• Homo consciens

Cambio climático: La lucha por mantenerse por debajo de 1,5ºC




Fuente: 350.org - Por May Boeve, Director Ejecutivo de 350.org - Diciembre 2020


Hace cinco años, cuando los gobiernos del mundo sellaron el Acuerdo Climático de París, personas de todo el mundo se reunieron en las calles de París, Francia, para dibujar simbólicamente líneas rojas para mantener el aumento de la temperatura mundial por debajo de 1,5 grados centígrados.


Los gobiernos del mundo celebraron. Nos dijeron que estábamos entrando en "una nueva era": "La revolución más bella y más pacífica", según el presidente francés François Hollande.


Pero esta lucha nunca ha sido realmente dirigida por los gobiernos del mundo: desde el principio, el poder del pueblo ha liderado la carga para asegurar un futuro habitable. Sabíamos entonces que si bien el Acuerdo de París era un paso adelante, no iba a aportar las soluciones a la crisis climática que la ciencia y la justicia exigen. Es por eso que dos pancartas de 100 metros de largo se leen en grandes letras negritas: "DEPENDE DE NOSOTROS MANTENER LOS COMBUSTIBLES FÓSILES EN EL SUELO".


En los últimos 5 años, las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero han seguido aumentando. Mientras tanto, la industria de los combustibles fósiles sigue explotando y poniendo en peligro nuestras comunidades y el planeta. Las instituciones financieras -tanto los bancos de inversión privados como los públicos- han mantenido un fuerte flujo de capital en las mismas actividades que nos impiden limitar el cambio climático. Los principales bancos mundiales han gastado colectivamente 2,7 billones de dólares de los EE.UU. en combustibles fósiles desde 2016. Los subsidios mundiales a los combustibles fósiles superan los 5,2 billones de dólares anuales. Eso es 10 millones de dólares cada minuto.


En la última media década, también hemos visto una ola sin precedentes de impactos climáticos. Inundaciones, sequías, huracanes, tormentas y mega incendios han destruido cientos de miles de vidas y medios de subsistencia. Siendo ya testigos de los impactos del colapso climático, luchamos por 1,5ºC sabiendo que no puede considerarse el "umbral de seguridad".


Hemos escuchado a los líderes mundiales hacer promesas, pero no actuar a escala. Los hemos visto presentarnos "soluciones" que sólo retrasan la acción real, con nuestros líderes dispuestos a sacrificar las vidas y los medios de subsistencia en las partes más afectadas del mundo, específicamente, las comunidades del Sur Global. Los ejecutivos políticos y de la industria hablan de cambiar las bombillas, cuando deberían hablar de la transición a una economía que funcione para la gente y el planeta. La tendencia actual es debatir objetivos "net-zero" para 2050, lo que conlleva un grave riesgo de retrasar la acción y no una crisis ya en nuestra puerta. Los objetivos "netos-cero de carbono" difieren de los objetivos reales de cero emisiones, ya que se basan en mecanismos de compensación no probados que tienen graves consecuencias para los derechos humanos. La ciencia es clara: la contaminación por carbono tendría que reducirse en un 45% para 2030. La crisis climática está financiada por los bancos, los gobiernos y los inversores que siguen vertiendo dinero en las empresas e infraestructuras de combustibles fósiles, destruyendo nuestras comunidades y alimentando la crisis climática. Sólo 100 empresas son responsables del 71% de la contaminación climática. Esta es una crisis mundial de combustibles fósiles que amenaza nuestro futuro colectivo.


Sabíamos cuando se firmó el Acuerdo de París que los gobiernos no tomarían las medidas necesarias a menos que el poder popular los obligara a actuar. Si los últimos 5 años se han caracterizado por el empeoramiento de los impactos climáticos, también han sido fundamentalmente conformados por un movimiento mundial que lucha por mantenerse por debajo de los 1,5ºC.


Hemos obtenido algunas victorias importantes - el miércoles, el estado de Nueva York en los Estados Unidos anunció que estaba deshaciéndose de sus fondos de pensiones por valor de 226.000 millones de dólares de los combustibles fósiles. Una fuerte resistencia ha puesto fin al fracking en el Reino Unido. En todo el mundo, los movimientos de base han detenido las centrales eléctricas de carbón, desde Kenya hasta Vietnam y más allá. El movimiento de desinversión que empuja a cientos de instituciones a retirar sus inversiones de los combustibles fósiles fue una novedad en 2015. En 2020, nos encontramos en un punto en el que el apoyo financiero de la industria se está erosionando hasta alcanzar los 14,48 billones de dólares. Los titulares sobre la reducción de la calificación de las compañías petroleras y el hecho de que los inversores den la espalda a los combustibles fósiles -incluidos los pesos pesados como el Banco Europeo de Inversiones- se han convertido en algo habitual. Los mercados financieros están cambiando.


Una nueva generación de jóvenes activistas ha dado un gran impulso al movimiento. Las huelgas climáticas mundiales de 2019 fueron una de las mayores protestas mundiales de la historia. Más de 7 millones de personas en 185 países salieron a las calles para que la crisis climática ocupara un lugar prioritario en la agenda de los medios de comunicación y los políticos. A lo largo de 2020, a pesar de las restricciones de COVID, la gente de todo el mundo ha seguido organizándose y movilizándose a través de plataformas virtuales. Ya se está construyendo la energía para 2021, con planes en marcha para una organización global creativa.


¿Dónde nos deja esto?

El último año ha sido testigo de la mayor sacudida global de nuestras vidas, ya que la pandemia COVID-19 hace estragos en las comunidades. Este año nos ha mostrado que cuando es necesario, podemos unirnos como comunidades de manera poderosa. Ha puesto de relieve los muchos papeles menospreciados y profundamente importantes en nuestras sociedades - personal médico, trabajadores del transporte, conductores de reparto, cuidadores, apiladores de estantes, y más - que mantienen las cosas funcionando y nos mantienen unidos. El año 2020 también ha demostrado que, ante una crisis mundial, es posible un cambio masivo y rápido.


Todavía es posible proteger grandes partes del planeta para que no se vuelvan inhabitables y salvar millones de vidas doblando la curva de emisiones drásticamente para mantenerse por debajo del límite de 1,5ºC. Pero debemos unirnos y actuar muy rápidamente.


El verdadero liderazgo climático, para mantenerse por debajo de 1,5ºC, significa no financiar proyectos de combustibles fósiles y significa mantener los combustibles fósiles en el suelo. Sabiendo esto, los líderes mundiales apodaron a las conversaciones climáticas de 5 años como la COP de Finanzas. Debido a la pandemia de COVID-19, estas conversaciones sobre el clima mundial se han pospuesto hasta el próximo año, mientras que los países de todo el mundo responden y reparan. Hasta la fecha, los gobiernos del G20 han comprometido 240.000 millones de dólares en estímulos para la postpandemia dirigidos a la producción y el consumo de combustibles fósiles, mucho más que los 150.000 millones de dólares comprometidos para la energía limpia. En todo el mundo se está pidiendo una recuperación justa, sin dinero para las industrias contaminantes y con recursos centrados en una reconstrucción justa y equitativa.


En 2021, es hora de hacer que los combustibles fósiles pasen a la historia cortando su línea de vida: el dinero. Las comunidades de todo el mundo quieren ver progresos antes de la cumbre climática "COP 26" de Glasgow en noviembre de 2021, y ejercerán presión sobre las instituciones financieras y los gobiernos que siguen financiando la crisis climática.


En lugar de apoyar a los grandes contaminadores que destruyen nuestro clima, nuestro dinero debería destinarse a soluciones que beneficien a las personas, no a los directores ejecutivos y accionistas de los combustibles fósiles. En medio de una emergencia sanitaria y económica que exige una recuperación justa, nuestro dinero debe invertirse en empleos más sanos y equitativos, en energía renovable de propiedad comunitaria, en transporte público y vivienda resistentes al clima y en la atención y reparación de las comunidades más afectadas por el desastre climático. Un año antes de las conversaciones de las Naciones Unidas sobre el clima en Glasgow, Viernes para el Futuro, 350.org y más de 200 organizaciones mundiales están pidiendo a todos que hagan una promesa: garantizar que los próximos 5 años serán los años de la escalada de poder de las personas para un cambio real y duradero.


Hace dos años, el IPCC dijo claramente que no había barreras científicas a los 1,5ºC - lo único que nos impide llegar allí es la falta de voluntad política. Mientras que los gobiernos del mundo se reúnen hoy para conmemorar los 5 años desde la firma del acuerdo de París, sabemos que la única esperanza de una solución completa es la nuestra: debemos construir el futuro que queremos invirtiendo en soluciones reales y poniendo fin a todo apoyo a la destrucción de los combustibles fósiles.



Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram