• Alejandro T

El día que el mundo deje de comprar

Fuente: The Guardian - Autora: Jamie Waters - 30 de Mayo de 2021.


El consumo excesivo está en la raíz de la crisis medioambiental del planeta. Una solución, propuesta por el autor J.B. MacKinnon, es que simplemente deberíamos comprar menos. Pero, ¿funcionaría realmente?


Me temo que estoy entre los "malos" de JB MacKinnon. A mitad de nuestra entrevista con Zoom, inclino la cámara para ajustarla al sol poniente, pero desde este nuevo ángulo,386, se puede ver una caja de comercio electrónico por encima de mi hombro. Su código de barras brilla en la luz que se desvanece, un tótem del materialismo del siglo XXI que preside nuestra llamada.



MacKinnon es demasiado educado para decir algo, pero no puede estar encantado con mi acompañante de cartón. Al fin y al cabo, el autor de bestsellers y periodista canadiense tiene la misión de conseguir que compremos muchas menos cosas. "El día en que el mundo deje de comprar" (The Day the World Stops Shopping), su nuevo libro, explora lo que podría ocurrir si el mundo se transformase en una sociedad que no girara en torno a las compras, una en la que nuestro papel principal no fuera el de consumidores y nuestras tarjetas de crédito no fueran nuestras herramientas más utilizadas.


Su "experimento mental" se desarrolla como una película de ciencia ficción de Ridley Scott, o quizá como una escena de la pandemia. El hipotético día en que el mundo deja de comprar, las emisiones de carbono caen en picada; el cielo se vuelve de un azul más intenso; y sin anuncios que contaminen las pantallas de los smartphones, nuestras mentes se vuelven tan claras como los océanos sin botellas, en los que las ballenas nadan alegremente. También hay caos. Las tiendas cierran, las líneas de producción se detienen y millones de trabajadores pierden sus empleos. La economía mundial se hunde tanto que la recesión de 2008 parece un parpadeo. "Sería un choque tan grande que parecería doblar el tiempo mismo", escribe MacKinnon.


Lo único fantástico de su visión es el marco temporal: en lugar de dejar de comprar de la noche a la mañana, cree que deberíamos, en realidad, reestructurar la sociedad a lo largo de varios años para apoyar una reducción sostenida de la cantidad que consumimos.


Considera que es una solución obvia, aunque difícil, para un gran problema. El consumo -de moda rápida, vuelos, artilugios con descuentos de los "Black Fridays" (Viernes Negro) - se ha convertido en el principal motor de la crisis ecológica. Estamos devorando los recursos del planeta a un ritmo 1,7 veces más rápido de lo que puede regenerarse. La población de Estados Unidos es un 60% mayor que en 1970, pero el gasto de los consumidores ha aumentado un 400% (ajustado a la inflación), y otros países ricos, como el Reino Unido, no están mucho mejor. "A mucha gente le gustaría que el mundo consumiera menos recursos, pero evitamos constantemente el medio más obvio para conseguirlo", dice MacKinnon. "Cuando la gente compra menos cosas, se consiguen descensos inmediatos en las emisiones, el consumo de recursos y la contaminación, a diferencia de lo que hemos conseguido con la tecnología verde". Eso por no hablar del impacto que el materialismo tiene en nuestra salud mental, induciendo sentimientos de inadecuación y envidia, y fomentando una cultura de exceso de trabajo.


La suya es una apasionada llamada a las armas, por el bien de nuestro planeta y nuestro bienestar. Pero, ¿es factible que todos los ciudadanos del mundo cambien las cestas de Amazon por una vida agraria sencilla? Más concretamente, ¿queremos hacerlo? ¿La visión de MacKinnon representa un Shangri-La ilustrado o una distopía primitiva?


"Esta es la mejor oportunidad en los últimos 30 años para devolver el consumo al centro del discurso político", dice MacKinnon, desde su casa en Vancouver. Está pensativo, con unos ojos azules penetrantes. De hecho, la pandemia ha hecho reflexionar a la gente sobre "cómo consumen, cómo debería ser su relación con las cosas y qué es profundamente valioso en sus vidas", afirma. "No creo que nadie vaya a decir que tener un montón de equipos para hacer ejercicio en casa era tan satisfactorio como poder tener contacto con los amigos, la familia y los vecinos".


Más del 60% de las emisiones a nivel mundial se deben al consumo doméstico - aquí

Muchos de nosotros seguíamos comprando -Amazon obtuvo unos ingresos mundiales récord de 386.000 millones de dólares en 2020-, pero, despojados de las oportunidades de hacer desfilar las posesiones delante de los demás, se produjo un replanteamiento generalizado de por qué compramos y nos ponemos cosas. "Para las mujeres, en particular, la idea de que no tienen que estar constantemente enviando mensajes y posicionándose a través de su vestimenta fue interesante", dice. "Que las mujeres digan que no van a volver a llevar pantalones vaqueros o sujetadores, son reflexiones individuales interesantes".


Sin embargo, a medida que gran parte del mundo comienza a reabrir sus puertas, surgen gritos para impulsar la economía abriendo nuestras carteras. Las compras se presentan como un acto positivo, la terapia de compras como un deber cívico. "Todos los relatos giran en torno a una nueva década de los años 20, una borrachera hedonista, una venganza contra el virus con nuestro consumo", dice MacKinnon. "Pero creo que muchos de nosotros vamos a sentirnos incómodos e inquietos, hasta el punto de la desesperación, cuando recordemos cómo se ve promocionar nuevamente una cultura del consumo ".


Quiere que actuemos sobre esa incomodidad. Pero no sugiere que vivamos totalmente de la tierra. En su modelo hipotético, aplica una reducción del 25% del consumo -una cifra "lo suficientemente modesta como para ser posible, pero lo suficientemente drástica como para ser impactante"- y, aunque no especifica una cifra cuando habla de cuáles deberían ser nuestros esfuerzos en el mundo real en los próximos años, algo así podría ser el objetivo.


Eso no sólo significa menos cosas físicas; también menos electricidad, viajes y comidas fuera de casa. "Básicamente, un dólar gastado es un dólar de consumo; no me importa si se gasta en una canoa o en una lancha", dice. "Si quieres una regla general para saber el impacto que tienes como consumidor, la mejor es: ¿cuánto dinero estás gastando? Si aumenta, probablemente estés aumentando tu impacto; si disminuye, probablemente esté reduciendo su impacto".


¿Cómo podría ser una sociedad de menor consumo? Todo se reorienta porque las personas, las marcas y los gobiernos ya no buscan el crecimiento económico. Los individuos son más autosuficientes, cultivan alimentos, remiendan cosas y abrazan el wabi-sabi - el concepto japonés de la belleza de la imperfección - (pensemos en bolsillos remendados o cerámicas cachadas). Las marcas producen menos productos pero de mayor calidad, mientras que los gobiernos prohíben la obsolescencia planificada (la práctica de producir artículos que sólo funcionan durante un periodo de tiempo determinado), ponen etiquetas de "durabilidad" en los artículos para que los compradores puedan estar seguros de su longevidad, e introducen subvenciones fiscales para que sea más barato reparar algo que tirarlo a la basura y comprar una nueva versión.


¿Por qué no se ha intentado nunca un planteamiento semejante a escala de toda la sociedad? MacKinnon rechaza mi sugerencia de que tal vez el consumismo esté imbricado en la naturaleza humana, pero dice que está "profundamente arraigado" en la sociedad y que es "mucho más fácil para nosotros pensar: 'Hagamos que todos estos coches funcionen con energía solar en lugar de con gasolina', en lugar de pensar: '¿Cómo acabamos con menos coches? Además, dice, "hasta cierto punto hubo un punto en el que nos rendimos a la idea de que bajar el consumo no podía ser una solución, porque inevitablemente resulta en un colapso económico".


Pues bien, ¿no es así? Si todos dejáramos de comprar de la noche a la mañana sería desastroso, admite, pero si construyéramos un nuevo sistema, podría sostener una economía sorprendentemente robusta. "Si produces bienes duraderos, sigues necesitando mucha mano de obra. Además, está el mercado de segunda mano, la reparación de productos, la recogida de artículos y su recomposición en nuevos productos", afirma. "Lo dudo, si todo esto se traduce en una economía del tamaño de la actual", añade con una sonrisa irónica: "Quiero decir que no veo que salgan muchas OPIs (Ofertas Públicas iniciales) de miles de millones de dólares del impulso hacia una sociedad de menor consumo". Pero esa es la cuestión. "Sería un problema si generara tanta riqueza, porque en última instancia, la razón por la que sentimos que necesitamos estar inundados de riqueza es para consumir. Si no, ¿para qué sirve?".


Aunque MacKinnon imagina que la mayoría de nosotros seguirá trabajando en la economía monetaria, en el nuevo orden mundial las horas serán más cortas y el trabajo a menudo más satisfactorio porque estaremos "participando en la producción de bienes de mayor calidad". Con un pozo de trabajo y dinero más pequeño, algunas personas optarán por no trabajar y los gobiernos proporcionarán una renta y/o servicios básicos universales. Aunque MacKinnon evita referirse a sistemas políticos anticapitalistas específicos, cuando se le presiona está de acuerdo en que se parece al socialismo - aunque "probablemente hay todo tipo de formas diferentes en las que se puede organizar la sociedad en torno a los principios de un menor consumo, ninguno de los cuales creo que existe necesariamente en este momento".


Lo más importante es que liberarse de la carrera de las empresas significa que el equilibrio entre el trabajo y la vida personal cambia. Nos comparamos menos con los demás y tenemos más tiempo lejos de las pantallas. Este cambio, más que la preocupación por el medio ambiente ("Salvar el planeta" siempre ha sido un poco abstracto"), es lo que cree que será más convincente para la mayoría de la gente. Participamos en actividades comunitarias, como el cuidado de jardines públicos, nos implicamos en movimientos sociales y cuidamos de niños y ancianos. "Es el equilibrio que parece querer la mayoría de nosotros, ¿no? Más tiempo para estar con los amigos y la familia y mantener largas conversaciones. Hay muchas oportunidades, creo, para que la gente sienta realmente que tiene una mayor calidad de vida".


La vida en una economía de "decrecimiento" ¡y por qué la disfrutarías! - aquí

A lo largo de las décadas, varias comunidades han practicado la "simplicidad voluntaria", ya sea por elección o por necesidad. Para el libro, MacKinnon visitó, entre otros lugares, la adormecida isla de Sado, en el mar de Japón; una comunidad agrícola en las afueras de Tokio; y los suburbios de Seattle, donde, desde la década de 1990, mucha gente ha abrazado el "downshifting" como reacción a la conquista de la ciudad por parte de la adinerada multitud tecnológica (el rechazo más generalizado de la cultura del consumo en los últimos tiempos).


En general, estas personas compran poca ropa, leen libros de la biblioteca, caminan o cogen el autobús, evitan las redes sociales y rara vez escuchan música o ven la televisión. Cuando le pregunto a MacKinnon si ha notado algo distintivo en ellos se le ilumina la cara. "Hablar con alguien que trabaja en la América corporativa frente a alguien que lleva tres décadas practicando la simplicidad voluntaria es la noche y el día, en cuanto al tipo de ser humano que es. Te hace desear mucho ser la persona de la simplicidad voluntaria", dice. "Se toman tiempo para la gente y tienen más profundidad y generosidad de espíritu. A veces, tenía la sensación de estar hablando con un ser más evolucionado".


Estos estilos de vida suenan muy dignos, digo yo, pero también un poco... ¿poco divertidos? Ni que decir tiene que yo no soy un ser evolucionado y me estremezco al darme cuenta de lo superficial que parezco. Sin embargo, en mi anterior trabajo como editora de moda, he visto el consumismo en su máxima expresión. Y el primer lugar que visité una vez que se levantó el bloqueo fue Selfridges -posiblemente el templo londinense más brillante del materialismo- para maravillarme con los escaparates. Es innegable que el consumismo trae consigo luces brillantes, trajes deslumbrantes y noches animadas.


MacKinnon responde a la pregunta. "Creo que hay una parte de verdad en ello", dice. "Esa es la realidad a la que tenemos que enfrentarnos, hasta cierto punto. Desde luego, no estamos hablando de una vuelta a la Edad de Piedra, pero quizá tengamos que aceptar que una sociedad de menor consumo no es un desfile interminable de distracciones como la que tenemos hoy".


Conseguir que la gente crea que ésta puede ser una existencia satisfactoria será el mayor obstáculo. "Cuando lo que has conocido a lo largo de tu vida es la satisfacción que puedes obtener de una sociedad materialista consumista, es muy difícil imaginar que haya una alternativa que funcione igual o mejor", dice. "Pero la hay".


Señala un estudio de caso edificante de Londres. En Barking y Dagenham, uno de los distritos más pobres de la ciudad, la iniciativa "Every One. Every Day" reúne a los vecinos para cocinar, participar en sesiones de poesía, artesanía y peluquería, y arreglar las zonas comunes, todo ello de forma gratuita. "Para muchas de las personas que participan, es algo muy atractivo y que les afecta profundamente", dice. "En muchos lugares, si no tienes dinero para consumir, no hay nada que hacer; lo más cerca que estuve de las lágrimas al investigar este libro fue ver cómo se ponía delante de la gente que se sentía aislada y excluida de la cultura del consumo una alternativa. Eso nos muestra el potencial".


Aunque en la mayoría de los entornos corporativos la cultura de la "capa y espada" sigue envolviendo las conversaciones sobre la reducción del consumo -varios entrevistados sólo hablarían con MacKinnon de forma anónima-, hay algunas señales prometedoras. Marcas pioneras como Patagonia y Levi's han dado pasos impresionantes para animar a los clientes a cuestionar la cultura del usar y tirar, y "comprar menos pero mejor" se está convirtiendo en un estribillo más común en algunas partes de la industria de la moda (incluso mientras la industria sigue creciendo exponencialmente).


Tal vez el comentario más sorprendente del libro sea el de Abdullah al Maher, director general de una empresa de tejidos de Bangladesh que produce para gigantes de la moda rápida como H&M y Zara. Admite que la transición a una sociedad de menor consumo sería dolorosa para su país: sus 6.000 fábricas de ropa probablemente se reducirían a la mitad. Pero en este nuevo sistema, las fábricas ofrecerían mejores salarios, contaminarían menos y competirían en calidad en lugar de en velocidad. "No habrá entonces una carrera de ratas", dice Maher, y añade: "No sería tan malo".


Es una declaración sorprendente de un poderoso hombre de negocios en una nación que es una fábrica para el mundo. Y es el tipo de comentario que da confianza a MacKinnon. "Tengo la esperanza de que, al salir de la pandemia, la gente va a tener debates que empiecen a trasladar la idea de reducir el consumo de nuevo al discurso público, desde los márgenes en los que ha estado durante tres décadas", dice.


Esas conversaciones implicarán plantear si estamos dispuestos a renunciar a nuestras vibrantes y aceleradas vidas adquisitivas para calmar nuestras mentes y salvar la Tierra. Aunque puede que no nos guste la respuesta, y el cambio siempre es incómodo, es difícil argumentar que haya siquiera una contienda.


El libro "The Day the World Stops Shopping" de JB MacKinnon está publicado por Bodley Head y cuesta 20 libras. e puede comprar con descuento mediante este link de The Guardian: guardianbookshop.com


El libro es de edición muy reciente y aún no hay versión traducida al español.


Tambien se lo puede descargar aquí y aquí.



Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram