top of page
  • Foto del escritorHomo consciens

El peso moral y ético de la SIMPLICIDAD VOLUNTARIA

Actualizado: 18 jul 2023



Una revisión filosófica

Fuente: Simplicity Institute - Por Samuel Alexander y Jacob Garrettv-2017

Extracto del paper, cuyo texto completo puede verse aquí

"La principal implicación práctica es que la simplicidad voluntaria debería ocupar un lugar más central en nuestra educación moral y ética y que la aceptación casual de las culturas de consumo debería ser cuestionada más explícita y regularmente."


1. Introducción

Un vasto y creciente cuerpo de literatura científica nos está diciendo que la actividad económica humana está degradando los ecosistemas planetarios de manera insostenible. En conjunto, estamos consumiendo excesivamente los recursos de la Tierra, desestabilizando el clima y diezmando la biodiversidad (Steffan et al, 2015; IPCC, 2013; WWF, 2016). Al mismo tiempo, también sabemos que hay miles de millones de personas alrededor del mundo que están, para cualquier estándar humano, consumiendo por debajo de las necesidades básicas. Es probable que el alivio de la pobreza mundial ejerza una presión aún mayor sobre un planeta ya sobrecargado. Para empeorar las cosas aún más, se prevé que la población mundial, que actualmente es de 7.400 millones de personas, aumente a unos 9.700 millones a mediados de siglo y a 11.000 millones a finales de siglo (Gerland et al., 2014), lo que se suma a la ya grave crisis de sostenibilidad y justicia social. El crecimiento económico continuo parece socialmente necesario, pero ecológicamente desastroso (Meadows et al, 2004).


Lo que hace que toda esta situación sea aún más trágica es que el alto consumo, los estilos de vida al estilo occidental, que impulsan la crisis ambiental a menudo no cumplen con su promesa de una vida feliz y significativa, dejando a muchas personas alienadas de sus comunidades, desconectadas de la naturaleza, sin salud y con exceso de trabajo (Hamilton y Denniss, 2005; Lane, 2000). En este contexto, las llamadas de ambientalistas para rechazar los estilos de vida consumistas y las economías orientadas al crecimiento en favor de prácticas de menor consumo y producción y con menor impacto parecen poderosas, incluso convincentes, de una gama de perspectivas ambientales, sociales e incluso del interés propio (Trainer, 2010).


Elegir consumir menos mientras se busca una mayor calidad de vida es una estrategia de vida que hoy en día lleva el nombre de "simplicidad voluntaria" (Elgin, 1998; Alexander, 2009). El término fue acuñado en 1936 por Richard Gregg (2009), un seguidor de Gandhi, que abogó por un enfoque de consumo consciente que implicaba la búsqueda de las necesidades materiales básicas de la forma más directa y sostenible posible y luego dirigiendo el tiempo y la energía de las búsquedas materiales ilimitadas a favor de la exploración de la "buena vida" en fuentes no materialistas de significado y realización.


Esta forma de vida, también conocida como "downshifting" o "vida simple", abarca valores como la moderación, la suficiencia y la frugalidad, y evita valores materialistas de codicia, lujo y exceso. Al cambiar el consumo superfluo por más libertad, la simplicidad voluntaria ofrece la tentadora perspectiva de que los que adopten una actitud "más allá del consumo" podrían vivir más con menos (Cafaro, 2009), con consecuencias positivas para sí mismos, para los demás y para la sociedad en general y el planeta.


A pesar de la aparente coherencia de la simplicidad voluntaria como respuesta apropiada a las crisis sociales, el movimiento social o subcultura de la simplicidad voluntaria sigue siendo marginal. Especialmente en las regiones en desarrollo, pero cada vez más en otros lugares, las culturas consumistas dominantes continúan celebrando la riqueza, la fama y el estatus bajo el lema "más es mejor" que pone al aumento del consumo como el camino más directo hacia la felicidad y la realización (Hamilton y Denniss, 2005).


Además, este enfoque consumista de la vida encuentra una sofisticada defensa teórica en la economía neoclásica, un marco que sostiene que perseguir el interés propio en el mercado es la mejor manera de maximizar el bienestar personal y social. Desde esta perspectiva, los problemas del medio ambiente sólo surgen cuando los precios no reflejan con exactitud los verdaderos costos de producción (debido a las "externalidades"), lo que implica que la mejor manera de responder a los problemas ambientales no es repensar las prácticas de consumo, sino arreglar los fallos del mercado desde el punto de vista de la producción (véase Princen, 2005). Cuando los precios son correctos, se argumenta, la gente consumirá en un grado "óptimo" (maximización de la utilidad), lo que implica sostenibilidad. Así pues, esta perspectiva económica dominante margina el consumo como un tema de preocupación ética, y en base a esta perspectiva, los gobiernos y las empresas de todo el mundo sostienen que los individuos y los hogares deberían continuar consumiendo tanto como sea posible, porque esto es bueno para el crecimiento económico, y este paradigma asume que el crecimiento económico es el camino más directo hacia el progreso (Hamilton, 2003).

Aunque las perspectivas económicas y culturales dominantes sobre el consumo siguen suponiendo que "más es mejor", a lo largo de la historia siempre ha habido críticas a los valores materialistas y elogios a las formas de vida "más simples" (, 2014). Todos los grandes maestros espirituales y las tradiciones de sabiduría han advertido contra los peligros del exceso, la extravagancia y la codicia (véase VandenBroeck, 1991), y, de hecho, hasta hace poco, los partidos políticos de todo el espectro compartían la opinión de que la moderación, la frugalidad y la humildad eran valores sociales y políticos nobles (véase, Shi, 2007).


Sin embargo, a pesar de esta larga y venerable tradición, la simplicidad voluntaria ha recibido sorprendentemente poca atención de los filósofos morales y éticos (véase Barnett, Cafaro, y Newholm, 2005). En consecuencia, en este artículo, revisamos y examinamos el peso moral y ético de la simplicidad desde una serie de perspectivas filosóficas, incluyendo el utilitarismo, el kantianismo, la virtud ética, y el cristianismo, para evaluar cuál, si es que hay alguno, puede proporcionar una defensa de la simplicidad voluntaria. Aunque no pretendemos presentar nada como un absoluto fundamento filosófico de la simplicidad voluntaria, en última instancia, nuestro análisis muestra que la simplicidad voluntaria puede obtener un fuerte apoyo filosófico de una sorprendente gama de perspectivas morales y éticas. Nuestro argumento central es que este apoyo superpuesto hace que la simplicidad voluntaria sea una una sólida posición moral y ética que debería guiar la dirección de nuestras vidas y nuestras sociedades más que lo que lo hace. Aunque no podemos detallar toda la complejidad de las perspectivas morales y éticas en consideración, y de hecho podemos plantear tantas preguntas como las que respondemos, consideraremos que este análisis preliminar es exitoso si llama más la atención sobre las cuestiones que se están examinando y provoca una discusión más amplia.




Consumismo y felicidad


  • ¿Nos hace felices el consumo? - aquí

  • Consumismo, felicidad y virus - aquí

  • "Renuncia y disfruta": La búsqueda de la felicidad a través de la vida sencilla en Gandhi - aquí

  • Downshifting: Reducir consumo y trabajo y ganar tiempo de calidad como forma de vida - aquí


MAS SOBRE CONSUMISMO


  • Estadísticas sorprendentes sobre la cantidad de cosas que tiene la gente en los países ricos - aquí

  • EE.UU. y Europa están detrás de la mayoría de los daños ecológicos mundiales - aquí

  • La sociedad del desperdicio - aquí

  • Ni siquiera consumimos lo que producimos, lo destruimos - aquí

  • Nuestra sección Consumismo tiene muchas notas sobre la temática - aquí

  • Advertencia de los científicos contra la sociedad del despilfarro - aquí

  • La "economía de usar y tirar" frustra los objetivos climáticos: informe - aquí

  • Las cantidades de materiales que necesita el capitalismo son asombrosas - aquí

  • El día que el mundo deje de comprar - aquí

  • La guía definitiva para estar un año sin hacer compras - aquí

  • Cómo iniciar y mantener un hábito de no usar ropa nueva - aquí

  • Cuando comprar da vergüenza - aquí

  • La "economía de usar y tirar" frustra los objetivos climáticos: informe - aquí

CONSUMISMO - aquí


EE.UU. y Europa están detrás de la mayoría de los daños ecológicos mundiales - aquí

La "economía de usar y tirar" frustra los objetivos climáticos: informe - aquí

Advertencia de los científicos contra la sociedad del despilfarro - aquí

¿Nos hace felices el consumo? - aquí

Consumismo, felicidad y virus - aquí

El peso moral y ético de la SIMPLICIDAD VOLUNTARIA - aquí

Las cantidades de materiales que necesita el capitalismo son asombrosas - aquí

La sociedad del desperdicio: ¡y nos decimos racionales! - aquí

Más del 60% de las emisiones a nivel mundial se deben al consumo doméstico - aquí

Grandes cambios de estilo de vida son necesarios para reducir las emisiones. - aquí

El costo ambiental de la compra on line - aquí

El costo ambiental de estar a la moda - aquí

500 millones en disfraces de mascotas: el último signo del consumismo descontrolado de USA - aquí

El precio real de comprar en las grandes cadenas de ropa - aquí

Ni siquiera consumimos lo que producimos, lo destruimos - aquí

Las tendencias sociales que nos llevan directo hacia el abismo - aquí

El basurero de "moda rápida" en el desierto de Atacama en Chile - aquí

El día que el mundo deje de comprar - aquí

Las grandes empresas de moda se quedan atrás en los objetivos ecológicos - aquí

Deberíamos dejar de comprar pescado hasta que la industria deje de sacrificar delfines - aquí

El "Derecho a reparar" será ley en Gran Bretaña - aquí

Los hábitos alimenticios del occidental medio provocan la pérdida de cuatro árboles por año - aquí

Se desperdician casi 1000 millones de toneladas de alimentos al año, según un informe de la ONU - aquí

Basura electrónica: países contaminados y millones desperdiciados - aquí

Vida minimalista: 5 formas de probar vivir con menos - aquí

La industria de la moda, la segunda más contaminante del mundo, en cifras - aquí

¡Se han tirado alrededor 10 millones de toneladas de pescado cada año! - aquí

Población y medio ambiente: lo que hacemos en el shopping importa más que lo que hagamos en la cama - aquí

Un informe insta a frenar la publicidad para ayudar a enfrentar la crisis climática - aquí

Manifiesto contra el sistema publicitario - aquí

La publicidad fuente importante de insatisfacción humana - aquí

¿Es justo culpar a Coca-Cola y a las grandes corporaciones por la crisis de basura? - aquí

El golpe maestro de los grandes contaminadores fue culparnos a ti y a mí de la crisis climática. - aquí

Desigualdad de emisiones: existe un abismo entre ricos y pobres a nivel mundial - aquí

El incremento de las emisiones de la aviación - aquí

Un estudio subraya por qué menos juguetes es la mejor opción - aquí

La guía definitiva para estar un año sin hacer compras - aquí

Tu ropa de poliéster está destruyendo el medio ambiente - aquí

Hemos emitido más CO2 en los últimos 30 años que en toda la historia - aquí

Consumismo, felicidad y virus - aquí

Por qué la gente exitosa no es más feliz - aquí

La exigencia del éxito causa alienación social y psicológica - aquí

Los hippies estaban en lo cierto respecto a la felicidad - aquí

Cuando vestir algo nuevo ya no es un marcador cultural o económico - aquí

Cuando comprar da vergüenza - aquí

Minimalismo renovado - aquí

Por qué necesitamos valorar más nuestros pasatiempos bajos en carbono - aquí

Cómo arreglar más y comprar menos - aquí

¿Quiénes producen y quiénes consumen las emisiones de CO2? - aquí

Estadísticas sorprendentes sobre la cantidad de cosas que tiene la gente en los países ricos - aquí

La huella de carbono del desperdicio de alimentos - aquí

El Coronavirus ofrece "una página en blanco para un nuevo comienzo" - aquí

¿Cuánto podría durar un celular si no existiera la obsolescencia programada? - aquí

¿El fin del 'fast fashion'? - aquí

¿Cuantas veces se pueden reciclar los distintos materiales? ¿y el plástico? - aquí

Black Friday: nuestro consumo imparable está destrozando el planeta - aquí

Antes de comprarte algo preguntáte: ¿lo necesito? - aquí

¿Quiénes son los famosos que más contaminan? - aquí

Byung Chul Han propone "regresar al animal original, que no consume ni comunica desaforadamente" - aquí

Aceite de palma: culpable del 39% de los bosques perdidos en Borneo desde el año 2000 - aquí

Lessenich «Para vivir la vida que vivimos tenemos que dañar a otros» - aquí

La negación de la muerte – Ernest Becker - aquí



MAS SOBRE CONSUMO DE MATERIALES


  • EE.UU. y Europa están detrás de la mayoría de los daños ecológicos mundiales - aquí

  • Las cantidades de materiales que necesita el capitalismo son asombrosas - aquí

  • El mundo devorado: la Huella material del Capitaloceno - aquí

  • La huella de carbono del desperdicio de alimentos - aquí

  • Minimizar el desperdicio de alimentos es proteger nuestro medio ambiente - aquí

  • La sociedad del desperdicio: ¡y nos decimos racionales! - aquí

  • Advertencia de los científicos contra la sociedad del despilfarro - aquí

  • Ni siquiera consumimos lo que producimos, lo destruimos - aquí


Entradas Recientes

Ver todo

Commenti


Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram
bottom of page