• Homo consciens

¡Veamos las estrellas apagando los anuncios publicitarios por la noche!




FUENTE: Résistance à l'Agression Publicitaire (R.A.P.) se une a Agir pour l'Environnement y a muchas otras asociaciones se unió para denunciar la contaminación lumínica nocturna.

En ciudades francesas en las que ganaron los ecologistas avanzan medidas para limitar la publicidad y apagar los carteles. Por ejemplo la prohibición de pantallas publicitarias digitales así como la limitación a 1 panel fijo no luminoso de 2m²por cada 2000 habitantes.



La contaminación lumínica es una molestia en varios aspectos:

- es un desperdicio de energía, que resulta en residuos nucleares y emisiones adicionales de carbono;

- perturba tanto la fauna como la flora: la fauna al alterar las trayectorias de las aves migratorias y diezmar los insectos (segunda causa de mortalidad después de los plaguicidas); la flora al retrasar la caída de las hojas e interrumpir la polinización nocturna por las polillas. Recientemente un estudio confirma que el impacto de la iluminación humana ha crecido hasta el punto de una disrupción sistémica: los niveles hormonales, los ciclos de reproducción, los patrones de actividad y la vulnerabilidad a los depredadores se están viendo afectados en una amplia gama de especies.

- tiene un impacto en la salud humana, ya que crea trastornos del sueño que conducen a una caída en la producción de melatonina, que es vital para el buen funcionamiento de nuestros cuerpos. [1]


Entre estas fuentes de contaminación lumínica, los anuncios y letreros generan un gasto de energía cuyo único propósito es recordarnos nuestro papel como "consumidores", día y noche. Además de la contaminación lumínica, la contaminación mental está cada vez más extendida en los espacios públicos, con la sustitución gradual de todos los carteles de papel por dispositivos de desplazamiento e iluminación y, en los últimos años, por pantallas digitales de 8 m2 y hasta 50 m2 en la zona de los aeropuertos y estadios deportivos.


Recordemos que la publicidad, ha crecido sobre manera: recibimos en promedio entre 500 y 3.000 mensajes publicitarios por día. En todo el mundo se gastan entre 300 y 500 mil millones de dólares estadounidenses en publicidad, el segundo presupuesto más grande del mundo después del de defensa. Pero nunca será suficiente, siempre se necesitará más.


Por este motivo la Resistencia a la Acción Publicitaria pide que se organicen acciones para apagar los carteles y cubrir la publicidad luminosa para exigir el cese de todo gasto de energía para la publicidad exterior. Los ayuntamientos tienen un poder enorme. Pueden, mediante la elaboración de reglamentos locales de publicidad (RLP), imponer franjas horarias más restrictivas, pero también prohibir ciertos tipos de dispositivos especialmente perjudiciales, como las pantallas digitales, como se hace en París.


¡Animemos a nuestros alcaldes a tomar tales medidas! Algunas ciudades están en el proceso de redactar las regulaciones locales de publicidad. Esta es una oportunidad para imponer reglas de extinción para los anuncios y letreros.


Lo que están pidiendo:

  • La prohibición de las pantallas digitales y los dispositivos de iluminación de los carteles publicitarios en los espacios públicos

  • La extinción de la publicidad luminosa en el mobiliario urbano (marquesinas de autobús, quioscos, etc.) de la misma manera que la publicidad tradicional.

  • La extinción de los letreros luminosos y los escaparates cuando el establecimiento está cerrado, así como durante el día entre las 9 de la mañana y las 5 de la tarde.

Que se ha logrado? En Estrasburgo una nueva regulación mal aplicada

Desde el 9 de agosto de 2019, el nuevo Reglamento Local Intermunicipal de Publicidad (RLPi), unificado en toda la Eurometropole de Estrasburgo, ha ampliado los períodos de extinción de los letreros luminosos en el exterior de los comercios entre las 23 y las 7 horas [2]. Un año después de su implementación, después de dos meses de intensas encuestas de verano, pudimos observar que más de 500 señales siguen encendidas después de las 11 p.m. o incluso después de la 1 a.m. en todo el SME [3]. Mientras que algunos comerciantes siguen sin conocer la legislación por falta de información proporcionada por el municipio, otros grandes grupos con sede en el centro histórico de Estrasburgo como Apple, Foot Locker, Croisi Europe o Crédit Mutuel siguen derrochando dinero a pesar de los numerosos anuncios públicos publicados en sus escaparates y en las redes sociales, entre otras cosas por iniciativa del grupo Éteins ton Enseigne de RAP Estrasburgo [4].


La población a favor de la reducción de la iluminación nocturna

Además de la contaminación lumínica y publicitaria nocturna causada por las tiendas, hemos notado que después de la 1 de la madrugada las zonas comerciales e industriales están desiertas. Los bares y lugares de cultura que se cierran por la noche durante el encierro, las calles de los centros de las ciudades también están vacías. Ciudades como Holtzheim [5], Schiltigheim [6] e Illkirch [7] ya han realizado experimentos exitosos para reducir el alumbrado público. Este período de confinamiento podría por lo tanto utilizarse para generalizar el apagar las farolas en lugares desiertos, así como para reducir drásticamente la luminosidad en los centros de las ciudades. Estas medidas serán tanto más fáciles de aplicar cuanto que, según una encuesta realizada para la Asociación Nacional de Protección del Cielo y del Medio Ambiente Nocturno, cerca del 80% de los franceses encuestados son favorables a la reducción del alumbrado nocturno público y privado [8] La clave para la reducción de la iluminación será el ahorro en las facturas de energía para los contribuyentes y los minoristas, así como mejoras en la salud y el sueño de los residentes y la vida silvestre local [9].


Limitando el espacio para la publicidad más ampliamente: ¡las alcaldías verdes se están involucrando!

Sensibles a las molestias causadas por la publicidad exterior, las nuevas alcaldes ecologistas electas Jeanne Barseghian en Estrasburgo, Danièle Dambach en Schiltigheim y Fabienne Baas en Ostwald se han comprometido a limitar el lugar de la publicidad exterior al firmar el "Pacto para la Transición" antes de las elecciones municipales de 2020 [10,11]. En el programa de los compromisos asumidos en los niveles 2 y 3: la prohibición de las pantallas publicitarias digitales así como la limitación a 1 panel fijo no luminoso de 2m² para 2000 habitantes con carteles de 50x70cm máximo como para los carteles de opinión. El primer nivel a implementar es detener los contratos de gestión de la publicidad del mobiliario urbano renovados justo antes de la votación bajo la presidencia de Robert Herrmann. Los carteles pueden ser reconvertidos en carteles culturales, de eventos y de interés general o ser removidos para hacer espacio para los árboles. Mientras que JCDecaux acogió esta renovación [12] a principios de año, el RAP de Estrasburgo se moviliza para que los habitantes de la Eurometropolis puedan redescubrir su ciudad, sin publicidad invasiva.


#consumismo #crisisclimatica #crisisecologica #contaminacionluminica #emisiones #publicidad

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram