• Homo consciens

Las ventajas económicas de una jornada laboral de cinco horas



Fuente: The Guardian - Por Alex Soojung-Kim Pang - Marzo 2020

Días más cortos significan empleados más felices, más productividad y más crecimiento empresarial.



Cuando escuchó por primera vez acerca de la jornada de cinco horas, David Rhoads pensó: Quiero darle esto a mis empleados. David es el CEO de Blue Street Capital, una empresa con sede en California que se dedica a buscar financiamiento para tecnología. También es un ávido surfista. Así que cuando vio un artículo sobre cómo Tower Paddle Boards - una empresa en línea, directa al consumidor, que vende tablas de padel de pie - había pasado a una jornada laboral de cinco horas, quedó intrigado.


Stephan Aarstol fundó Tower en 2010. Stephan estaba convencido de que podían utilizar las mismas tecnologías para cambiar la forma en que su empresa funcionaba, no sólo la forma en que llegaba a los consumidores. Si se concentraban en sus tareas más importantes, eliminaban las distracciones y utilizaban la tecnología para automatizar las tareas rutinarias y facilitar sus trabajos difíciles, pensó, podrían mejorar drásticamente su rendimiento - y darle más tiempo para surfear.


Así que en junio de 2015, Stephan ofreció a sus empleados un trato: si lograban hacer el mismo trabajo en menos tiempo, podían mantener el mismo salario y salir a la 1pm. También implementó un plan de participación en los beneficios del 5%, aumentando aún más el salario por hora de la gente.


El día que anunciaron el cambio en su sitio web, Tower rompió su anterior récord de ventas diarias y registró 50.000 dólares en ventas por primera vez. A finales de mes, habían vendido 1,4 millones de dólares de tablas de padel, rompiendo su anterior récord de ventas mensuales en 600.000 dólares.


Difícil encontrar dos productos más diferentes que la financiación de inversiones de alta tecnología y ventas de equipo de surf, pero David Rhoads comenzó a pensar si una semana de trabajo más corta podría implementarse también en Blue Street Capital.


Después de un par de trimestres de trabajo "brutales", buscaba formas de que la empresa mejorara y empezara a asumir retos, en lugar de limitarse a responder a ellos. Tenía trabajadores dedicados, pero "si nos tomamos nuestros descansos, sacamos nuestro almuerzo y sacamos todas las tonterías [improductivas] que hacemos durante el día", pensó que podrían comprimir la jornada laboral a cinco horas. Necesitarían averiguar cómo mantener a los clientes contentos durante una jornada laboral más corta.

"Sabíamos que sería una enorme herramienta para la productividad de la empresa", pero también sabíamos que íbamos a poder recuperar parte de nuestras vidas".


David anunció el plan en una reunión de todos. "Quiero que tengan el estilo de vida que yo tengo", recuerda un empleado diciendo, "y creo que tendrán tanto éxito como yo o más éxito como resultado". Respondió a algunas preguntas. No, los salarios no se recortarían. No, la compañía no iba a hundirse. Sí, el nuevo horario sería permanente después de 90 días si la productividad seguía siendo la misma y si los clientes no se quejaban. En el verano había menos demanda, así que era un buen momento para empezar una prueba.


Un solo trimestre no era tiempo suficiente para ver un gran cambio en los ingresos - a diferencia de Tower Paddle Boards, Blue Street Capital tiene un largo ciclo de ventas - pero después de tres meses David pudo medir el impacto de los días de cinco horas en su principal KPI (indicador clave de rendimiento), el número de llamadas por vendedor. Más llamadas significan más negocio: trabajar con los teléfonos, mantenerse en contacto con los clientes y alcanzar nuevos clientes es esencial si la gente va a cumplir sus objetivos de ventas y la empresa va a crecer.


¿Qué encontró? Cuando redujeron la duración de la semana laboral un 35%, las llamadas por persona... se duplicaron. El exceso de trabajo también es contraproducente para las empresas. Los empleados sobrecargados o agotados son menos productivos que los que están descansando".


David hizo el nuevo horario permanente después de tres meses, y Blue Street ha operado en un horario de 8am a 1pm desde entonces. Después de tres años, los ingresos han aumentado cada año - 30% el primer año, 30% el segundo - y la compañía ha crecido de nueve a 17 empleados.


Pocas cosas suenan más californianas que "¡Acortemos la jornada laboral para tener más tiempo para surfear!" ¿Pero acortar la jornada laboral para aumentar la productividad y mejorar la empresa? Eso es bastante contrario a la intuición. Vivimos en un mundo en el que los negocios funcionan 24/7, la economía global nunca se detiene y la competencia es implacable.


Sin embargo, en los últimos años, cientos de empresas de diversos sectores en todo el mundo han seguido el mismo camino que Tower Paddle Boards y Blue Street Capital: han acortado sus semanas de trabajo sin reducir los salarios, bajar la productividad, sacrificar la calidad o alejar a los clientes.


Y realmente necesitamos mejorar el trabajo. Hace un siglo, el filósofo Bertrand Russell y el economista John Maynard Keynes argumentaron que para el año 2000 todos podríamos estar trabajando entre tres o cuatro horas al día. En la vida de Russell y Keynes, la tecnología, los sindicatos, el aumento de los estándares educativos y una mayor prosperidad habían reducido la duración de la jornada laboral promedio de 14 a 8 horas diarias. Pensaron que a medida que la tecnología continuaba avanzando a lo largo del siglo XX, la productividad podría seguir aumentando, las economías podrían seguir creciendo y las horas de trabajo podrían disminuir aún más.


Pero Russell también advirtió que, si bien "los métodos modernos de producción nos han dado la posibilidad de facilidad y seguridad para todos", si las ganancias de productividad y los beneficios fueran acaparados por los propietarios de las fábricas, los ejecutivos y los inversores, esos mismos avances podrían utilizarse para crear un mundo que ofrezca "exceso de trabajo para algunos y hambre para otros".


Esa no es una mala descripción del trabajo hoy en día. En los Estados Unidos, las horas de trabajo apenas han disminuido desde la 2da Guerra Mundial, a pesar de los enormes aumentos de productividad y el crecimiento económico. El auge Sillicon Valley en la década de 1980 trajo consigo un nuevo modelo de trabajo y de éxito que dio glamour a largas horas de trabajo, convirtió a los adictos al trabajo en héroes y convirtió el exceso de trabajo en una insignia de honor. Como resultado, ahora vivimos en un mundo inestable y rápido en el que el exceso de trabajo es una fuente de riqueza para algunos y una necesidad de supervivencia para el resto.


Pero esta forma de trabajar es costosa para los individuos, para las empresas y para las economías. El costo humano del exceso de trabajo y el agotamiento - en pérdida de potencial de ingresos, felicidad y creatividad - es enorme. Las personas con exceso de trabajo sufren de mayores tasas de enfermedades crónicas y depresión. El profesor de negocios de Stanford Jeffrey Pfeffer argumentó recientemente que los costos de salud de los lugares de trabajo mal diseñados hacen que el trabajo sea un peligro para la salud tan significativo como el fumar.



El costo humano del exceso de trabajo y el agotamiento - en pérdida de potencial de ingresos, felicidad y creatividad - es enorme. Las personas con exceso de trabajo sufren tasas más altas de enfermedades crónicas y depresión

El exceso de trabajo también es contraproducente para las empresas. Los empleados sobrecargados o agotados son en realidad menos productivos que los trabajadores bien descansados. También están menos comprometidos con el trabajo, es más probable que se vayan e incluso más probable que crucen límites éticos o que roben a la compañía. El agotamiento de los empleados le cuesta a la economía mundial unos 300.000 millones de dólares al año en días de enfermedad y pérdida de productividad.


E incluso en países donde la discriminación formal en el lugar de trabajo terminó hace décadas, las largas jornadas laborales dificultan que las mujeres puedan manejar las exigencias de los jefes, la profesión y la familia, y mantener sus carreras después de convertirse en madres.


Los trabajadores están atrapados entre un presente que se siente desequilibrado e insostenible y un futuro lleno de incertidumbre, trastornos y desigualdad. Las soluciones a pequeña escala para estos problemas ya no son suficientes. Necesitamos enfoques más grandes y holísticos que ayuden a solucionar los problemas de hoy y ofrezcan un futuro mejor. La semana laboral más corta ofrece una solución a todos estos problemas: la cultura del exceso de trabajo, la desigualdad de género y la división desigual de las ganancias económicas, y los enormes costos indirectos del agotamiento y la reducción de las carreras.


El descanso no es el competidor del trabajo; es el compañero del trabajo. En el mundo actual, siempre activo, conectado globalmente y que funciona las 24 horas del día, es fácil pensar que el exceso de trabajo es inevitable e ineludible. No lo es.


Extraído del libro Shorter: Work Better, Smarter, and Less - Here's How, de Alex Soojung-Kim Pang.

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram

©2019 by crisis climática y ecológica. Proudly created with Wix.com