• Homo consciens

Los científicos del clima están sorprendidos por la magnitud de las inundaciones en Alemania



Fuente: The Guardian - Por Jonathan Watts - julio 2021

El diluvio hace temer que las alteraciones provocadas por el hombre hagan que el clima extremo sea aún peor de lo previsto


La intensidad y la magnitud de las inundaciones de esta semana en Alemania han conmocionado a los científicos del clima, que no esperaban que se batieran tantos récords, en una zona tan amplia ni tan pronto.


Después de la mortífera ola de calor en Estados Unidos y Canadá, donde las temperaturas superaron los 49,6ºC hace dos semanas, el diluvio en el centro de Europa ha hecho temer que las alteraciones climáticas provocadas por el ser humano estén empeorando el clima extremo más de lo previsto.


El miércoles se batieron récords de precipitaciones en una amplia zona de la cuenca del Rin, con consecuencias devastadoras. Al menos 58 personas murieron, decenas de miles de hogares se inundaron y el suministro eléctrico se interrumpió.


Algunas zonas de Renania-Palatinado y Renania del Norte-Westfalia se inundaron con 148 litros de lluvia por metro cuadrado en 48 horas, en una zona de Alemania que suele recibir unos 80 litros en todo el mes de julio.


La ciudad de Hagen declaró el estado de emergencia tras el desbordamiento del Volme y la subida de sus aguas a niveles nunca vistos en más de cuatro siglos.


El récord más llamativo fue el de la estación de Köln-Stammheim, que fue inundada con 154 mm de lluvia en 24 horas, borrando el anterior máximo diario de precipitaciones de la ciudad, de 95 mm.


Los científicos del clima llevan mucho tiempo prediciendo que las emisiones humanas provocarían más inundaciones, olas de calor, sequías, tormentas y otras formas de clima extremo, pero los últimos picos han superado muchas expectativas.


"Estoy sorprendido por lo mucho que se ha superado el récord anterior", dijo Dieter Gerten, profesor de climatología e hidrología del cambio global en el Instituto de Investigación del Impacto Climático de Potsdam. "Parece que no sólo estamos por encima de lo normal, sino en ámbitos que no esperábamos en cuanto a la extensión espacial y la velocidad a la que se desarrolló".


Gerten, que creció en un pueblo de la zona afectada, dijo que de vez en cuando se inundaba, pero no como esta semana. Los aguaceros de verano anteriores han sido igual de intensos, pero han afectado a una zona más pequeña, y las tormentas de invierno anteriores no han elevado los ríos a niveles tan peligrosos. "El evento de esta semana es totalmente atípico para esa región. Ha durado mucho tiempo y ha afectado a una amplia zona", dijo.


Los científicos necesitarán más tiempo para evaluar hasta qué punto las emisiones humanas hicieron más probable esta tormenta, pero el aguacero récord está en consonancia con las tendencias globales más amplias.


"Con el cambio climático esperamos que todos los extremos hidrometeorológicos sean más extremos. Lo que hemos visto en Alemania concuerda ampliamente con esta tendencia", dijo Carlo Buontempo, director del Servicio de Cambio Climático Copernicus del Centro Europeo de Predicción Meteorológica a Medio Plazo.


Los siete años más calurosos de la historia registrada se han producido desde 2014, en gran parte como resultado del calentamiento global, causado por los gases de escape de los motores, la quema de bosques y otras actividades humanas. Los modelos informáticos predicen que esto provocará un clima más extremo, lo que significa que se batirán récords con más frecuencia en más lugares.


Estados Unidos y Canadá han sido el centro de atención en las últimas semanas. Hace dos semanas se superó el récord nacional canadiense de calor diario en más de 5ºC, así como varios récords locales en Oregón y Washington. Los científicos dijeron que estos extremos en esas latitudes eran prácticamente imposibles sin un calentamiento provocado por el hombre. El pasado fin de semana, la estación de control del Valle de la Muerte, en California, registró 54,4C, lo que podría convertirse en la temperatura más alta registrada de forma fiable en la Tierra.


Daniel Swain, científico del clima de la Universidad de California en Los Ángeles, dijo que este verano se estaban batiendo tantos récords en Estados Unidos que ya no eran noticia: "Los extremos que habrían sido noticia hace un par de años no lo son, porque palidecen en comparación con las asombrosas subidas de hace unas semanas". Esto también está ocurriendo en otros países, dijo, aunque con menos atención mediática. "Estados Unidos suele estar en el punto de mira, pero también hemos visto episodios de calor extraordinarios en el norte de Europa y en Siberia. No se trata de un fenómeno localizado, sino que forma parte de un patrón global coherente".


Laponia y algunas zonas de Siberia también sufrieron un calor récord en junio, y ciudades de India, Pakistán y Libia han soportado temperaturas inusualmente altas en las últimas semanas. Los suburbios de Tokio se han visto empapados por las lluvias más intensas desde que se iniciaron las mediciones, y en un día cayó en Londres la lluvia habitual de un mes de julio. Acontecimientos que se producían una vez cada 100 años se están convirtiendo en algo habitual. El clima extraño es cada vez más normal.


Algunos expertos temen que las recientes sacudidas indiquen que el sistema climático puede haber cruzado un umbral peligroso. En lugar de un aumento suave de las temperaturas y un incremento constante de los fenómenos extremos, están examinando si la tendencia puede ser cada vez más "no lineal" o irregular como resultado de los efectos de la sequía o del deshielo en el Ártico. Esta teoría es controvertida, pero los últimos acontecimientos han suscitado un mayor debate sobre esta posibilidad y la fiabilidad de los modelos basados en observaciones pasadas.


"Necesitamos modelizar mejor los acontecimientos no lineales", dijo Gerten. "En los últimos años, los científicos nos hemos visto sorprendidos por algunos acontecimientos que se produjeron antes y fueron más frecuentes e intensos de lo esperado".

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram