• Homo consciens

Un historiador de las crisis económicas analizando la del Covid 19




Fuente: Nymag - Por By Eric Levitz - @EricLevitz - Agosto 2020

Adam Tooze es un destacado experto en cómo las crisis económicas han rehecho el mundo moderno. Si alguien puede discernir los contornos de lo que está en el horizonte de la humanidad luego que el mundo natural golpeara de lleno a la economía, es él.


En marzo, la historia irrumpió en nuestra casa, y desde entonces, hemos estado acurrucados en habitaciones de pánico, preguntándonos cómo será nuestra casa cuando el ladrón se vaya finalmente.


O al menos así es como se puede sentir vivir en la era COVID. Sabemos que un cataclismo económico sin precedentes se ha extendido por todo el mundo. Pero las consecuencias precisas de esta catástrofe - para la economía mundial, la geopolítica, el cambio climático y nuestras pequeñas vidas - siguen siendo opacas.


Si alguien puede discernir los contornos de lo que está en el horizonte de la humanidad, puede ser Adam Tooze.


Tooze es un destacado experto en cómo las crisis económicas han rehecho el mundo moderno. En sus libros ha dilucidado el papel que desempeñaron los dilemas fiscales en la llegada al poder del régimen nazi y ha trazado las consecuencias geopolíticas de la crisis de 2008 en todo el mundo. Intelligencer habló con el historiador económico esta semana sobre cómo la crisis de COVID-19 está haciendo saltar la ortodoxia económica, sus escenarios de pesadilla para el mundo post-pandémico y si la Guerra Fría llegó a su fin, entre otras cosas.


N.T: La entrevista que se publica traducida está sintetizada en las cuestiones que tienen que ver con el antropoceno y el cambio climático.


Pregunta: La crisis de COVID-19 ha provocado mucha introspección ansiosa mientras todos tratamos de averiguar qué partes de nuestro modelo del mundo aún se mantienen, y qué partes la pandemia ha desacreditado o destruido. Pero incluso antes de la crisis, un tema central de su escrito se refería a las diversas formas en que las élites geopolíticas ya estaban operando a partir de un conjunto de supuestos ideológicos que se habían congelado en la década de 1990 y que ya se habían podrido en 2008. ¿Cuál fue para usted el supuesto más pernicioso y anticuado que dio forma a la política mundial antes de COVID? ¿Y hasta qué punto la crisis actual está despertando a los políticos a la obsolescencia de esa idea?


Adam Tooze: Esta respuesta es un poco obvia, pero creo que es la analogía de los hogares sobre los límites del gasto deficitario, que fue uno de los elementos absolutamente clave de ese consenso de los años 90. La idea de que hay límites duros y rápidos a la sostenibilidad de la deuda y que los gobiernos que gastaban demasiado y tenían grandes déficits se enfrentarían a la ira del todopoderoso mercado de bonos. Esa historia se ajustaba a una amplia gama de opiniones; podía utilizarse para describir el funcionamiento del capitalismo mundial o para acusarlo. Sin embargo, para bien o para mal, parece obsoleta.


Su obsolescencia se hizo evidente durante la crisis de 2008. Sin embargo, para 2010, las economías avanzadas volvieron a la austeridad. Ahora, en esta crisis, se ha demostrado una vez más que es posible para las grandes economías con bancos centrales creíbles pedir préstamos a escala épica sin sufrir trastornos en los mercados financieros. Y esto se debe a un pequeño y sucio secreto sobre los grandes poseedores de capital privado: En momentos de crisis, tienen que poner ese capital en algún lugar. Y donde siempre terminan poniéndolo es en la deuda del gobierno porque es el puerto más seguro en una tormenta. Eso puede parecer un punto técnico. Pero creo que tiene que ver con la pregunta mucho más amplia sobre cuáles son los límites del gasto estatal en una crisis. Y creo que si 2008 no hubiera demostrado ya que la deuda del gobierno es el único juego que nos queda en el momento de la crisis máxima, el 2020 ha provado realmente el punto. Y por lo tanto, hay poca dificultad para encontrar financiación para la acción del gobierno.


Dado esto, uno tiene que preguntarse por qué esta idea de restricciones fiscales duras sigue volviendo. Y creo que uno tiene que ser muy claro sobre la dimensión política, sobre el tipo de política que motiva el retorno a la austeridad. Y eso es lo que más nos debe preocupar, tanto en el futuro cercano, en las economías avanzadas, como en este momento en los Estados Unidos, cuando el Congreso se ocupa de la próxima fase esencial del soporte vital de la economía estadounidense.


Pero esta lección sobre la capacidad fiscal de los estados en tiempos de crisis se aplica más ampliamente. La mayoría de las economías de mercado emergentes han demostrado una notable capacidad para hacer frente a la crisis y han puesto en marcha un estímulo de política fiscal muy considerable. Algunas incluso han emprendido formas de flexibilización cuantitativa. Así pues, han refutado la visión más apocalíptica de la globalización, que les negaría este tipo de agencia. Esa, para mí, es la ruptura más importante de la ideología de los años 80 y 90. ¿Abre la puerta a una política más progresista? Por supuesto que sí. Pero se necesitaría la política para explotar esa oportunidad.




Otra distinción entre 2008 y la crisis actual es que la primera surgió de una disfunción en un ámbito totalmente artificial -el sistema financiero mundial-, mientras que la actual emergencia surgió de la interacción entre el sistema económico mundial y el mundo natural. Mediante el avance de la agricultura industrial, la urbanización, los mercados húmedos y la globalización, la humanidad ha construido una máquina para desarrollar y dispersar rápidamente nuevas enfermedades infecciosas. Por lo tanto, a diferencia de 2008, se podría argumentar que se trata de una crisis económica nacida de prácticas industriales imprudentes desde el punto de vista del medio ambiente. Teniendo en cuenta este aspecto, ¿cree que tiene sentido entender esta crisis como un anticipo de los tipos de perturbaciones que probablemente producirá el cambio climático?


Este tema es en realidad lo más importante para mí porque empecé el año inmerso en un libro sobre economía política, energía y clima. Y luego me encontré totalmente sorprendido por esto y me vi obligado a recoger las ruinas de mi propio pensamiento. Y me di cuenta, como, Oh mierda, el paradigma de las enfermedades emergentes es en sí mismo el producto de los años 70 y 80, cuando la gran ciencia del clima se puso en marcha. De hecho, la primera gran conferencia internacional sobre el clima en 1989 tiene lugar el mismo año que la gran reunión de la Universidad Rockefeller sobre el paradigma de las enfermedades emergentes, que enmarca el problema exactamente como lo acabas de hacer.


Si nos remontamos a los años 70, en realidad son los epidemiólogos los que son centrales en el desarrollo de estas ideas centrales de la política climática, como la interrelación entre lo local y lo global, porque las pandemias son siempre locales, y sin embargo, por definición, globales (por lo tanto, pan-).


Así pues, lo que en enero de 2020 me pareció una preocupación distinta -cuando eres una persona de "economía política del clima", pasas el tiempo pensando en el capitalismo y en Exxon, no en la epidemiología y los mercados húmedos- estas cosas estaban de hecho profundamente relacionadas. Así, por ejemplo, los que trabajábamos en la economía política del clima habíamos estado desarrollando este escenario que llamamos el "momento Minsky climático", un colapso del mercado provocado por una repentina devaluación de los activos clave como resultado del cambio climático y/o de una respuesta gubernamental al cambio climático.


Bueno, en cierto sentido, esto es precisamente lo que COVID desencadenó en marzo. Vimos una enorme revaluación de los activos, no como resultado de la epidemia en sí misma, sino como resultado de la reacción a la epidemia por parte de los actores empresariales y los gobiernos nacionales.


Como historiador de principios del siglo XX, creo que estaba predispuesto a entender el Antropoceno como una guerra de desgaste. Pero resulta que este desafío también tiene un elemento de blitzkrieg: En una escala de tiempo de días, puede afectarte irrevocablemente. Y te podrías encontrar en una posición casi insostenible si no actúas sabiamente en una línea de tiempo de horas. Eso es un cambio de juego. Significa que necesitamos un enfoque totalmente diferente del problema. Y no es una cuestión de recursos. Es una cuestión de alerta, de velocidad de reacción.


La Agencia Internacional de Energía publicó un informe en junio pidiendo un programa de energía verde de 3 billones de dólares para sacarnos de la crisis económica. Lo que realmente me sorprendió, dado el momento en que estamos, fue la escala de eso - 3 billones de dólares. Colectivamente, estamos pensando en gastar esa cantidad de dinero ahora mismo en el desempleo y el soporte de vida para la economía global todo el tiempo.


Pero luego miras la cantidad que se está invirtiendo en la vacuna o en otros tipos de medidas de salud pública, y son uno - si no dos - órdenes de magnitud más pequeños. Creo que la cantidad total de dinero que se está gastando globalmente en el desarrollo de la vacuna en este momento es del orden de 30 a 40 mil millones de dólares. ¿Cuál es el valor económico de una vacuna en este momento? Son claramente decenas de billones de dólares, al menos si tuvieras una que nos permitiera reiniciar la economía mundial. Y sin embargo, lo que estamos gastando son decenas de miles de millones.


Así que todavía hay una extraña desconexión en nuestra valoración de la salud pública. Lord Stern dijo que el cambio climático fue el mayor fracaso del mercado de la historia. No estoy seguro de que tenga razón. Es claramente un gran fracaso del mercado. Pero puede que hayamos encontrado uno más grande.


¿Cree que la crisis de COVID nos ha acercado a la corrección de ese fallo de mercado más pequeño e histórico? Uno podría imaginar que la crisis actual despierta a las elites y a los públicos masivos a la urgente necesidad de descarbonización, a los costos exorbitantes de ignorar los riesgos de la cola, a la ineludible interdependencia colectiva de nuestra especie, etc. Pero también es fácil ver cómo, en un mundo de desempleo masivo e inestabilidad geopolítica, los gobiernos podrían llegar a ver el cambio climático como una idea tardía.


Creo que, en general, lo que tiende a hacer es reforzar lo que ya entendemos como la política global bifurcada y estancada del Antropoceno. Hay gobiernos, políticas y redes discursivas que están de acuerdo en tomar en serio el Antropoceno como un problema y en comprometerse a abordarlo como un objeto principal de la política - en términos generales, estos son los asiáticos y los europeos cuando estamos hablando de grandes actores en el G20.


Y luego está el interrogante de los Estados Unidos y sus aliados. Hay una notable superposición entre la coalición que niega el clima y la coalición que niega COVID, el eje más obvio es el de los dos mayores estados del hemisferio occidental, Brasil y los EE.UU. Y, por supuesto, no es realmente todos los Estados Unidos. Es el Partido Republicano y sus adjuntos. El Partido Republicano parece un problema local, pero en realidad es un problema global. De la misma manera que un problema local en la política brasileña, cuando se trata de la Amazonia, es un problema global.


En los Estados Unidos, creo que lo que estamos viendo es que todo está en juego en las próximas elecciones, en las secuelas de las elecciones y, más ampliamente, en si las fuerzas progresistas pueden reunir la coalición necesaria para convertir a los Estados Unidos en un actor cooperativo en la gestión de los riesgos del Antropoceno. Lo cual no sucede actualmente.


En Europa, todo el mundo puede unir los puntos. Alguien como Merkel o Macron no tiene dificultad en decir, "Obviamente, esta pandemia es antropocénica. ¿Esto hace que actuar sobre el clima sea menos urgente? No, claramente no lo hace. Demuestra cuáles son los riesgos de cola. Así que tenemos que avanzar, y esta es una buena oportunidad para hacerlo, ya que necesitamos la creación de trabajo y la inversión para hacer frente al problema del desempleo. Y si pensábamos que volar en aerolíneas baratas era un problema para el clima, resulta que también es un problema para las pandemias. Así que tenemos que repensar todo el complejo turístico, bla, bla, bla." No son puntos difíciles de unir. Y gobiernos sofisticados de todo el mundo los están uniendo.


La otra gran pregunta está en China. En el decimocuarto plan quinquenal, ¿el carbón hace un resurgimiento catastrófico? Porque, por supuesto, ahora también estamos tratando un tema de seguridad nacional transversal, y el carbón se ha convertido en una manta de confort de la planificación energética estratégica china porque tienen mucho, y los hace sentir seguros. Por lo tanto, cuanto más aumenta la presión internacional sobre China, más fácil les resulta a los defensores del carbón en China presentar el caso contra los defensores chinos de la política de energía verde.


¿Dice usted que cuanto más amenazada se sienta Beijing por los Estados Unidos, menos probable es que busque el desarrollo sostenible porque tienen mucho carbón en casa pero necesitarían depender más de la energía importada para hacer una transición verde?


Puedo oír la perplejidad en su voz. Y hay defensores inteligentes de la energía verde en China que dicen, ya sabes, si buscas seguridad energética -y si te interesa la seguridad en general- entonces la nuestra es la carta a jugar porque China es totalmente dominante en la tecnología eólica y solar. Entonces, ¿Qué es lo que no puede gustar de eso?


Pero creo que tenemos que tener en cuenta el hecho de que la política china también es política, ¿no? China no es un mecanismo de toma de decisiones hiperracional en el que sólo se adoptan soluciones óptimas. Hay un grupo de presión halcón de intereses de la industria pesada en China; o, más bien, hay un grupo de presión halcón de seguridad nacional en China, y hay un grupo de presión del carbón, y los dos se superponen en las circunstancias actuales. Y eso es realmente desafortunado para el mundo.


Aumentar el carbón no sería un movimiento forzado. No tiene mucho sentido. Claro, hay algunos temas de tierras raras que tendrías que abordar para una transición verde. Pero China ya es el mayor productor mundial de tierras raras. No es que los proveedores de América Latina y Central no les den lo que necesitan. Y una parte sustancial del estado chino entiende muy bien que no hay un siglo XXI viable en el que China no sea parte de la solución climática. Pero tenemos que entender que hay políticas en China. Pedimos que todos entiendan el hecho de que los Estados Unidos es una zona delirantemente politizada, pero luego asumimos que todos los demás sólo están tomando decisiones racionales.


Mientras estamos en el tema del delirio mutuo de las grandes potencias: En un reciente ensayo sobre la relación entre los Estados Unidos y China, usted sugiere que las actuales tensiones con China se alimentan menos de "intereses sociales y económicos" que de una rivalidad ideológica de larga data y sus consiguientes implicaciones para la seguridad nacional - y que, de hecho, el auge de la China comunista indica que la Guerra Fría nunca terminó realmente. Pero me parece que los riesgos ideológicos y de seguridad nacional del conflicto entre EE.UU. y China son mucho menores que los del conflicto entre EE.UU. y la Unión Soviética. No hay muchos radicales que lancen insurgencias en Sudamérica en nombre del Pensamiento de Xi Jinping o simpatizantes del PCCh en las altas esferas de los sindicatos de América. El régimen chino no está llamando a una revolución obrera internacional; al contrario, lleva a cabo viciosas campañas de represión contra los sindicatos nacionales para mantener una distribución de los ingresos muy desigual. Por lo tanto, no veo que China represente una amenaza plausible para la patria americana o el régimen capitalista de América. Pero sí amenaza nuestra participación en el PIB mundial y nuestra posición privilegiada en las cadenas de valor internacionales.


Por lo tanto, me gustaría admitir que el Partido Comunista Chino, en su forma actual, no es lo mismo que, por ejemplo, la Unión Soviética de la época de Jruschov. Pero creo que insistiría en tres cosas. En primer lugar, la dirección de ese partido interpreta, presenta y piensa enfáticamente (hasta donde podemos decir desde fuera) su situación, problemas y estrategias en términos de la continua elaboración del canón marxista. El historiador Stephen Kotkin hace este argumento sobre Stalin - que, aunque {él no representaba la idea de ningún buen marxista, realmente no puedes entenderlo a menos que entiendas la versión retorcida, extraña y atrofiada de marxismo que lo impulsaba. Y creo que eso es cierto sobre el actual liderazgo chino, también.


Ya no es un movimiento revolucionario global. Pero ellos son, conscientemente, los descendientes de ese proyecto. Y como tal, su visión del mundo es fundamentalmente ajena a - y distinta de - la de Europa o los Estados Unidos o cualquier otra persona que participe en el proyecto liberal. Existe, en efecto, una enorme brecha en nuestra comprensión de para qué sirve el Estado, lo que hace el imperio de la ley - cómo limita y no limita las cosas. Y esa es una diferencia que importa.


Y luego la tercera cosa que yo diría es que, aunque es cierto que no son un proyecto revolucionario en el sentido de Cuba en el decenio de 1970 - o de la propia China en el decenio de 1960 - el Partido Comunista Chino contemporáneo es de hecho más transformador de las circunstancias de la economía política mundial que esos proyectos revolucionarios, y transformador en formas que Estados Unidos tiene toda la razón en percibir como amenazas a su hegemonía.


En este sentido, aunque reconozco la fuerza de su argumento en relación al cambio de marco que acaba de ofrecer, creo que hay que tener en cuenta la importancia autónoma del Estado de seguridad estadounidense, que es independiente del interés general de los Estados Unidos en la participación en el PIB mundial o algo así.


Hubo un momento - y no sucedió bajo Trump; sucedió cuando Hillary Clinton era la Secretaria de Estado - cuando esa parte de la maquinaria del gobierno americano que piensa en términos de F-35 y armas atómicas y flotas nucleares cambió su enfoque hacia China. Y eso constituye una fuente de conflicto que no se reduce a la economía. Se basa en la concepción de la economía como una base de recursos nacionales y, por supuesto, está enredada con determinadas empresas del complejo militar-industrial, pero no obstante es distinta.


Hay facciones que compiten dentro del aparato estatal americano. Y quién toma las decisiones en un ámbito de la política en un momento dado puede cambiar. Y yo insisto en que ha habido un giro decisivo hacia el dominio de la seguridad nacional en la política de China.


Creo que es bastante razonable decir que, al salir de la Segunda Guerra Mundial, los negocios americanos se integraron esencialmente en el gobierno americano. No es fatuo imaginar que gran parte del Plan Marshall se organizó directamente en torno a asegurar los mercados para ciertos tipos de empresas estadounidenses, que básicamente dirigían el gobierno en ese momento. Pero ese es un efecto de un tipo particular de articulación, que va y viene con el tiempo. En lo que respecta a China en este momento, hay una notable discrepancia entre la planificación corporativa de las empresas que dominan el S&P 500 y el establishment de seguridad estadounidense.


¿A quién debemos apoyar en un conflicto entre esas fuerzas? O, para ser más precisos, si uno suscribe su receta sobre el conflicto entre EE.UU. y China - que es perseguir la distensión mientras se utiliza la influencia americana para empujar a Beijing hacia la energía verde - ¿son los objetivos de la América Corporativa o del Pentágono más compatibles con ese fin? ¿O aquellos que favorecen la coexistencia pacífica y ecológicamente sostenible con China tendrán que prevalecer sobre ambos?


Una de las cosas que yo criticaría de la visión del Green New Deal es que no especificó quiénes serían sus aliados en la comunidad de negocios. O, para el caso, en el ejército. Y creo que es un gran problema porque terminas empalado en el tipo de conflicto del que hablas. No digo esto por ningún entusiasmo por el liderazgo empresarial al estilo de Davos sobre el clima, sino sólo por una apreciación de lo que ha supuesto históricamente una transformación político-económica exitosa. Y claramente implica la formación de coaliciones en las que se agarran, por un lado, partes particulares del estado de seguridad y, por otro, varias facciones empresariales que han desarrollado un interés estratégico a largo plazo en la transformación (que sustituye el imperativo de la maximización inmediata de los beneficios). Y la polaridad que usted ha descrito es muy clara en este momento en los Estados Unidos. En Europa no es difícil imaginar coaliciones empresariales bastante poderosas. Volkswagen está empeñada precisamente en una distensión verde, transformadora y descarbonizante con China. Es decir, de eso depende el futuro de VW. Y el socio menor de VW en ese proyecto es Ford. Así que hay incluso trozos de capital americano que están firmados por otro gobierno. Mientras que el gobierno americano parece empeñado en una reducción masiva de las normativas verdes, lo que no ayuda a Ford a avanzar en su interés estratégico a largo plazo. Lo mismo es cierto con el sector de la energía. Quiero decir, las grandes petroleras europeas están ahora planeando muy concertadamente el futuro más allá del petróleo, e incluso más allá del gas. BP, estaba pensando en esto a finales de los 90. Si Al Gore se hubiera convertido en presidente, es muy fácil imaginar un esfuerzo liderado por el Partido Demócrata para crear una coalición de intereses de negocios ecológicos. Sólo piensa en esto como la opción de Mike Bloomberg.


No es transformadora en ningún sentido social fundamental. Pero es completamente seria sobre la descarbonización. Porque es un ganar-ganar, bastante genuino. Es más eficiente, es más barata, es el futuro, y tus nietos estarán mejor si sigues este camino. Es una especie de cálculo tonto que te lleva en una dirección diferente ahora mismo.


Creo que debido a que el proyecto del New Green Deal fue formulado tan fuertemente desde la izquierda - y en el contexto de un momento de Black Lives Matter - se centró en una coalición de los marginados, lo que ellos llaman comunidades de primera línea. Lo cual está bien. Pero también es una forma de iniciar una lucha con todos los intereses concebibles que realmente tienen poder.


Usted ha hablado mucho recientemente sobre las formas en que las analogías históricas se utilizan rutinariamente de forma errónea, señalando que la crisis actual no es en realidad una secuela de 1914, 1929 o 1941, sino más bien "algo nuevo bajo el sol". Dada la extrema novedad de nuestras actuales circunstancias, tanto próximas en términos de la crisis de COVID, como generales, en términos del Antropoceno, ¿cuál es la utilidad de la historia? ¿Cómo puede el conocimiento histórico ser productivo para los desafíos del presente? ¿O es su vocación un proyecto literario - bueno para la memorización y el recuerdo pero no como generador de conocimientos aplicables?


Creo que estamos viviendo en tiempos históricos. Así que el desafío para mí, como historiador - como lo es para usted, como periodista, o cualquier contemporáneo despierto - es averiguar qué demonios está pasando. Esa es la tarea por excelencia del historiador. La tarea no es, ya sabes, saber mucho sobre un conjunto de datos de cosas que sucedieron en el pasado para que puedas detectar las analogías y luego decirle a todo el mundo cómo funciona realmente. Esa puede ser una forma de pensar sobre lo que hace la historia. Pero implica todo tipo de suposiciones extrañas acerca de cómo funciona la historia - suposiciones que son, en mi opinión, repetida y catastróficamente refutadas por la calidad proteica de lo que llamamos historia moderna.


Desde el momento en que decidimos llamarla historia con H mayúscula, la historia ha consistido, más o menos, en un increíble e intelectualmente indigesto shock tras otro. Y por lo tanto el trabajo del historiador es seguir con el proyecto. El trabajo no es ser el anticuario - no ser el guardián del banco de datos que le dirá, desde la sabiduría de toda la experiencia previa, lo que sucederá ahora - porque la sabiduría de nuestra experiencia debería decirnos que la relación entre la experiencia pasada y el presente es fundamentalmente problemática.


Estoy de acuerdo con el espíritu de su pregunta anterior. Considero que el capitalismo es un motor fundamental de la historia moderna. Hay varios. Uno es la dinámica de poder y violencia interestatal en la historia; otro es la lógica de la acumulación. Estos son vectores profundamente dinámicos y explosivamente expansivos. Nuestro trabajo es permanecer despiertos a ese hecho y estirar nuestras mentes tan rápido como podamos para abarcar lo que está pasando frente a nuestros ojos - no distraer a todos diciendo, "Oh, bueno, esto me recuerda vagamente a algo que sucedió en el período moderno temprano". Mi impulso no es decirles que hemos visto todo esto antes; es decir que no hemos visto nada todavía.


Cuando estás pesimista, ¿en qué desarrollos de la era COVID te encuentras, y qué sombríos escenarios te imaginas que presagian? Y luego, cuando estás de mejor humor, ¿qué causas para el optimismo ves?


Creo que el proyecto americano, el experimento americano, está sufriendo ahora mismo. No sabemos cómo van a ir las cosas en los próximos 90 días. Realmente necesitamos saber si este proceso electoral se desarrollará sin problemas y si dará lo que se supone que debe dar, que es un voto decisivo del público estadounidense que confirma a alguien a la presidencia y demuestra así la capacidad de este lugar para gobernarse a sí mismo.


Y hay una posibilidad muy clara de que eso no suceda. O que la decisión caiga a favor del candidato y el partido que ha demostrado su incapacidad para gobernar - y que de hecho ha demostrado su capacidad para llevar a este país a grados cada vez mayores de ingobernabilidad. Nunca pensé que viviría bajo el toque de queda. He vivido bajo el toque de queda ahora en Nueva York. Fue una locura. Me indignó e indignó, y no pensé que nunca lo experimentaría.


La contraparte de las elecciones americanas, a nivel mundial, es obviamente Hong Kong. Ellos también tienen elecciones. Y la brutalidad de la que es capaz Beijing es impactante. A pesar de mi defensa de la distensión -de hecho, debido a mi defensa de la distensión- me persiguen los recuerdos de los años treinta y cuarenta y la ingenuidad de muchas personas que defendían la seguridad colectiva y la colaboración del Frente Popular con la Unión Soviética, todo ello por muy buenas razones que sin duda habría apoyado. Debemos tener en cuenta lo que ahora sabemos sobre la violencia de la que fue capaz la Unión Soviética. Y también debemos tener en cuenta lo que es capaz de hacer el régimen comunista chino. Así que esos son los dos problemas de la economía avanzada que más me preocupan.


Recientemente tuve la oportunidad de participar en conversaciones con un grupo de colegas en Sudáfrica. Si COVID se convirtiera en otro choque devastador para las posibilidades de desarrollo del África subsahariana, en términos de la crisis humanitaria, eso tiene las características de un drama verdaderamente catastrófico. Las noticias económicas y sociales de Sudáfrica ya son bíblicamente malas. Empezaron el año con una tasa de desempleo del 30%. Creen que tendrán una tasa de desempleo del 50% en los municipios a finales de año. Al llegar a la mayoría de edad, el fin del apartheid y el advenimiento de la democracia multirracial en Sudáfrica se destacó como uno de los grandes triunfos de la humanidad. Y si Sudáfrica se convierte en un caso perdido, entonces es un desastre de proporciones traumáticas.


Pero la buena noticia es... (?)


Ah, claro. Señales esperanzadoras. Bueno, déjame intentarlo. A riesgo de sonar trillado, en realidad todavía me maravilla el confinamiento Y esto en realidad se remonta a nuestra discusión anterior - a la cuestión de hasta qué punto la historia está determinada por la búsqueda capitalista de beneficios. Soy lo suficientemente historiador económico como para pensar que es una variable muy importante. Pero hubo algo realmente extraordinario que ocurrió en marzo, en el que casi todo el mundo, individual y colectivamente, tomó la decisión de cerrar la economía para preservar la vida humana. Los políticos y las empresas y los ciudadanos y los sindicatos - toda la masa de actores colectivos - tomaron esta decisión. La gran mayoría de la humanidad fue sometida a ella.


Y puede haber sido un error catastrófico. No creo que podamos descartar esa posibilidad. No podemos volver a correrla. No sabemos cuáles habrían sido las consecuencias. Hemos terminado con lo que hemos terminado. Pero parte de lo que terminamos fue esta decisión colectiva, y por muy costoso y doloroso que haya sido, hay algo realmente espectacular en ese momento.


Y entonces, por supuesto, se desata el infierno. Las desigualdades se hacen sentir dramáticamente. No podemos mantenernos unidos. Es un espectáculo de mierda. Nada de eso me sorprendió. Pero marzo fue una historia diferente.


#coronavirus #antropoceno #economia #newgreedeal #china #usa #cambioclimatico #pandemia

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram

©2019 by crisis climática y ecológica. Proudly created with Wix.com