• Homo consciens

Dejar de gastar en armas para afrontar el cambio climático y las pandemias


Los 5 principales contratistas ganaron $2 billones en la guerra de Afganistán

Fuente: Nature - Por Denise García - agosto 2020

Nota de Climaterra: la nota fue editada para su traducción.

Los gobiernos deberían dejar de gastar miles de millones de dólares en armas y proteger a los ciudadanos de las verdaderas amenazas a las que se enfrentan.


A pesar de las amenazas a la existencia humana derivadas del cambio climático, la pérdida de biodiversidad y una pandemia que está devastando las economías y paralizando las sociedades, los países siguen gastando imprudentemente en armas destructivas para guerras que nunca van a librar.


Como académico que asesora a las Naciones Unidas sobre el control de armas y los usos militares de la inteligencia artificial (IA) y la robótica, hace tiempo que sostengo que las naciones deberían priorizar la "seguridad humana para el bien común" sobre el gasto militar1,2. Esto significa garantizar que las personas puedan vivir con todo su potencial: satisfechas económicamente, con derechos políticos, en entornos saludables y libres del miedo a la violencia y a amenazas mortales acuciantes como el cambio climático o las pandemias.


Estos llamamientos no son nuevos. Tras los brotes del síndrome respiratorio agudo severo (SARS) y del virus del Zika, por ejemplo, se planteó destinar los presupuestos de seguridad a la preparación para las pandemias3. Ahora, la magnitud de la pandemia del COVID-19 en un contexto de aumento de la violencia -ambos previstos desde hace tiempo- hace más urgente la necesidad de actuar.


El viejo orden mundial, en el que los gobiernos construyen arsenales para proteger al Estado, está claro que no ofrece lo que la gente necesita. Según el Índice de Paz Global4, los niveles de paz han caído un 2,5% desde 2008. El índice mide 23 indicadores -incluyendo el gasto militar y la facilidad de acceso a armas pequeñas- en 163 estados y territorios independientes, clasificándolos según su nivel de paz. El descenso de los niveles de paz se produce a pesar del aumento del gasto militar a nivel mundial, hasta alcanzar la cifra récord de 1,9 billones de dólares en 20195.


Las invasiones transfronterizas y las guerras civiles están disminuyendo, pero la inestabilidad política y los disturbios están aumentando en muchas regiones, como América del Norte y del Sur, África y Asia. En la última década, el número de disturbios y manifestaciones antigubernamentales se ha duplicado con creces en todo el mundo4.Más de 96 países del mundo registraron una manifestación violenta en 2019, ya que los ciudadanos protestaron contra la injusticia racial, la brutalidad policial, la corrupción y el declive económico4. Las armas no atacan las causas profundas de la inestabilidad: la mala gobernanza, la falta de alimentos, la escasez de puestos de trabajo, la escasa oferta educativa y las amenazas a la seguridad. El poderío militar no hace que el mundo sea más pacífico.

Reajustar los Objetivos de Desarrollo Sostenible para un mundo pandémico

El cambio es posible.

Este año debe representar un punto de inflexión para los presupuestos de seguridad nacional. Los gobiernos deben aceptar que su concepto de seguridad nacional sostenido por un complejo militar-industrial es anacrónico e irrelevante. Para recuperarse de los costes de la pandemia, estimados en hasta 82 billones de dólares en los próximos 5 años (ver go.nature.com/2q5jtyf), deben centrar su gasto en paquetes de estímulo para la descarbonización, la salud, la educación y el medio ambiente. Los presupuestos de seguridad nacional deberían invertirse en la realización de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la ONU y en el acuerdo de París de 2015 para evitar el peligroso cambio climático. La ratificación del Tratado sobre el Comercio de Armas -cuyos miembros se reúnen virtualmente esta semana- debería ser un primer paso.

Costosas distracciones

El comercio de armas es lucrativo: las ventas de las principales empresas productoras de armas del mundo alcanzaron los 420.000 millones de dólares en 20186. Estas armas circulan durante décadas. Desde armas pequeñas, tanques y aviones hasta bienes y servicios militares se venden en mercados legales e ilegales. Acaban en las calles y en manos de organizaciones militantes como Al Qaeda. ¿El resultado? Unas 464.000 personas murieron en 2017 por homicidios, y 89.000 individuos murieron en conflictos armados en todo el mundo (2017 es el último año del que se dispone de datos)7.


Estos daños causaron una pérdida de casi el 11% de la actividad económica mundial en 2019, o casi 2.000 dólares por persona, lo que supone un total de 14,5 billones de dólares4 (véase "El precio de los conflictos"). Esto incluye las pérdidas de puestos de trabajo y del producto interior bruto (PIB), la disminución de la productividad y todos los gastos de las fuerzas del orden, los sistemas de justicia y el encarcelamiento, el terrorismo, los homicidios, otros delitos violentos, los gastos de seguridad interna y el miedo a la inseguridad en toda la sociedad.

Donde hay inseguridad, las economías no pueden prosperar. Los países menos desarrollados con altos niveles de violencia son los que más sufren, como El Salvador, Somalia y Yemen. Los países que sufren conflictos armados, como Siria, Sudán del Sur y Afganistán, perdieron hasta el 60% de su PIB en 20194. En definitiva, el gasto militar es responsable del 40,5% del impacto económico de la violencia4. Sin embargo, el año pasado, 81 países aumentaron el porcentaje de su PIB que se destina a los presupuestos militares4.


El mundo sencillamente no puede permitirse tales pérdidas, especialmente mientras nos recuperamos de una pandemia que costará la vida a millones de personas, trayendo un sufrimiento incalculable a millones más en todo el mundo. De hecho, el precio de garantizar la seguridad humana es menor que el de pagar los ejércitos: costaría un 1% del PIB mundial al año aplicar el acuerdo climático de París de 20158, y un 5% del PIB mundial cada año en muchos sectores para aplicar los ODS de aquí a 2030 (véase go.nature.com/2yjp1wn y "Wrong priorities").


El verdadero enemigo está sobre nosotros. La frecuencia de las olas de calor, las sequías, los incendios forestales, las inundaciones y los huracanes se ha cuadruplicado en las últimas cuatro décadas, y va en aumento. Para 2050, casi 100 millones de personas podrían verse obligadas a emigrar de las zonas costeras y otros lugares que se volverán inhabitables como consecuencia del cambio climático (ver go.nature.com/3agzsij). En 2019, los incendios en la selva amazónica se dirigieron hacia el "punto de no retorno" en el que todo el ecosistema forestal podría colapsar9. La Amazonia es la mayor reserva de biodiversidad de la Tierra; en términos económicos y sociales, desde alimentos hasta empleos, hogares y salud, su pérdida se ha cifrado en unos 3,6 billones de dólares10. La pérdida de biodiversidad también expone a las personas a nuevos virus11.

Los grandes ejércitos no han ayudado a los países a luchar contra el COVID-19, sino precisamente lo contrario. Los cinco países con los mayores presupuestos de defensa no estaban preparados y se vieron muy afectados. Estados Unidos, China, India, Rusia y Arabia Saudí representaron juntos casi dos tercios (62%) del gasto militar mundial en 2019, y las tasas de infección de Estados Unidos, India y Rusia son de las más altas hasta el momento, con Estados Unidos encabezando ambas listas.

El trabajo militar amenaza la ciencia y la seguridad

La engañosa estrategia de defensa de EE.UU. queda patente en la petición del gobierno de 740.500 millones de dólares (o el 3,4% del PIB) para la seguridad nacional en su propuesta presupuestaria de febrero, para el año fiscal 2021. Esto incluía 28.900 millones de dólares para modernizar el arsenal nuclear, pero nada para combatir el cambio climático o las pandemias, incluso cuando el virus SARS-CoV-2 se estaba extendiendo.

A modo de comparación, Arabia Saudí gasta el 8% del PIB en defensa nacional, mientras que Alemania y Nueva Zelanda gastan alrededor del 1% del PIB. Estos dos últimos países han salido hasta ahora mucho mejor parados de la pandemia.

Algunas naciones, como Islandia y Costa Rica, ni siquiera tienen ejércitos. Este año, Costa Rica se ha convertido en uno de los primeros países que ha detenido y luego revertido la deforestación, con el objetivo de llegar a ser neutro en carbono; también es uno de los primeros en adoptar un impuesto sobre el carbono tropical12.

Prioridades desajustadas

Las futuras prioridades militares se alejan aún más de las de la población. A medida que el planeta se calienta, Estados Unidos, China, Rusia, Francia y el Reino Unido se encuentran entre los países que desarrollan armas mejoradas con IA que pueden buscar, rastrear, apuntar y potencialmente matar bajo el control de algoritmos, no de humanos13. Estados Unidos se comprometió a destinar 2.000 millones de dólares en 2018 para desarrollar la siguiente ola de tecnología de IA antes de 2023. Como miembro del Panel Internacional sobre la Regulación de las Armas Autónomas desde 2017, he testificado en los debates de la ONU que dieron la alarma sobre estas cuestiones. La guerra cibernética y espacial son otras áreas preocupantes. Solo el mes pasado, Rusia probó un arma espacial capaz de destruir satélites, según informes de Estados Unidos y Reino Unido.

Muchos científicos se levantan contra los usos militares de la IA. En abril de 2018, más de 3.000 trabajadores tecnológicos de Google escribieron una carta a los dirigentes de la empresa en la que afirmaban que "no debería estar en el negocio de la guerra". Se opusieron al proyecto de Google con el departamento de defensa de Estados Unidos, cuyo nombre en clave es Maven, para utilizar el reconocimiento facial con IA para mejorar las operaciones de los drones armados, y pidieron que se cancelara el proyecto. Lo consiguieron. A finales de mayo de 2018, Google se retiró del contrato (ver go.nature.com/2fapvtr).


Su campaña fue respaldada por muchos otros, como la Coalición de Trabajadores de la Tecnología, la Campaña para Detener los Robots Asesinos y el Comité Internacional para el Control de Armas Robóticas (del que soy vicepresidente); una carta abierta reunió más de 1.000 firmas (véase go.nature.com/348wrgn).


Se ha utilizado una serie de tácticas para protestar contra los usos militares de la IA - incluyendo el lanzamiento en 2017 de un cortometraje, Slaughterbots, por el destacado académico de la IA e ingeniero informático Stuart Russell en la Universidad de California, Berkeley. La dramatización, que presentó en una reunión de un panel de la ONU sobre armas robóticas, muestra miniguerras de robots asesinos autónomos que buscan y matan a grupos de jóvenes que tienen opiniones políticamente combativas. Yo estaba en el panel: el impacto fue palpable.

Cuatro prioridades

Hay que tomar urgentemente las siguientes medidas para dirigir el mundo hacia un rumbo más seguro.

En primer lugar, detener las nuevas carreras armamentísticas. El mundo ya está inundado de armas. En la próxima reunión de la ONU sobre los usos de la IA en la guerra, los países deben comprometerse con un tratado jurídicamente vinculante que fije los límites y establezca el control humano como base. (La reunión se retrasó debido a la COVID-19, pero está previsto que se celebre en Ginebra, Suiza, en noviembre). Llevan hablando de esto desde 2014; ya es hora de actuar. La mayoría de los países que no tienen un programa de IA militar quieren uno. Pero a todas las naciones les interesa comprometerse con un tratado que iguale las condiciones y evite que las armas de IA sean desarrolladas y utilizadas por terroristas e insurgentes armados. El vasto potencial de la IA para ser utilizado para el bien común de la humanidad no debe ser convertido en un arma.

En segundo lugar, respetar el Tratado sobre el Comercio de Armas. Este convenio internacional, que entró en vigor en 2014, es el primero que establece normas para las transferencias internacionales de armas que respetan los derechos humanos y el derecho de la guerra, para evitar el genocidio y otras atrocidades. Sus 110 miembros se reúnen virtualmente esta semana en Ginebra. China acaba de ratificar el tratado, una inclusión crucial, dado que es uno de los principales actores en materia de armas. Otros 31 países que han firmado pero aún no han ratificado el tratado -entre ellos Estados Unidos- deben hacerlo este año.

La administración del presidente estadounidense Donald Trump dice que no seguirá siendo signataria. Sostengo que es esencial ratificar el tratado para respaldar a las empresas legítimas y proteger a las personas de las armas del mercado negro utilizadas para perpetuar atrocidades. Se calcula que el propio comercio de armas pierde 20.000 millones de dólares al año por las ventas ilegales, por lo que a las mayores empresas armamentísticas les interesa persuadir a sus gobiernos para que ratifiquen el tratado y ayuden a evitar el desvío hacia los mercados ilegales.

En tercer lugar, aplicar el acuerdo climático de París de 2015. La lucha contra el calentamiento global, al igual que la pandemia del COVID-19, es una batalla contra un enemigo invisible; sólo es visible la devastación que resulta de la inacción. Y, como en el caso de la pandemia, existen medidas preventivas conocidas y claras para limitar los daños, incluso en medio de mucha incertidumbre. Una parte sustancial de los gastos y conocimientos militares debería desviarse a programas de energía renovable, proyectos de mitigación y adaptación al clima y ayuda humanitaria para desastres naturales y recuperación de COVID-19. Los gobiernos deberían destinar parte de este dinero de las armas al Fondo Verde para el Clima, por ejemplo, para ayudar a los países de ingresos bajos y medios a cumplir sus compromisos de París. Reducir las muertes por contaminación atmosférica en casi un 30% beneficiará a todos los países8, y reducir la pérdida de biodiversidad hará que las pandemias similares a la de COVID-19 sean menos probables.

En cuarto lugar, invertir en los ODS de la ONU. Acordados unánimemente por las naciones en 2015, ofrecen una hoja de ruta para la acción que proporcionará seguridad humana a todas las personas y salvará las desigualdades que la pandemia ha hecho tan evidentes. La prevención vale la pena. La consecución de los objetivos también abriría oportunidades de mercado, como la economía verde, y crearía cientos de millones de puestos de trabajo. Los objetivos y las metas se basan en datos y pruebas.


El aumento de la población, la destrucción del clima, el rápido ritmo de desarrollo de las nuevas tecnologías... todo ello exige planteamientos de defensa nacional realmente centrados en la seguridad humana.


Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram