• Homo consciens

Esperanza diluida: Los expertos querían más del pacto climático



Fuente: AP news - Por SETH BORENSTEIN - Universidad de Cumbria - 14 de noviembre de 2021


Mientras los líderes mundiales y los negociadores aclaman el pacto climático de Glasgow como un buen compromiso que mantiene vivo un límite de temperatura clave, muchos científicos se preguntan a qué planeta están mirando estos líderes.


Al analizar los números, ven una Tierra bastante diferente y más cálida.


"En general, creo que tenemos un buen plan para mantener el objetivo de 1,5 grados dentro de nuestras posibilidades", declaró a The Associated Press la jefa de las Naciones Unidas para el clima, Patricia Espinosa, refiriéndose al objetivo global de limitar el calentamiento a 1,5 grados Celsius desde la época preindustrial.


El Primer Ministro del Reino Unido, Boris Johnson, anfitrión de la conferencia, se mostró de acuerdo y calificó el acuerdo de "hoja de ruta clara para limitar el aumento de la temperatura global a 1,5 grados".


Pero muchos científicos son mucho más escépticos. Dicen que hay que olvidarse de los 1,5ºC. La Tierra sigue en camino de superar los 2ºC.


"El objetivo de 1,5 grados ya estaba en fase de respiración asistida antes de Glasgow y ahora es el momento de declararlo muerto", dijo el científico del clima de la Universidad de Princeton Michael Oppenheim a The Associated Press en un correo electrónico el domingo.


Algunos de los 13 científicos entrevistados por AP sobre el pacto de Glasgow dijeron que ven un progreso suficiente para mantener vivo el límite de 1,5 grados centígrados, y con ello, algo de esperanza. Pero apenas.


Los optimistas señalan que en Glasgow se alcanzaron muchos acuerdos, entre ellos un pacto entre Estados Unidos y China para trabajar juntos con más ahínco en la reducción de las emisiones durante esta década, así como otros acuerdos multinacionales sobre las emisiones de metano y la energía procedente del carbón. Tras seis años de fracasos, un mecanismo basado en el mercado pondría en marcha el comercio de créditos que reduzcan el carbono en el aire.


La marca de 1,5 grados es el más estricto de los dos objetivos del histórico acuerdo climático de París de 2015. Los funcionarios de las Naciones Unidas y los científicos lo consideran clave porque un informe científico de 2018 encontró efectos dramáticamente peores en el mundo después de 1,5 grados.


El mundo ya se ha calentado 1,1 grados (2 grados Fahrenheit) desde la época preindustrial, por lo que en realidad se trata de unas décimas de grado más. Las Naciones Unidas han calculado que para limitar el calentamiento a 1,5 grados, los países deben reducir sus emisiones a la mitad de aquí a 2030. En la actualidad, las emisiones están aumentando, no disminuyendo, en torno a un 14% desde 2010, dijo Espinosa.


El investigador alemán Hans-Otto Portner dijo que en la conferencia de Glasgow "se trabajó, pero no se avanzó lo suficiente".


"El calentamiento superará con creces los 2ºC. Esta evolución amenaza la naturaleza, la vida humana, los medios de subsistencia, los hábitats y también la prosperidad", dijo Portner, que copreside uno de los informes científicos del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático en el que se basa Naciones Unidas.


En lugar de grandes cambios en la curvatura de la temperatura, como esperaban las Naciones Unidas de Glasgow, sólo obtuvieron pequeños retoques, según los científicos que realizan simulaciones por ordenador.


"Al salir de Glasgow, hemos recortado tal vez 0,1ºC de calentamiento... para una estimación óptima de 2,3ºC de calentamiento", dijo el científico del clima y director del Breakthrough Institute, Zeke Hausfather, en un correo electrónico. Hausfather ha elaborado modelos climáticos con sus colegas de Carbon Brief.


Actualización global de CAT: Glasgow tiene una brecha de credibilidad entre hablar y actuar. Si todos los gobiernos cumplieran sus objetivos para 2030, tendríamos 2,4˚C de calentamiento en 2100. Pero en este momento, las políticas actuales nos sitúan en 2,7˚C

El 2030 la brecha de emisiones solo se ha cerrado entre un 15% y un 17% en el último año. Los GEI globales en 2030 seguirán siendo el doble de lo que se necesita para 1,5˚C

Mientras que nuestro escenario "optimista" cero neto llega a 1,8˚C, alcanzando un máximo de 1,9ºC (similar a IEA), todavía hay una brecha de 1˚C entre los discursos y la acción. Los anuncios de cero neto de > 140 países (el 90% de las emisiones mundiales) necesitan un examen mucho más detallado.




El profesor del MIT Jon Sterman dijo que su equipo de Climate Interactive hizo algunos números preliminares después de que se conociera el acuerdo de Glasgow y que no coincidían con el optimismo de los líderes.


"No hay forma plausible de limitar el calentamiento a 1,5ºC o incluso 2ºC si no se elimina el carbón... y lo más rápidamente posible, junto con el petróleo y el gas", dijo.


El sábado, India consiguió un cambio de última hora en el pacto: En lugar de la "eliminación gradual" de las subvenciones al carbón y a los combustibles fósiles, las subvenciones se "reducirán gradualmente". Varios de los científicos afirmaron que, independientemente de lo que diga el acuerdo, es necesario acabar con el carbón, no sólo reducirlo, para disminuir el calentamiento futuro.


"'Disminuir' hará menos por frenar los efectos nocivos del cambio climático que 'eliminar'", dijo en un correo electrónico el ex jefe científico de la NASA Waleed Abdalati, que dirige la investigación medioambiental en la Universidad de Colorado.


Antes de que se cerrara el pacto, Climate Action Tracker, que también analiza los compromisos para ver el grado de calentamiento que provocarían, dijo que los compromisos de reducción de emisiones provocarían un calentamiento de 2,4 grados.


La cifra de 1,5ºC "está en el filo de la navaja", dijo el científico australiano Bill Hare.


Un párrafo del pacto -que pide a los países cuyos objetivos de reducción de emisiones no se ajustan a los límites de 1,5º o 2ºCs que vuelvan con nuevos objetivos más firmes a finales del año que viene- da esperanzas, dijo Hare.


Pero el enviado de Estados Unidos para el clima, John Kerry, dijo el sábado por la noche que ese párrafo probablemente no se aplique a Estados Unidos, el segundo mayor emisor de carbón y el más grande históricamente, porque el objetivo estadounidense es muy fuerte.


Jonathan Overpeck, un científico del clima que es decano de la escuela de medio ambiente de la Universidad de Michigan, dijo que el pacto ofrecía "una esperanza diluida". ... Tenemos un plan incompleto para una acción más lenta".


"Fui a la conferencia pensando que el 1,5ºC seguía vivo, y parece que los líderes mundiales no tienen el coraje para hacerlo", dijo Overpeck en un correo electrónico.


El científico del clima de la Universidad de Illinois, Donald Wuebbles, uno de los principales autores de la evaluación nacional del clima de Estados Unidos, afirmó que se han hecho algunos progresos. "Pero la probabilidad de llegar a 1,5 grados se ha reducido mucho, hasta el punto de ser casi imposible. Incluso llegar a los 2 grados es menos probable".


Pero algunos científicos mantienen la esperanza.


"Por primera vez, puedo ver realmente un camino potencial para limitar el calentamiento a 1,5C", dijo el científico del clima de la Universidad Estatal de Pensilvania, Michael Mann, en un correo electrónico. "Pero requerirá tanto (a) que los países cumplan sus compromisos actuales como (b) que aumenten sus compromisos actuales".


Johan Rockström, del Instituto de Impacto e Investigación Climática de Potsdam (Alemania), destacó el escenario "optimista" que él y algunos otros ven si todos los países que han prometido emisiones netas cero para mediados de siglo logran realmente el objetivo, algo que la mayoría no ha empezado a concretar.


En ese caso, el calentamiento podría limitarse a 1,8 o 1,9 grados, dijo Rockström.


"Eso es un progreso significativo, pero está lejos de ser suficiente", dijo.


___


Otras opiniones de los científicos en Twitter:

Kevin Anderson: Es catedrático de Energía y Cambio Climático y ocupa una cátedra conjunta en la Escuela de Ingeniería de la Universidad de Manchester (Reino Unido)


  • "Hemos emitido 1/4 billón de toneladas de CO2 desde París en 2015, cuando nuestros 'supuestos' líderes se comprometieron a reducir las emisiones en línea con 1,5-2 ° C. Sin embargo, aquí en #COP26 los líderes mundiales eligieron colectivamente firmar una sentencia de muerte para muchos de nuestros propios hijos mañana y las comunidades más pobres de hoy."

Peter Kalmus: es científico especializado en el clima del Jet Propulsion Laboratory de la NASA, en Pasadena, California.

  • Si los líderes mundiales piensan que la COP26 fue "un buen paso" porque científicos climáticos, comentaristas y líderes de ONG tratan de hacer ver lo que no es y les dan una palmada en la espalda, entonces tendríamos un doble fracaso. Estamos fuera de tiempo, amigos. Ojalá pudiera hacer que el mundo se diera cuenta de la emergencia en la que realmente estamos.

  • Acabo de escuchar a alguien en BBC News Hour decir que la COP26 es algo que "todos pueden celebrar". Por mi parte, no estoy celebrando. Fue un lamentable fracaso.


Más de 200 académicos de todo el mundo han criticado la "captura corporativa" de la cumbre del clima de Glasgow y piden una verdadera revolución verde para suavizar la ruptura de las sociedades. Tras la publicación del proyecto de decisión general de la COP26 de la CMNUCC, firmaron una carta pública. La lista completa de los firmantes, procedentes de más de 30 países, figura a continuación. Siga la reacción a través de: http://twitter.com/scholarswarning


La carta se titula: "Una advertencia de los académicos internacionales sobre la captura corporativa de la agenda climática y la necesidad de una verdadera revolución verde" y aparece en el periódico The Independent:


A principios de este año, el resumen oficial internacional de la ciencia del clima anunció que nos enfrentamos a un aumento de las catástrofes y los trastornos, siendo los más vulnerables los que más y más pronto sufrirán. Un informe filtrado del mismo proceso de la ONU identificó la necesidad de una transformación en nuestros sistemas económicos para un intento significativo de limitar las pérdidas y los daños.


Sin embargo, en la cumbre del clima COP26 de Glasgow no se lanzó ningún plan para una transformación económica basada en la justicia. Peor aún, los compromisos voluntarios de las empresas desviaron la atención de las políticas económicas necesarias para reducir el carbono atmosférico y prepararse para el empeoramiento de los trastornos. Todo ello a pesar de que durante décadas las iniciativas voluntarias no han tenido un impacto significativo en el clima. Negar que nuestro sistema económico es culpable, por lo que debe ser transformado para reducir el riesgo climático y adaptarse a las dificultades, es tanto anticientífico como poco ético. Para ignorar esta realidad, se está planeando malgastar enormes sumas de dinero en máquinas de captura de carbono ávidas de energía pero insignificantes (y aquí) desde el punto de vista atmosférico.


Los líderes políticos podrían, en cambio, ser sinceros con sus poblaciones sobre los cambios necesarios en las industrias y los estilos de vida. Respetando la justicia climática, podrían tomar medidas inmediatas para reducir la desigualdad tanto a nivel nacional como mundial, algo fundamental para que cualquier cambio en los medios de vida sea justo y duradero.


Somos cientos de académicos de docenas de países, que estamos apenados por la situación pero decididos a no ignorarla. Creemos que la captura corporativa y el fracaso de la COP26 demuestran claramente que las personas de las comunidades y organizaciones deben liderar ahora nuestra propia respuesta de emergencia. Esto incluye la defensa coordinada de políticas radicales desde fuera de un sistema impulsado por las empresas, para una verdadera revolución verde que reduzca y reduzca significativamente las emisiones, regenere la naturaleza y nos ayude a adaptarnos. También incluye el aumento de los esfuerzos de Adaptación Profunda dirigidos por la comunidad, independientemente de los gobiernos y las empresas transnacionales.


El aire caliente de Glasgow significa que es hora de un liderazgo más honesto y radical. Debemos poner fin a la fantasía de que el peligroso calentamiento global no empeorará o de que las grandes corporaciones vendrán a rescatarnos. Cuando escapemos de esa ilusión, podremos contribuir a un camino diferente, al que esperamos que se unan los gobiernos cuando escapen de las limitaciones del business-as-usual.


Sample signatories: Dr. Malika Virah-Sawmy, IAAS-Potsdam, Germany and Mauritius; Professor Dr. Jem Bendell, University of Cumbia and co-editor Deep Adaptation, UK; Dr. Yves Cochet, Former Minister of the Environment, France, Institut Momentum, France; Professor Eva Lantsoght, Professor, Universidad San Francisco de Quito, Ecuador; Professor William Rees, Professor Emeritus Ecological Economics, University of British Columbia, Canada; Dr. Aurelien Barrau, Professor of Astrophysics, Universite Grenoble-Alpes, France;James Engell, Professor, Harvard University Center for the Environment, US; Professor Yin Paradies, Professor of Race Relations, Deakin University, Australia; Dr. Rupert Read, University of East Anglia, UK; Dr. Igor Polskiy, board member, GEN-Russia, Russia;Dr. Carola Kloeck, Assistant professor, Sciences Po Paris, France; Dr. Lajos Brons, Adjunct Professor of Philosophy, Lakeland University Japan; Dr. Morgan Phillips, Director, The Glacier Trust, UK.


Para ver la lista completa. aquí

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram