Alejandro T

abr 83 min.

Por qué usar metales raros para limpiar el planeta es una solución de muy alto precio

Fuente: The New Scientist - Autor: Simon Ings - 27 de Enero de 2021.

La demanda de metales raros sólo puede aumentar en la transición hacia una economía de carbono cero. El libro La guerra de los metales raros, de Guillaume Pitron, expone el aterrador coste

Un minero en una mina china de metales raros

Obtenemos siete veces más energía del viento y 44 veces más energía del sol que hace una década. ¿Son buenas noticias? Guillaume Pitron, periodista y documentalista francés, no está seguro.

No es un escéptico del clima ni un fanático de la inacción. Pero a medida que el mundo avanza en la adopción de un objetivo de emisiones netas de carbono cero para 2050, Pitron se preocupa por los costes. Las cifras que aparecen en su libro The Rare Metals War son contundentes. Cambiar el modelo energético significa duplicar la producción de metales raros cada 15 años aproximadamente, sobre todo para satisfacer la demanda de imanes no ferrosos y baterías de iones de litio. "A este ritmo", escribe Pitron, "en los próximos 30 años... necesitaremos extraer más minerales de los que el ser humano ha extraído en los últimos 70.000 años".

Antes del Renacimiento, los humanos habían encontrado usos para siete metales. Durante la revolución industrial, esto aumentó a una docena. Hoy en día, hemos encontrado usos para los 90 y pico de ellos, y algunos son muy raros. El neodimio y el galio, por ejemplo, se encuentran en el mineral de hierro, pero hay 1200 veces menos neodimio y hasta 2650 veces menos galio que hierro.

Desde una mina abandonada en el desierto de Mojave a los lagos tóxicos y las zonas afectadas por el cáncer de Baotou (China), Pitron sopesa el terrible precio de la refinación de estos materiales, combinando hábilmente el periodismo de investigación con conocimientos científicos, políticos y empresariales.

La historia de Pitron tiene dos vertientes que se entrelazan a la perfección. En primer lugar, la historia económica de cómo China ha trabajado para dominar la transición energética y digital. Ahora controla el 95% del mercado de metales de tierras raras, y fabrica entre el 80% y el 90% de las baterías para vehículos eléctricos, dice Pitron, y más de la mitad de los imanes de las turbinas eólicas y los motores eléctricos.

Además, están los costos ambientales de lo que este triunfo le ha costado a China. En la actualidad, el 10% de su tierra cultivable está contaminada por metales pesados, el 80% de sus aguas subterráneas no son aptas para el consumo y la contaminación atmosférica contribuye a unos 1,6 millones de muertes al año, según Pitron (un artículo reciente en The Lancet dice que 1,24 millones de muertes al año en China son atribuibles a la contaminación atmosférica, pero no nos vayamos en detalles).

China aceptó libremente este trato fáustico. Sin embargo, no habría sido posible si el mundo occidental no hubiera externalizado sus propias actividades industriales, creando un planeta dividido, como describe Pitron de forma memorable, "entre los sucios y los que pretenden ser limpios".

La venganza de Occidente está cerca, ya que sus fabricantes, hambrientos de metales raros, deben llevar sus tecnologías a China. Debería haber visto cómo su dependencia de las materias primas chinas se transformaría rápidamente en una dependencia de China para las tecnologías de la transición energética y digital.

Para 2040, en nuestra búsqueda de una conectividad cada vez mayor y una atmósfera más limpia, necesitaremos extraer tres veces más metales de tierras raras, cinco veces más telurio, 12 veces más cobalto y 16 veces más litio que ahora. La ruina ecológica de China y el dominio tecnológico mundial avanzan al unísono, de forma imparable, a menos que Occidente y otros empiecen a extraer metales raros en Brasil, Estados Unidos, Rusia, Turquía, Sudáfrica, Tailandia y la Francia natal de Pitron.

Es mejor que Occidente consiga un mínimo de seguridad en el suministro extrayendo algo de su propia tierra, dice Pitron. Al menos allí los consumidores pueden luchar (y pagar) por procesos más limpios. Nada cambiará si no experimentamos "el coste total de alcanzar nuestro nivel de felicidad", afirma.


Más sobre el tema:

La política verde de Europa perjudica el medio ambiente de otras naciones - aquí
La producción de energía renovable exacerbará las amenazas a la biodiversidad - aquí
1