©2019 by crisis climática y ecológica. Proudly created with Wix.com

  • Homo consciens

Lo que Occidente no entiende de la crisis climática

Actualizado: hace 2 días




El autor indio Amitav Ghosh, nos habla sobre las diferentes percepciones de la crisis climática en Oriente y el Occidente.


Fuente: Deutche Welle, Diciembre 2019


La nueva novela del galardonado autor indio Amitav Ghosh, Gun Island, utiliza el cambio climático como telón de fondo. Le cuenta a DW sobre las diferentes percepciones de la crisis climática en el Este y el Oeste.


Cuando era niño, Amitav Ghosh siempre supo de dónde venían las piñas (ananas). "Venían del jardín, yo veía a la gente cortarlas en pedazos", dice, como si eso no fuera nada especial.


Su jardín estaba en Calcuta, India, mientras que el mío estaba en los suburbios de Manchester, Inglaterra, y todo lo que tenía era algo de hierba, un árbol y una vieja pelota de fútbol. Sin embargo, también tenía piñas - aunque normalmente cortadas en latas. Apenas pensaba en el lugar de donde venían.


Llevaría un tiempo explicar cómo llegamos a estos recuerdos de frutas cuando conocí al autor indio en su cocina de Brooklyn en septiembre de este año. Pero esa disyunción es una de las cosas que hay detrás de The Great Derangement, el ensayo de Ghosh de 2016, subtitulado "Climate Change and the Unthinkable" (El cambio climático y lo impensable).


El libro comienza preguntándose por qué es tan difícil poner el cambio climático en una novela moderna en inglés que no sea de ciencia ficción. Concluye que la literatura occidental, en los últimos 200 años aproximadamente, se ha quedado atrapada en un mundo en el que la comedia y la tragedia humanas están separadas de la naturaleza. En el camino, Ghosh considera la dinámica de poder que hace que el debate sobre el clima sea tan diferente en el hemisferio oriental que en el occidental.


Las novelas occidentales, según él, están ligadas principalmente a dos limitaciones: la razonabilidad y la agencia humana. ¿Podría suceder esto? ¿Y puede nuestro héroe abrirse camino a través de su aventura moral? En cierto modo, su nueva novela, Gun Island, llena de tifones raros y coincidencias improbables, es un intento consciente de liberarse de esas convenciones, y así encuentra espacio para usar el cambio climático como telón de fondo.


Crisis y realización


The Great Derangement (El Gran Desquicio) es diferente de los otros libros sobre el desastre ambiental que han salido en los últimos años. Por ejemplo, The Uninhabitable Earth (2019) de David Wallace-Wells y Confessions of a Recovering Environmentalist (2017) de Paul Kingsnorth son libros vitales, pero están escritos por hombres estadounidenses y británicos que han tomado una terrible conciencia y ahora están tratando de encontrar una forma de hacer frente a la situación.


Pero Ghosh, no menos consciente de la amenaza existencial, parece estar libre de su ansiedad. Esto se debe principalmente a que piensa que la situación actual dice más sobre las continuidades de la historia colonial que sobre alguna ruptura futura. Para algunas personas en el mundo, la catástrofe ya ha ocurrido.


"Tengo un amigo filósofo que dice: Todas las proyecciones del futuro son fundamentalmente proyecciones de poder", dice. "Por eso casi siempre son los blancos los que hacen esas proyecciones, porque realmente están proyectando una desaparición del poder en el futuro. No sé nada sobre el futuro".


"Vengo de una parte del mundo en la que no teníamos expectativas muy halagüeñas del mundo o del futuro", dice Ghosh. "Sabíamos que habría muchos trastornos, y fuimos testigos de esos trastornos de primera mano, así que en ese sentido creo que los occidentales creían en la estabilidad y en la promesa del futuro que yo no compartía".


Occidente también confía en lo que Ghosh llama "el discurso experto" de los científicos. El resultado, cree, es que la ciencia está dando a los temerosos occidentales una esperanza en el "desarrollo sostenible" favorable a los negocios, los biocombustibles o la tecnología de captura de carbono, que creen que salvará el sistema antes de que colapse.


La alternativa, una adaptación económica a gran escala a una nueva distribución de los recursos, es demasiado aterradora para considerarla: El fin del capitalismo sería tan malo como el fin del mundo.


"Las personas que vieron la crisis climática primero están en el otro extremo absoluto: agricultores, pescadores, inuit, pueblos indígenas, pueblos de los bosques de la India, y ya han tenido que adaptarse, principalmente trasladándose, encontrando nuevos medios de vida", dice Ghosh. "Y los pueblos indígenas ya han vivido el fin del mundo y han encontrado formas de sobrevivir".


Imperio


Ghosh piensa que no es coincidencia que las limitaciones de la novela burguesa comenzaron a formarse al mismo tiempo que Occidente comenzó a utilizar combustibles fósiles para proyectar su poder en todo el mundo.


"El cambio climático es absolutamente un aspecto del imperio", dice. "El Imperio Británico se construyó esencialmente sobre combustibles fósiles: Fue el dominio británico del carbón lo que le dio una enorme ventaja militar sobre el resto del mundo".


Esa es también una razón por la que la energía renovable es una amenaza para un sistema que Occidente ha pasado siglos construyendo y defendiendo. "Una cosa de la que puedes estar seguro", dice Ghosh. "Si las energías renovables se adoptaran realmente a escala, se sacudiría completamente el orden político mundial." Argumenta que el petróleo y el gas tienen que fluir a través de los puntos de estrangulamiento marítimos controlados por los EE.UU., Australia, Gran Bretaña y Canadá, dándoles una completa ventaja geopolítica.


Poder y justicia


Visto de esta manera, no es de extrañar que la ansiedad occidental sobre el cambio climático se centre en el colapso social y la extinción. "Creo que los occidentales sienten que todo el orden está cambiando en formas que son extremadamente amenazantes para ellos", dice Ghosh.


Por eso, en el hemisferio oriental, el tema de la injusticia histórica es central en el tema del cambio climático. "Si vas a cualquier indonesio, o indio, o chino, incluso a gente que está perfectamente consciente de la amenaza climática, y les dices: "¿Por qué no reducen inmediatamente todas sus emisiones? ¿Qué escucharán? La respuesta es siempre profundamente política, es: "Occidente creó este problema, dejémosles que lo hagan primero". Este es el terrible dilema en el que estamos atrapados".


A pesar de toda la devastación que el cambio climático está causando en el mundo en desarrollo, se supone que, cuando se produzca un colapso ecológico, la riqueza acumulada a lo largo de los siglos proporcionará un colchón.


"Siempre se nos dice que los países ricos se adaptarán mejor: No creo que eso sea realmente cierto. Creo que los países con sistemas muy complejos, como Estados Unidos y Europa, son en muchos aspectos mucho más frágiles. Sólo hay que considerar la distribución de alimentos".


Y así es como llegamos a las piñas. Es más fácil conseguirlas si están en tu jardín.


#cambioclimatico #injusticiaclimatica #imperio #adaptacion #occidente

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram