• Homo consciens

El manifiesto de una "vida simple" y cómo podría salvarnos




Fuente: The Conversation - Autor: Frederick Trainer

Becario visitante, UNSW


Las postrimerías de la Navidad son un buen momento para reflexionar sobre a dónde nos lleva el capitalismo de consumo. La triste realidad es que, con estos valores, nuestra sociedad nunca podrá ser ecológicamente sostenible ni justa. Los problemas globales que se aceleran no pueden resolverse en una sociedad obsesionada con la producción y el consumo, el nivel de vida acomodado, las fuerzas del mercado, el afán de lucro y el crecimiento económico. La única salida es una enorme y radical transición hacia La Vía Más Sencilla.


¿Una exageración? Sólo si no se comprende la magnitud del rebasamiento. Consideremos, por ejemplo, las conocidas cifras de la "huella de carbono". Se necesitan ocho hectáreas de tierra productiva para proporcionar agua, energía, espacio vital y alimentos a una persona en Australia.


Si los 9.000 millones de personas del futuro vivieran como los australianos ahora, necesitaríamos unos 72.000 millones de hectáreas de tierra productiva, unas nueve veces el total de la Tierra. Incluso ahora, los análisis de la huella indican que el mundo está consumiendo recursos 1,5 veces más rápido de lo que podemos sostener (Nota de Climaterra: el último dato es que se necesitan 1.6 planetas para sostener a la humanidad)


Y la cosa empeora. Nuestra afluenza, comodidad y seguridad no serían posibles si los pocos que vivimos en los países ricos no acaparáramos la mayor parte de los recursos. El consumo per cápita de los 10 primeros países en el uso del mineral de hierro es más de 80 veces superior al de todos los demás. Si la economía mundial no fuera tan groseramente injusta, tendríamos que arreglárnoslas con una pequeña fracción de lo que usamos ahora.


Sin embargo, a pesar de los actuales niveles insostenibles de producción y consumo, seguimos empeñados en aumentarlos todo lo posible, sin que haya un final a la vista. Nuestro objetivo supremo es el crecimiento económico, pero pocos parecen reconocer las implicaciones absurdamente imposibles.


Si los 9.000 millones de personas que se esperan que pueblen la Tierra, disfrutaran del "nivel de vida" previsto para los australianos en 2050 (suponiendo un crecimiento económico anual del 3%), el consumo total del mundo sería unas 30 veces superior al actual.


Es difícil que alguien que conozca estas cifras básicas no acepte que los habitantes de países como Australia deberían intentar pasar a estilos de vida y economías mucho más simples y menos intensivas en recursos. Las disminuciones tendrían que rondar el 90%, algo que sólo puede lograrse mediante reducciones drásticas de la producción, el consumo y la actividad económica.


Esto es lo que la literatura sobre los "límites del crecimiento" lleva diciéndonos desde hace décadas, pero la mayoría de los economistas, los políticos y la gente de a pie siguen sin entenderlo. También está claro que el aumento del PIB en un país rico no mejora la calidad de vida.


Así que pasemos a lo que implicaría una vida más sencilla

Este es el término que algunos de nosotros utilizamos para referirnos al tipo de sociedad en la que podríamos realizar fácilmente estas enormes reducciones, al tiempo que nos liberaríamos para disfrutar de una calidad de vida muy superior a la que tenemos ahora, si así lo quisiéramos. Pero no podríamos hacerlo sin cambios estructurales y culturales radicales y sin precedentes.


Estos son los elementos básicos de La Vía Más Sencilla:


  • Debemos desarrollar toda la autosuficiencia que podamos razonablemente, tanto a nivel nacional, lo que significa mucho menos comercio internacional, pero sobre todo a nivel local y familiar. Tenemos que convertir nuestros suburbios, actualmente estériles, en economías prósperas que produzcan gran parte de lo que necesitan a partir de recursos locales.

  • Los huertos domésticos y las minigranjas en los suburbios permitirían reciclar los nutrientes al suelo. La mayoría de nosotros podría ir al trabajo en bicicleta o a pie, y casi no habría necesidad de envasar, transportar o comercializar alimentos, y apenas se necesitarían frigoríficos.

  • Como habrá mucha menos necesidad de transporte, podríamos enterrar muchas carreteras, aumentando enormemente la superficie de suelo urbano disponible para huertos comunitarios, talleres y naturaleza.

  • La mayor parte de tu barrio podría convertirse en un "paisaje comestible", repleto de plantas productivas de larga vida y en gran medida automantenidas. Podríamos convertir una casa de cada manzana en el taller y lugar de reunión del barrio.

  • También habría muchas variedades de animales viviendo en nuestros barrios, incluso toda una industria pesquera basada en tanques y estanques. Muchas materias primas pueden provenir de los bienes comunes, de las pequeñas parcelas de bosque, de los macizos de bambú, de los estanques, de los prados, de los pozos de arcilla, de los que todos pueden tomar alimentos y materiales gratis.

  • Sería un entorno rico en ocio, lleno de gente conocida, pequeños negocios, proyectos comunes, clubes de teatro, animales, jardines, granjas, bosques y cosas que ver y hacer. La gente estaría menos dispuesta a viajar por ocio o por vacaciones, lo que reduciría el consumo nacional de energía.

  • La gente trabajaría en listas de voluntarios, comités y grupos de trabajo comunitario para mantener la infraestructura y proporcionar servicios. (Los anarquistas españoles gestionaban ciudades enteras sin políticos ni burocracia, a través de comités y asambleas de ciudadanos).


Si crees que todo esto suena un poco improbable, tienes razón. No hay ninguna posibilidad de realizar este tipo de cambios en nuestro sistema económico actual.


Haría falta una economía radicalmente nueva: una economía sin crecimiento y no impulsada por las fuerzas del mercado. Las decisiones de inversión y distribución tendrían que tomarse mediante procesos colectivos deliberados.


Esto no significa que debamos tener un socialismo centralizado, burocrático, autoritario, distante y de gran Estado. La mayoría de las pequeñas empresas y explotaciones agrícolas podrían seguir siendo empresas privadas o cooperativas, siempre que se mantuvieran dentro de las directrices establecidas por la comunidad.


Las ciudades y los suburbios tomarán colectivamente el control básico de sus sistemas productivos locales, lo que les permitirá eliminar el desempleo, la pobreza y la falta de vivienda. Simplemente crearán pequeñas empresas y jardines y talleres cooperativos en los que los que no tienen trabajo puedan contribuir a producir bienes y servicios que la ciudad necesita, siendo pagados en nuestra moneda local.


La mayoría de la gente tendría que trabajar por dinero sólo uno o dos días a la semana. (En la sociedad de consumo-capitalista trabajamos mucho más de lo necesario).


Alrededor de la economía de la ciudad o de los suburbios habría una economía regional en la que se producirían artículos más elaborados, como zapatos, ferretería y herramientas. Algunos artículos, como el acero, tendrían que ser trasladados a largas distancias desde las grandes fábricas centralizadas, pero muy poco tendría que ser transportado desde el extranjero.


La mayoría de las decisiones importantes se tomarían en la asamblea de la ciudad, no en el Estado nacional. La democracia sería participativa, en lugar de representativa. Los grandes gobiernos centralizados no podrían dirigir nuestras pequeñas comunidades locales. Sólo podrían hacerlo las personas que viven en ellas y que conocen las necesidades y oportunidades locales.


Evidentemente, nosotros, como individuos, sólo viviremos bien si nuestro pueblo prospera. Nuestra riqueza y bienestar reales se deben a factores públicos, como un paisaje hermoso y una comunidad solidaria. Nuestros ingresos y propiedades personales no serán importantes. La situación exigiría y recompensaría la buena ciudadanía.


Los cambios más importantes y difíciles tendrán que producirse en nuestras perspectivas y valores. El actual compromiso con la competencia individualista por un "nivel de vida" acomodado y una riqueza cada vez mayor tendría que ser sustituido por un fuerte deseo de vivir de forma sencilla y frugal, cooperativa y autosuficiente.


Vivir más sencillamente no significa privación o penuria. Significa contentarse con lo que es suficiente y buscar el disfrute de las actividades no materiales. Vivir de forma frugal y minimizando el uso de los recursos no debe verse como una carga o un sacrificio que hay que hacer para salvar el planeta. Estas formas pueden ser fuentes de gran satisfacción en la vida.


Tampoco significa dar la espalda al mundo moderno. La vía más sencilla nos permitiría mantener todas las formas de alta tecnología que son socialmente deseables. Tendríamos muchos más recursos para la ciencia, la investigación, la educación y las artes de los que tenemos ahora porque habríamos dejado de malgastar grandes cantidades de recursos en cosas que no son necesarias.


Evidentemente, en la actualidad las posibilidades de que se produzca esa transición son muy escasas. Pero la situación mundial se está deteriorando rápidamente y cada vez más personas se dan cuenta de que el capitalismo de consumo no va a resolver nuestros problemas.


Muchos de los movimientos de Simplicidad Voluntaria, Permacultura, Downshifting, Descrecimiento, Ecoaldeas y Ciudades en Transición disfrutan ahora de vivir de las formas descritas y trabajan por la transición hacia algún tipo de Camino Más Sencillo.




Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram