• Homo consciens

El informe del IPCC es un "código rojo" para la humanidad, pero la realidad es mucho peor



Fuente: Resilience - Por Chris Rhodes, publicado originalmente por Energy Balance

16 de agosto de 2021


Tras la hoja de ruta "Net Zero by 2050" (NZE) de la Agencia Internacional de la Energía (AIE), llega el último informe del IPCC sobre el clima, que señala un "código rojo" para la humanidad en términos de fenómenos meteorológicos extremos generalizados. Establece inequívocamente una relación casi lineal entre las emisiones antropogénicas de CO2 acumuladas, como resultado de la quema de combustibles fósiles y la deforestación, y el calentamiento planetario que está impulsando el cambio climático.


Tal relación permite utilizar un presupuesto de carbono para cuantificar los requisitos de mitigación necesarios para restringir el calentamiento dentro de unos límites específicos; lo más significativo es que se puede deducir que, para estabilizar el aumento de la temperatura global inducido por el hombre a cualquier nivel, las emisiones netas de CO2 antropogénicas deben reducirse a cero. La reducción de las emisiones de metano también es un factor crítico para limitar el aumento de la temperatura global.


Ambos informes coinciden en que, si no se toman medidas inmediatas para reducir drásticamente las emisiones de carbono, el calentamiento sistémico de la ecosfera de la Tierra se romperá con un aumento de la temperatura de 1,5 °C, y se producirán adversidades climáticas en todo el planeta. Ningún lugar estará a salvo. Aunque todos los escenarios considerados por el IPCC sugieren un aumento de 1,5°C para 2040, es en las últimas décadas del presente siglo cuando se descargarán todas las ramificaciones de un clima cambiante impulsado por el calor, que, en el rango extremo de altas emisiones de efecto invernadero, donde la temperatura global aumenta entre 3,3 y 5,7°C, ha sido descrito como un "infierno en la tierra".


Una acción crítica, según ambos informes, es que no se construyan nuevas centrales eléctricas de carbón más allá de 2021, mientras que Net Zero Emergency de la AIE hace hincapié específicamente en que no se perforen más yacimientos de petróleo y gas. Además, el IPCC subraya que los países de la OCDE deben eliminar el carbón existente para 2030, y todos los demás deben hacer lo mismo para 2040. Al poner fin a la exploración y producción de nuevos combustibles fósiles, se insta a todos los países a que cambien las subvenciones a los combustibles fósiles por las energías renovables, y que para 2030 se haya cuadruplicado la capacidad solar y eólica, con una triplicación de las inversiones en energías renovables, a fin de mantener el rumbo para lograr las emisiones netas cero para 2050.


Dado que ya se ha producido un grado de calentamiento de 1,2 °C por encima de los niveles preindustriales, cabe esperar una exacerbación de los efectos climáticos a medida que la Tierra se caliente hasta alcanzar los 1,5 °C, incluso si se detuviera allí. De ahí que el despliegue de estrategias de adaptación, como el trabajo con la naturaleza para abordar los objetivos de la sociedad, sea un factor crítico, para crear resiliencia frente a los cambios inevitables que ya se han incorporado al sistema climático, como ha resumido el asesor científico jefe del gobierno británico, Sir Patrick Vallance:


"También debemos reconocer que el clima ya ha cambiado, y seguirá haciéndolo a medida que nos acerquemos a 1,5 C. Los mares están subiendo, y las inundaciones e incendios forestales son más frecuentes. Una vez más, la ciencia y la ingeniería pueden ayudarnos a adaptarnos, aumentando la resistencia de los más vulnerables y reforzando la seguridad alimentaria mundial. Las herramientas existentes pueden anticiparse a los acontecimientos adversos, mientras que el ajuste del diseño de las ciudades, los sistemas de transporte y la agricultura puede minimizar sus peores efectos".


Es justo, pero aunque el IPCC ha identificado el CO2 como el principal impulsor (>50%) del cambio climático, centrarse exclusivamente en la eliminación de las emisiones de carbono pasa por alto la naturaleza sistémica de un clima cambiante, y por la mera remodelación de la fuente de nuestro suministro energético (por muy gigantesca que sea esta tarea) no se reducirá la degradación del entorno natural ni el agotamiento de los recursos. El motor fundamental es el sobreconsumo masivo de recursos, tal y como se ha expresado de forma más contundente que el animal humano está en sobregiro ecológico. Por lo tanto, sin un rediseño completo y una reducción de la empresa humana, para devolverla a la capacidad de carga de la Tierra, el sistema no puede "arreglarse".


Según la Red de la Huella Global, los seres humanos cruzaron el umbral de sobregiro global de "un planeta" en 1970, y ahora estamos utilizando el equivalente a "1,75 planetas". Sin embargo, la situación es aún peor de lo que expresa formalmente esta métrica. Por ejemplo, no se reserva ninguna biocapacidad para las criaturas no humanas, incluso ante la irrefutable pérdida de biodiversidad y la extinción de especies, y tampoco se contabiliza explícitamente el agotamiento de los recursos no renovables (por ejemplo, los combustibles fósiles y los minerales).


Tampoco se contabilizan otros impactos, como el agotamiento de los acuíferos fósiles, la erosión del suelo, la desertificación, la deforestación, los incendios forestales, las inundaciones, la contaminación química y por residuos, la acidificación de los océanos, la disminución de los polinizadores, los plásticos en los océanos (y en todas partes), como se ha señalado:


"Las estimaciones de la Huella Ambiental son en realidad conservadoras por varias razones. En particular, si bien el método puede estimar la superficie de los ecosistemas "apropiados" por los seres humanos (la HA huella ambiental humana) y compararla con la superficie de tierra y agua productiva disponible (biocapacidad), no puede tener en cuenta la erosión, otras formas de agotamiento o la pérdida de productividad por contaminación".


Otro comodín que podría afectar profundamente al curso del clima de la Tierra es la pérdida de estabilidad y el debilitamiento de la circulación meridional de vuelco del Atlántico (AMOC) y de la corriente del Golfo.


Desde otro punto de vista, el cambio climático se ha descrito como un "problema perverso", es decir, que se caracteriza por su complejidad y carece de una solución sencilla, a diferencia de un reto "más tranquilo", como resolver una ecuación matemática o ganar una partida de ajedrez. En este contexto, "perverso" no significa "malo", sino que significa una resistencia a la resolución. La falta de equilibrio que señalan los numerosos "problemas" aparentes (el clima cambiante), incluidos los que acabamos de mencionar, se producen porque el sistema en su conjunto se encuentra en un estado de desequilibrio. Por lo tanto, sólo la aplicación de un enfoque sistémico podría mejorar el resultado; como, por ejemplo, en la permacultura, donde se optimiza el funcionamiento global de un sistema dado, mediante la armonización mutua de la disposición de sus elementos constitutivos, trabajando juntos en un equilibrio dinámico.


Para empezar a optimizar los elementos del ser humano dentro de los límites de la biosfera, podríamos enfocar esta última haciendo hincapié en la protección de la naturaleza y permitiéndole alcanzar todo su potencial, en cuyo caso varias cuestiones problemáticas empiezan a encajar. Este tipo de pensamiento está en la base de la proforestación, la regeneración de bosques y tierras, la agricultura regenerativa, la agrosilvicultura y otras soluciones basadas en la naturaleza.


La culpa del sobregiro la tiene nuestro sistema económico neoliberal, que requiere un "crecimiento" perpetuo para alimentarse, por lo que la única salida a la situación en que estamos es la relocalización en comunidades más pequeñas, que no superen los límites regenerativos (capacidad de carga) de su región local:


"La forma más adaptable de esta nueva civilización podría ser una red de economías ecorregionales basadas en la cooperación que sustente a muchas menos personas que prosperen de forma más equitativa dentro de la capacidad regenerativa de sus ecosistemas locales".


Se propone además que una población mundial de "uno a dos mil millones... podría vivir cómodamente de forma indefinida dentro de los medios biofísicos de la naturaleza". Sin embargo, cómo podría ocurrir exactamente esa contracción de la población en 6.000 millones o más es una cuestión discutible y abierta. Desde cualquier punto de vista, ese panorama futuro es muy diferente al actual, con toda la pretensión de que podamos seguir (sobre)consumiendo más o menos como ahora, habiendo "sólo" reducido a cero nuestras emisiones de carbono al sustituir los combustibles fósiles por energías renovables. Con toda razón, se identifica la necesidad de una reconstrucción completa y corpórea de la sociedad, no sólo de un cambio de imagen.


Ciertamente, si no hacemos nada, o sólo a medias, nos cocemos todos juntos en la misma olla planetaria. Por lo tanto, tenemos que reducir las emisiones. El agotamiento de los recursos finitos y la degradación del entorno natural son cuestiones asociadas. Dado que el 10% más rico produce el 52% de las emisiones (lo que también puede tomarse como una especie de aproximación al uso de los recursos, en general), es ahí donde hay que hacer las mayores reducciones.


La eficiencia energética es una contrapartida esencial a la generación de energía con bajas emisiones de carbono: por ejemplo, un mejor aislamiento térmico y la impermeabilización de los edificios, al tiempo que se trabaja desde casa o localmente, evita los desplazamientos y reduce la demanda de combustibles para el transporte. Podrían introducirse fuertes impuestos sobre el carbono, pero no de forma generalizada, para evitar que los más pobres se vean injustamente afectados por el aumento de los costes energéticos; más bien, se trataría de actividades "de lujo", como los vuelos y los viajes innecesarios en general, la posesión excesiva de coches (en número y tamaño) y la compra de "cosas" de consumo no esenciales (en su mayoría importadas), fruslerías que nadie necesita realmente y que puede que no desee.


Es necesaria una reconfiguración de las ciudades para facilitar los desplazamientos no intensivos en carbono (a pie y en bicicleta), en torno a núcleos comunitarios en los que el alojamiento, el trabajo y las actividades de ocio se integren en la misma zona, junto con el cultivo de alimentos locales de bajo consumo y la mejora del suelo. Se puede introducir la regeneración natural/salvajismo dentro y alrededor de los espacios comunitarios, de modo que se creen corredores y hábitats de polinizadores de bajo mantenimiento en ciudades, pueblos y aldeas, convirtiéndolos así en una red de reservas de insectos. Mediante la instalación de talleres de reparación y cafeterías, se puede mejorar el consumo global de recursos y la producción de residuos, así como las emisiones asociadas de gases de efecto invernadero y de vertederos, y la contaminación por plásticos.


Hay buenas razones para creer que en el futuro dispondremos de menos energía en general de la que "disfrutamos" en la actualidad, lo que constituye otra razón fundamental para emprender un descenso energético diseñado. Podemos adoptar una visión optimista de la relocalización como la mejor estrategia para frenar de forma significativa la demanda de petróleo y energía en general, mitigar las emisiones de gases de efecto invernadero, aumentar la resiliencia de las comunidades, mejorar la salud y el bienestar, aumentar la seguridad energética y reducir la vulnerabilidad de la cadena de suministro; aunque, probablemente, sea ingenuo pensar que esa transición sería un proceso sencillo e indoloro.


Sin embargo, a pesar de los notables avances tecnológicos y el "progreso" de nuestra "civilización", los seres humanos pueden seguir siendo demasiado inmaduros para cooperar en la medida necesaria para llevar a cabo la gran transición "energética", y seguirán riñendo y discutiendo hasta las llamas del infierno.


No hay "vuelta a la normalidad"; ahora es el amanecer de una nueva era, ya sea por diseño o por defecto. Tenemos que transformar a fondo nuestra forma de vivir, o ésta se transformará por nosotros. De hecho, puede resultar "más fácil que un camello pase por el ojo de una aguja, que la humanidad cambie su paradigma imperante y se embarque en un descenso planificado y voluntario de un estado de sobregiro a una relación armónica de estado estable con la ecosfera, en tan sólo una o dos décadas".


La alternativa, sin embargo, es el cumplimiento de la advertencia de Paul Kingsnorth de que, sencillamente, la civilización industrial "seguirá funcionando, hasta que se agote".



Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram