• Homo consciens

Amitav Ghosh: El colonialismo europeo sentó las bases de la emergencia climática

Fuente: The Guardian - 14 de enero de 2022 - Por Hannah Ellis-Petersen


Amitav Ghosh recuerda claramente su primera interacción con la crisis climática. Eran los primeros años de la década de 2000, y Ghosh, hoy uno de los autores más célebres de la India y ganador de su mayor premio literario, estaba investigando una novela ambientada en los Sundarbans, una red de islas alrededor de la desembocadura del delta del Ganges en el golfo de Bengala, que alberga el mayor bosque de manglares del mundo.


El cambio climático apenas había entrado en la conciencia pública por aquel entonces, pero Ghosh recuerda claramente "los signos visibles de que algo no iba bien".


"La gente hablaba de la desaparición de sus casas, de la subida del nivel del mar y de la erosión del agua salada, pero nadie sabía lo que estaba pasando", explica. "Así que empecé a investigar. Y a medida que pasaban los años las señales eran cada vez más claras". Veinte años después, se reconoce que los Sundarbans son una de las zonas más vulnerables del mundo a la crisis climática. El aumento del nivel del mar está devorando las islas, mientras que los fenómenos meteorológicos extremos han diezmado la ecología y han hecho que la tierra sea salada y árida. La perforación de aguas subterráneas no ha hecho más que agravar el problema, ya que hace que las islas se hundan más rápidamente. Algunos predicen que, en menos de un siglo, esta biosfera única desaparecerá por completo.


Manglares en Sundebans afectados por el cambio climático

Ghosh, que nació en Calcuta (Bengala Occidental), a menos de 160 kilómetros de los Sundarbans, nunca olvidó el paisaje rápidamente cambiante que presenció y se ha convertido en una de las voces literarias más firmes que piden que el mundo preste atención a la emergencia climática.


Aunque es más conocido por sus novelas, sobre todo por la trilogía Ibis, nominada al premio Booker, sobre el comercio del opio en el siglo XIX, Ghosh ha centrado su atención en un "planeta en crisis" en su última obra de no ficción, La maldición de la nuez moscada.


A lo largo de los terribles incidentes de violencia colonial europea llevados a cabo en Asia, América, Australia, Nueva Zelanda y África, Ghosh traza un mapa de cómo el saqueo de esas tierras hace cientos de años -y el exterminio sistemático de sus pueblos indígenas- sentó las bases de la crisis climática que amenaza al mundo actual.


"¿Por qué se ha producido esta crisis?", dice Ghosh. "Porque durante dos siglos, los colonos europeos arrasaron el mundo, viendo la naturaleza y la tierra como algo inerte que había que conquistar y consumir sin límites y a los indígenas como salvajes cuyo conocimiento de la naturaleza no tenía valor y que había que borrar. Fue esta visión del mundo colonial de los colonos -de acumular, acumular, acumular, consumir, consumir, consumir- la que nos ha llevado a donde estamos ahora".


Sin embargo, cuando Ghosh se sentó a escribir el libro en marzo de 2020, no tenía ni idea de que las ideas que habían empezado a tomar forma en su cabeza comenzarían a manifestarse de forma tan dramática fuera de la página. De repente, la pandemia llegó y Nueva York, donde él vive, fue una de las ciudades más afectadas. "Esa experiencia realmente dio forma al libro, porque la pandemia es el aspecto más visible de la crisis planetaria que se está desarrollando a nuestro alrededor", dijo Ghosh. "Creo que la pandemia, más que cualquier otra cosa, dejó perfectamente claro que ésta es una crisis de la que no te puedes esconder. El dinero no te protegerá, el poder no te protegerá, ya estamos en medio de ella. Le dio un tremendo sentido de urgencia".


Para Ghosh, la supervivencia de nuestro planeta pasa por volver a interactuar con la Tierra como un ser vivo al que hay que escuchar, comprender y respetar. "Los pueblos indígenas de las Américas llevan décadas diciendo que nuestro pasado es su futuro y ahora eso es exactamente lo que se está demostrando", dijo.


Hay indicios de que esta percepción de la naturaleza se está reconociendo más formalmente y las voces no humanas están empezando a ser escuchadas. Los tribunales de países como Nueva Zelanda, que en su día fueron escenario de atroces actos de violencia por parte de los colonialistas europeos, han empezado a reconocer la personalidad y los derechos de ríos, montañas, glaciares y otros fenómenos geológicos. "Esta es una de las cosas que me hace tener esperanzas, porque si ocurre en el lenguaje jurídico, en algún momento se filtrará también en el lenguaje político", dijo Ghosh.


Pero también ve que algunos países en vías de desarrollo, como India, están volviendo a los mismos planteamientos de avaricia, consumo y extracción, y alienación de las comunidades indígenas, que fueron infligidos por los invasores coloniales hace 200 años.


"En la India, especialmente, las élites gobernantes han aceptado por completo los modelos coloniales de los colonos, y ahora tratan de imponerlos a los habitantes indígenas de los bosques, los adivasis", dijo Ghosh.


Señaló que el gobierno indio estaba subastando emplazamientos para minas de carbón privadas, muchas de ellas en bosques ricos en biodiversidad con comunidades tribales. "Hablan de ecologismo, desarrollo y progreso, pero sólo sirven a una visión urbana de clase media del mundo", dijo. "Mientras tanto, se hace sufrir a los que viven de la tierra. Esto sólo puede tener consecuencias desastrosas para el futuro de nuestro planeta".


Ghosh afirmó que esta desconexión se ve agravada por el sistema de castas de la India, en el que los adivasis son considerados el escalón más bajo de la sociedad. "El ecologismo indio ha tendido a estar muy orientado a las castas superiores", dijo. "Tienen estas visiones de la naturaleza como pura y prístina y estos adivasis son de alguna manera contaminantes de los bosques".


Según Ghosh, aún queda esperanza en la lucha contra la crisis climática, pero no es una esperanza representada por grandes organismos e instituciones multinacionales. La Cop26 no hizo más que demostrar sus peores temores. "La Cop26 realmente subrayó que todos esos mecanismos políticos e instituciones de gobernanza mundial liberal en los que confiamos nos han fallado, y van a fallar cada vez más en el futuro", dijo Ghosh.


Su esperanza para el planeta reside, en cambio, en movimientos como Black Lives Matter, las protestas de Standing Rock y Occupy, en los que los puntos de vista colonialistas que han impregnado la sociedad durante cientos de años empezaron a ser cuestionados por fin y se hizo sentir el poder y el potencial de la conectividad global.


Como escribe Ghosh en las últimas líneas del libro, no son los multimillonarios ni la tecnología los que nos salvarán, sino un "movimiento vitalista de masas", impulsado por el espíritu humano, que "puede ser realmente lo suficientemente mágico como para cambiar los corazones y las mentes en todo el mundo".



 

La maldición de la nuez moscada - Parábolas para un planeta en crisis

Autor: Amitav Ghosh - Reseña de la Universidad de Chicago


En esta ambiciosa novela, heredera de El gran desvarío, el aclamado escritor Amitav Ghosh encuentra los orígenes de nuestra crisis climática contemporánea en la violenta explotación de la vida humana y del entorno natural por parte del colonialismo occidental.


El nuevo libro de Amitav Ghosh, una poderosa obra de historia, ensayo, testimonio y polémica, remonta nuestra crisis planetaria contemporánea al descubrimiento del Nuevo Mundo y la ruta marítima hacia el Océano Índico. La maldición de la nuez moscada sostiene que la dinámica del cambio climático actual tiene sus raíces en un orden geopolítico de siglos construido por el colonialismo occidental. En el centro de la narración de Ghosh se encuentra la hoy omnipresente especia nuez moscada. La historia de la nuez moscada es una historia de conquista y explotación, tanto de la vida humana como del entorno natural. En manos de Ghosh, la historia de la nuez moscada se convierte en una parábola de nuestra crisis medioambiental, revelando el modo en que la historia humana ha estado siempre enredada con materiales terrestres como las especias, el té, la caña de azúcar, el opio y los combustibles fósiles. Nuestra crisis, muestra, es en última instancia el resultado de una visión mecanicista de la tierra, en la que la naturaleza existe sólo como un recurso para que los humanos la utilicen para nuestros propios fines, en lugar de una fuerza propia, llena de agencia y significado.


Escribiendo con el telón de fondo de la pandemia mundial y de las protestas de Black Lives Matter, Ghosh enmarca estos relatos históricos de una manera que conecta nuestras historias coloniales compartidas con la profunda desigualdad que vemos a nuestro alrededor hoy en día. Entrelazando debates sobre todo tipo de temas, desde la historia global del comercio del petróleo hasta la crisis de los inmigrantes y la espiritualidad animista de las comunidades indígenas de todo el mundo, La maldición de la nuez moscada ofrece una aguda crítica a la sociedad occidental y habla de las formas profundamente notables en que la historia humana está moldeada por fuerzas no humanas.


MAS SOBRE EL TEMA:

Amitav Ghosh: "El mundo se prepara para el cambio climático preparándose para la guerra" - aquí

Amitav Ghosh: "El cambio climático es como la muerte, nadie quiere hablar de él" - aquí

Lo que Occidente no entiende de la crisis climática - aquí

Debemos cuestionar el colonialismo del carbono si queremos avanzar - aquí

Es hora de que las antiguas potencias coloniales asuman la responsabilidad de la crisis climática - aquí

La sociedad de la externalización: Vivir por encima de las posibilidades de los demás - aquí

Lessenich «Para vivir la vida que vivimos tenemos que dañar a otros» - aquí

La COP26 fue un fracaso por basarse en la ficción de que la tecnología resolverá el cambio climático - aquí

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram