• Homo consciens

"Mientras la tundra arde, no podemos permitirnos el silencio climático": una carta desde Ártico

Actualizado: ago 18


Una imagen de la Nasa muestra anomalías de temperatura del 19 de marzo al 20 de junio de este año.

Fuente: The Guardian - Por Victoria Herrmann - @vsherrmann - 11 Ago 2020

Apoyado por We are still in y We mean business

Estudio el Ártico. La decisión de retirarse del acuerdo climático de París es reprobable - pero no podemos perder la esperanza



Cuando te pones de pie frente a un borde expuesto de permafrost, puedes sentirlo desde la distancia.


Emana un frío que tira de cada uno de tus sentidos. Permanentemente atado por el hielo año tras año, el suelo congelado está lleno de cadáveres de mamuts lanudos y helechos antiguos. Son incapaces de descomponerse a temperaturas tan bajas, por lo que se mantienen preservados a perpetuidad - hasta que el aire más caliente descongela sus restos y libera el frío que han mantenido acunado durante siglos.


La primera vez que experimenté ese frío tan marcado fue en el verano de 2016. Viajaba por la Europa ártica con un equipo de investigadores para estudiar los impactos del cambio climático. Estábamos a unas horas de la frontera finlandesa en Rusia cuando nos detuvimos para poner el primer pie en la tundra. El suelo era suave pero sólido bajo nuestros pies, cubierto de musgos y flores silvestres que se extendían en la distancia hasta ser interrumpidos abruptamente por una resbaladiza y altísima pared de permafrost descongelado.


Mientras estábamos de pie frente a la fangosa mancha de tierra descubierta, la sensación de escapar del frío era aterradora.


El hemisferio norte está cubierto por 9 millones de millas cuadradas de permafrost. Esta tierra sólida, y todo el material orgánico que contiene, es uno de los mayores depósitos de gases de efecto invernadero del planeta. Congelado, representa una pequeña amenaza para los 4 millones de personas que llaman al Ártico su hogar, o para los 7.800 millones de nosotros que llamamos a la Tierra nuestro hogar. Pero descongelado por el aumento de las temperaturas, el permafrost plantea un riesgo planetario.


Cuando el material orgánico comienza a descomponerse, el deshielo del permafrost puede desestabilizar la infraestructura principal, descargar niveles de mercurio peligrosos para la salud humana y liberar miles de millones de toneladas métricas de carbono. Fuimos testigos de daños a pequeña escala en Rusia ese verano a través de paisajes desplomados y carreteras irregulares. En ese momento, se predijo que los cambios más grandes y dramáticos se desarrollarían a lo largo de este siglo.


Cuatro años después, esos cambios están ocurriendo mucho antes de lo que los científicos predijeron. El frío cargado de carbono del permafrost del Ártico se está filtrando en la atmósfera de la Tierra, y no estamos preparados para las consecuencias.


En junio, el Ártico ruso alcanzó los 38ºC, la temperatura más alta en el Ártico desde que comenzó el registro en 1885. El calor conmocionó a los científicos, pero no fue un evento único o inusual en un mundo con cambio climático. El Ártico se está calentando a un ritmo casi tres veces mayor que el promedio mundial, y el máximo de un día de junio fue parte de una ola de calor que duró un mes. Este calor implacable ha derretido el hielo marino y ha hecho que la subsistencia tradicional sea peligrosa para los hábiles cazadores indígenas. Ha alimentado costosos incendios forestales, algunos de los cuales son tan fuertes que ahora duran de un verano a otro. Y ha acelerado el deshielo del permafrost, doblando los caminos y desplazando comunidades enteras.


Viendo el calor del 2020 devastar el Ártico, recuerdo el miedo que experimentamos al ver el deshielo del permafrost en el 2016, pero también recuerdo haberme sentido esperanzadao.


Sólo semanas antes de que nuestra expedición comenzara, 174 países habían firmado el acuerdo de París el primer día que se abrió a las firmas. Barack Obama y el Presidente de China Xi Jinping publicaron una declaración conjunta de compromisos climáticos para los dos mayores emisores de gases de efecto invernadero del mundo. Parecía que todos los líderes mundiales se habían dedicado finalmente a la acción climática. A lo largo de nuestro viaje a través del Ártico, mis colegas y yo discutimos las dificultades de limitar el calentamiento global a 1,5 grados, pero, con el impulso de París, estuvimos de acuerdo en que todavía era posible contener una catástrofe climática.


Es mucho más difícil encontrar esperanza hoy que hace cuatro años, pero no es imposible.


Los cielos del Ártico están ennegrecidos por el humo de los incendios forestales y no estamos ni a mitad del verano. La administración Trump ha revocado 100 normas ambientales y se encuentra al borde del precipicio de sacar a los EE.UU. del acuerdo de París en noviembre de 2020.


Las cosas pueden parecer desesperadas, pero no estamos indefensos.


El cambio climático no puede ser detenido. El hielo del Ártico se derretirá y grandes franjas de suelo congelado se descongelarán. El cambio climático ya está causando una pérdida devastadora de vidas, destruyendo un patrimonio cultural irremplazable e inundando los lugares que nos son queridos. Con cada grado que permitimos que nuestro mundo se caliente, más perdemos. Pero si exigimos a nuestros gobiernos que adopten medidas climáticas y a nosotros mismos, podemos trabajar hoy para evitar los peores daños y adaptarnos a los impactos que ya no podemos evitar.


Mientras el Ártico arde, no podemos permitirnos el silencio climático de nadie. El costo de la inacción es demasiado alto.


La Dra. Victoria Herrmann es la presidenta y directora general del Instituto Ártico


#artico #permafrost #incendios #deshielo #descongelamiento #record #calentamientoglobal


Toda nuestra información sobre el Artico aquí

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram

©2019 by crisis climática y ecológica. Proudly created with Wix.com