• Homo consciens

Duele: permitir que nuestros sentimientos sobre el clima promuevan acción y reduzcan conflictos



Fuente: Resilience - Skeena Rathor, - 6 de octubre 2021


Ha sido un verano de preocupación para mucha gente, ya que las noticias periódicas sobre inundaciones extremas, incendios, tormentas y olas de calor se sumaron a una sensación de presentimiento. Esto se agravó cuando el informe intergubernamental sobre la ciencia del clima emitió un "código rojo para la humanidad", según el jefe de las Naciones Unidas. Para nosotros, en Extinction Rebellion, esto no fue una novedad, ya que llevamos años viviendo con este panorama tan funesto. Pero al ver que más gente se despierta ante el peligro, renové mi sensación de que no basta con centrarse sólo en las demandas de acción gubernamental para reducir las emisiones. Es importante compartir lo que hemos aprendido sobre las formas positivas y negativas de responder a la impactante constatación de nuestra vulnerabilidad. De esta manera, más de nosotros podremos responder bien juntos a las dificultades que se avecinan.


No tiene ningún sentido ni beneficio decir "te lo dije" sobre el caos climático. En cambio, cuando me encuentro con personas que están conmocionadas por la profundidad de la crisis, me hace recordar lo que sentí cuando percibí por primera vez esta amenaza existencial para la vida en la Tierra. Fue como si una bomba hubiera caído sobre mi vida. Lo cambió todo. Como madre de tres hijos, que se enfrentaba a una realidad horrible para mis hijos y para los niños de todas las especies, me sentí profundamente conmocionada. Temblé durante días. Mi sentido de la identidad se desmoronó y se derrumbó sobre mí. Pero fui afortunada porque conocí a personas que habían experimentado el mismo shock antes. Literalmente, abrazada y apoyada por una comunidad cariñosa de compañeros rebeldes, fui capaz de afrontar el dolor. Y como terapeuta del trauma, sabía que tenía que sentirlo, sentarme con él y transformarlo en un nuevo sentido de la dirección. Resurgí con la motivación de no responder con agresividad o adormecimiento, sino de buscar formas de reducir el daño y aprender del desastre. Me comprometí a tiempo completo a establecer y hacer crecer Extinction Rebellion y me uní al Deep Adaptation Forum, que ayuda a la gente a encontrar formas significativas de responder.


Todavía hay momentos en los que me estremecen las noticias y me resulta difícil procesarlas. Desde aquel verano de 2018 me he preguntado si las personas que estaban sufriendo lo que yo pasé durante el shock inicial estarían encontrando el tipo de apoyo que yo recibí. Si dependían de la forma en que los medios de comunicación hablaban del clima, ¿descubrirían las posibilidades con las que yo tuve suerte de contar? ¿Pueden los medios de comunicación decir la verdad sobre las implicaciones emocionales y psicológicas más profundas de esta situación? Observé la respuesta de periodistas y científicos a los terribles acontecimientos climáticos y a la nueva ciencia. Hubo una cantidad decente de cobertura, con la mayor parte de ella centrada en cómo la humanidad necesita reducir las emisiones. Algunos comentaristas dijeron que es inútil llegar a la conclusión de que es demasiado tarde para evitar un cambio catastrófico, argumentando que debemos mantener la esperanza de que podemos evitar una catástrofe para seguir intentándolo. Al decir eso, estaban ignorando el activismo de miles de personas en Extinction Rebellion y más allá, donde nuestro activismo no se basa en ideas de que vamos a arreglar esta situación. Al decir eso estaban evitando el verdadero dolor de la situación y las plenas posibilidades de que la humanidad encuentre un futuro regenerativo. Una evasión de emociones que proviene de un miedo comprensible, pero que corre el riesgo de producir consecuencias perjudiciales.


Al menos, según una nueva investigación. En un nuevo artículo publicado en una revista de psicoterapia, el profesor Jem Bendell presenta pruebas de que la supresión de la discusión de los malos escenarios refleja el tipo de aversión a las emociones difíciles que ha causado respuestas patológicas en otras situaciones. No sólo puede provocar dificultades emocionales y relacionales, sino que puede llevar a un cambio de perspectiva política que apoye políticas públicas contraproducentes. Citando estudios que demuestran que evitar las emociones difíciles se asocia con el apoyo al autoritarismo, advierte que la vertiente del ecologismo que actualmente demoniza a la gente por concluir escenarios malos podría transformarse en algo mucho más malévolo. Su artículo es una advertencia basada en la investigación contra el aumento del autoritarismo entre las personas que temen el caos climático u otras alteraciones de nuestra sensación de seguridad y normalidad.


Es una advertencia a la que muchos en Extinction Rebellion están atentos. La mayoría de las personas con las que estuve en las calles durante la rebelión pacífica del pasado agosto ya no pretenden que la humanidad se libre de pérdidas y daños masivos. Como yo, han tenido que aprender a soportar los sentimientos insoportables. No necesitamos creer que podemos evitar un cambio catastrófico para intentar poner nuestro granito de arena para suavizar la caída, prepararnos para lo peor y aprender de todo ello. Esto es lo que llamamos "adaptación profunda" a la situación y sólo puede hacerse con un amor feroz, compasión y respeto por la dignidad humana. Estamos juntos en esto. Tu seguridad depende de la mía y la mía de la tuya, al igual que mi prosperidad. Llegamos a todas las ideologías políticas y a todas las comunidades. Vamos más allá de la historia de la separación que nos divide entre lo correcto y lo incorrecto, la izquierda y la derecha, lo bueno y lo malo. Nos centramos en cómo sanar y reparar las relaciones entre toda la humanidad. Por eso, ante las perturbaciones del caos climático, nos organizamos en torno a un principio de "co-liberación", no de control autoritario.


Es importante que más personas que despiertan a la crisis climática sepan que muchos de nosotros estamos respondiendo de esta manera. En el proceso nos estamos planteando preguntas más profundas sobre las causas fundamentales del colapso ecológico. Lamentablemente, esa introspección también está muy ausente en la cobertura de la crisis climática por parte de los medios de comunicación. Rara vez se pregunta: "¿Por qué estamos inmersos en múltiples crisis en todo el mundo?". No se cuestionan los mitos del progreso o de la superioridad y autonomía humanas que han impulsado la fallida búsqueda de la civilización moderna por moldear el mundo según nuestros designios. ¿Dónde está la duda de que continuar por este camino tratando de encontrar parches dentro de los sistemas existentes no puede ofrecernos un futuro que merezca la pena vivir?? Los sistemas y su cultura que hemos co-diseñado son los que están causando nuestro colapso. Son violentos y nos hacen menos que los seres brillantes que somos.


Las historias de los medios de comunicación tienen que mejorar para que más de nosotros tengamos conversaciones más significativas sobre cómo evitar empeorar las situaciones a partir de nuestras respuestas a la vulnerabilidad. Si respondemos a la creciente vulnerabilidad escondiéndonos de nuestros fracasos, cuidando sólo de nuestro grupo interno mientras demonizamos a los demás, y permitiendo la pérdida de libertades civiles, entonces seremos cómplices del desmoronamiento de nuestras sociedades.


Es probable que el próximo verano no sea mejor, ya que el clima se desestabilizará durante muchos años. La conciencia de la magnitud de la tragedia climática es dolorosa y aterradora, pero también tiene el poder de cambiar lo que significa estar vivo a partir de ahora. Es una llamada a un proceso de iniciación tanto personal como cultural que no consiste en mejorar, sino en transformar. Esa transformación puede ir mucho más allá de la reducción de emisiones, la disminución del carbono o las simples adaptaciones. Incluso puede ir más allá de cambiar nuestra mentalidad. Puede transformar lo que yo llamo nuestra "mentalidad", para que, venga lo que venga, lo afrontemos con un amor inquebrantable y universal.




Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram