• Homo consciens

¿El fin del 'fast fashion'?



Un estudio predice que se acerca su fin. Tiendas cerradas, facturaciones muy reducidas, acumulación de stock... Afectadas por la crisis sanitaria, las marcas de moda, y especialmente las de fast fashion, podrían tener que cambiar de modelo.


Junio 2020

Se venían dando indicios de cambios. Pero eran tenues y lentos, empañados por multitudes recorriendo los centros comerciales buscando la última oferta. Habíamos posteado que en Suecia estaba empezando a causar vergüenza comprar ropa nueva, o que en Francia tiendas de primera línea en los Champs Elysees estaban agregando una sección vintage.


También habíamos incluido una entrevista del fundador de la revista Dezeen, una de las revistas de diseño más influyente y prestigiosa del mundo, a la reconocida pronosticadora de tendencias Li Edelkoort, conocida en el mundo ecológico por su manifiesto anti moda. que declaraba que el coronavirus nos ofrecía un nuevo comienzo: un replanteamiento de nuestra relación con el consumo, un revisar lo que compramos y con el planeta. Lo que veía como pronosticadora era un cambio radical en la industria de la moda y del diseño en la próxima década.


Pero no obstante, parecía que hablar de un mundo en el que los diseños artesanales y la sostenibilidad fueran más importantes que tener un armario repleto de clones de las prendas presentadas en pasarela era una utopía. Y sin embargo....


Esta cuarentena de consumo provocada por el coronavirus ha hecho que esta corriente tome más fuerza. Las últimas noticias y estudios parecen mostrar que esta línea se afirma:


Un estudio llevado a cabo por la Royal Society for the Encouragement of Arts, Manufacturers and Commerce (RSA) ha dictaminado de los datos obtenidos durante la pandemia han determinado que el 28% de los encuestados están reutilizando y dando una segunda vida a sus prendas. El 35% de las mujeres encuestadas aseguran que están determinadas a comprar menos ropa en el futuro. Los británicos están cada vez más acostumbrados a reparar y reutilizar la ropa y cada vez son más los que quieren seguir haciéndolo incluso después de que las tiendas abran de nuevo. Más de la mitad de las personas han comprado menos ropa de lo normal durante el encierro, y 83% dijeron que la ropa debería ser más duradera y más fácil de reparar. Los compradores más jóvenes están particularmente interesados en ropa más sostenible y reutilizable.


Las nuevas tendencias de las generaciones más jóvenes

El diario inglés The Guardian hizo una nota sobre el mismo tema en la que compartió opiniones de distintos consultores de mareketing: "La Generación Z (nacidos entre 1994-2010) es exigente", dice Jeff Froom, co-autor de Marketing para la Gen Z. "Han crecido con más acceso a la información de más fuentes que nunca. La desigualdad, el cambio climático y los derechos de los LGBTQ+ son temas de los que han oído hablar durante años."


Kati Chitrakorn, editora de ventas y marketing de Vogue Business, dijo: "Para los niños de hoy en día la moda no es tanto encajar como tomar decisiones que reflejen su propia identidad."


Antes de la pandemia, dos tercios de la ropa se compraban en tiendas, pero el grupo de más de 18 años ya había encontrado alternativas online y sitios de alquiler de ropa, todos los cuales han visto un aumento de las ventas durante el cierre. En este sentido, Sonia Lapinsky de la consultora de ventas AlixPartners dijo: "El alquiler continuará expandiéndose, dada la conciencia de sostenibilidad del consumidor y el restablecimiento del consumismo. Todos nos hemos conformado con mucho menos durante muchas semanas - suficiente para formar nuevos hábitos."


Depop - una aplicación de compras peer-to-peer que permite a los compradores comprar artículos de segunda mano entre ellos - ha visto un aumento del 90% en el tráfico desde el 1 de abril. En contraste, las ventas al por menor cayeron un 18,1% en el mismo mes. "La Generación Z quiere individualidad y para reducir el desperdicio, Depop les permite hacer ambas cosas", dijo una portavoz de la compañía.


"Definitivamente creemos que este momento único animará a la gente a reconsiderar la reventa como una alternativa a las compras 'nuevas'", dice. "Nuestra comunidad tiene acceso a un vasto inventario de ropa de calle pre-amada, de diseñadores vintage, de creaciones únicas y más que les permite construir su propia identidad y crear su propia historia, todo ello como una opción sostenible. Tienen el incentivo financiero de comprar y vender prendas, en lugar de dejarlas sin usar en un armario o enviarlas a un vertedero".


El futuro de la moda y la venta al por menor está en debate. Las llamadas de la RSA siguen peticiones similares de los organismos de la moda que piden la sostenibilidad social y ambiental.


Un llamado a bajar el ritmo de la moda: menos temporadas, menos ropa, menos viajes

El jueves, el Consejo Británico de la Moda y el Consejo de Diseñadores de Moda de América emitieron un comunicado solicitando una reducción en el número de colecciones de temporada, ropa producida y viajes. El sentimiento se hizo eco en una carta abierta de los diseñadores y minoristas dirigida por Dries Van Noten que apareció a principios de la semana pasada.


En este marco es en el que Gucci ha decidido que dejará atrás las colecciones de pretemporada para enfocarse en una nueva manera de presentación con dos lanzamientos al año. Este gesto no ha de sorprender a la industria, que recientemente comprobó cómo Saint Laurent anunciaba su decisión de abandonar el calendario oficial dela Semana de la Moda de París, organizado por la Federación la Alta Costura y Moda, seis veces al año con dos desfiles de prêt-à-porter femenino, dos de hombre y dos de alta costura.


Cierre de tiendas de fast fashion

Por otra parte, The Guardian informa el 10 de junio que "El propietario de Zara cerrará hasta 1.200 tiendas de moda en todo el mundo". Inditex busca impulsar la venta online ya que el coronavirus causa una caída del 44% en las ventas. Se espera que los cierres se concentren en Asia y Europa.


Inditex ha señalado que "la plantilla se mantendrá estable", con personal al que se le ofrecerán funciones en otros trabajos como el envío de compras online. El número total de tiendas pasará de 7.412 a entre 6.700 y 6.900 tras la reorganización, que también incluirá la apertura de 450 nuevas tiendas.


Inditex, una de las mayores cadenas de ropa del mundo, se ha visto muy afectada por la pandemia, con un descenso de sus ventas del 44% hasta los 3.300 millones de euros (2.900 millones de libras) entre el 1 de febrero y el 30 de abril, el primer trimestre de su ejercicio.


La empresa informó de una pérdida neta de 409 millones de euros durante el trimestre. Casi una cuarta parte de sus tiendas permanecieron cerradas el 8 de junio.


Por su parte el otro gigante de la moda rápida H&M anunció que iba a cerrar dos tercios (el 66%!) de sus tiendas por la caída del 48% de sus ventas por la pandemia.


El sitio Fashion Network informa que en Francia, ha llegado el momento de las decisiones judiciales, el virus ha acelerado el declive de las marcas emblemáticas: el fabricante de calzado André se ha declarado en quiebra y La Halle(ropa y calzado), que tiene 860 tiendas, está en procedimiento de salvaguardia. Por su parte la japonesa Fast Retailing(Uniqlo), espera una disminución del 8,8 % en sus ventas mundiales durante el ejercicio actual.


Claro que por ahora todas estas cadenas confian que las ventas on line suplantarán la compra in situ. Veremos si prevalece el antiguo seteo de nuestros cerebros o logramos que la cuarentena nos ubique con una relación más saludable con el consumo.


#modarapida #fastfashion #sustentabilidad #cambioclimático #crisisclimática #nuevoparadigma





Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram

©2019 by crisis climática y ecológica. Proudly created with Wix.com