• Homo consciens

Extinguir la riqueza extrema: es la única manera de evitar el colapso climático


Yates en Mónaco

Fuente: The Guardian - Por George Monbiot - 10 de noviembre de 2021

La complacencia con los ricos nos ha metido en este lío. La correlación entre riqueza y comportamiento contaminante no puede ser más clara


La mayoría de nuestras disfunciones se deben a la complacencia con los ricos. La forma en que los gobiernos han permitido que la democracia sea erosionada por los grupos de presión (incluidos los políticos con intereses privados lucrativos); la desregulación que permite a las empresas, los oligarcas y los propietarios exprimir a sus trabajadores e inquilinos, para luego descargar sus costes en la sociedad; el entorno permisivo para la especulación durante la pandemia; la degradación de la sanidad, la educación y otros servicios públicos por el constante impulso hacia la privatización: todos estos son síntomas de la misma condición.


Lo mismo ocurre con el peor de nuestros predicamentos: la destrucción de nuestros sistemas de soporte vital. Los muy ricos se arrogan la mayor parte del espacio planetario del que todos dependemos. Es difícil entender por qué toleramos este ataque a nuestros intereses comunes.


Advertencia de los científicos sobre la riqueza - aquí


El 1% más rico de la población mundial (los que ganan más de 172.000 dólares al año) produce el 15% de las emisiones de carbono del mundo: el doble del impacto combinado del 50% más pobre. De media, emiten más de 70 toneladas de dióxido de carbono por persona cada año, 30 veces más de lo que podemos permitirnos cada uno si no queremos superar los 1,5C de calentamiento global. Mientras que se espera que las emisiones de las clases medias del mundo disminuyan considerablemente durante la próxima década, gracias a la descarbonización general de nuestras economías, la cantidad producida por los más ricos apenas disminuirá: en otras palabras, serán responsables de una parte aún mayor del CO2 total. Convertirse en buenos ciudadanos del mundo significaría reducir su consumo de carbono en una media del 97%.



Incluso si el 90% de la población no produjera nada de carbono, las emisiones previstas del 10% más rico (los que ganan más de 55.000 dólares) en los próximos nueve años utilizarían casi todo el presupuesto mundial. La disparidad en el impacto medioambiental refleja la desigualdad de una nación. No es de extrañar que los prósperos de las naciones ricas se empeñen en tratar de echar la culpa a China o a las tasas de natalidad de otras personas: a veces parece que intentan cualquier cosa antes de atender a sus propios impactos.


La era de la desigualdad de las emisiones de carbono -aquí

Un análisis reciente de los estilos de vida de 20 multimillonarios reveló que cada uno de ellos producía una media de más de 8.000 toneladas de dióxido de carbono: 3.500 veces más de lo que les corresponde en un mundo comprometido a no superar los 1,5C de calentamiento. Las principales causas son sus jets y yates. Sólo un superyate, mantenido en espera permanente, como los barcos de algunos multimillonarios, genera unas 7.000 toneladas de CO2 al año.

Aviones privados, mansiones y superyates: la enorme enorme huella de carbono de los multimillonarios - aquí

Figura: la linea violeta es la que marca un gasto equitativo de carbono de 2.1tn equivalentes de CO2 que es compatible con un presupuesto de carbono para no exceder 1.5ºC de temperatura. Actualmente como puede observarse, el 1% más rico emite 74 tn anuales, el 10% más rico 23 tn, el 40% de ingresos medianos aproximadamente 6 tn y el 50% más pobre 0.7 tn.




Bill Gates, que se ha posicionado como defensor del clima, no posee un yate. Aun así, se estima que su huella es 3.000 veces mayor que la del buen ciudadano global, en gran parte debido a su colección de jets y helicópteros. Afirma que "compra combustible de aviación ecológico", pero no existe tal cosa. Los biocombustibles para aviones, si se generalizan, provocarían una catástrofe medioambiental, ya que se necesita mucho material vegetal para alimentar un solo vuelo. Esto significa que los cultivos o plantaciones deben desplazar la producción de alimentos o los ecosistemas silvestres. Actualmente no existe ningún otro combustible de aviación "verde".


Gates intenta resolver estos conflictos comprando compensaciones de carbono. Pero todas las oportunidades disponibles para reducir el dióxido de carbono de la atmósfera son ahora necesarias para reducir el impacto de la humanidad en su conjunto. ¿Por qué han de ser captadas por quienes quieren seguir viviendo como emperadores?


Figura: captura de carbono vs emisiones, como puede verse el CO2 capturado desde 1959 es inexistente. Fuente: climaterra


Los viajeros frecuentes nos dicen a menudo que debemos pasar por alto los impactos climáticos de la aviación, ya que suponen "sólo un pequeño porcentaje". Pero la única razón por la que siguen siendo relativamente bajos es que el vuelo está muy concentrado. Los vuelos representan la mayor parte de las emisiones de gases de efecto invernadero de los súper ricos, por lo que el 1% más rico genera aproximadamente la mitad de las emisiones de la aviación mundial. Si todo el mundo viviera como ellos, la aviación sería la mayor de las causas de la degradación del clima.


Pero su codicia por el carbono no conoce límites: algunos de los superricos esperan ahora viajar al espacio, lo que significa que cada uno de ellos produciría tanto dióxido de carbono en 10 minutos como el que emiten 30 humanos medios en un año. Los muy ricos dicen ser creadores de riqueza. Pero en términos ecológicos, no crean riqueza. Se la quitan a los demás.


El gran dinero lo compra todo: incluso el acceso a las reuniones que deberían abordar estas disfunciones. En algunos aspectos, Cop26 es la más exclusiva de todas las cumbres climáticas. Los delegados de las naciones pobres se han visto frustrados por una cruel combinación de requisitos de visado bizantinos, promesas incumplidas de poner a disposición las vacunas Covid, y los disparatados costes de alojamiento, gracias a que los gobiernos no limitan los precios locales ni facilitan las habitaciones. Incluso cuando los delegados de las naciones más pobres pueden escalar estos muros, a menudo se encuentran excluidos de las zonas de negociación y, por tanto, no pueden influir en las conversaciones.


Por el contrario, se ha concedido acceso a más de 500 grupos de presión de los combustibles fósiles, más que las delegaciones combinadas de ocho naciones que ya han sido asoladas por el colapso climático: Pakistán, Bangladesh, Filipinas, Mozambique, Myanmar, Haití, Puerto Rico y Bahamas. Se escucha a los agresores y se excluye a las víctimas.


Hay un axioma muy citado, cuya autoría es oscura: es más fácil imaginar el fin del mundo que el fin del capitalismo. Parte de la razón es que el propio capitalismo es difícil de imaginar. La mayoría de la gente se esfuerza por definirlo, y sus defensores han logrado generalmente disfrazar su verdadera naturaleza. Así que empecemos por imaginar algo que es más fácil de comprender: el fin de la riqueza concentrada. Nuestra supervivencia depende de ello.


He llegado a creer que la más importante de todas las medidas medioambientales son los impuestos sobre la riqueza. Evitar el colapso ambiental sistémico significa llevar la riqueza extrema a la extinción. No es la humanidad en su conjunto lo que el planeta no puede permitirse. Son los ultrarricos.



El cambio climático es menos en una batalla entre naciones que entre ricos y pobres - aquí
La acción climática debe ser justa - aquí
Diferencia entre las emisiones de CO2 de ricos y pobres - aquí

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram