• Homo consciens

El futuro ha llegado



Fuente: The Guardian - Septiembre 2020 - Peter Gleick - @PeterGleick

Los científicos han estado advirtiendo de la creciente amenaza del cambio climático, y ahora esas proyecciones son una realidad



Como millones de personas en el oeste de los Estados Unidos esta semana, me desperté con cielos rojos y sin sol, capas de ceniza cubriendo las calles, jardines y coches, y el olor de bosques en llamas, vidas, hogares y sueños. No quiero ser demasiado hiperbólico, pero además del caos político, el colapso económico y la peor pandemia de los tiempos modernos, parecía más que un poco apocalíptico.


Aunque los incendios en el oeste no son inusuales o inesperados, estos incendios son diferentes: son más tempranos, más grandes y más calientes que lo usual. Se están expandiendo de forma explosiva, abrumando a las ciudades y a los recursos de lucha contra el fuego. Y no hay forma de escapar de ellos. Desde el jueves por la noche, cinco de los diez mayores incendios forestales en la historia de California están ardiendo. Siete de los 10 incendios más grandes han ocurrido en los últimos cuatro años. Esto no es normal.


¿Qué es diferente ahora? El cambio climático causado por el hombre.


Estamos cosechando las consecuencias de más de un siglo de utilizar la delgada y delicada capa de la atmósfera que rodea el planeta como vertedero del principal producto de desecho de la quema de combustibles fósiles: el dióxido de carbono. Durante más de medio siglo, los científicos han estado advirtiendo de la creciente amenaza del cambio climático. Mi propio trabajo sobre el clima y el agua hace 35 años encontró que el aumento de las temperaturas alteraría la capa de nieve de California, la disponibilidad de agua y la humedad del suelo en formas que ahora estamos viendo en nuestras montañas y ríos. A principios de los años 90, científicos como Margaret Torn, Jeremy Fried, Kevin Ryan, Colin Price y otros evaluaron los riesgos de los aumentos en las zonas occidentales de incendios forestales y su intensidad bajo escenarios de cambio climático. Las Evaluaciones Climáticas Nacionales requeridas por la ley federal han advertido regularmente que el empeoramiento de los incendios era una probable consecuencia futura de la aceleración del cambio climático.


Las proyecciones se han convertido en realidad. El futuro ha llegado. Lo que estamos viendo ahora, con incendios forestales masivos, tormentas que empeoran, calor sin precedentes, y sequías e inundaciones récord es sólo el comienzo de los cambios climáticos que están por venir. Además de la elevación de los océanos, la acelerada destrucción del casquete glaciar del Ártico, la expansión de las crisis de agua y los nuevos desastres sanitarios, estos impactos climáticos son algo que ninguna sociedad humana ha experimentado jamás y para lo cual seguimos estando lamentablemente no preparados.


Lo que estamos viendo ahora es sólo el comienzo de los cambios climáticos que vendrán

No discuto que ningún desastre individual haya sido causado por el cambio climático, aunque la ciencia también se está fortaleciendo en eso. Digo que ahora estamos viendo la inequívoca influencia del cambio climático en estos desastres. Lo que antes se consideraba un acto de Dios ahora también es un acto de los humanos. Los huracanes como el Harvey en 2017 son más fuertes y están provocando inundaciones más devastadoras. Las olas de calor están ocurriendo antes y son más largas y calurosas de lo que solían ser. California acaba de experimentar el agosto más caluroso de su historia, incluyendo lo que puede haber sido la temperatura más alta jamás registrada, en el Valle de la Muerte. Los incendios forestales, como hemos visto, se están convirtiendo en monstruos feroces y temibles.


La influencia del cambio climático en los incendios forestales es fácil de ver. El calentamiento global está disminuyendo nuestra capa de nieve en las montañas, lo que lleva a veranos más calientes y secos. El 80% de California, el 95% de Oregón y todo Colorado, Utah, Arizona y Nuevo México están actualmente en sequía. Las graves sequías de la última década han matado cientos de millones de árboles en nuestros bosques, lo que se suma a los combustibles disponibles para quemar. Las temperaturas más altas secan aún más los suelos de los bosques y pastizales. Inusuales tormentas de rayos están encendiendo múltiples incendios a la vez, abrumando nuestra capacidad para sofocarlos antes de tiempo.


No estamos solos. La señal de incendio forestal del cambio climático se está viendo en todo el mundo, en el sur de Europa, Canadá, Australia, América del Sur y África, y también se están acelerando otros impactos del cambio climático, en forma de tormentas, derretimiento de glaciares, aumento de los mares y más.


Cada vez más científicos están hablando sobre las conexiones entre estos desastres y el cambio climático. Los medios de comunicación están mejorando poco a poco en la información de estos vínculos, aunque todavía hay demasiadas historias que no lo hacen.


También es hora de que nuestros políticos lideren o se quiten de en medio. Durante décadas, los dos principales partidos políticos de los EE.UU. ignoraron el problema del clima, aplazando las decisiones para la próxima generación y permitiendo que los ricos y poderosos intereses de los combustibles fósiles se escondieran, tergiversaran y negaran la ciencia y la amenaza. Y la afirmación de que el costo de enfrentar el cambio climático es demasiado alto es una completa basura. La realidad es que el costo de no abordar el problema es mucho más alto.


No tenemos más tiempo para perder colectivamente. La mala noticia es que el largo retraso en la lucha contra el cambio climático significa que algunos impactos severos, como los incendios que estamos viendo ahora, ya no son evitables y debemos comenzar el proceso de adaptación a ellos. Al mismo tiempo, debemos acelerar la eliminación completa de la combustión de combustibles fósiles para reducir el ritmo de los futuros cambios climáticos y evitar que ocurran impactos aún peores y potencialmente catastróficos.


La buena noticia es que sabemos cómo hacer ambas cosas. Las opciones de adaptación incluyen el cambio de las leyes de zonificación, la gestión de los bosques, las prácticas de construcción y los materiales de construcción, las pólizas de seguro y las estrategias de salud pública. Y el crecimiento sorprendentemente rápido de las opciones de energía renovable y la dramática caída de sus costos significa que tiene sentido tanto económico como ambiental deshacerse de los combustibles fósiles.


Los vínculos entre el cambio climático causado por el hombre y los eventos extremos son reales, peligrosos y están empeorando. Pero ahora que estamos empezando a aceptar y reconocer esos vínculos, ahora que el público es cada vez más consciente del problema, ahora que al menos un partido político ha abrazado la necesidad de actuar, tenemos la oportunidad de romper esos vínculos. No hay tiempo que perder.


Peter Gleick es un hidroclimatólogo, miembro de la Academia Nacional de Ciencias de EE.UU., MacArthur Fellow, y el californiano que se asfixia y jadea


#cambioclimático #crisisclimática #incendios #artico #derretimiento #niveldelmar #huracanes #acción #combustiblesfósiles

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram

©2019 by crisis climática y ecológica. Proudly created with Wix.com