • Dependencia del comercio internacional y de las cadenas de suministro globales, y el nivel decreciente de cooperación internacional

2 Seguridad nacional e internacional

Los expertos están principalmente preocupados por los peligros climáticos y los impactos directos que probablemente conducirán a una menor seguridad alimentaria y del agua, y a más crisis sanitarias, que culminarán con la pérdida de los medios de subsistencia, y el desplazamiento y la migración de las personas. Como se indica en la figura estas cascadas dan lugar a la posible ruptura de los sistemas políticos y de gobernanza, ya que las sociedades se vuelven cada vez más inestables debido a la falta de ingresos y a la competencia por los limitados suministros de alimentos. A los expertos les preocupa que estas situaciones puedan provocar impactos como el surgimiento de grupos extremistas, la intervención de paramilitares, la violencia organizada y los conflictos entre personas y Estados. A algunos expertos les preocupa que los conflictos entre Estados puedan llevar al uso de armas nucleares, ya que los propios Estados compiten por asegurar los recursos para sus ciudadanos.


El informe Tendencias Globales 2040 del Consejo Nacional de Inteligencia de Estados Unidos, publicado en marzo de 2021, destaca que:


El cambio climático agravará cada vez más los riesgos para la seguridad humana y nacional y obligará a los Estados a tomar decisiones difíciles y a hacer concesiones. Las cargas se distribuirán de forma desigual, lo que aumentará la competencia, contribuirá a la inestabilidad, pondrá a prueba la preparación militar y fomentará los movimientos políticos.84


3 Perturbaciones económicas y comerciales

Los expertos están preocupados por un conjunto diverso y complejo de riesgos en cascada que podrían poner a las economías en riesgo de sufrir importantes perturbaciones. Los riesgos físicos derivados de las olas de calor, los incendios forestales, las inundaciones y las sequías son especialmente preocupantes por su potencial para afectar a la seguridad alimentaria y a las infraestructuras energéticas e hidráulicas, así como para provocar la quiebra de empresas a una escala a la que el sector de los seguros sería incapaz de hacer frente. Los expertos temen que la quiebra de las empresas provoque una caída significativa del gasto de los consumidores. Los mercados de valores también experimentarían cambios bruscos como consecuencia de la destrucción de las infraestructuras y los cultivos, lo que provocaría la venta de activos, el descenso de los precios de las acciones y la disminución de los fondos de pensiones, y en última instancia socavaría los mercados financieros, todo lo cual repercutiría en la economía real. Además, los expertos destacaron durante el ejercicio de elicitación que podría surgir un consenso social de que el modelo económico de libre mercado es insostenible, y los gobiernos podrían pasar a limitar el consumo de las personas. Esto, combinado con los impactos en cascada, podría provocar discontinuidades macroeconómicas con consecuencias de gran alcance para las tasas de inflación, los precios de los activos, los empleos y los medios de vida.


También es probable que el comercio internacional se vea afectado por los impactos climáticos.


4 Presiones migratorias

Al igual que en el caso de otros riesgos sistémicos, a los expertos les preocupa principalmente que los riesgos climáticos directos provoquen probablemente inseguridad alimentaria y pérdida de medios de vida, lo que provocará el desplazamiento de personas y presiones migratorias. Se evalúan que estas presiones probablemente conducirán a la pérdida de vidas, a la violación de los derechos humanos, al aumento de la presión sobre las instituciones públicas y las infraestructuras, y al deterioro de las condiciones socioeconómicas. A los expertos les preocupa que se manifiesten entonces el aumento de los conflictos, la violencia, la inestabilidad política y los problemas de seguridad regional.



5 Seguridad alimentaria

La inseguridad alimentaria fue citada por los expertos en las seis evaluaciones de riesgos sistémicos en cascada (excepto la seguridad energética) como uno de los principales impulsores de los impactos climáticos en cascada. Además de las dinámicas de la inseguridad alimentaria ya destacadas -enfermedades animales y vegetales que contribuyen a la pérdida de cosechas, hambre y malnutrición, alteraciones de los medios de vida y pobreza resultante que impulsan las tensiones sociales, la migración y los conflictos-, se identificaron una serie de factores que cabría esperar que amplificaran la escasez de alimentos y el aumento de los precios. Al cambiar los medios de subsistencia de los agricultores, éstos probablemente venderían su ganado y sus tierras, los oportunistas entrarían en el mercado, y como los países en desarrollo recurren cada vez más a los mercados desarrollados para abastecerse de alimentos, los países desarrollados probablemente introducirían prohibiciones de exportación y la gente recurriría al acaparamiento a gran escala. Todo esto probablemente daría lugar a un bucle de retroalimentación negativa, amplificando la escasez y el aumento de los precios.


6 Crisis sanitarias

Los expertos están preocupados por la posibilidad de que el cambio climático aumente la prevalencia de enfermedades infecciosas emergentes y de enfermedades transmitidas por vectores. El cambio climático altera los ecosistemas y aumenta el riesgo de que las enfermedades salten a nuevos huéspedes. Los científicos llevan muchos años advirtiendo de la probabilidad de que las pandemias aumenten como consecuencia del cambio climático. En las últimas décadas, el número de enfermedades infecciosas emergentes que tienen el potencial de transmitirse a los humanos, o que han dado realmente ese salto, ha aumentado significativamente. En 2008, un estudio publicado en la revista Nature descubrió que durante la década anterior casi un tercio de las enfermedades infecciosas emergentes se transmitían por vectores, y que los saltos a los humanos se correspondían con los cambios en el clima. Por ejemplo, los insectos, como los mosquitos portadores de infecciones, siguen los cambios en los patrones de temperatura geográfica.


La revista The Lancet Countdown sobre salud y cambio climático informó en 2019 de que la habilidad del clima para la transmisión de patógenos estaba aumentando. Por ejemplo, nueve de los diez años más adecuados para la transmisión del dengue se han producido desde el año 2000. Además, las poblaciones desplazadas suelen carecer de suficientes instalaciones sanitarias y médicas, lo que a su vez puede contribuir a la propagación de enfermedades a través de las fronteras. Dado que el Banco Mundial estima que el cambio climático probablemente desplazará a unos 140 millones de personas para 2050,99 desde y dentro del África subsahariana, Asia meridional y América Latina (que en conjunto representan alrededor del 55% de la población del mundo en desarrollo), es probable que aumente la prevalencia de enfermedades. También hay pruebas claras de que los fenómenos meteorológicos extremos amplían los hábitats de los vectores de enfermedades.


7 Seguridad energética

Los expertos están preocupados por dos cascadas de riesgo de seguridad energética distintas. En lo que respecta a la electricidad, el aumento de las islas de calor urbanas, combinado con la reducción del agua para la refrigeración en las centrales térmicas, provocará probablemente un aumento de la demanda y una escasez de suministro. Los expertos temen que este escenario se vea agravado por el control de las exportaciones, lo que provocaría apagones y caídas de tensión y, en última instancia, una falta de servicios de refrigeración y, por tanto, estrés térmico y mortalidad. La segunda cascada potencial se centra en el deterioro de la calidad del aire, que provocaría un aumento de las restricciones en el transporte y, por tanto, un descenso de la demanda de petróleo, lo que conllevaría restricciones en las operaciones de las compañías petroleras. Esto, según temen los expertos, llevaría a la quiebra de las compañías petroleras y, en última instancia, a una crisis de los precios del petróleo.


La reciente escasez mundial de chips semiconductores se debió en parte a la paralización de las plantas de producción debido a los cortes de electricidad que se produjeron durante la ola de frío anormal que sufrió Texas en febrero de 2021.Los cortes de electricidad también provocaron la falta de agua potable. Las pruebas apuntan al calentamiento del Ártico, y al consiguiente debilitamiento del vórtice polar, que empujó el aire frío mucho más al sur de lo normal y provocó el período más frío que ha vivido Texas en más de 30 años.



Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram