• Homo consciens

Los insectos están muriendo y nadie sabe con qué velocidad


Fuente DW - Enero 2020

La biodiversidad de la Tierra está disminuyendo a un ritmo sin precedentes, pero los datos sobre la población de insectos -que son pequeños, diversos y abundantes- son irregulares.


En lugar de esperar a llenar las lagunas de conocimiento, 75 expertos que escriben en la revista Nature Ecology and Evolution están pidiendo medidas inmediatas que también mejoren los ecosistemas y la sociedad en general. Las medidas a corto plazo, como la eliminación gradual de los plaguicidas y la diversificación de las tierras de cultivo, podrían poner a las especies de insectos que luchan por recuperarse en el camino de la recuperación mientras se recogen mejores datos.


"Cosechamos lo que sembramos", dijo Jeff Harvey, ecologista del Instituto de Ecología de los Países Bajos y autor principal de la hoja de ruta. "Es obvio que el declive de los insectos afectará a otras especies en la cadena alimenticia... No podemos poner pequeñas vendas en esto".


"Insectagedón


El año pasado, una reseña mundial publicada en la revista Biological Conservation generó titulares que anunciaban un "apocalipsis de los insectos", "Armagedón" y "colapso de la naturaleza", al descubrir que el 40% de las especies de insectos se enfrentarían a la amenaza de extinción en décadas.


Desde entonces, algunos expertos han criticado el documento por utilizar términos de búsqueda sesgados y aplicar erróneamente el riesgo de extinción. También se basó en estudios realizados principalmente en Europa y América del Norte.


"Se dispone de muy pocos datos sobre la mayoría de las especies en la mayoría de los países, por lo que es simplemente falso afirmar que existe un consenso científico de que los insectos están en declive a nivel mundial", dijo Manu Saunders, ecologista de la Universidad de Nueva Inglaterra, en un correo electrónico. "Este es un tema muy diferente a los insectos que están bajo la amenaza real de diversos factores, en particular el desmonte de tierras, los plaguicidas, el cambio climático, etc."


El IPBES, el panel de expertos en ecología convocado por las Naciones Unidas, situó provisionalmente la cifra de especies de insectos amenazadas en un 10% el año pasado, en el estudio más exhaustivo sobre la vida en la Tierra jamás realizado.


"Creo que a nivel mundial tenemos una disminución de especies", dijo Josef Settele, un ecologista del Centro Helmholtz de Investigación Ambiental de Alemania y copresidente del informe del IPBES. "El 40% podría ser demasiado alto, y el 10% en nuestra evaluación global es demasiado bajo, pero este es el rango".


Aunque los ecologistas no están de acuerdo en las tendencias generales de la población, están unidos en tres puntos: la importancia de los insectos para las personas, las crecientes amenazas que enfrentan y la falta de acción para preservarlos.


Los insectos desempeñan un papel vital en los ecosistemas y los seres humanos dependen particularmente de ellos para su alimentación. Donde menos lombrices de tierra repongan el suelo, y las menguantes poblaciones de abejas y mariposas luchen por polinizar los cultivos, el suministro de alimentos podría disminuir de manera catastrófica. El informe del IPBES estimó que hasta 577.000 millones de dólares (522.000 millones de euros) de producción anual de cultivos está en riesgo como resultado de la pérdida de polinizadores solamente.


Pérdidas mundiales


En Australia, donde trabaja Saunders, los incendios forestales, exacerbados por el cambio climático, han arrasado con la vida silvestre.


Los incendios, que han arrasado un área más grande que Portugal, han matado aproximadamente mil millones de animales en cuestión de meses, y algunos sobrevivientes han buscado refugio en vías fluviales e incluso en madrigueras de wombat para escapar del calor. Un análisis preliminar del gobierno la semana pasada encontró que los incendios han quemado más de la mitad del hábitat de 114 especies amenazadas.


Entre ellas se encuentra la cochinilla harinosa de Banksia montana, en peligro crítico de extinción, un insecto que se cree que sólo vive en un único tipo de arbusto y que es vulnerable a las enfermedades, el fuego y el cambio climático. Es una de las 4 especies de insectos de una lista de 327 criaturas vulnerables que han visto al menos el 10% de su hábitat conocido quemado por incendios forestales. Se cree que más han perecido sin ser vistos.


"El principal problema es que tenemos muy pocos datos sobre las especies de insectos que estaban en estos lugares quemados antes del incendio, por lo que no tenemos forma de saber cuántos han sido afectados y en qué lugares", dijo Saunders.


La perspectiva de incendios más intensos y frecuentes en Australia -y las dificultades que los bosques pueden enfrentar para volver a crecer- ha aumentado los temores sobre las poblaciones de insectos a largo plazo.


La presión agrícola


En Alemania, donde la pérdida de insectos está mejor documentada, la velocidad y la escala del declive ha conmocionado a los científicos.


Un estudio histórico publicado en la revista Plos One en 2017 encontró una disminución del 76% de los insectos voladores en las reservas naturales durante casi tres décadas. La pérdida de población no se limitó a las criaturas bien estudiadas, como abejas y mariposas, sino a los insectos voladores en su conjunto, y se documentó en zonas supuestamente seguras para los humanos.


Los investigadores sugirieron que la agricultura y los plaguicidas habían agravado la disminución, señalando que casi todas las reservas estaban rodeadas de tierras de cultivo.


El pasado mes de septiembre, el gobierno alemán anunció un plan de acción de 100 millones de euros al año que incluye la protección de los hábitats, la eliminación gradual del controvertido herbicida glifosato y la reducción de la contaminación lumínica en un esfuerzo por contrarrestar la pérdida de insectos. Una cuarta parte de la financiación se destinará a la investigación.


Los científicos que redactaron la hoja de ruta para la conservación consideran a Alemania como un modelo a imitar por otros países. Pero el enfoque en la protección de los insectos sin una reforma agrícola importante ha dejado algunas incertidumbres.


La agricultura industrial, los plaguicidas y los monocultivos plantean grandes amenazas para los insectos, y eso, a su vez, pone en peligro las cosechas y los suministros de alimentos, según un "atlas de insectos" publicado en enero por la Fundación Heinrich-Böll, Amigos de la Tierra Alemania (BUND) y Le Monde Diplomatique.


Alemania es fuerte en la protección contra los insectos pero no aborda el papel de la agricultura, dijo Christine Chemnitz, experta en política agrícola de la Fundación Heinrich-Böll y directora del proyecto del atlas de insectos. "Apoyamos totalmente [el programa de protección] pero lo consideramos de forma crítica, porque la política agrícola también debe cambiar urgentemente".


#insectos #medidas #glisfosato #apocalipsis #cosechas #extincion #contaminacionluminica #incendios #agricultura #cambioclimatico

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram

©2019 by crisis climática y ecológica. Proudly created with Wix.com