• Homo consciens

Un panorama general: porque las civilizaciones colapsan y que pasos seguir


"Desolación" de Thomas Cole (1836)

Fuente: Post Carbon Institute - Por Richard Heinberg

Diciembre de 2018


La humanidad tiene muchos problemas estos días. El cambio climático, el aumento de la desigualdad económica, el colapso de la biodiversidad, la polarización política y la burbuja de la deuda mundial son solo algunas de nuestras preocupaciones. Ninguna de estas tendencias puede continuar indefinidamente sin conducir a un grave fracaso de la capacidad de nuestra civilización para mantenerse a sí misma. Tomados en conjunto, estos problemas de metástasis sugieren que nos dirigimos hacia algún tipo de discontinuidad histórica.


Las discontinuidades graves tienden a perturbar las líneas de tiempo de todas las sociedades complejas (otro nombre para las civilizaciones, es decir, sociedades con ciudades, escritura, dinero y división del trabajo a tiempo completo). Las antiguas civilizaciones romana, egipcia y maya se derrumbaron. Arqueólogos, historiadores y pensadores sistémicos llevan décadas buscando una explicación a este patrón de fracaso: una teoría general unificada del colapso de las civilizaciones, por así decirlo. Uno de los conceptos más prometedores que podría servir de base para dicha teoría procede de la ciencia de la resiliencia, una rama de la ecología (el estudio de la relación entre los organismos y su entorno).




Por qué se derrumban las civilizaciones: El ciclo adaptativo

Se ha observado que los ecosistemas pasan repetidamente por cuatro fases del ciclo adaptativo: explotación, conservación, liberación y reorganización. Imaginemos, por ejemplo, un bosque de pinos Ponderosa. Tras una perturbación como un incendio (en el que el carbono almacenado se libera al medio ambiente), las especies "pioneras", resistentes y adaptables, de plantas y pequeños animales llenan los nichos abiertos y se reproducen rápidamente.


Esta fase de reorganización del ciclo pasa pronto a una fase de explotación, en la que empiezan a dominar las especies que pueden aprovechar las relaciones con otras especies. Estas relaciones hacen que el sistema sea más estable, pero a costa de la diversidad.


Durante la fase de conservación, recursos como los nutrientes, el agua y la luz solar son absorbidos de tal manera por las especies dominantes que el sistema en su conjunto acaba perdiendo su flexibilidad para hacer frente a las condiciones cambiantes. Estas tendencias conducen a un punto en el que el sistema es susceptible de colapsar, una fase de liberación. Muchos árboles mueren, dispersando sus nutrientes, abriendo el dosel del bosque para que entre más luz y proporcionando un hábitat para arbustos y pequeños animales. El ciclo vuelve a empezar.


Las civilizaciones hacen más o menos lo mismo. En sus inicios, las sociedades complejas están pobladas por pioneros generalistas (personas que hacen muchas cosas razonablemente bien) que viven en un entorno con abundantes recursos listos para ser explotados. Estas personas desarrollan herramientas que les permiten explotar sus recursos con mayor eficacia. La división del trabajo y el comercio con regiones cada vez más lejanas también ayudan a una explotación más exhaustiva de los recursos. Aparecen y crecen los centros comerciales y administrativos, es decir, las ciudades. El dinero se utiliza cada vez más para facilitar el comercio, mientras que la deuda permite transferir el consumo del futuro al presente. Los especialistas en violencia, provistos de armamento mejorado, conquistan los pueblos circundantes.


La complejidad (más tipos de herramientas, más clases sociales, más especialización) resuelve los problemas y permite la acumulación de riqueza, lo que conduce a una fase de conservación durante la cual se construye un imperio y se obtienen grandes logros en las artes y las ciencias. Sin embargo, con el paso del tiempo, los costes de la complejidad se acumulan y la capacidad de resistencia de la sociedad disminuye. Las cargas fiscales se vuelven insoportables, los recursos naturales se agotan, el medio ambiente se contamina y los pueblos conquistados se inquietan. En su apogeo, cada civilización parece estable e invencible. Sin embargo, es justo en este momento de triunfo cuando es vulnerable a los enemigos externos y a las discordias internas. La deuda ya no se puede pagar. Los pueblos conquistados se rebelan. Una catástrofe natural rompe la fachada de estabilidad y control.


El colapso suele llegar rápidamente, dejando la ruina a su paso. Pero al menos algunos de los componentes que hicieron grande a la civilización (incluidas las herramientas y los elementos de conocimiento práctico) persisten, y el entorno natural tiene la oportunidad de regenerarse y recuperarse, permitiendo finalmente la reorganización y una nueva fase de explotación, es decir, el surgimiento de otra civilización.


La energía lo es todo

La civilización industrial global muestra signos significativos de estar en su fase de conservación. Nuestros logros son asombrosos, pero nuestros sistemas están sobrecargados y los problemas (como el cambio climático, la desigualdad y la disfunción política) se acumulan y empeoran. Sin embargo, nuestra civilización es diferente a cualquiera de sus predecesoras. A diferencia de los antiguos romanos, griegos, egipcios, chinos de la dinastía Shang, incas, aztecas y mayas, hemos construido una civilización de alcance mundial. Hemos inventado modos de transporte y comunicación antes inimaginables. Gracias a los avances en salud pública y agricultura, la población humana total ha crecido hasta alcanzar un tamaño muy superior al que tenía cuando los ejércitos romanos marchaban por el norte de África, Europa y Gran Bretaña. ¿Acaso hemos superado el ciclo adaptativo y escapado a los controles naturales de la expansión perpetua?



Para responder a la pregunta, primero debemos indagar por qué la civilización moderna ha tenido tanto éxito. El auge de la tecnología, incluidos los avances en la metalurgia y la ingeniería, ha desempeñado sin duda un papel importante. Estos proporcionaron mejores formas de obtener y aprovechar la energía. Pero es el rápido cambio en las calidades y cantidades de energía disponibles lo que realmente marcó la diferencia.


Antes, la gente obtenía su energía del crecimiento anual de las plantas (alimentos y leña), y manipulaba su entorno utilizando la fuerza muscular humana y animal. Estas fuentes de energía eran inherentemente limitadas. Pero, a partir del siglo XIX, las nuevas tecnologías nos permitieron acceder y aprovechar la energía de los combustibles fósiles. Y los combustibles fósiles -carbón, petróleo y gas natural- fueron capaces de proporcionar energía en cantidades muy superiores a las fuentes de energía anteriores.


La energía lo es todo. Todos los ecosistemas terrestres y todas las sociedades humanas son esencialmente máquinas para utilizar (y disipar) la energía solar que se ha recogido y concentrado mediante la fotosíntesis. Nos gusta pensar que el dinero hace girar el mundo, pero en realidad es la energía la que nos permite hacer cualquier cosa, desde levantarnos por la mañana hasta lanzar una estación espacial. Y disponer de mucha energía a bajo precio puede permitirnos hacer muchas cosas.


Los combustibles fósiles representan decenas de millones de años de luz solar almacenada. Son fuentes de energía densas, portátiles y almacenables. Acceder a ellos cambió casi todo lo relacionado con la existencia humana. Su transformación fue única, ya que permitieron aumentar el ritmo de recolección y uso de todos los demás recursos, mediante tractores, excavadoras, equipos de minería motorizados, motosierras, barcos de pesca motorizados, etc.


Tomemos sólo un ejemplo. En todas las civilizaciones agrarias anteriores, aproximadamente tres cuartas partes de la población tenían que cultivar para suministrar un excedente de alimentos para mantener al otro 25%, que vivía como aristócrata, comerciante, soldado, artesano, etc. Los combustibles fósiles permitieron la industrialización y la automatización de la agricultura, así como las cadenas de distribución a mayor distancia.


Hoy en día, sólo uno o dos por ciento de la población estadounidense necesita cultivar a tiempo completo para abastecer de alimentos a todos los demás. La industrialización de los sistemas alimentarios ha liberado a casi toda la antigua clase campesina para que se traslade a las ciudades y ocupe puestos de trabajo en la fabricación, el marketing, las finanzas, la publicidad, la gestión, las ventas, etc. Así pues, la urbanización y la espectacular expansión de la clase media durante el siglo XX son atribuibles casi por completo a los combustibles fósiles.


Pero los combustibles fósiles han sido un pacto con el diablo: son recursos agotables y no renovables, y su combustión produce dióxido de carbono y otros gases de efecto invernadero, lo que cambia el clima y la química de los océanos del mundo. No son problemas menores. El cambio climático es, de lejos, el dilema de contaminación más grave al que se ha enfrentado nunca una sociedad humana, y podría provocar el colapso de los ecosistemas, el fracaso de los sistemas alimentarios y una migración humana forzada generalizada.


Sustituir los combustibles fósiles por otras fuentes de energía es posible en principio, pero hacerlo en su totalidad requeriría una inversión masiva, no sólo para la construcción de paneles solares, turbinas eólicas o reactores nucleares (hay algunos otros problemas graves con esta última opción), sino también para el reequipamiento de la fabricación, el transporte, los edificios y los sistemas alimentarios para que funcionen con electricidad en lugar de combustibles sólidos, líquidos o gaseosos. La transición energética es necesaria, pero no se está produciendo ni de lejos al ritmo que sería necesario para evitar un cambio climático catastrófico o el declive económico derivado del agotamiento de los recursos de petróleo, carbón y gas de mayor calidad del mundo. La incapacidad de la sociedad industrial para llevar a cabo esta transición energética se debe, sin duda, no sólo a la oposición bien financiada de la industria de los combustibles fósiles, sino también al enorme desafío técnico que supone, y a la incapacidad de los responsables políticos para defender y aplicar los impuestos sobre el carbono y las subvenciones a las energías alternativas que serían necesarias.


Y así aceleramos hacia la ruina ecológica y económica.


Por qué es tan difícil ver que nos dirigimos al mayor colapso de la historia

Esto es bastante típico de lo que ocurre hacia el final de la fase de conservación del ciclo adaptativo de toda civilización. Cada problema que surge, tomado por sí mismo, suele tener solución, al menos en principio. Pero, a medida que los problemas se acumulan, los líderes acostumbrados al statu quo (y que se benefician de él) se muestran cada vez más reacios a emprender los cambios en los sistemas y procedimientos que serían necesarios para hacer frente a las tendencias preocupantes. Y a medida que se ignoran esas tendencias, se dispara el nivel de esfuerzo e incomodidad necesario para revertirlas. Una vez que la solución de los problemas requiere demasiado sacrificio percibido, las únicas formas realistas de afrontarlos son negar su existencia o culpar a otros de ellos. La culpa tiene la ventaja de que permite a los líderes parecer que realmente están haciendo algo, y de ganar la lealtad de sus seguidores. Pero no hace nada para evitar que las crisis se conviertan en una bola de nieve.


Es bastante fácil ver cómo las élites pueden perder el contacto con la realidad y pasar por alto las señales de un colapso inminente. ¿Pero por qué todos los demás seguirían su ejemplo? Los recientes descubrimientos de la neurociencia ayudan a explicar por qué a la mayoría de nosotros nos cuesta entender que estamos en un camino insostenible.


Los seres humanos tenemos una comprensible tendencia innata, a la hora de tomar decisiones, a dar más importancia a las amenazas y oportunidades presentes que a las futuras. Esto se llama descontar el futuro, y hace que sea difícil sacrificar el presente para superar un enorme riesgo futuro como el cambio climático. La recompensa inmediata de ir de vacaciones a otro país, por ejemplo, puede superar nuestra preocupación por la huella de gases de efecto invernadero de nuestro vuelo. Si multiplicamos esa tendencia a descontar el futuro en un solo caso por los miles de millones de decisiones individuales con repercusiones climáticas, veremos por qué es difícil reducir realmente nuestras emisiones totales de gases de efecto invernadero.


Los seres humanos también estamos programados para responder a la novedad, para notar cualquier cosa en nuestro entorno que esté fuera de lugar o sea inesperada y que pueda señalar una amenaza o una recompensa potencial. La mayoría de los tipos de recompensa aumentan el nivel del neurotransmisor dopamina en el cerebro. Los experimentos han descubierto que si se eliminan los genes de los receptores de dopamina de un animal, éste explora menos y asume menos riesgos, y sin cierta exploración y asunción de riesgos, los individuos tienen menos posibilidades de sobrevivir. Pero el sistema de recompensa de la dopamina del cerebro humano, que evolucionó para cumplir esta función práctica, puede ser secuestrado por sustancias y comportamientos adictivos. Esto es especialmente problemático en una cultura llena de estímulos novedosos diseñados específicamente para atraer nuestro interés, como los cientos de mensajes publicitarios que el niño medio ve cada día. Nos hemos vuelto adictos a los estímulos que nuestra cultura ha multiplicado y perfeccionado específicamente con el fin de captar nuestra atención (por diversión y beneficio) hasta tal punto que apenas nos damos cuenta de las tendencias a largo plazo que son tan amenazantes como un rinoceronte a la carga.



Dopamina: placer

  • Adictiva

  • Corto plazo, como disfrutar un pedazo de torta

  • Visceral: se siente en el cuerpo

  • Se inspira tomando: como hacer efectivas tus fichas de casino

  • Típicamente experimentada individualmente (comer, comprar, tomar, binging)

  • Hace al cerebro decir: "Esto se siente bien, quiero más"

  • Demasiado, lleva a la adicción

Serotonina: felicidad

  • No adictiva

  • Largo plazo: como el compromiso

  • Eterea: se siente arriba del cuello

  • Se inspira dando: como en el voluntariado

  • Generalmente compartido: pasar tiempo con amigos, familia, colegas, etc

  • Hace que el cerebro diga: "esto se siente bien y es suficiente"

  • Muy poco lleva a la depresión


Los que ostentan el poder en la sociedad incentivan a las personas inteligentes que están por debajo de ellos en rango y riqueza para que normalicen lo insostenible, nieguen las consecuencias inminentes y distraigan a todos de las contradicciones que se agravan. Los economistas que afirman que el crecimiento económico puede continuar para siempre en un planeta finito ganan premios Nobel. Los políticos que sostienen que el cambio climático es un engaño atraen grandes contribuciones de campaña. Los expertos y los empresarios avanzan en su carrera afirmando que la sociedad puede salir de las trampas del cambio climático y del agotamiento de los recursos mediante el "desacoplamiento" (se afirma que las economías de servicios pueden expandirse a perpetuidad sin necesitar más energía o recursos físicos). Los genios de la tecnología ganan fama y gloria al informarnos de que la inteligencia artificial, la impresión en 3D o la cadena de bloques (blockchain) darán paso a la "singularidad", momento en el que nadie tendrá que trabajar y todas las necesidades y deseos humanos podrán ser satisfechos por máquinas autorreproductoras.


La negación tiene matices, algunos de ellos bastante benignos. Muchas personas reflexivas e informadas reconocen las amenazas del cambio climático, la extinción de especies, el agotamiento del suelo, etc., e insisten en que podemos superar estas amenazas si nos esforzamos más. A menudo van por buen camino cuando proponen cambios. Elige a políticos diferentes y más responsables. Donar a organizaciones medioambientales sin ánimo de lucro. Conducir un coche eléctrico. Poner paneles solares en nuestros tejados. Crear cooperativas solares o empresas regionales de servicios públicos sin ánimo de lucro cuyo objetivo sea obtener toda la electricidad de fuentes renovables. Comer alimentos ecológicos. Comprar en los mercados agrícolas locales. Todas estas son acciones que mueven a la sociedad en la dirección correcta (es decir, lejos del borde del precipicio), pero en pequeños incrementos. Tal vez se pueda motivar a la gente a emprender tales esfuerzos mediante la creencia de que es posible una transición sin problemas y un futuro feliz, y que las energías renovables crearán abundantes puestos de trabajo y conducirán a una economía verde en perpetuo crecimiento. No tiene sentido desalentar estas creencias y las acciones relacionadas con ellas, sino todo lo contrario: deberían fomentarse. Estos esfuerzos prácticos, independientemente de su motivación o racionalización, podrían ayudar a moderar el colapso, aunque no puedan evitarlo (un punto al que volveremos más adelante). Pero, no obstante, persiste un elemento de negación, es decir, de la realidad de que la trayectoria general de la sociedad industrial moderna está fuera de nuestro control, y que conduce inexorablemente hacia el rebasamiento y el colapso.


¿Qué hacer?

Todo lo anterior puede ayudarnos a entender mejor por qué el mundo parece descarrilarse. Pero las implicaciones son terribles. Si todo esto es cierto, nos enfrentamos a una calamidad económica, social, política y ecológica más o menos inevitable. Y dado que la civilización industrial es ahora global, y los niveles de población humana son muchísimos más que en cualquier siglo anterior, esta calamidad podría ocurrir en una escala nunca vista antes. Aunque nadie puede predecir en este momento lo completo y terrible que podría ser el colapso, incluso la extinción humana es concebible (aunque nadie puede decir con seguridad que sea probable, y mucho menos inevitable).


Esto es más de lo que la frágil psique humana puede soportar. La propia mortalidad ya es bastante difícil de contemplar. Una escuela de psicología ("teoría de la gestión del terror") propone que muchas de nuestras instituciones y prácticas culturales (religión, valores de identidad nacional) existen, al menos en parte, para ayudarnos a lidiar con el intolerable conocimiento de nuestra inevitable desaparición personal. ¿Cuánto más difícil debe ser reconocer los signos de la inminente desaparición de toda nuestra forma de vida y la extrema alteración de los ecosistemas familiares? Por eso no es de extrañar que tantos de nosotros optemos por la negación y la distracción.


No hay duda de que el colapso es una palabra que asusta. Cuando la escuchamos, tendemos a pensar inmediatamente en imágenes de películas como Mad Max y La carretera. Asumimos que el colapso significa una disolución repentina y completa de todo lo que tiene sentido. Nuestro razonamiento se apaga. Pero es justo cuando más lo necesitamos.


En realidad, hay grados de colapso, y la historia muestra que el proceso ha tardado normalmente décadas y a veces siglos en desarrollarse, a menudo en escalones puntuados por períodos de recuperación parcial. Además, puede ser posible intervenir en el colapso para mejorar los resultados, para nosotros mismos, nuestras comunidades, nuestra especie y miles de otras especies. Tras el colapso del Imperio Romano, los monjes irlandeses medievales pudieron "salvar la civilización" memorizando y transcribiendo textos antiguos. ¿Podríamos nosotros, con planificación y motivación, hacer tanto y más?


Muchas de las cosas que podríamos hacer con este fin ya se están haciendo para evitar el cambio climático y otras crisis convergentes. Una vez más, las personas que reducen voluntariamente el consumo de energía, comen alimentos orgánicos cultivados localmente, hacen el esfuerzo de conocer a sus vecinos, se bajan de la cinta de consumo, reducen su deuda, ayudan a proteger la biodiversidad local plantando especies que alimentan o dan cobijo a los polinizadores nativos, utilizan biocarbón en sus jardines, apoyan a los candidatos políticos que dan prioridad a la solución de la crisis de sostenibilidad y contribuyen a las organizaciones medioambientales, de población y de derechos humanos, están ayudando a moderar el inminente colapso y a garantizar que habrá más supervivientes. Podríamos hacer más. Actuando juntos, podríamos empezar a reverdecer el planeta; empezar a incorporar el carbono capturado no sólo en los suelos, sino en casi todo lo que fabricamos, incluyendo el hormigón, el papel y los plásticos; y diseñar un nuevo sistema económico basado en la ayuda mutua en lugar de la competencia, la deuda y el crecimiento perpetuo. Todos estos esfuerzos tienen sentido con o sin el conocimiento de que la civilización se acerca a su fecha de caducidad. La forma en que describimos los objetivos de estos esfuerzos -ya sea como formas de mejorar la vida de las personas, como formas de salvar el planeta, como cumplimiento del potencial evolutivo de nuestra especie, como contribución a un despertar espiritual general o como formas de moderar un inevitable choque civilizatorio- es relativamente poco importante.


Sin embargo, la visión de conjunto (la comprensión del ciclo adaptativo, el papel de la energía y nuestra situación de sobregiro) añade tanto un sentido de urgencia como un nuevo conjunto de prioridades que actualmente se están descuidando. Por ejemplo, cuando las civilizaciones se derrumban, suelen perderse conocimientos culturalmente significativos. Probablemente sea inevitable que perdamos gran parte de nuestro conocimiento compartido durante los próximos siglos. Gran parte de esta información es trivial de todos modos (¿realmente sufrirán nuestros lejanos descendientes por no poder ver episodios archivados de Let's Make a Deal o Storage Wars?) Sin embargo, la gente de todo el mundo utiliza ahora medios de almacenamiento frágiles -discos duros de ordenadores y servidores- para guardar de todo, desde música hasta libros y manuales de instrucciones. Si las redes eléctricas del mundo dejaran de funcionar, perderíamos algo más que comodidad y confort: podríamos perder la ciencia, las matemáticas superiores y la historia.


No sólo la cultura industrial dominante es vulnerable a la pérdida de información. Las culturas autóctonas que han sobrevivido durante milenios están siendo rápidamente erosionadas por las fuerzas de la globalización, lo que está provocando la extinción de los conocimientos específicos de cada región que podrían ayudar a los humanos del futuro a vivir de forma sostenible.


¿Quién tiene la responsabilidad de conservar, salvaguardar y reproducir todo este conocimiento, si no son los que entienden su peligro?


Actúa donde estás: Resiliencia comunitaria

En el Post Carbon Institute (PCI) hemos sido conscientes del panorama desde la fundación de la organización hace 15 años. Hemos tenido el privilegio de conocer y aprovechar las ideas de algunos de los ecologistas pioneros de los años 60, 70 y 80 que sentaron las bases de nuestra actual comprensión de la ciencia de la resiliencia, el pensamiento sistémico, el cambio climático, el agotamiento de los recursos y mucho más. Y nos hemos esforzado por transmitir esa comprensión a una generación más joven de pensadores y activistas.


A lo largo de todo este tiempo, nos hemos enfrentado continuamente a la pregunta: "¿Qué plan de acción tiene más sentido en el contexto del Big Picture, teniendo en cuenta nuestros escasos recursos organizativos?"


Tras un prolongado debate, hemos dado con una estrategia cuádruple.


1 -Fomentar el desarrollo de la resiliencia a nivel comunitario.

La resiliencia es la capacidad de un sistema de enfrentarse a una perturbación y seguir manteniendo su estructura y funciones básicas. Cuando está en su fase de conservación, la resiliencia de un sistema suele estar en su nivel más bajo de todo el ciclo adaptativo. Si en este punto es posible crear resiliencia en el sistema social humano, y en los sistemas ecológicos, entonces la fase de liberación del ciclo que se aproxima puede ser más moderada y menos intensa.


¿Por qué emprender la creación de resiliencia en las comunidades, en lugar de intentar hacerlo a nivel nacional o internacional? Porque la comunidad es el nivel de escala más disponible y eficaz para intervenir en los sistemas humanos. La acción nacional es difícil hoy en día, y no sólo en Estados Unidos: los debates sobre casi todo se politizan, polarizan y contestan rápidamente. Es en el ámbito comunitario donde interactuamos más directamente con las personas e instituciones que conforman nuestra sociedad. Es donde más nos afectan las decisiones que toma la sociedad: qué puestos de trabajo están disponibles para nosotros, qué infraestructuras están disponibles para nuestro uso y qué políticas existen que nos limitan o nos dan poder. Y, sobre todo, es donde la mayoría de nosotros, que no ejercemos un gran poder político o económico, podemos influir más directamente en la sociedad, como votantes, vecinos, empresarios, voluntarios, compradores, activistas y funcionarios electos.


Post Carbon Institute ha apoyado las Iniciativas de Transición desde su creación como un modelo útil, replicable localmente y adaptable para la creación de resiliencia comunitaria.


2- Dejar las buenas ideas boyando por ahí.

Naomi Klein, en su libro La doctrina del shock, cita al economista Milton Friedman, que escribió


"Sólo una crisis -real o percibida- produce un cambio real. Cuando se produce esa crisis, las acciones que se emprenden dependen de las ideas que se tienen. Esa, creo, es nuestra función básica: desarrollar alternativas a las políticas existentes, mantenerlas vivas y disponibles hasta que lo políticamente imposible se convierta en lo políticamente inevitable".


Friedman y otros economistas neoliberales han utilizado esta "doctrina del shock" durante décadas para socavar las economías regionales, los gobiernos nacionales y las culturas indígenas con el fin de promover el proyecto de la globalización económica dirigida por las empresas. Lo que Klein quiere decir es que la clave para sacar provecho de las crisis es tener planes eficaces para cambiar el sistema esperando el momento oportuno. Y esa es una estrategia que tiene sentido cuando la sociedad en su conjunto se tambalea al borde de un cambio inmensamente perturbador.


¿Qué ideas y habilidades deben estar presentes mientras la civilización industrial se desmorona? Un conjunto de ideas y habilidades que ya están bien empaquetadas y a la espera de ser adoptada es la permacultura, un conjunto de herramientas de diseño para la vida creadas por los ecologistas en la década de 1970 que entendieron que la civilización industrial acabaría alcanzando sus límites. Otro conjunto consiste en habilidades de toma de decisiones en grupo por consenso. La lista podría ser muy larga.



3 - Dirígete a los innovadores y a los primeros en adoptarlo.

Ya en los años 60, Everett Rogers, profesor de comunicación, aportó la teoría de la difusión de las innovaciones, que describe cómo, por qué y a qué ritmo se difunden las nuevas ideas, las innovaciones sociales y la tecnología en la cultura. La clave de la teoría es su identificación de diferentes tipos de individuos en la población, en términos de cómo se relacionan con el desarrollo y la adopción de algo nuevo: innovadores, adoptadores tempranos, mayoría temprana, mayoría tardía y rezagados.


Los innovadores son importantes, pero el éxito de sus esfuerzos depende de la difusión de la innovación entre los adoptadores tempranos, que suelen ser pocos pero excepcionalmente influyentes en la población general.


En PCI hemos decidido centrar nuestras comunicaciones en los primeros adoptantes.


4 - Ayudar a la gente a comprender el panorama general.

Los debates sobre la vulnerabilidad de la civilización al colapso no son para todos. Algunos somos demasiado frágiles psicológicamente. Todos necesitamos un respiro de vez en cuando, y tiempo para sentir y procesar las emociones que la contemplación de la Gran Imagen, La Gran Panorámica o Big Picture evoca inevitablemente. Pero para aquellos que son capaces de asimilar la información y seguir funcionando, la Gran Imágen, ofrece una perspectiva útil. Confirma lo que muchos de nosotros ya sabemos intuitivamente. Y proporciona un contexto para la acción estratégica.


Pro-social, no partidista

A menudo me preguntan si tengo esperanza en el futuro. Mi respuesta habitual es la siguiente: la esperanza no es solo una expectativa de tiempos mejores en el futuro; es una actitud activa, una determinación para lograr el mejor resultado posible independientemente de los desafíos a los que uno se enfrenta. El miembro de PCI David Orr lo resumió mejor cuando escribió: "La esperanza es un verbo con las mangas arremangadas".


Sin embargo, si hasta ahí llega la discusión, la mera redefinición de "esperanza" puede parecer fácil e insatisfactoria. El que pregunta quiere y necesita motivos razonables para creer que es posible un resultado que no sea horrible. De hecho, hay pruebas en este sentido, y no deben ser ignoradas.


Steven Pinker, en su libro The Better Angels of Our Nature (Los mejores ángeles de nuestra naturaleza), sostiene que los humanos nos estamos volviendo más pacíficos y cooperativos. Ahora bien, se podría argumentar que cualquier disminución de la violencia durante las últimas décadas puede verse como un indicio más de que la civilización se encuentra en una fase de conservación del ciclo adaptativo: hemos alcanzado un equilibrio de poder, facilitado por la riqueza que fluye en última instancia de los combustibles fósiles; tal vez la violencia simplemente se está manteniendo en suspenso hasta que se rompa la presa y pasemos a la fase de liberación del ciclo. Sin embargo, la evolución es real, y en el caso de los humanos se produce más rápidamente a través de la cultura que de los genes. Por lo tanto, es totalmente posible que los humanos estemos evolucionando rápidamente para vivir más pacíficamente en grupos más grandes.


Antes he explicado cómo los descubrimientos de la neurociencia nos ayudan a entender por qué muchos de nosotros recurrimos a la negación y la distracción ante las terribles amenazas a la supervivencia de la civilización. La neurociencia también ofrece buenas noticias: nos enseña que los impulsos cooperativos están arraigados en lo más profundo de nuestro pasado evolutivo, al igual que los competitivos. La autocontención y la empatía hacia los demás son en parte comportamientos aprendidos, adquiridos y desarrollados de la misma manera que nuestra capacidad lingüística. Heredamos tanto el egoísmo como la capacidad de altruismo, pero la cultura suele inclinarnos más hacia esta última, ya que tradicionalmente se anima a los padres a enseñar a sus hijos a compartir y a no ser derrochadores o arrogantes.


Las investigaciones sobre catástrofes nos informan de que, en las primeras fases de la crisis, la gente suele responder con un grado extraordinario de cooperación y abnegación (fui testigo de ello inmediatamente después de los incendios forestales en mi comunidad de Santa Rosa, California). Pero si las privaciones persisten, pueden volverse hacia la culpa y la competencia por los escasos recursos.


Todo esto sugiere que lo que más puede influir en la forma en que nuestras comunidades superen la metacrisis que se avecina es la calidad de las relaciones entre sus miembros. Mucho depende de si mostramos actitudes y respuestas pro-sociales, al tiempo que desalentamos la culpa y el pánico. Los que trabajamos para construir la resiliencia de la comunidad tenemos que evitar los marcos partidistas y las palabras cargadas, y apelar a los valores compartidos. Todos deben entender que estamos juntos en esto. La visión de conjunto puede ayudar aquí, si ayuda a la gente a comprender que el colapso de la civilización no es culpa de ningún grupo. Sólo si nos unimos podemos esperar salvar y proteger lo más valioso de nuestro mundo, y quizás incluso mejorar la vida a largo plazo.


Se avecinan tiempos difíciles. Pero eso no significa que no podamos hacer nada. Cada día de relativa normalidad que queda es una ocasión para agradecer y una oportunidad para actuar.


Publicado originalmente en Resilience.org


Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram