• Homo consciens

"Mi trabajo es limpiar el medio ambiente. China realmente quiere hacer eso"



Fuente: The Guardian - Por Jane Gleeson-White - Septiembre 2017

  • En sus cuatro décadas de práctica legal a través de tres continentes, James Thornton, director ejecutivo de ClientEarth nunca ha perdido un caso.

  • China ha puesto a cientos de sus mejores intelectuales a diseñar el marco teórico para cada una de las piezas de la arquitectura de la civilización ecológica. Estas incluyen políticas económicas, industriales y agrícolas para una civilización ecológica.


El abogado ambientalista James Thornton dice que el concepto de "civilización ecológica" de China es la mejor respuesta a la crisis ambiental mundial.


La especialidad de James Thornton es demandar a los gobiernos y las empresas en nombre de su único cliente, la Tierra, y es muy bueno en ello. En sus cuatro décadas de práctica legal en tres continentes, nunca ha perdido un caso.


Reconociendo esto en 2009 el New Statesman lo nombró una de las diez personas que probablemente cambiarán el mundo; ClientEarth, el bufete de derecho ambiental de interés público que inició en Londres en 2007, emplea ahora a 106 personas.


Thornton ha estado en Australia para hablar de su trabajo y de su nuevo libro, ClientEarth, que escribió junto con su socio Martin Goodman. Cuando los conocí en Sydney, Thornton estaba muy interesado en hablar de su improbable aventura en China, mientras que Goodman, normalmente un inglés reservado, se entusiasmó por la inesperada esperanza que encontró al escribir Client Earth.


Invitado por primera vez a Pekín en 2014 para ayudar a aplicar la nueva ley de China que permite a las ONG demandar por primera vez a las empresas contaminantes, Thornton ha visto lo serio que es el mayor contaminador del mundo a la hora de abordar sus problemas ambientales. Cree que su concepto de "civilización ecológica" es la mejor formulación que ha escuchado para la nueva historia ambiental que debemos contar.


"Frente a la ruina de su entorno, los chinos miraron con atención y modificaron su constitución. Este documento básico ahora pide la construcción de una civilización ecológica", dice. "Construimos una agricultura, luego una industria, y ahora debemos construir una civilización ecológica."


"No tengo ningún cinismo sobre si tienen la intención de hacerlo. Mi trabajo es tratar de limpiar el medio ambiente para las generaciones futuras. Los chinos realmente quieren hacer eso". Esta tarea, aparentemente insuperable para Occidente, es posible gracias a los 2.500 años de tradición china de gobierno centralizado.


"Ellos dijeron, tenemos una visión a largo plazo, queremos estar aquí en otros 2.000 años y eso sólo sucederá si limpiamos el medio ambiente. Así que hemos determinado que vamos a tratar nuestros problemas ambientales y lo haremos de una manera muy completa."


Thornton dijo que ayuda el hecho de que la mayoría de los politburós sean ingenieros, en lugar de politólogos, abogados o economistas como en Occidente. "Así que cuando deciden que hay un problema, y se necesita evidencia real para llegar a él, definen el problema y luego su siguiente pregunta es: ¿cuál es la solución? ¿Cómo podemos permitírnosla, con qué rapidez podemos hacerlo y cómo podemos reunir a todas las fuerzas de la sociedad para llegar allí?"


Al principio Thornton pensó que esto era retórica. "Y luego me di cuenta de que no era retórica. Así que cuando nos adentramos en la conversación y oí por primera vez la noción de civilización ecológica, pregunté a varios funcionarios de muy alto nivel, "¿Esto es serio? Y ellos dijeron: "Sí, absolutamente en serio". Ha sido la política central ahora desde hace algunos años".


Con un grupo de expertos chinos y otros cinco occidentales, Thornton pasó 18 meses analizando cómo crear las estructuras legales para una civilización ecológica. Luego dieron recomendaciones sobre cómo crear el estado de derecho para lograrlo. "Eso es típico de lo que están haciendo. Han puesto a cientos de sus mejores intelectuales a diseñar el marco teórico para cada una de las piezas de la arquitectura de la civilización ecológica." Estas incluyen políticas económicas, industriales y agrícolas para una civilización ecológica.


Thornton dice que cuando fue por primera vez a China, sólo había leído los medios de comunicación occidentales sobre ello y tenía muchas de las mismas nociones con las que a menudo es desafiado, especialmente en relación con la democracia y los derechos humanos. "Y entiendo de dónde vienen. Pero también sé que las democracias occidentales que tanto apreciamos no van muy bien con respecto al medio ambiente. Hemos elegido a alguien en los Estados Unidos que parece realmente dedicado a la noción de desprecio por el medio ambiente."


En Occidente, los esfuerzos por abordar los problemas ambientales son fragmentarios y no están bien financiados. "Mientras que en China," dice, "de repente tienes esta dirección de arriba hacia abajo preguntando a todos estos altos cargos en el curso de las próximas décadas: ¿Cómo tiene que cambiar todo para lograr esto?"


Thornton también es un monje budista zen, lo que parece ayudarle a ver los intratables problemas ambientales con una claridad y precisión impresionantes, y a abordarlos con un admirable pragmatismo, paciencia, tenacidad y estrategia a largo plazo. "La ley se convierte en una forma de salvar la civilización", dice. "El derecho es la respuesta a la pregunta que me hacen a menudo: ¿qué puedo hacer con los problemas globales?"


Los extraordinarios desafíos que Thornton superó para traer el litigio ambiental a Europa son algunas de las muchas historias inspiradoras que Goodman cuenta en ClientEarth. "Por lo tanto, las primeras acciones de James fueron descaradas", dice Goodman. "En el Reino Unido, se propuso cambiar las reglas de costos. En Alemania y a nivel de la UE, la cuestión era de legitimación: había que conceder derechos a los ciudadanos para llevar a los tribunales las preocupaciones ambientales graves".


Thornton cambió el sistema legal y ClientEarth floreció. En 2016 el Financial Times nombró a esta pequeña firma sin fines de lucro entre las 50 mejores firmas de abogados del mundo. ClientEarth también ganó el premio al bufete más innovador y Thornton ganó un premio especial por sus logros.


Fue entonces cuando Goodman se dio cuenta de que ClientEarth era la historia del patito feo: "El grupo de caridad de derecho ambiental de los pobres que de repente se encontró entre los cisnes de los principales bufetes de abogados del mundo."


El libro ClientEarth es una cosa rara: un libro esperanzador sobre el medio ambiente y uno muy fácil de leer acerca de legislación. Goodman es profesor de escritura creativa en la Universidad de Hull y un animado narrador. Sus capítulos cuentan la vida y la obra de Thornton; los de Thornton son meditaciones sobre las dimensiones morales de la ley.


Thornton y Goodman han estado juntos durante 25 años y su conversación pasa de las historias urgentes de Thornton sobre el cambio sistémico a los cuentos de esperanza de Goodman. A pesar de haber vivido con ClientEarth durante una década, sólo cuando Goodman llegó a escribir la historia de la firma comenzó a comprender cuán poderoso es realmente su trabajo legal.


"Creo que es lo más importante", dice. "El medio ambiente ya no parece un problema intratable. Necesitamos abogados, ellos traen esperanza, pueden ayudarte."


Parece que esta esperanza es contagiosa. Alice Garton, una abogada del Territorio del Norte, se siente "la persona más afortunada del planeta" de trabajar para ClientEarth. "He pasado años de mi vida estando realmente deprimida por el cambio climático y pesimista", dice. "Desde que empecé aquí, soy optimista".


ClientEarth tuvo un efecto similar en Brian Eno, un antiguo partidario y fideicomisario de la firma. Después de leer el libro para escribir su prólogo, Eno estaba tan inspirado que se lo dijo a Thornton: "Quiero ir a vivir contigo en la oficina durante tres días para ver realmente cómo puedo ayudar."


Thornton respondió: "Eres el mayor productor del mundo, así que lo que me gustaría que hicieras es producir ClientEarth. Algo grande saldrá de eso."


Brian Eno y James Thornton de ClientEarth hablan sobre la ley y el medio ambiente.

Cuando se le preguntó sobre sus momentos más inspiradores, Thornton nombró tres. Impedir que Polonia construya una nueva generación de centrales eléctricas de carbón. Aplicar las primeras leyes ambientales en los EE.UU., introducidas por Nixon en 1970 junto con la Agencia de Protección Ambiental, pero burladas por Reagan. Cuando Reagan le dijo al nuevo jefe de la EPA que la inhabilitara, Thornton casi sin ayuda (con un científico) les mostró que alguien podía hacerlo mejor, avergonzándolos para que volvieran a aplicar la ley. Y su trabajo en China.


"Soy fuerte y paciente", dice Thornton. Esto es un eufemismo. A la edad de ocho años, un amante de las arañas Thornton consideró estudiar entomología pero se dio cuenta de que no ayudaría al mundo natural amenazado. Así que decidió convertirse en abogado, para luchar por su protección. Pero esto fue a principios de los años 60 y no había abogados ambientales en ese entonces. Así que Thornton ayudó a fundar su vocación, incluyendo la enseñanza de los primeros cursos de derecho ambiental.


Ahora Thornton está mirando hacia la siguiente etapa del Acuerdo de París. "París fue un punto de inflexión en la historia", dice. "La siguiente etapa debe ser un marco legal y la aplicación de la ley, así los ciudadanos pueden ir a los tribunales para acusar a su gobierno de no aplicar la ley, y nosotros les ayudaremos a hacerlo. Cuando se aprueba la ley, comienza el trabajo".


Pero estas leyes son nuevas y frágiles y necesitan nuestro apoyo activo. Como dice Goodman: "Creo que la gente tiene que entender que estas leyes existen, son realmente vulnerables, y morirán a menos que les prestemos atención y exijamos que se mantengan fuertes".


#crisisclimatica #crisisecologica #china #derechoambiental #civilizacionecologica #clientearth

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram

©2019 by crisis climática y ecológica. Proudly created with Wix.com