• Homo consciens

Amitav Ghosh: "El mundo se prepara para el cambio climático preparándose para la guerra"




Fuente: Reporterre - Hervé Kempf y Mathieu Génon (Reporterre) - 14 de septiembre 2021

Para el gran escritor indio Amitav Ghosh, el problema que plantea la crisis ecológica a la humanidad es fundamentalmente geopolítico. En sus últimos libros, a través de una lectura histórica, sitúa a Occidente y su cultura de la violencia y la dominación en el centro de los problemas contemporáneos. Y mira el futuro con pesimismo.


Amitav Ghosh es un novelista, ensayista y crítico literario indio que vive parcialmente en Estados Unidos. Entre sus publicaciones más recientes se encuentran La gran convulsión: otras historias en la era de la crisis climática (Wildprojet, 2021) y La diosa y el mercader (Actes Sud, 2021). (N.T: no están traducidos al español)


Reporterre - En "Le Grand Dérangement", usted señala que desde hace tres o cuatro décadas, la novela ha adoptado un enfoque individualista que se caracteriza por escribir sobre el yo, lo íntimo, mientras nos enfrentamos a una crisis planetaria sin precedentes y la emisión de gases de efecto invernadero aumenta hasta niveles inéditos. ¿Existe una relación entre estos dos fenómenos y, si es así, cuál es?


Amitav Ghosh - Sí, hay un vínculo. Se remonta a la caída del Muro de Berlín. La mitad de las emisiones de gases de efecto invernadero en la atmósfera se han emitido desde 1989. Creo que fue entonces cuando el mundo entero fue totalmente absorbido por la cultura del consumo. Al mismo tiempo, adoptó el modelo americano de ficción nacido en las escuelas de escritura creativa, escuelas cuyo desarrollo fue fomentado por la CIA. El primero de estos talleres de escritura tuvo lugar en Iowa, con escritores como Wallace Stegner. La idea era crear una forma despolitizada de arte y narrativa: en reacción al realismo socialista soviético, promovieron un nuevo modelo caracterizado sobre todo por un enfoque apolítico.


Veo los efectos duraderos de esto en todo el mundo, incluso en la India. Cuando yo era joven, los novelistas indios, sobre todo de Bengala Occidental o a veces del sur de la India, se comprometían y escribían sobre el medio ambiente. Por ejemplo, la gran escritora bengalí Mahasweta Devi, que escribió sobre el bosque y las comunidades tribales del bosque. Pero hoy, cada vez más, las novelas en la India, ya sean escritas en inglés o en alguna de las lenguas indias, suelen adoptar el modelo occidental y escribir sobre la vida interior.



¿Significa esto que la escritura o el cine, adoptando un enfoque más colectivo en la descripción de la realidad, como hicieron Steinbeck o Zola en su momento, podrían ayudar a frenar el aumento de las emisiones de gases de efecto invernadero?


Los escritores no podrán cambiar el curso de las cosas. La literatura y la edición son mucho menos importantes que hace treinta o cuarenta años. La cultura actual está dictada por las redes sociales, el cine y la televisión, mientras que la ficción tiene un papel marginal. Pero siempre he sido un escritor, y siempre he estado orgulloso de reaccionar ante el mundo que me rodea, por lo que es esencial para mí, como escritor, enfrentarse a él.




El personaje de Cinta, en su novela "La diosa y el mercader", dice en un momento dado que los cuentos existen porque nos permiten hablar con los animales. ¿Qué tiene que ver la narración con los animales?


Desde hace unos dos siglos, la narración se considera una actividad inherentemente humana. Pero, ¿qué es una historia? Algo que tiene lugar tanto en el tiempo como en el espacio. Una narración une varios espacios. Fíjese en las primeras historias: muchas describen un viaje a través del espacio, como la Odisea, el Ramayana o el clásico chino Peregrinación al Oeste [de Wu Cheng'en]. Incluso se podría decir que el Nuevo Testamento es un particular cuaderno de viaje. Esta conexión entre momentos en el tiempo y puntos en el espacio no se limita a los seres humanos. Tomemos, por ejemplo, las ballenas: recorren miles de kilómetros de un lado a otro, pero no lo hacen de forma automática; de un año a otro, algunas cambian su comportamiento, su canto, su destino... Vemos, pues, que no se trata de un comportamiento automático o instintivo como quieren hacer creer los cartesianos. ¿Cómo podemos decir entonces que las ballenas, que tienen medios de comunicación extremadamente complejos, no tienen historias? Del mismo modo, sabemos que los elefantes se detienen en determinados lugares donde han muerto sus compañeros. ¿Cómo podemos decir que no crean conexiones entre estos eventos para hacer una historia? Tomemos el sencillo ejemplo de un perro. El perro sabe que lo llevas al parque todos los días y luego lo traes a casa. De nuevo, está recorriendo un espacio, así que ¿cómo podemos decir que no vincula estos diferentes espacios a través de una narrativa? Es obvio que sí. En última instancia, para nosotros los humanos, la narrativa es nuestra conexión más importante con el espacio. Y lo mismo podría decirse de los animales.


Así que contar historias es el más salvaje de nuestros atributos, lo que más compartimos con los animales. Los animales no cuentan sus historias a todo el mundo, pero hay personas con las que las comparten, como los chamanes, como David Kopenawa, que lo cuenta en el libro La caída del cielo. Está claro que no es un impostor ni un iluminado, sino que cuenta las historias que le cuentan los animales.



"Lo que hicieron los europeos en las Américas creó un patrón de brutalidad y violencia que nunca se había visto en la Tierra. Estamos hablando de un genocidio.

Un tema importante de sus últimas obras es la crisis ecológica. ¿Cómo se enfrenta al mundo que viene, cuando uno de sus personajes dice: "Sabemos lo que nos espera"?


La forma en que los especialistas, y en particular los técnicos e ingenieros, abordan el cambio climático es completamente errónea; para ellos, el problema es principalmente tecnológico, mientras que en mi opinión, es esencialmente geopolítico. Mientras no haya una respuesta geopolítica, la tecnología no puede aportar ninguna solución.




¿Por qué el cambio climático es un problema geopolítico?


Si se le pregunta a un occidental sobre el cambio climático, dirá que se trata principalmente de un problema científico y tecnológico. Si vas a Asia y preguntas a un indio, indonesio o chino, como he hecho a menudo, "sabes que el cambio climático es una amenaza real para tu país. ¿Estás preparado para reducir tu huella de carbono?" la respuesta será: "No, ¿por qué íbamos a cambiar? Occidente está en la raíz de este problema, se enriqueció a nuestra costa cuando éramos débiles, acaparó los recursos de la Tierra y los despilfarró... Pero ahora no somos tan débiles, así que es hora de ponernos al día". Para los no occidentales, el concepto de alteración del clima se considera un problema de poscolonialismo, de desigualdad, de geopolítica.




Así que tenemos que esperar a que Occidente tome la iniciativa. Que no lo hará...


No, no lo hará.




En "The Great Derangement", usted explica que Asia estaba preparada para participar en el aumento de los gases de efecto invernadero, pero el colonialismo se lo impidió. ¿Puede explicar esta idea?


Tomemos la Revolución Industrial en sus inicios. La carrera armamentística desempeñó un papel importante cuando británicos y franceses competían por colonizar América. Todos los estados occidentales se copiaron entre sí, mediante un mimetismo que comenzó en Inglaterra.


En la India, los trabajadores de la industria del hierro de los siglos XVIII y XIX estaban entre los mejores del mundo, al igual que los artesanos indios. En el siglo XVIII, los barcos fabricados en la India eran superiores a los fabricados en Gran Bretaña. Gracias a su poderío militar, Gran Bretaña consiguió destruir la industria naval india imponiéndole normas financieras. Del mismo modo, los británicos no estaban dispuestos a explotar y desarrollar el carbón indio. Lo que las colonias tenían para abastecerse eran los productos que proporcionaba la energía solar: yute, opio, té, azúcar...




Por qué Europa fue tan agresiva en el siglo XVIII y cómo pudo aplastar a la India, a China, que en aquella época eran naciones muy desarrolladas, como ha demostrado el historiador Kenneth Pomeranz?


Creo que tiene que ver con el descubrimiento de las Américas. El patrón de violencia que se desató en las Américas en el siglo XVIᵉ no tiene precedentes en la historia de la humanidad. Hablamos de los mongoles, pero los mongoles nunca destruyeron el 95% de un pueblo. Lo que los europeos hicieron en las Américas creó un patrón de brutalidad y violencia que nunca se había visto en la Tierra. Fue un genocidio.




¿Cuáles son las razones de esto? ¿Avaricia?


Por supuesto que sí. Pero más allá de la codicia, creo que fue durante este periodo cuando los europeos (no todos, pero sí los que libraron batallas similares contra las clases bajas en Europa, contra el movimiento de clausura, contra las mujeres con los juicios por brujería), y especialmente la élite tecnocientífica, se dedicaron, por un lado, a la colonización de América del Norte y, por otro, al comercio de esclavos. A partir del siglo XVI, Europa inventó una forma de violencia armada y de brutalidad a una escala inimaginable hasta entonces; nunca antes se pudo pensar que la población de un continente pudiera ser diezmada y sustituida por la de otro. Esto nunca había sucedido, es un momento sin precedentes en la historia del mundo. Los indios y los chinos no libraban este tipo de guerras brutales contra personas consideradas no humanas, y eran incapaces de concebir este tipo de cosas. Y, efectivamente, estas cosas son inconcebibles.



"En India e Indonesia, las élites están reproduciendo en su propio país lo que las élites occidentales han hecho con el mundo. Básicamente, lo que están diciendo es que van a seguir por este camino: los pobres morirán, pero esto es sólo uno de los sacrificios que hay que hacer, cada uno por su lado y salvar a quien pueda. "


Usted menciona otro período histórico importante: el siglo XVII, la Pequeña Edad de Hielo, documentada en China, en Europa, en todo el mundo, y estudiada por el historiador Geoffrey Parker. Es la misma crisis que vio desatarse la violencia colonialista en el siglo XVI?


Ambos están interconectados. En el continente americano murió tanta gente que ciudades y campos enteros fueron engullidos por la selva, lo que provocó una reforestación masiva que, según se dice, al absorber enormes cantidades de dióxido de carbono, contribuyó a la Pequeña Edad de Hielo. Por eso, hoy encontramos enormes ciudades en México y en el Amazonas enterradas en la selva. El Amazonas estaba habitado por una población de más de nueve millones de personas. No eran bosques vírgenes; eran lugares donde la gente vivía y cultivaba. Y cuando la gente empezó a morir, el bosque se hizo cargo con las consecuencias que conocemos.




En la actualidad, ¿las élites occidentales siguen teniendo esta cultura de la violencia y la dominación?


Creo que sí, pero el mundo ha cambiado y este cambio se debe principalmente a la descolonización. Si Occidente fuera tan poderoso hoy como lo fue en el siglo XIX, habría impedido que India y China se industrializaran por la fuerza, como lo hizo entonces. Pero eso ya no es posible, porque China tiene armas nucleares, India tiene armas nucleares, incluso Pakistán tiene armas nucleares.




¿Cuál es la mentalidad de las élites indias y chinas?


Han adoptado totalmente los sueños de las élites occidentales, no sé si es lo mismo en China, pero en India e Indonesia, las élites están reproduciendo en su propio país lo que las élites occidentales han hecho con el mundo. Básicamente lo que están diciendo es que seguirán por este camino: los pobres morirán, pero esto es sólo uno de los sacrificios que hay que hacer, sálvese quien pueda y salve el día. No puedes imaginar la locura del gobierno indio. Están destruyendo toda la normativa medioambiental del país.




Es como si el mundo se rigiera por el consumo conspicuo.


Exactamente. En la India, los indígenas, que antes estaban protegidos por las leyes, están siendo expulsados de los bosques para hacerlos accesibles a las empresas del carbón, o más bien a una empresa en particular, la que es cercana al Primer Ministro y que ha comprado la mitad de la India durante los últimos seis años. Estamos asistiendo a un capitalismo gansteril desatado en el mundo con una violencia sin precedentes.




Usted habla del capitalismo, pero en "The Great Derengement" (El gran devarío) dice que el imperialismo es más importante que el capitalismo para explicar el "statu quo".


El capitalismo es un sistema contenido en otro sistema aún más violento, el imperialismo. Cuando hablamos de las emisiones de gases de efecto invernadero, nos referimos sobre todo a los aviones, los coches, los textiles, etc. Pero sólo el 25% de las emisiones mundiales se deben al uso de combustibles fósiles. Sin embargo, otro 25% de las emisiones mundiales proceden de actividades militares. Sólo el Pentágono es el mayor emisor de gases de efecto invernadero del mundo. Un solo avión supersónico, como el Rafale francés, produce más emisiones en unas horas de vuelo que una ciudad francesa.


Dejar de gastar en armas para afrontar el cambio climático y las pandemias - más

¿No es lo mismo el capitalismo gangsteril y el imperialismo basado en la militarización?


No es contradictorio, pero el énfasis en el capitalismo proviene de una cierta mentalidad que podría llamarse intelectual/académica, y que es reacia a hablar de la violencia organizada, prefiriendo creer que la tecnología es la fuerza motriz predominante. El filósofo Jean-Pierre Dupuy dice que en el mundo moderno estamos completamente dominados por el pensamiento económico, que nos gusta pensar en las cosas en términos económicos y estadísticos. Muchas de las personas que admiro, como Naomi Klein, al querer dar al capitalismo un lugar central, en realidad sucumben a esta tentación de analizar todo en términos de economía, excluyendo la geopolítica y la violencia armada que subyace. Tomemos el ejemplo del Acuerdo de París, en el que los países ricos se comprometieron a dar 100.000 millones de dólares al año para mitigar los trastornos climáticos. No hemos visto ni el 10% de eso. En el mismo periodo, estos mismos países han encontrado más de un billón de dólares para invertir en armas. La realidad es que el mundo se está preparando para el cambio climático, no tratando de mitigarlo, sino preparándose para la guerra. Esto es obvio.



"Hoy nos resulta inconcebible que Internet se detenga, el mundo entero se detendría con él. Por tanto, está claro que, en cierto modo, ya no somos dueños de nosotros mismos.

¿Cómo ve el futuro de los niños de hoy, sea cual sea su país?


Esta es una pregunta difícil. Está lo que esperamos y lo que creemos que es probable. La esperanza, por supuesto, es que el mundo encuentre una solución milagrosa. Y estoy dispuesto a creerlo. Podría ocurrir un milagro y sólo podemos esperar que ocurra. Pero para mí, que pienso que los problemas son fundamentalmente geopolíticos, veo que no hay cambios y que las cosas van a peor. Entonces, ¿dónde está la luz? No lo veo.




En "The Great Derengement", usted compara el texto del Acuerdo Climático de París y la encíclica "Laudato si'" del Papa Francisco desde un punto de vista literario. ¿Puede decirnos algo sobre estos dos textos?


Estos dos textos son especialmente interesantes porque se publicaron al mismo tiempo y tratan el mismo tema. Cabría esperar que el texto del Papa fuera descabellado, poco realista y lleno de palabras vacías, pero en realidad es el Acuerdo de París el que dice cosas absurdas, expresadas en un lenguaje increíblemente pomposo. El documento no fue escrito para afectar a los seres humanos, es simplemente una excusa para que los expertos se reúnan y hablen juntos. Laudato si', en cambio, muestra una sincera voluntad de apertura al utilizar un lenguaje muy sencillo, aunque por lo demás está muy bien documentado y es perfectamente preciso al tratar temas científicos. Al final, el Papa tiene una visión mucho más clara del problema que los tecnócratas, ve que el problema viene de nuestra forma de vida, del deseo, de lo que la gente quiere tener. Es un texto profundamente humano y moderado. Creo sinceramente que el Papa Francisco es el único líder legítimo en el mundo actual. Él y sólo él nos permite mantener la esperanza.




Entre las élites occidentales, y quizás también las chinas, existe, si no una religión de la tecnología, al menos una profunda creencia en el espíritu de Silicon Valley, con la idea de la fusión tecnológica que crearía una nueva especie a través de la robótica y la inteligencia artificial. ¿Qué opinas de esto?


Antes pensábamos que Internet, las redes sociales, etc. eran herramientas, pero cada vez más vemos que nosotros somos las herramientas y no ellos, ellos son los que mandan. Hoy en día es inconcebible que Internet se detenga, el mundo entero se detendría con él. Por tanto, está claro que, en cierto modo, ya no somos dueños de nosotros mismos.




Entonces, ¿quiénes son los dueños?


Muchas de nuestras acciones están controladas por alguna forma de inteligencia artificial que se convierte en parte del problema. Creemos que el ser humano diseña políticas y que éstas se aplican, pero desde Descartes, desde el colonialismo, las cosas de la Tierra se han visto como meros recursos, lo que significa que son inertes, incapaces de escribir su propia historia. Pero hoy en día, esto parece menos obvio; los combustibles fósiles, por ejemplo, se han convertido en algo tan complejo en nuestras vidas que es difícil de entender. No es que Estados Unidos pueda decidir hoy mismo dejar de utilizar los combustibles fósiles. No puede, entre otras cosas porque Arabia Saudí y los Emiratos Árabes Unidos se han convertido en actores clave de la geopolítica mundial. Durante los atentados del 11 de septiembre, por ejemplo, el propio George Bush organizó la salida de funcionarios saudíes, aunque la mayoría de los que atacaron a Estados Unidos eran saudíes. A los estadounidenses les gusta pensar que controlan a Arabia Saudí, pero ya no es así: una parte considerable de la política exterior estadounidense está bajo el control de Arabia Saudí, Abu Dhabi y Qatar. Así que ya ven cómo los combustibles fósiles se han inmiscuido en la política mundial, es tan insidioso, tan poderoso que es una ilusión humana imaginar que somos nosotros los que los controlamos.



"Me impactó enormemente: Francia ha sido completamente transformada por la periurbanización al estilo americano. En Italia no es así, en los pueblos sigue habiendo una tienda de pasta, una carnicería... se puede encontrar comida allí. Este no es el caso de la campiña francesa.

Al mismo tiempo, Arabia Saudí, Abu Dhabi y otros países apoyan al Islam, y éste se ha convertido en una poderosa fuerza geopolítica.


Sí, y de nuevo, vemos que no es sólo a través del poder de las ideas, sino a través del poder de los combustibles fósiles, el dinero del petróleo que Arabia Saudita gasta para fomentar la radicalización de los musulmanes en todo el mundo. En cuanto se observa un aumento de los fundamentalismos, se puede estar seguro de que el dinero saudí no está lejos.




¿Cuál es la estrategia de China? ¿Cómo se puede evitar una crisis ecológica cuando China sigue promoviendo un crecimiento económico del 6% anual, que es enorme?


Debe saber que China ha destinado el 20% de la superficie del país a la repoblación forestal, lo que representa una zona enorme, mayor que la de Francia. Y lo hacen con seriedad, lo que no ocurre en otros países. Además, China está muy por delante de otros países en cuanto a soluciones energéticas alternativas. Esto es político y se explica por el hecho de que China no tiene petróleo. La actual jerarquía mundial depende completamente de los combustibles fósiles, que son la base del dominio del mundo anglosajón, que incluye a Australia, Gran Bretaña, Canadá, Estados Unidos... Esto fue diseñado deliberadamente desde el principio. Churchill lo orquestó, es un proyecto angloamericano a largo plazo para crear dependencia de los combustibles fósiles. China, por el contrario, tiene todos los motivos para liberarse.


"Mi trabajo es limpiar el medio ambiente. China realmente quiere hacer eso" - aquí

Con el fin de los combustibles fósiles, ¿veremos el fin del mundo anglosajón?


Sí, será un trastorno importante. Y por eso el mundo anglosajón está tan dividido; el mundo anglosajón es el único lugar del mundo donde se discute el cambio climático. Estos países saben muy bien que su poder, al igual que su modo de vida, se basa en los combustibles fósiles. Incluso aquí en Francia, donde he estado en Hurigny, en Borgoña, un pueblo de 200-500 personas. No tiene tiendas ni mercado, y para conseguir lo esencial hay que conducir treinta kilómetros hasta el hipermercado. Esto es algo que me impactó enormemente: Francia ha sido completamente transformada por la suburbanización al estilo americano. En Italia no es así, los pueblos siguen teniendo una tienda de pasta, una carnicería... en ellos se puede encontrar comida, cosa que no ocurre en la campiña francesa.




¿Cómo ve el futuro de Bangladesh, de donde procede su familia?


Bangladesh sigue siendo un enigma. Según varios indicadores, es la nación más exitosa del sur de Asia en varios ámbitos. Es casi milagroso. No sólo el PIB per cápita es superior al de India o Pakistán, sino también la esperanza de vida, la sanidad, etc. También es el único país del mundo donde el gobierno promueve activamente la educación sobre el cambio climático. Así que los bangladesíes están muy bien informados sobre el tema, y han desarrollado varias formas de resiliencia que Occidente haría bien en estudiar. Por otro lado, no se puede negar que grandes partes del país están amenazadas por el agua, y algunas ya están inundadas.




¿Con qué consecuencias?


La migración masiva, que ya ha comenzado.



"La idea predominante de que los pobres sufrirán mientras los ricos lo harán bien es totalmente errónea. No sucederá así. Si se observan las partes del mundo más afectadas por los efectos del cambio climático, muchas de ellas se encuentran entre los lugares más ricos del mundo".

¿Habrá más migración de otras partes del mundo?


Sí, ya existen, pero creo que debemos tener cuidado cuando hablamos de "migración climática". No es tan sencillo. Durante mi investigación para La diosa y el mercader, hablé con cientos de migrantes bangladesíes en Italia, la mayoría de los cuales habían cruzado el Mediterráneo en embarcaciones improvisadas. Y lo que realmente me llamó la atención fue el papel que juegan las redes sociales y las nuevas tecnologías: estas migraciones dependen completamente de los teléfonos móviles. Es esta tecnología la que permite a la gente pagar a los contrabandistas, orientarse, acceder a la información... La migración no se debe al cambio climático. De hecho, tanto las migraciones como el cambio climático son consecuencia de la aceleración del consumismo, de la aceleración de la industrialización, que es el motor de todo esto.




Usted escribe que los ricos serán menos resistentes que los pobres a los desafíos futuros...


Eso no es exactamente lo que digo, porque en general una persona pobre en California es rica en comparación con un africano o un bangladeshí. Creo que los más afectados serán las clases medias y medias bajas. ¿Quiénes fueron los más afectados por los incendios en California? No necesariamente los pobres, sino la clase media cuyo principal activo es su casa... y su coche. Estas posesiones les restan movilidad. Vemos lo mismo en los incendios y huracanes: la gente se niega a ser evacuada. ¿Por qué se niegan a ser evacuados? Porque tienen miedo de que les roben su propiedad o de perder su casa o su coche. Así que la idea predominante de que los pobres sufrirán mientras que los ricos estarán bien es totalmente errónea. No sucederá así. Si se observan las partes del mundo más afectadas por los efectos del cambio climático, muchas de ellas se encuentran entre los lugares más ricos del mundo. Houston, por ejemplo, la capital mundial de los combustibles fósiles, es devastada repetidamente por las inundaciones, y está muy claro que sus perspectivas son muy sombrías. También California, con su sueño californiano y sus fantasías tecnológicas, donde nació más o menos la modernidad, es cada vez menos habitable.


También creo que los habitantes de las ciudades son los menos indicados para hacer frente a las catástrofes que nos rodean, ya sea en Occidente o en la India. Si un habitante de la ciudad india de clase media huyera al campo, no sobreviviría más que unos días.




Has dicho que la guerra nos espera en el futuro. ¿Pero qué podría resolver?


Los occidentales son reacios a ver el cambio climático como un conflicto geopolítico, pero tomemos el ejemplo de un emigrante de Bangladesh. Primero llega a Libia, donde lo encierran inmediatamente en un campo de esclavos; luego, a pesar de los disparos de los gánsteres libios, consigue escapar. Milagrosamente, consigue llegar a la frontera, donde se embarca en un bote improvisado que casi se hunde, y luego cruza los Balcanes, donde le disparan, o Turquía, donde le disparan. Muchos migrantes acaban en el Sinaí, donde, si no pueden pagar a los contrabandistas, se les extraen los órganos. Las experiencias de estas personas son equivalentes a las de la guerra. Así que, ya sea en las fronteras de Europa o de Estados Unidos, nos guste o no, la guerra ya está aquí. No queremos verlo, pero es realmente la guerra. Y cada vez más, vemos que los efectos del cambio climático se convierten en armas de guerra. Recientemente, el gobierno argelino acusó a Marruecos de provocar incendios forestales, de utilizarlos como instrumentos de guerra. Y lo mismo ocurre entre Turquía y Grecia. El humanismo es sólo una fantasía frente a la infinita maldad de la que es capaz el ser humano.

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram