• Homo consciens

Es cierto que es un Viernes Negro: nuestro consumo imparable está destrozando el planeta




Por GEORGE MONBIOT - El crecimiento debe continuar - es el imperativo político en todas partes, y está destruyendo la Tierra. Pero no hay forma de hacerlo más ecológico, así que necesitamos un nuevo sistema.


Por GEORGE MONBIOT - The Guardian - Noviembre 2017


Todo el mundo quiere todo, ¿cómo puedo algo así funcionar? La promesa del crecimiento económico es que los pobres pueden vivir como los ricos y los ricos pueden vivir como los oligarcas. Pero ya estamos rebasando los límites físicos del planeta que nos sostiene. El colapso del clima, la pérdida de suelos, el colapso de hábitats y especies, el mar de los plásticos, el insectagedón: todo ello está impulsado por el aumento del consumo. La promesa del lujo privado para todos no se puede cumplir: no existe ni el espacio físico ni el ecológico.


Pero el crecimiento debe continuar: en todas partes es un imperativo político. Y debemos ajustar nuestros gustos en consecuencia. En nombre de la libertad individual, el marketing utiliza los últimos descubrimientos de la neurociencia para romper nuestras defensas. Aquellos que buscan resistir deben, como los Simple Lifers en Brave New World, ser silenciados, en este caso por los medios de comunicación.


Con cada generación, la base de referencia del consumo normalizado cambia. Hace treinta años, era ridículo comprar agua embotellada, cuando el agua de la canilla es limpia y abundante. Hoy en día, en todo el mundo, utilizamos un millón de botellas de plástico por minuto.


Cada viernes es un Black Friday, cada Navidad un festival de destrucción. Entre los saunas de nieve, las heladeritas portátiles de sandía y los teléfonos inteligentes para perros con los que se nos insta a llenar nuestras vidas, mi premio #extremecivilización se lo lleva ahora el PancakeBot: una impresora de bateo en 3D que te permite comerte la Mona Lisa, el Taj Mahal o el trasero de tu perro todas las mañanas. En la práctica, ocupará toda su cocina durante una semana hasta que usted decida que no tiene espacio para ello. Por basura como esta, estamos destrozando el planeta viviente, y nuestras propias perspectivas de supervivencia. Todo esto debe terminarse.


La promesa secundaria es que, a través del consumismo verde, podemos reconciliar el crecimiento perpetuo con la supervivencia planetaria. Pero una serie de trabajos de investigación revelan que no hay una diferencia significativa entre las huellas ecológicas de las personas que se preocupan y las que no. Un artículo reciente, publicado en la revista Environment and Behaviour, dice que aquellos que se identifican como consumidores conscientes usan más energía y carbono que aquellos que no lo hacen.


Por qué? Porque la conciencia ambiental tiende a ser mayor entre la gente rica. No son las actitudes las que gobiernan nuestro impacto en el planeta, sino los ingresos. Cuanto más ricos somos, mayor es nuestra huella, independientemente de nuestras buenas intenciones. Los que se ven a sí mismos como consumidores verdes, señala la investigación, se centraron principalmente en los comportamientos que tenían "beneficios relativamente pequeños".


Conozco a personas que reciclan meticulosamente, guardan sus bolsas de plástico, miden cuidadosamente el agua en sus calderas, y luego toman sus vacaciones en el Caribe, eliminando cualquier ahorro ambiental cien veces. He llegado a creer que el reciclaje les saca la culpa de sus vuelos de larga distancia. Convence a las personas de que se han vuelto ecológicas, lo que les permite pasar por alto sus mayores impactos.


Nada de esto significa que no debamos intentar reducir nuestra huella, pero debemos ser conscientes de los límites del ejercicio. Nuestro comportamiento dentro del sistema no puede cambiar los resultados del sistema. Es el propio sistema el que necesita cambiar.


Las investigaciones de Oxfam sugieren que el 1% más rico del mundo (si su hogar tiene un ingreso de 70.000 libras esterlinas o más, es decir, usted) produce aproximadamente 175 veces más carbono que el 10% más pobre. ¿Cómo, en un mundo en el que se supone que todo el mundo aspira a unos ingresos elevados, podemos evitar convertir la Tierra, de la que depende toda la prosperidad, en una pelota de polvo?


Al desacoplar, los economistas nos dicen: separamos el crecimiento económico de nuestro uso de materiales. ¿Qué tan posible es esto? Un artículo en la revista Plos One encuentra que mientras que en algunos países se ha producido un desacoplamiento relativo, "ningún país ha logrado un desacoplamiento absoluto en los últimos 50 años". Lo que esto significa es que la cantidad de materiales y energía asociada con cada incremento del PIB podría disminuir pero, a medida que el crecimiento supera a la eficiencia, el uso total de los recursos sigue aumentando. Más importante aún, el documento revela que, a largo plazo, la disociación absoluta y relativa del uso de los recursos esenciales es imposible, debido a los límites físicos de la eficiencia.


Una tasa de crecimiento global del 3% significa que el tamaño de la economía mundial se duplica cada 24 años. Esta es la razón por la que las crisis medioambientales se están acelerando a un ritmo tan rápido. Sin embargo, el plan es asegurar que se duplique y se duplique de nuevo, y que se siga duplicando a perpetuidad. Al tratar de defender al mundo vivo de la vorágine de la destrucción, podríamos creer que estamos luchando contra las corporaciones y los gobiernos y contra la tontería general de la humanidad. Pero todos ellos son sustitutos del verdadero problema: el crecimiento perpetuo en un planeta que no está creciendo.


Quienes justifican este sistema insisten en que el crecimiento económico es esencial para el alivio de la pobreza. Sin embargo, un artículo publicado en el World Economic Review señala que el 60% más pobre de la población mundial recibe sólo el 5% de los ingresos adicionales generados por el aumento del PIB. Como resultado, se necesitan 111 dólares de crecimiento por cada dólar de reducción de la pobreza. Esta es la razón por la que, con las tendencias actuales, se necesitarían 200 años para asegurar que todos reciban 5 dólares al día. A estas alturas, el ingreso medio per cápita habrá alcanzado el millón de dólares al año, y la economía será 175 veces mayor que la actual. Esta no es una fórmula para aliviar la pobreza. Es una fórmula para la destrucción de todo y de todos.


Cuando escuchas que algo tiene sentido económico, esto significa que tiene el sentido opuesto al sentido común. Los hombres y mujeres que dirigen las tesorerías y los bancos centrales del mundo, que ven un aumento indefinido del consumo como algo normal y necesario, son bárbaros: destrozando las maravillas del mundo vivo, destruyendo la prosperidad de las generaciones futuras para sostener un conjunto de cifras que guardan cada vez menos relación con el bienestar general.


Consumismo verde, desacoplamiento material, crecimiento sostenible: todas son ilusiones, diseñadas para justificar un modelo económico que nos está llevando a la catástrofe. El sistema actual, basado en el lujo privado y la miseria pública, nos hará miserables a todos: bajo este modelo, el lujo y la privación son una bestia con dos cabezas.


Necesitamos un sistema diferente, enraizado no en abstracciones económicas sino en realidades físicas, que establezca los parámetros por los que juzgamos su salud. Necesitamos construir un mundo en el que el crecimiento sea innecesario, un mundo de suficiencia privada y lujo público. Y debemos hacerlo antes de que la catástrofe nos obligue a hacerlo.




#blackfriday #consumismo #consumoverde #crecimiento #pbi #decrecimiento #capitalismo

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram

©2019 by crisis climática y ecológica. Proudly created with Wix.com