top of page
  • Foto del escritorHomo consciens

Sólo quedan el 10% de todos los peces grandes del mar



Fuente: Eureka Alert - 23 de mayo de 2003

El 90% de los grandes peces, como el atún, la aguja, el pez espada, el tiburón, el bacalao y el fletán, han desaparecido. Los principales científicos afirman que es urgente intentar su recuperación a escala mundial.



El artículo de portada del número del 15 de mayo de la revista internacional Nature revela que sólo nos queda en el mar el 10% de todos los peces de gran tamaño, tanto las especies de mar abierto, como el atún, el pez espada, el marlín y los grandes peces de fondo, como el bacalao, el fletán, las rayas y la platija. Lo más sorprendente es que el estudio demuestra que la pesca industrial tarda sólo entre diez y quince años en reducir cualquier nueva comunidad de peces que encuentre a una décima parte de lo que era antes.


"Desde el gigantesco marlín azul hasta el poderoso atún rojo, y desde los meros tropicales hasta el bacalao del Antártico, la pesca industrial ha arrasado el océano mundial. Ya no queda ninguna frontera azul", afirma el autor principal, Ransom Myers, biólogo pesquero de prestigio mundial con sede en la Universidad de Dalhousie (Canadá). "Desde 1950, con el inicio de la pesca industrializada, hemos reducido rápidamente la base de recursos a menos del 10%, no sólo en algunas zonas, no sólo para algunas poblaciones, sino para comunidades enteras de estas grandes especies de peces desde los trópicos hasta los polos".


Este estudio no sólo confirma las malas noticias procedentes de pesquerías individuales que muestran que especies como el bacalao pueden pescarse por debajo del nivel de recuperación, sino que también revela un sombrío mosaico global que exige medidas inmediatas. "Se ha subestimado enormemente el impacto que hemos tenido en los ecosistemas oceánicos", afirma el coautor Boris Worm, de la Universidad Dalhousie y la Universidad de Kiel (Alemania). "Se trata de la megafauna, los grandes depredadores del mar, y las especies que más valoramos. Su agotamiento no sólo amenaza el futuro de estos peces y de los pescadores que dependen de ellos, sino que podría provocar una reorganización completa de los ecosistemas oceánicos, con consecuencias mundiales desconocidas."


Los autores tardaron 10 años en reunir conjuntos de datos representativos de las principales pesquerías del mundo y construyeron trayectorias de biomasa y composición de las grandes comunidades de peces depredadores de cuatro plataformas continentales y nueve sistemas oceánicos, desde el inicio de la explotación hasta el presente. En el caso de los ecosistemas de plataforma, utilizaron datos procedentes de estudios normalizados de investigación con redes de arrastre para seguir el declive de las poblaciones de grandes peces.


Palangreros japoneses - método de pesca

Lo más sorprendente son los nuevos descubrimientos de sistemas oceánicos en los que se presumía que aún quedaban reservas sin explotar de peces grandes. Para medir el declive de los ecosistemas oceánicos abiertos, los investigadores accedieron a los datos de los palangreros japoneses. Los palangres pelágicos son el arte de pesca más extendido, y la flota japonesa el palangre más extendido, cubriendo todos los océanos excepto los mares circumpolares. Los palangres capturan una amplia gama de especies de forma constante en vastas zonas. "Mientras que antes los palangres capturaban 10 peces por cada 100 anzuelos, ahora tienen suerte si capturan uno", afirma Myers.


"Los datos del palangre cuentan una historia que no habíamos oído antes. Son coherentes y consistentes en todo momento, y proceden de una única fuente", afirma Daniel Pauly, científico pesquero de renombre mundial de la Universidad de Columbia Británica. "Muestra cómo el palangre japonés se ha expandido por todo el mundo. Es como un agujero que atraviesa el papel. A medida que el agujero se expande, el borde es donde se concentra la pesca hasta que ya no queda ningún lugar adonde ir". Dado que la tecnología del palangre ha mejorado, las estimaciones de los autores son conservadoras. Si la tasa de capturas se ha multiplicado por diez y la tecnología ha mejorado, los descensos son aún mayores de lo que dicen".


Los impactantes resultados son difíciles de aceptar

Myers y Worm enviaron sus conclusiones a muchos de los mejores científicos pesqueros del mundo para que las revisaran. "Descubrimos que había aceptación de la pauta general de rápido agotamiento de las comunidades, pero había más controversia cuando se trataba de la situación actual de las especies individuales, en particular con respecto al atún", dice Myers. "Es comprensible que a algunos gestores pesqueros les cueste mucho aceptarlo".


"Esto se debe a que hemos olvidado lo que solíamos tener", afirma Jeremy Jackson, del Instituto Scripps de Oceanografía. "Teníamos océanos llenos de peces heroicos - literalmente monstruos marinos. La gente solía arponear peces espada de tres metros de largo en botes de remos. El viejo y el mar de Hemingway era de verdad".


La depredación pesquera en el Atlántico Sur: Greenpeace dio a conocer un relevamiento llevado a cabo con imágenes satelitales que alertó sobre la presencia de unos 470 buques en aguas internacionales al límite de la Zona Económica Exclusiva (ZEE) argentina.

Myers y Worm observan que la tendencia de la biología pesquera a utilizar sólo los datos más recientes aumenta el problema de las líneas de base cambiantes. Estos grandes peces no sólo están disminuyendo en número, sino que con la intensa presión pesquera nunca podrán alcanzar los tamaños de antaño. "Allí donde se dispone de datos detallados vemos que el tamaño medio de estos grandes depredadores es sólo entre una quinta parte y la mitad de lo que solía ser. Los pocos marlines azules de hoy alcanzan una quinta parte del peso que tenían antaño. En muchos casos, los peces capturados hoy están sometidos a una presión pesquera tan intensa que ni siquiera tienen la oportunidad de reproducirse", afirma Myers.


Esto es algo que Ransom Myers ya ha visto antes. Fue uno de los científicos canadienses que más luchó por salvar el bacalao. En los años 80, Myers era biólogo pesquero del Departamento de Pesca y Océanos de Terranova. "Nadie entendía lo rápido que se produjo el declive al final: sólo fueron un par de años", dice Myers. "Las cuotas habían sido demasiado altas. Se negaron a reducirlas porque habían visto llegar muchos pececillos, una buena clase anual. Los pececillos fueron capturados y descartados y no había futuro".


Las implicaciones mundiales exigen colaboración internacional

Los hallazgos más recientes de Myers plantean cuestiones críticas a una escala mucho mayor. "No se trata sólo de una especie", afirma. "La sostenibilidad de la pesca se está viendo gravemente comprometida en todo el mundo". En la Cumbre Mundial sobre el Desarrollo Sostenible de Johannesburgo, 192 Naciones hicieron un llamamiento a la comunidad mundial para que restableciera las poblaciones mundiales de peces a niveles que puedan proporcionar el máximo rendimiento sostenible para 2015. Los autores de este nuevo y exhaustivo estudio afirman que sus resultados proporcionan la "línea de base que falta", necesaria para restaurar las pesquerías y los ecosistemas marinos a niveles saludables.

¡Se han tirado alrededor 10 millones de toneladas de pescado cada año! - aquí

"Las cifras se redujeron más rápidamente durante los primeros años, cuando las pesquerías se trasladaron a nuevas zonas", afirma Worm, "a menudo antes de que se establecieran protocolos de gestión de la pesca y antes de que nadie se diera cuenta". Sin esta información de referencia, la mayoría de los científicos y gestores apenas son conscientes de la profunda magnitud del cambio que se produjo al principio de casi todas las pesquerías importantes. Como resultado, los gestores se esfuerzan hoy por estabilizar el último 10%, a menudo sin saber que la biomasa virgen de su pesquería fue diez veces mayor. Pero también hay buenas noticias: "En la mayoría de las regiones se observó un aumento de las especies de crecimiento más rápido, que parecían sustituir a las poblaciones sobreexplotadas. Esto apunta al potencial de recuperación de la comunidad en general", afirma Worm. "Pero, por desgracia, a menudo trasladamos la presión pesquera a las especies que van bien, y las hundimos a su vez. Esto sabotea la recuperación".


La solución a este problema global es sencilla, dicen los científicos, pero es extremadamente difícil de llevar a la práctica. La recuperación requiere una reducción global de la mortalidad por pesca (el porcentaje de peces muertos cada año). Esto incluye reducir las cuotas, reducir el esfuerzo global, recortar las subvenciones, reducir las capturas accesorias y crear redes de reservas marinas. Myers afirma: "Puede ser necesaria una reducción mínima del 50% de la mortalidad por pesca para evitar nuevos descensos de especies especialmente sensibles". Además, subraya: "Si las poblaciones volvieran a ser más abundantes, podríamos sacar del océano la misma cantidad de peces dedicando sólo entre 1/3 y 1/10 del esfuerzo. Al principio sería difícil para los pescadores, pero a la larga verían los beneficios".


Esto puede sonar drástico, pero considere un mundo donde el atún, los tiburones y el pez espada, sean meros recuerdos. "Estamos en una negación masiva y seguimos peleándonos por los últimos supervivientes, cada vez más reducidos, empleando satélites y sensores para capturar los últimos peces que quedan", dice Myers. "Tenemos que comprender lo cerca de la extinción que están realmente algunas de estas poblaciones. Y debemos actuar ahora, antes de que hayan alcanzado el punto de no retorno. Quiero que haya tiburones martillo y atún rojo cuando crezca mi hijo de cinco años. Si persisten los actuales niveles de pesca, estos grandes peces seguirán el camino de los dinosaurios".


MAS SOBRE DEPLETACIÓN DEL MAR

  • El 90% de los recursos pesqueros están agotados: las subvenciones a la pesca deben frenarse - aquí

  • La mitad de toda la vida marina perdida en 40 años - aquí

  • La minería del fondo marino trae consigo riquezas minerales y el riesgo de una extinción masiva - aquí

  • ¡Se han tirado alrededor 10 millones de toneladas de pescado cada año! - aquí

  • La Destructiva pesca del krill en la Antártida - aquí

  • Carrera hacia el fondo: la desastrosa estampida minera hacia las profundidades del mar - aquí

Commentaires


Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram
bottom of page