• Homo consciens

Las emisiones de la producción de alimentos son mucho mayores de lo estimado



Fuente: Inside Climate News - Por Georgina Gustin - 10 de junio de 2021

Un nuevo estudio concluye que, si se incluyen todas las partes del sistema alimentario, la producción de alimentos es responsable de hasta el 40% de las emisiones mundiales.


Las emisiones derivadas de la producción de alimentos, que ya se consideran uno de los mayores contribuyentes al cambio climático, se han subestimado durante décadas, lo que podría sesgar las promesas que los países han hecho en el marco del acuerdo climático de París para reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero, según una nueva investigación.


En un estudio publicado esta semana en Environmental Research Letters, los investigadores descubrieron que el sistema alimentario era responsable de hasta el 40% de todas las emisiones de gases de efecto invernadero procedentes de las actividades humanas.


"Cuando se contabiliza todo el sistema alimentario, es enorme", dijo Cynthia Rosenzweig, investigadora del Instituto de la Tierra de la Universidad de Columbia y del Instituto Goddard de Estudios Espaciales de la NASA. "Así que ofrece a los países oportunidades realmente enormes".

Nota relacionada - :

Con sólo las emisiones de la producción de alimentos el acuerdo de París queda fuera de alcance - aquí

Según estimaciones recientes, las emisiones de gases de efecto invernadero de la agricultura representan aproximadamente una quinta parte del total mundial, pero esa cifra sólo incluye las emisiones de las actividades en la granja, principalmente la cría de cultivos y ganado. Cuando los investigadores analizaron el sistema alimentario en su conjunto -incluyendo la cría de cultivos y ganado, la conversión de tierras en agricultura, el transporte, la venta al por menor, el consumo de alimentos y el desperdicio de alimentos- el total fue significativamente mayor, entre el 20 y el 40 por ciento, o unos 16.000 millones de toneladas métricas de dióxido de carbono.


Una omisión crítica

La diferencia es crucial. Cuando los países planifican el cumplimiento de los objetivos de reducción de gases de efecto invernadero, presentan a la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC) planes detallados denominados Contribuciones Determinadas a Nivel Nacional, basados en los datos de emisiones que proporcionan. Pero las emisiones relacionadas con la agricultura que los países comunican no abarcan sistemáticamente las emisiones de todo el sistema alimentario, incluida la deforestación, una de las principales fuentes de emisión de gases de efecto invernadero.


Esto significa que los países tienen un potencial aún mayor para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero de sus sistemas de producción de alimentos y que esas reducciones serán esenciales para cumplir los objetivos del Acuerdo de París, dijeron los investigadores.


Los investigadores -una colaboración entre varias instituciones, entre ellas la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, la Universidad de Columbia y la Universidad de Nueva York- descubrieron que tres cuartas partes de las emisiones del sistema alimentario procedían de las actividades en las explotaciones agrícolas, la cadena de suministro de alimentos, incluidos el procesamiento y el transporte, y la eliminación de residuos. La otra cuarta parte procedía de la conversión de ecosistemas naturales en tierras agrícolas.


En general, descubrieron que la conversión de tierras y la deforestación habían disminuido tanto en los países desarrollados como en los que están en vías de desarrollo, aunque siguen siendo peligrosamente altas y la mayor fuente de emisiones del sistema alimentario.


Hacia una política alimentaria integrada

Curiosamente, aunque las emisiones totales del sistema alimentario aumentaron un 8% entre 1990 y 2018, el periodo de tiempo estudiado por los investigadores, las emisiones per cápita disminuyeron. Las emisiones per cápita en los países desarrollados son casi el doble que en los países en desarrollo.


Aunque las estimaciones del equipo de investigación coinciden con otras investigaciones recientes, que sitúan las emisiones del sistema alimentario en aproximadamente un tercio de todas las emisiones producidas por el hombre, se centraron en proporcionar datos por países, en parte para que los países individuales pudieran mejorar la precisión de sus compromisos climáticos relacionados con la agricultura.


Los investigadores también querían subrayar que los datos de las emisiones agrícolas, que a menudo se comunican a la ONU en diferentes categorías, se comunican en cambio a través de sus sistemas alimentarios. Por ejemplo, los países informan actualmente de las emisiones relacionadas con la agricultura procedentes de la deforestación en "uso de la tierra" o del uso de la energía en las explotaciones en "energía".


"Esto suele llevar a subestimar las emisiones de los sistemas alimentarios a nivel nacional", señalan los investigadores, porque la conversión de bosques en tierras de cultivo puede anularse esencialmente por los sumideros de carbono de las tierras forestales según las normas actuales de contabilidad de la CMNUCC. Los países también pueden informar de sus emisiones nacionales totales sin incluir las emisiones derivadas del cambio de uso del suelo.


"Al hacer esto con un enfoque de sistema alimentario, es un mecanismo de contabilidad diferente", dijo Rosenzweig, refiriéndose al nuevo estudio. "Esto da a los países la posibilidad de desarrollar un paquete de políticas alimentarias integradas".


La mayoría de los países han incluido la agricultura en sus NDC, pero no han concretado cómo piensan reducir las emisiones de sus industrias agrícolas, según un informe reciente, publicado por la ONU y grupos ecologistas.


Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram