• Homo consciens

¿Cuánto cuesta comprar un científico? Menos de lo que imaginas, y es perfectamente legal

Actualizado: 11 abr



Fuente: The Seneca Effect - Por Ugo Bardi - 29 de enero de 2022

¿Cuánto cuesta comprar un científico? Menos de lo que imaginas, y es perfectamente legal

Sobre el autor: Soy profesor de la Universidad de Florencia, en Italia, donde enseño química física. Me dedico a la investigación en temas como la modelización de los ciclos de los ecosistemas, los sistemas económicos, las redes y otros, campos que estudio utilizando la dinámica de sistemas como herramienta.



No hace mucho, mucho tiempo, en una región no tan lejana, una empresa privada decidió montar una planta de extracción de CO2. La idea era extraer el dióxido de carbono del suelo y utilizarlo para hacer refrescos efervescentes y cosas así. Sí, exactamente lo contrario de la "captura y almacenamiento de carbono" (CAC) que se supone que debemos hacer para combatir el calentamiento global.


Cuando se conoció la noticia, se creó un gran debate en los medios de comunicación. Personas y asociaciones tomaron partido contra la nueva planta. La universidad se implicó y varios científicos publicaron entrevistas en las que señalaban la contradicción de extraer el CO2 en lugar de enterrarlo. Afortunadamente, la indignación pública fue suficiente para obligar al gobierno regional a detener el plan. La planta no se construyó y, con un poco de suerte, nunca se construirá.


Bien está lo que bien acaba, pero hay un detalle en la historia que puede resultar interesante. Resulta que conozco muy bien la universidad de la región de la que hablo. En concreto, había un miembro de la facultad, un geólogo, que se suponía que era un experto en las propiedades geológicas de la zona donde se iba a realizar la extracción de CO2. Era una persona que podía criticar la historia desde un punto de vista científico bien fundamentado. Pero, durante el debate, curiosamente, permaneció en silencio. Y, quizá no tan curiosamente, descubrí que había aceptado una beca de investigación precisamente de esa empresa que planeaba extraer CO2.


Eso sí, todo era perfectamente legal y público: la subvención estaba aprobada por la administración de la universidad, era una investigación científica legítima, no tenía ataduras, ni impedía al científico decir lo que pensaba. Y estoy seguro de que el colega que aceptó esa subvención no pensaba que se estaba vendiendo a una empresa: la investigación era su trabajo y eso era lo que hacía. Pero, claro, una vez que aceptas una subvención de una empresa, es difícil hacerla pública y decir que esa misma empresa está destruyendo el medio ambiente. Pero como todo era legal y público, cualquier persona interesada podía saber de cuánto dinero se trataba la subvención: unos 25.000 euros. Sí, se puede comprar el silencio de un científico con esa cantidad de dinero. Al menos en Italia, donde los investigadores suelen ser pobres y estar mal financiados.


En el lado opuesto de la corrupción, podría contar el caso reciente de un virólogo que al principio era crítico con el gobierno. Luego, en un momento dado me dijo que estaba muy contento porque había obtenido una gran subvención para la investigación de vacunas. No sé de cuánto, pero seguro que era de más de un millón de euros. Curiosamente (no tan curiosamente), rápidamente cambió su posición, convirtiéndose en partidario de las políticas del gobierno.


Estos son sólo recuerdos personales y no tienen valor en términos estadísticos. Pero la corrupción en la ciencia es una historia bien conocida, especialmente en la medicina. Quizá conozca el artículo de John Ioannidis "Por qué la mayoría de los resultados de investigación publicados son falsos". Este título es un poco exagerado, pero Ioannidis es uno de los epidemiólogos más conocidos y citados del mundo, y creo que es razonable creer que es una afirmación válida en la investigación médica. Lea también el libro de Malcolm McKendrick "The Clot Thickens" y le dará mucho que pensar sobre cómo la industria farmacéutica puede pervertir campos científicos enteros.


Los dos casos que relato pueden ser dos extremos de la misma historia. Comprar a un científico o, al menos, el silencio de un científico, puede costar desde unas decenas de miles de dólares hasta un millón e incluso más. Depende del rango de los científicos y de la cantidad de dinero disponible. Seguramente, la extracción de CO2 es un buen negocio, pero no implica presupuestos tan enormes como los de las empresas farmacéuticas. Piense que una empresa como GAVI (Alianza Mundial para las Vacunas y la Inmunización). Tiene un presupuesto de varios miles de millones de dólares que no sirve para otra cosa que para promover las vacunas en todo el mundo. Se puede entender cómo pueden orientar la investigación en su campo en determinadas direcciones y no en otras.


Permítanme repetir que todo esto es perfectamente legal. No sólo es legal, sino que todas las instituciones de investigación animan a sus empleados a obtener subvenciones de empresas privadas. Y no piensen que los científicos se embolsan ese dinero. Eso iría en contra de sus propios intereses. El dinero de las subvenciones se utiliza sobre todo para pagar a los jóvenes científicos sobreexplotados y mal pagados que son los que realmente hacen el trabajo de investigación. Al jefe le interesan sobre todo los "puntos de prestigio" que proporciona la investigación para promover su carrera. Eso no excluye la posibilidad de que un científico pueda hacer caja con consultorías o acciones de empresas. Estoy seguro de que también ocurre.


Eso no significa que toda la ciencia esté corrompida. Depende del campo de estudio. Por ejemplo, la ciencia del clima está casi libre de corrupción, hasta donde yo sé. Simplemente porque el estudio del clima no implica la venta de productos directamente al público. Por supuesto, hay una industria activa de lavado verde que propone productos falsos basados en los resultados de la ciencia del clima: el lobby del hidrógeno es un buen ejemplo. Pero no es equivalente a la industria farmacéutica en términos de poder de presión y, además, no tienen ningún interés económico directo en corromper a los científicos del clima.

Cómo distinguir entre una política climática real y una de greenwashing - aquí

Llegados a este punto, estoy seguro de que quieres preguntarme: "Ugo, ¿no eres tú también un científico? ¿Estás corrompido?" Soy un ser humano normal y si alguien me ofreciera un millón de dólares por mi silencio (o algo peor) sobre alguna cuestión científica, bueno, no estoy seguro de lo que haría (Sr. Gates, ¿está leyendo este blog, por casualidad?). Afortunadamente para mi alma, durante la mayor parte de mi carrera he trabajado en un campo libre de corrupción: los materiales para la industria aeroespacial. Allí no se trata de vender productos exagerados a un público crédulo. Trabajas con cosas que se utilizan en aviones reales que transportan a personas reales. No se permiten trucos de propaganda: los aviones deben volar y ningún avión puede volar sólo porque la propaganda diga que puede hacerlo. Tal vez debería haberme convertido en virólogo, pero ya es un poco tarde para mí.


Dicho esto, debe quedar claro que tenemos un gran problema de corrupción siempre que la ciencia se ocupa de algo que se vende al público y proporciona grandes beneficios. No sólo grandes. Es enorme. Las cosas han cambiado mucho desde que los científicos podían ganar su batalla contra un poderoso lobby industrial. La historia de cómo se derrotó al lobby de la industria del tabaco en los años 50 y 60 parece hoy un cuento de hadas.


Entonces, ¿por qué este desastre? En muchos sentidos, es el resultado de políticas erróneas encaminadas a mejorar la eficiencia, una prisa por crear un entorno cada vez más competitivo en la investigación científica. Se supone que los mejores científicos son los que pueden publicar más artículos en revistas de prestigio, pero publicar artículos es caro, especialmente en revistas de prestigio. Así que los científicos de más alto rango son los que pueden cobrar las becas de investigación más gordas. La competencia es realmente brutal y puede imaginarse cómo los científicos pueden verse tentados a permitirse un poco de margen con la verdad a cambio de recursos para seguir con su trabajo.


Así, tener un doctorado o ser un profesor distinguido no es garantía de no ser un mentiroso o, peor aún, un criminal. Sin embargo, nuestro diálogo público se basa exactamente en este supuesto: que se supone que los científicos son honestos porque son científicos. Por desgracia, el mundo real no funciona así.


Remediar este desastre llevará mucho tiempo, y puede que la "Ciencia" nunca se recupere de los golpes que ha recibido con los recientes acontecimientos. Como comentario general, a continuación reproduzco un artículo del teólogo Stefano Carusi. La visión del Sr. Carusi sobre lo que es la ciencia es claramente limitada. Pero es un documento interesante sobre cómo se ve la ciencia desde "fuera". Si Carusi malinterpreta la ciencia de la forma en que lo hace, es un fallo de nosotros, los científicos, no de él.


Y Carusi entiende claramente dónde está el verdadero problema: es un problema moral. Si prefiere utilizar otro término, puede decir que es una cuestión de integridad. Es lo mismo. Merece la pena que todo el mundo lea este texto, aunque sólo sea por este párrafo:


...... la fiabilidad del testigo en este asunto es capital. Por lo tanto, como no hay pruebas, para el que, como Aristóteles, mantiene los pies en el suelo y quiere hacer una elección moralmente buena también es necesario -y es verdaderamente "científico"- preguntar: ¿tiene interés el testigo? ¿Me ha mostrado en su totalidad los estudios que le han llevado a tales conclusiones? Si defendiera la tesis contraria, ¿lo echarían de la universidad o de su trabajo? ¿Está proponiendo como "cierto" lo que en realidad es "incierto", por lo que es intelectualmente deshonesto? ¿Es posible que algunos científicos, aunque sean numerosos, puedan estar condicionados, sobre todo si hay intereses considerables en juego, o súcubos del poder? ¿Ha habido alguna vez represiones que hayan podido condicionar la libertad del científico? El llamado consenso de la "comunidad científica", sobre todo si el estudio está en fase embrionaria, ¿es real como resultado de estudios intachables, o es también el resultado de quienes controlan el "consenso emocional de las masas"?


MAS SOBRE GREENWASHING

  • Cómo distinguir entre una política climática real y una de greenwashing - aquí

  • ¿Cuándo "cero" no significa "cero"? Cuando se trata de greenwashing, por supuesto - aquí

  • Ciencia ficción para continuar con el sistema - aquí

  • Científicos del clima: el concepto de cero neto es una trampa peligrosa - Por James Dyke - aquí

  • NO CERO: Cómo los objetivos de 'cero neto' disfrazan la inacción climática - aquí


Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram