• Homo consciens

ANNE SVERDRUP-THYGESON: El ascenso del planeta de los insectos




Fuente: Ecology for the masses - Marzo 2019


Los rumores sobre el Apocalipsis de los insectos han hecho estallar Internet. Y aunque el concepto en sí mismo es deprimente, merece la pena sonreír por el hecho de que el público haya empezado a interesarse por la situación ecológica de un grupo de animales que hasta hace poco se ignoraba siempre que era posible. Al fin y al cabo, entre los insectos se encuentran las avispas, las cucarachas, las abejas y otros muchos "bichos".

La profesora Anne Sverdrup-Thygeson es una académica/autora que ha convertido en la misión de su vida el cambiar la opinión de la gente sobre los insectos, lo que incluye su reciente libro nominado al Premio Brage "Terra Insecta". Sam Perrin y yo, Tanja Petersen, nos sentamos en la reciente Conferencia de la Sociedad Ecológica Noruega para preguntar a Anne por qué la gente tiene aversión a los bichos, cómo ayuda la comunicación científica en su misión y si el planeta podría sobrevivir a la erradicación del mosquito.


Tanja Petersen (TP): Su misión es hacer que el mundo ame a los insectos. Si no le importa que le pregunte, ¿por qué?


Anne Sverdrup-Thygeson (AS-T): Porque son los organismos más increíbles que existen. Son increíblemente ricos en especies, y son divertidos y fascinantes en muchos sentidos. También son increíblemente importantes. Dependemos completamente de ellos para nuestra vida y bienestar.


Sam Perrin (SP): ¿Por qué cree que hay tanta aversión a los insectos en gran parte del público?


AS-T: La gente piensa que los insectos son criaturas feas, especies plaga. No los queremos, no nos gustan a nuestro alrededor. El principal problema es que la mayoría de la gente no tiene ni idea de lo que hacen por nosotros. A la gente le cuesta cambiar su opinión sobre algo que es feo o desagradable.


TP: Puede que a la gente no le gusten los insectos porque son poco carismáticos. ¿Cómo podemos conseguir que la gente reconozca que necesita especies poco carismáticas?


AS-T: Eso es lo que he intentado hacer en mi libro, contar historias divertidas, hechos extraños y fascinantes sobre la pequeña y divertida vida de los insectos, y a veces jugar con estos paralelismos, estas metáforas. A veces utilizo la antropomorfización, jugando con el hecho de que son similares a nosotros. Por supuesto, en muchos aspectos no lo son, pero cuidan de sus hijos como nosotros. Los escarabajos peloteros hacen pequeñas habitaciones para sus hijos con estiércol metido en las paredes. Hablar de bebés nadando cuando los insectos están en su fase larvaria en el agua es otro ejemplo. Utilizar las palabras conserje o cuidador cuando se habla de descomponedores. Hubo un estudio que demostró que las hormigas de Manhattan comen una cantidad de comida rápida del pavimento equivalente a 60.000 hot dogs cada año. Eso da a la gente una imagen visual de 60.000 hot dogs esparcidos por todas partes, lo que no es una idea muy agradable. Creo que esa es la manera de hacerlo. Porque a través de las cosas divertidas, se puede lograr una mayor comprensión. Entonces puedes empezar a hablar de su importancia, porque has abierto un poco la puerta para que sea más fácil hacer llegar el mensaje.


SP: Me he dado cuenta de que su libro se llama Buzz Sting Bite en Estados Unidos, en lugar de Amazing Insects en Gran Bretaña. ¿Tenía usted aversión al cambio de título?


AS-T: Es interesante que comente lo de Buzz Sting Bite, (Zumbido, Picadura, Mordida) porque cuando oí por primera vez este título me opuse a él. Escribí al editor de Estados Unidos que no me gustaba demasiado tener un título que se centrara en lo negativo de los insectos. Porque ya hay muchas revistas, artículos de prensa y mucha gente que se centra en eso. Me he esforzado por estar en el otro lado de la discusión. Normalmente intento hablar de los aspectos positivos para compensar todos esos otros. Así que no me gustaba tener un título centrado en lo negativo. Pero me convencieron de que sería lo mejor para el mercado estadounidense. Tiene un subtítulo, "Por qué necesitamos a los insectos". Lo cual es un bonito contraste.


TP: ¿Cuáles eran sus expectativas cuando escribió el libro?


AS-T: Ni siquiera pensaba que fuera a ser traducido. Nunca se me pasó por la cabeza. Fue una completa sorpresa. Por supuesto, esperaba que el libro se vendiera en Noruega. Era la primera vez que escribía un libro. Por supuesto que esperas que se venda al menos para que no sea una catástrofe para los editores. Pero nunca hubiera esperado que fuera nominado al premio Brage. Ha sido increíble.


Ha sido un año increíble. No hace ni un año que salió, y no hace ni dos años que me pidieron que escribiera los libros. Es muy prometedor que haya recibido tanta atención y un enfoque positivo. Demuestra que se puede llegar a la gente sobre estos temas aparentemente estrechos. Creo que es bueno saberlo, y tiene relevancia para muchos ecologistas. Porque da la esperanza de que es posible comunicar cosas extrañas a la gente.


Puedes hablarles de cosas divertidas, y eso por sí mismo puede tener el efecto de que la gente sea menos negativa y hostil hacia los insectos. Pero también creo que si la gente piensa que los insectos son divertidos, seguirá pensando y se dará cuenta de que estos bichos son bastante importantes, y se preguntará cómo están. ¿Estamos cuidando de estas pequeñas cosas? Y entonces se comprometerán y se darán cuenta de que no lo hacemos. Creo que ese tipo de compromiso que viene de dentro tiene mucho más impacto. Es mejor que yo o cualquier otra persona que esté ahí diciéndoles que piensen en ello, porque lo oímos todo el tiempo y tendemos a ignorarlo. Uno se cansa de oír todas estas cosas que hacemos mal y todas estas cosas que deberíamos hacer en su lugar. Y creo que es un punto muy importante. Tratar de desencadenar este tipo de motivación desde dentro.


SP: ¿Estudió periodismo en Estados Unidos?


AS-T: Sí. Estuve allí un año y sólo había estudiado un año. Era muy temprano en mi educación universitaria. En EE.UU., elegías un montón de asignaturas pequeñas y construías un montón de habilidades diferentes juntas. Así que hacía muchas cosas diferentes. Tomé algunas clases de periodismo, pero también hice cursos de literatura griega, buceo y política exterior estadounidense. Pero también cursos de comunicación de masas.


SP: ¿Cree que tener una formación diversa ayuda en la ciencia?


AS-T: Creo que sí. El año anterior a Estados Unidos, estudié historia durante un año en Noruega. Y creo que haber estudiado tanto dentro de las humanidades/ciencias sociales como de las ciencias STEM es muy útil. Porque la gente tiene una forma diferente de hablar y pensar. Y la gente tiende a discutir más los conceptos dentro de las ciencias sociales y las humanidades. Por ejemplo, el concepto de incertidumbre no se llama incertidumbre en las ciencias sociales, sino que se habla de cómo se interpretan las fuentes o de su fiabilidad. Pero en las discusiones sobre la incertidumbre, no tienes hechos, tienes diferentes tipos de información y hablas de ellos de forma más amplia. Y creo que eso es muy útil, aprendí mucho de ello. Y, por supuesto, conocer a mucha gente de diferentes orígenes y culturas, creo que es bueno para todos, es estimulante.


TP: ¿Qué consejo daría a los jóvenes que quieren entrar en la comunicación científica?


AT-P: Creo que empezar con un blog de ciencia es una buena idea. Es una cosa de bajo umbral, puedes decidir la frecuencia con la que lo vas a utilizar. En Noruega tenemos Forskning.no, que alberga todo tipo de blogs de investigación. Puedes escribir cada semana, cada mes, puedes tener intervalos irregulares si quieres. Llega a mucha gente y permanece ahí durante mucho tiempo, así que a menudo los artículos más antiguos se siguen leyendo mucho. También te permite experimentar con diferentes formas de escribir. A veces lo recogen los periódicos. Lo verán y te pedirán que escribas artículos particulares para ellos si tienes suerte. Si quieres, cuando hayas escrito un par de blogs, antes de publicarlo puedes intentar enviarlo a un periódico y preguntar si les interesa.


Creo que es un buen punto de partida. Ayuda tener un equipo trabajando juntos en ello. Empezamos siendo tres, ahora somos cuatro personas, y circulamos de quién es el turno, lo que reduce la presión. Siempre leemos los posts de los demás antes de publicarlos, lo que también ayuda.


SP: ¿Cree que existe el peligro de que cada vez más gente participe en SciComm, de que haya gente que no sea buena publicando cosas?


AT-P: Si eres bueno, es divertido, y si es divertido, te vuelves aún mejor. Así que es un bucle de retroalimentación positiva. Y eso también va en sentido contrario. Si crees que es muy difícil y que no es divertido, probablemente esté relacionado con que no eres muy bueno. Por supuesto, también hay una especie de filtro, porque los periódicos se decantan por los que son buenos en esto y consiguen más publicidad. Así que no me preocupa tanto eso.


Pero creo que es importante que aquellos que quieran mejorar en este campo puedan recibir ayuda. Que los colegas, los compañeros y la gente de relaciones públicas puedan intentar darles las herramientas. Porque no es que la gente sea súper buena la primera vez que lo intenta, hay que aprenderlo. Creo que poner esto en los planes de estudio de las universidades es una buena idea. Porque así mucha gente puede intentarlo, y los buenos, con suerte, continuarán. Y hay espacio para que muchos más investigadores realicen trabajos de divulgación.


SP: Por último, pero no menos importante, ¿podría el mundo sobrevivir a la erradicación completa de los mosquitos?



AS-T: ¿Todas las especies de mosquitos que pican a los humanos? Bueno, hay un alto grado de incertidumbre, así que sólo podemos hacer conjeturas. Los mosquitos son alimento para muchas otras especies, murciélagos, aves. Pero junto con otras moscas que pican, los dípteros, influyen en animales mucho más grandes. En el norte de América y Canadá, obligan a los caribúes a ir a ciertos lugares en verano porque les molestan los dípteros que pican. Partes enteras de sus patrones de migración son impulsadas por el lugar donde se encuentran las moscas y los mosquitos que pican en ciertos momentos. Y por supuesto el caribú influye en todo el ecosistema, donde caminan destruyen la vegetación, exponen el suelo desnudo. Defecan, por supuesto, y eso añade nutrientes al suelo. Y todo esto es en parte impulsado por estos pequeños insectos voladores. Así que influyen en grandes patrones ecológicos.


Y, por supuesto, no sabemos qué sustituiría a los mosquitos si fueran erradicados. ¿Qué otra cosa podría sustituirlos? Especies que podrían ser peores, por lo que sabemos. Especialmente en aquellos lugares a los que pertenecen los mosquitos. Erradicar el mosquito del Zika en Sudamérica, por ejemplo, es otra cuestión, porque es una especie introducida. Hacer lo mismo en África es otra cuestión.


El libro de Anne, Terra Insecta, está disponible en la mayoría de las librerías.



Entradas Recientes

Ver todo

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram