• Marco Ratto

¿Podrían los proyectos de geoingeniería ayudar a enfrentar el cambio climático?



Fuente: DW (Febrero 2020)

Una serie de tecnologías - vagamente definidas como "geoingeniería" - están siendo exploradas como respuestas al cambio climático. Sin embargo, su eficacia, y si deben ser implementadas en absoluto, se debate entre los científicos.




Los incendios forestales de Australia han puesto de relieve las devastadoras consecuencias del calentamiento del mundo. Y dado que los modelos apuntan a aumentos de temperatura de entre 3 y 4 grados centígrados para 2100 en un escenario de continuidad, las predicciones sugieren que estos eventos extremos serán más frecuentes.


¿Qué pasaría si pudiéramos revertir el calentamiento que está alimentando las sequías y causando inundaciones en todo el mundo?


Eso es exactamente lo que organizaciones como la Fundación para la Restauración del Clima (F4CR), con sede en los Estados Unidos, están proponiendo. El grupo quiere restaurar los niveles de dióxido de carbono en la atmósfera a menos de 300 partes por millón, como fue el caso en la era de los combustibles pre-fósiles. Hoy en día, el promedio mundial mide más de 400 partes por millón.



"Estoy muy interesado en dejar un mundo donde nuestros hijos puedan sobrevivir", dijo a DW Pieter Fiekowsky, un físico entrenado por el MIT que fundó el F4CR en 2015. Para él, "eso claramente requiere que el CO2 vuelva a niveles seguros".


Según la fundación, lograr eso implica la "restauración del clima", es decir, asegurarse de que estamos eliminando colectivamente más gases de efecto invernadero de la atmósfera de los que producimos. La fundación cree que es necesario extraer alrededor de un trillón de toneladas de dióxido de carbono.


Eso requeriría la aplicación a gran escala de tecnologías basadas en la naturaleza o artificiales para succionar grandes cantidades de gases de efecto invernadero de la atmósfera para enfriar el planeta - estrategias que entran en la definición poco precisa de "geoingeniería". Sin embargo, qué tecnologías son las más adecuadas, y si es necesario aplicarlas en absoluto, es un tema muy debatido entre los científicos.


La F4CR ha propuesto la restauración de los hábitats marinos que almacenan carbono, como los bosques submarinos de algas marinas.


Beneficios climáticos

Rob Jackson, un científico de sistemas terrestres de la Universidad de Stanford, cree que restaurar el clima a lo que una vez fue es una mejor meta que simplemente estabilizar las temperaturas de la Tierra.


"Necesitamos una nueva historia, una nueva narrativa en torno al cambio climático", dice Jackson, que argumenta que esto debería implicar ambiciones que van más allá de la mera limitación de los daños del cambio climático. "[La restauración del clima] traerá beneficios climáticos. Salvará vidas al reducir la contaminación del aire. Proporcionará una serie de otros beneficios".


Una de las soluciones propuestas por F4CR el año pasado se basa en la restauración de los hábitats marinos que almacenan carbono, como los bosques submarinos de algas marinas. Otra es una forma de hormigón que aglutina el carbono a medida que se fabrica, que se utilizó recientemente para construir una nueva terminal en el aeropuerto de San Francisco.


Hay sectores en los que es difícil eliminar completamente ciertas emisiones, como el metano -un gas de efecto invernadero más potente que el dióxido de carbono- en el sector agrícola, dice Jackson. Recientemente propuso una tecnología para eliminar el metano del aire mediante su oxidación a dióxido de carbono, que aunque permanece más tiempo en el aire tiene menos capacidad para atrapar el calor.


Los científicos del clima han incluido algunas soluciones de geoingeniería, como la bioenergía con captura y almacenamiento de carbono (BECCS) -el proceso de extraer el carbono de los cultivos y almacenarlo bajo tierra- en la mayoría de las vías modeladas en el Acuerdo sobre el Clima de París para limitar el calentamiento mundial a menos de 2 grados centígrados en comparación con los niveles preindustriales.


Una forma de hormigón que aglutina el carbono a medida que se fabrica se utilizó recientemente para construir una nueva terminal en el aeropuerto de San Francisco.

"En realidad no es posible limitar el calentamiento global a 2 o 1,5 grados centígrados, sin la eliminación de los gases de efecto invernadero", dijo a DW Avit Bhowmik, profesor adjunto de riesgo y estudios ambientales en la Universidad sueca de Karlstad. "Detener el aumento de las concentraciones atmosféricas de dióxido de carbono y gases de efecto invernadero no sería suficiente - tenemos que secuestrarlos".


No hay bala de plata

No obstante, Jackson señala que algunas propuestas de geoingeniería, como la liberación de grandes cantidades de hierro en el océano para estimular el crecimiento del fitoplancton -proveedor de alimento para los peces y, por lo tanto, reconstruir las pesquerías que secuestran carbono- todavía están en fase experimental.


Se necesita más investigación tanto para aumentar la escala de tales ideas como para los impactos ecológicos, dice Jackson.


Incluso tecnologías como la BECCS están todavía en pruebas. Muchos expertos creen que también distraen de la urgencia de cesar las emisiones de gases de efecto invernadero.


"Creo que estos objetivos a largo plazo [de la restauración del clima] desvían la atención del desafío realmente importante que tenemos hoy en día de doblar la curva de emisiones hacia abajo", dice Joeri Rogelj, un científico del clima del Imperial College de Londres.


También existe la preocupación de que las tecnologías de geoingeniería puedan crear una falsa sensación de seguridad de que el aumento de las emisiones pueda ser eliminado. Rogelj dice que los ecosistemas incapaces de adaptarse al calentamiento actual no es probable que regresen, incluso si las temperaturas disminuyen.


"La restauración del clima no significa que la Tierra tendrá el mismo aspecto [que tenía antes de la era preindustrial]", añade Rogelj.


¿Un punto medio?

Bhowmik cree que debería ser posible lograr una disminución neta de los gases de efecto invernadero sin recurrir a los enfoques de geoingeniería más radicales. El informe de la Hoja de Ruta Exponencial publicado en 2019 (una síntesis puede leerse aquí), en el que Bhowmik dirigió el trabajo de modelización, establece una estrategia centrada en gran medida en soluciones basadas en la naturaleza.


Para seguir esa hoja de ruta, el mundo tendría que reducir a la mitad las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero cada década a partir de 2020, mejorar las prácticas agrícolas para que las tierras de cultivo absorban el carbono en lugar de emitirlo, restaurar grandes zonas de bosques y proteger los ecosistemas que almacenan carbono, como las turberas.


"Si se sigue esa ruta, sería realmente posible para finales de este siglo tener una reducción sustancial de las concentraciones de gases de efecto invernadero en la atmósfera. Y poco después alcanzaremos el nivel que había en el período preindustrial", cree Bhowmik.


La restauración del clima recibió un impulso en septiembre de 2019 cuando F4CR se unió a científicos, capitalistas de riesgo y jóvenes activistas en un Foro de las Naciones Unidas con el objetivo de estimular la inversión en una serie de tecnologías incipientes para revertir el calentamiento global.


Aunque hay desacuerdo sobre la forma en la que se debería abordar la restauración del clima, la mayoría de los científicos están de acuerdo en que esto no debería ser un sustituto de la mitigación del cambio climático o de la ayuda a las comunidades de todo el mundo para hacer frente a los impactos del aumento de las temperaturas.


Eso incluye el F4CR. "La restauración del clima es un tercer pilar crítico", dice Rick Parnell, CEO de la organización. "[Es] una tercera pata del taburete, junto con la mitigación y la adaptación."


#cambioclimatico #calentamientoglobal #geoingenieria #arboles #restauracion #BECCS

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram

©2019 by crisis climática y ecológica. Proudly created with Wix.com