• Alejandro T

Trabajo infantil, derrames tóxicos: el precio que podríamos pagar por un futuro más verde


Fuente: The Guardian - Autor: Robin McKie - 3 de Enero de 2021.


Nuestro objetivo de crear una vida más limpia usando los recursos naturales podría por sí mismo causar un daño ambiental generalizado, advierten ahora los científicos.


La batalla para evitar la crisis climática que se avecina en la Tierra está impulsando a los ingenieros a desarrollar una serie de nuevas tecnologías verdes. Las plantas eólicas y solares reemplazarán a las centrales eléctricas de carbón y gas, mientras que los coches eléctricos expulsarán a los vehículos de gasolina y diesel de nuestras carreteras. Lentamente nuestra dependencia de los combustibles fósiles disminuirá y apaciguará el calentamiento global.


Pero los científicos advierten que habrá un precio ambiental que pagar por este impulso para crear un mundo impulsado por la tecnología verde. La prospección de los materiales para construir estos dispositivos, y luego su extracción, podría tener consecuencias ecológicas muy graves y grandes impactos en la biodiversidad, dicen.


"El movimiento hacia las emisiones netas de carbono cero va a crear nuevas tensiones en nuestro planeta, al menos a corto plazo", dijo el profesor Richard Herrington, jefe de ciencias de la tierra en el Museo de Historia Natural de Londres. "Vamos a tener que aprender a considerar las ganancias y las pérdidas con respecto a los ecosistemas de la misma manera que lo hacemos ahora cuando consideramos las cuestiones económicas".


Metales como el litio y el cobalto proporcionan ejemplos de los incómodos problemas que se avecinan, dijo Herrington. Ambos elementos son necesarios para fabricar baterías recargables ligeras para coches eléctricos y para almacenar energía de plantas eólicas y solares. Es probable que su producción aumente significativamente en la próxima década, lo que podría causar graves problemas ecológicos.


En el caso del cobalto, el 60% del suministro mundial proviene de la República Democrática del Congo, donde un gran número de minas no reguladas utilizan a niños de tan sólo siete años como mineros. Allí respiran polvo cargado de cobalto que puede causar enfermedades pulmonares fatales mientras trabajan en túneles que pueden colapsarse.


"Hombres, mujeres y niños trabajan sin el equipo de protección más básico, como guantes y máscaras faciales", dijo Mark Dummett de Amnistía Internacional, que ha investigado la crisis de las minas de cobalto en la RDC. "En una aldea que visitamos, la gente nos mostró cómo el agua del arroyo local que bebían estaba contaminada por la descarga de residuos de una planta de procesamiento de minerales".


Luego está el tema de la minería de litio. La producción mundial se disparará en la próxima década. Sin embargo, la minería está vinculada a todo tipo de dolores de cabeza ambientales. En el llamado Triángulo del Litio de América del Sur, formado por Chile, Argentina y Bolivia, se bombean grandes cantidades de agua de fuentes subterráneas para ayudar a extraer el litio de los minerales, y esto se ha relacionado con la disminución de los niveles de agua subterránea y la propagación de los desiertos. De manera similar, en el Tíbet, una fuga de un producto químico tóxico de la mina de litio Ganzizhou Rongda envenenó el río local Lichu en 2016 y desencadenó protestas generalizadas en la región.


Los analistas han señalado que estos problemas ecológicos tampoco se limitarán a los metales especializados. Dicen que la creciente demanda de materiales tradicionales como el cemento - para construir presas hidroeléctricas - o de cobre, para los cables para conectar las granjas eólicas y solares a las ciudades y de construir automóviles eléctricos, también podría causar un daño ambiental generalizado a menos que se tenga cuidado.


Nuestro creciente apetito por el cobre proporciona una ilustración sorprendente de los problemas. Se necesitan miles de toneladas para crear dispositivos de energía eólica o solar, mientras que los vehículos eléctricos utilizan dos o tres veces más cobre que los propulsados por un motor diesel o de gasolina. Como resultado, es probable que el apetito mundial por el cobre aumente en más de un 300% para el 2050, según un informe reciente.


"Se necesitan decenas de kilos más de cobre para un coche eléctrico en comparación con uno con motor de gasolina", dijo Herrington. "Eso significa que si quieres convertir todos los 31 millones de coches del Reino Unido en vehículos eléctricos necesitarías alrededor del 12% de toda la producción mundial de cobre - sólo para Gran Bretaña. Esa es una demanda poco realista, dado que esperamos estar haciendo coches eléctricos sólo dentro de una década."


Harrington dijo que era inevitable que se produjera una expansión en la minería y en el suministro de energía para la refinación de minerales que, combinados, tendrían verdaderos impactos ambientales. "Vamos a tener que hacerlo de manera que genere beneficios pero que también sirva a la gente y al planeta."


Además de estas cuestiones, la expansión propuesta de la energía nuclear en el Reino Unido - para satisfacer la demanda que ya no es satisfecha por las plantas de carbón o gas - es probable que lleve a la creación de mayores cantidades de residuos nucleares. Sin embargo, el Reino Unido sigue sin tener un método para almacenar los desechos nucleares en forma segura bajo tierra y depende de que los restos altamente radioactivos de las operaciones de las centrales eléctricas se mantengan en la superficie. Es posible que estos almacenes tengan que ampliarse significativamente en el futuro.


Una solución propuesta para estos problemas de tecnología verde sería limitar la explotación de los recursos en tierra y recurrir en cambio al mar para recoger los materiales que necesitamos (N.de Climaterra: hay serias advertencias sobre la minería en el mar). Se han localizado varias fuentes marinas prometedoras, y la mayor atención se centra en los nódulos metálicos que se encuentran en algunas partes del suelo oceánico. Estos nódulos de mineral del tamaño de una patata son ricos en cobre, cobalto, manganeso y otros metales. Según la Autoridad Internacional de los Fondos Marinos, algunos depósitos contienen millones de toneladas de cobalto, cobre y manganeso.


Como resultado, varias organizaciones están estudiando los más prometedores de estos depósitos, en particular la zona Clarion-Clipperton en aguas internacionales del Océano Pacífico. Estos podrían ser aspirados usando robots sumergibles que recorrerían los 4,5 millones de kilómetros cuadrados que componen la zona.


Sin embargo, recientes investigaciones realizadas por científicos marinos también han revelado que, a pesar de la profundidad de la zona Clarion-Clipperton -que se encuentra entre 4.000 y 5.500 metros por debajo de la superficie-, el suelo oceánico de esa zona también es rico en vida marina. Un estudio realizado en 2017 reveló que en la llanura abismal de la zona vivían más de 30 especies nuevas para la ciencia, la mayoría de ellas xenófióforas (xenophyophorea), consideradas los organismos unicelulares vivos más grandes del mundo.


Aspirar los nódulos podría devastar estas formas de vida, han advertido los científicos marinos. "En la actualidad, todavía no tenemos suficientes datos sobre el fondo marino para estar seguros de cuál sería el impacto de la minería allí", dijo Adrian Glover, un investigador de ecología de las profundidades del mar en el Museo de Historia Natural.


"Sin embargo, cuando lo hagamos, será una gran pregunta para la sociedad. Si se trata de entornos ricos en biodiversidad que podrían dañarse fácilmente, ¿será mejor o peor explotarlos en comparación con la explotación de nuestras selvas tropicales en tierra firme? Esa podría ser una cuestión muy difícil de resolver".


Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram